EL “CHACHA” PORTILLO

el chacha portilloSu nombre era Ángel: Ángel Portillo, pero era por su apodo que todos lo identificaban: CHACHA. Es decir viejo. Tenía la misma edad de los amigos que alternaban con él pero parecía más viejo. Eso era lo raro. Canas extremadamente prematuras que se iban cayendo poco a poco anunciando calvicie inminente. Su rostro donde sus ojos, aunque todavía juguetones, ya no tenían el brillo característico de la juventud. En derredor de sus párpados se dibujaban notables “patas de gallo” sin que pudiera evitarlo; cuando hablaba reflejando su jocundo gracejo, recién uno podía colegir que no era tan viejo como aparentaba. Así y todo Chacha era un artista popular muy conocido en el pueblo. En su condición de herrero, ayudaba en su taller a don Armando Paredes, su maestro, con quien compartía su marcada afición por la música. Don Armando, eminente saxofonista, era su maestro en el taller y en la orquesta.

El “Chacha Portillo”, pertenecía a esa numerosa promoción de clarinetistas que con gran talento ha mantenido viva nuestra música a través de los tiempos: Graciano Ricci Custodio, Jesús Enciso, Julio Patiño León, Pío Andamayo, Alejandro Álvarez,  Marcial Amaro, Aurelio Romero Pizarro, Emilio Quinto, Alejandro Panez, Andrés Egoavil Caballero, Eugenio Espinoza Mendoza, Isidro Fuster Mendoza, Enrique Bendezú, Alejandro Bonifacio, Antonio Montes, Bertilo Alania, Esteban Morales, Sulpicio Huari, Nazario Sinche, Pedro Cabello, Simeón Ventura, Severo Díaz, Octavio Montes y Teodosio León, entre otros muchos.

En los carnavales del año de 1927, el gran compositor, don Andrés Urbina Acevedo, crea un hermoso huayno al alimón con el “Chacha” que le pone música: DESPEDIDA.

Este huaino enternecía hasta las lágrimas al “Chacha” que aseguraba que don Andrés había interpretado su aspiración muy íntima de marcharse de su tierra. Un día, cumpliendo su deseo, desapareció como por encanto. Nunca más supimos de su vida. Habrá ido a la eternidad “en busca de mejor suerte”. “Chacha” siempre te quisimos.

Las letras que estamos publicando ojalá sirvan para renovar su mensaje entre los cerreños. Hasta hace algunos años, cuando los conjuntos musicales todavía mantenían su vigencia era un huaino muy estimado. Su mejor intérprete fue el “Shilaco” Llanos que le imprimía mucho dramatismo en su interpretación; también nuestro recordado Isaac Salazar y el “Mote” Grijalva con la guitarra de Nolio.

Este huaino es uno de los más hermosos de la cosecha del Chacha Portillo.

UN DOCUMENTO INÉDITO SOBRE EL DESCUBRIMIENTO DE LOS MINERALES DEL CERRO DE PASCO (Marino Pacheco Sandoval*)

archivo-general-de-indias-en-sevilla
Edificio del Archivo General de Indias en Sevilla – España.

Merced a la bondad del Dr. Juan Marchena Fernández, Vicerrector de la Universidad Internacional de Andalucía, Sede Iberoamericanista Santa María de la Rábida (1), se tuvo oportunidad de consultar los repositorios del Archivo General de Indias Sevilla. Esta feliz oportunidad, nos dio a conocer una carta de Don Francisco Toledo, virrey del Perú (1569 -1581), a Felipe II, rey de España, de fecha 18 de Abril de 1578 (Audiencia de Lima, legajo 30, folio 10), donde se informa: “En el valle de Jauja descubrió un indio pastor este año pasado otras minas de plata de que sea hecho de mesma avexiguacion y sacado por mayor y otra piña que con esta sera que ace de doce (…) marcos por quintal estos dos asientos de minas que agora sean descubierto sin donde se pueda fundar asiento y poner veedor y justicia aunque en guancavelica esta puesto y en Jauja no se si bastara el corregidor que los indios tienen en abundancia podrianse descargar de la labor de guancavelica porque laboracen en su mismo valle.”

Una primera aproximación a la información la tendríamos al constatar que el área espacial del valle de Jauja se extendía desde las nacientes del río Upamayo (río Mantaro) en la antiplanicie de Bombón (Pasco-Junín), próximo al Centro Administrativo Inca de Pumpu, hasta los lindes extremos (SE) del Jatunmayo o Huancamayo (actual valle del Mantaro – Junín), donde los dos asientos mineros de importancia fueron el del Cerro de Colquijirca y el del “Cerro de Yauricocha” (Cerro de Pasco), ambos explotados desde tiempos prehispánicos e inmediatos a las nacientes del Upamayo.

