Se dice que en el lugar donde se yergue el hermoso pueblo de Ticlacayán existía –en los albores de su formación- una gigantesca roca color rojizo con manchas negras con apariencia de un hombre. Por eso el nombre del pueblo fue TICLAHUANCA, de TICLA = Rojizo con manchas negras y HUANCA= Piedra; es decir piedra rojiza con manchas negras.

Al transcurrir el tiempo, HUANCA, fue cambiado por CAYÁN que señalaba el lugar donde se encontraba el monolito; así actualmente, ya oficializado el nombre de este lindo y pujante distrito es TICLACAYÁN.

La historia nos dice que en el primitivo territorio vivieron los integrantes de las tribus denominadas: yarush, yanayacus, calancha, cóndorhuain y misharán. Posesionadas estratégicamente de las alturas con fines guerreros, formaron nueve canchas en diferentes partes de su territorio con el fin de realizar en ellas los trabajos agrícolas, ganaderos, urbanísticos, etc. Estas canchas tenían como capital a la comarca de Yarush, situada más o menos a mil doscientos metros de la actual población.

Las mencionadas canchas son las siguientes:
1. – PUMACANCHA.
2. – MARCACANCHA.
3. – MATACANCHA.
4. – ATOGCANCHA.
5. – ANTACANCHA.
6. – URUSHCANCHA.
7. – CHACHAGROCANCHA.
8. – HUINCUYCANCHA.
9. – CHUCHUCANCHA.

Se dice también, hablando de su origen, que las tribus más numerosas que dieron sustento inicial a la formación del pueblo fueron las de calacha y las de yarush yanayacus.

La tribu calacha, que le daba preeminente importancia al aspecto guerrero, estaba comandado por el cacique apellidado Alzamora. Esta tribu guerrera y valiente, era también laboriosa. En cambio los yarush yanayacus, estaban comandados por un cacique llamado Chiquillo Quinto, natural de Huariaca. La tradición asegura que éste era un cobrador de impuestos que visitaba continuamente las tribus de aquel lugar; que un día que habían llegado a cumplir su misión, se estaba realizando una asamblea popular con la participación de todo el pueblo; esperando a que los hombres se desocuparan se sentó en un rincón del local donde pudo escuchar el debate; que en un determinado momento, cuando los hombres se habían embebido en una controversia sin salida, Chiquillo Quinto, pidió permiso para intervenir y, al ser autorizado para hacerlo, dio tales soluciones a los problemas –hasta entonces inextricables- que todos los allí presentes quedaron admirados por su talento. Invitado a quedarse en la tribu, al poco tiempo, en razón de su inteligencia y dinamismo, fue elegido cacique.

Actualmente, sólo han quedado ruinas de la residencia de cuatro tribus que dieron origen al pueblo de Ticlacayán.

Las ruinas de Calacha, están a 2500 metros de distancia de la actual población. Son cerros de fuerte estructura rocosa, ubicadas a una altura prominente de donde, se puede apreciar todo el bello panorama del distrito de Ticlacayán.

Las ruinas de Yarush Yanayacus están aproximadamente a 800 metros de la parte oriental y encima de una roca. Fue muy agradable y propicio lugar para vivir y altamente primordial para la defensa.

Las de Misharán están más o menos a 14 kilómetros de la población y apostadas frente al imponente nevado de Huaguruncho, donde se han hallado fósiles, herramientas, armas y cerámica.

Las ruinas de Condorhuaín en la parte norte a 1800 metros de la actual población; es una altitud que permitió, en tiempos inmemoriales, aposentar sus trojes donde guardaban para las épocas de escasez. Su nombre se debe a que, en tiempos remotos, vivía allí una nube de majestuosos cóndores.

About these ads