Noticias primigenias sobre Colquijirca se remontan a la “Relación de Pedro Pizarro”. (1571) y se encuentra explícita en el “Compendio y Descripción de las Indias Occidentales ” (1629 -?) de Antonio Vásquez de Espinoza (? – 1630) y en un documento de 1646.- ‘Manual de quintos que empieza a correr desde el 1º de Octubre, en esta, asientos de minas de Bombón y Nuevo Potosí de quintos, cargo de los jueces, oficios reales, contador Don Laurencio Suárez Tesa, tesorero José Martínez Leyra ” (A. G. N. Perú; Minería, legajo 58).

Sobre el Cerro de Yauricocha, si nos remitimos a la tradición oral, las noticias remontan a la segunda mitad del siglo XVII. La: “Descripción Histórica y Topográfica del Mineral de Yauricocha llamado vulgarmente Pasco”, publicada en el Mercurio Peruano (1791, ff. 17-18), refiere lo siguiente: “Este mineral se llama propiamente Cerro de Santisteban de Lauri-cocha (…) su descubrimiento se debe a una casualidad y se puede fijar aproximadamente por los años 1630. Los documentos que tenemos a la vista lo asientan de este modo. Un indio llamado Huaricapcha, apacentando su rebaño por aquellos collados, se vio precisado, para pasar la noche abrigado por sus animales y, al respaldo de uno de ellos; encendió una gran hoguera, y quedó muy sorprendido al amanecer cuando vio entre las cenizas unos granos de plata fundida. Contra la costumbre de los de su nación; participó esta novedad a don Juan Joseph de Ugarte hacendado en la quebrada de Huariaca quien pasó a reconocer el Cerro; y en el mismo paraje en que el fuego había derretido los metales abrieron diversas bocaminas y las fue explotando con la mayor felicidad y abundancia. La fama de las minas de Ugarte atrajo a muchos, que llenos de entusiasmo tuvieron valor resolverse a vivir en unos páramos tan infelices que parecen destinados únicamente para servir de morada a las bestias silvestres. Bien presto se vio erigida una población de muchos españoles en donde antes no había choza para el refugio de un indio.” (2)

Trama oral mítica, donde el pastor indígena Huaricapcha -en la “comprometida” ingenuidad del relato- descubre en 1630(?) los yacimientos argentíferos del Cerro de Pasco. Relación recogida igualmente por el sabio Antonio Raimondi.

Analizando el documento de 1578, entrevemos que el “re-descubrimiento” de los dos centros lo concreta un “indio pastor”, un indígena NN, una referencia accidental, como lo accidental de su descubrimiento en un informe oficial; una cifra más del orden colonial-feudal del Perú que acertó a ofrecer gran servicio al invasor hispano. Considerando Cerro de Pasco y Colquijirca como los descubrimientos alcanzados por el desconocido pastor del Suní y Puna andino nos habremos remontado medía centuria a 1630.

El análisis semántico del discurso, refleja una espacial dicotomía:

  1. a) La versión oficial: pastor indígena NN
  2. b) La versión popular: pastor indígena

Huaricapcha.

La primera (a), de 1578, se encuadra en momentos de exacerbada reacción hispana por justificar la invasión y conquista, reordenar la masa indígena en “reducciones”, profundizar la sistemática administración de su fuerza de trabajo a través de la “mita”, profundizar el enfeudamiento del espacio rural y extremar la ofensiva ideológica de la cruz (“extirpación de idolatrías”). Esta versión no identifica al “runapuna”, un dato más”). Redescubre lo ya explotado en tiempos prehispánicos (anhelo político de re-fundar lo ya fundado); devela la orientación económica del Estado: incentivar e intensificar la minería de explotación en el mundo andino (“se puede fundar asiento y poner veedor y justicia”); refleja una preocupación por reformar el control de la población indígena del valle y la “mita minera” que cumplía en las minas de “azogue” (Huancavelica): “podrianse descargar de la labor de guacavelica porque laboracen en su mismo valle”; reafirma la pureza del metal al preciar la plata piña a doce marcos el quintal -la “piña”, ya fundida metalúrgicamente-. Informe inicial donde aún no se vindica ni protege la explotación.

La versión (b), de 1630, no se encuentra ajena a la construcción del virreinato colonial. Es más explícita que la primera (a). Identifica al indio pastor Huaricapcha corno descubridor para el foráneo invasor- de los filones argentíferos del Cerro de Pasco, en versión no inocente pues, rompiendo sus votos de albacea inmemorial de la heredad (“contra la costumbre de su nación”), otorga el secreto al opresor; para luego ser silenciado en el discurso. Con mayor solemnidad se conmemora al hacendado Juan loseph de Ugarte en la génesis de la extracción del venero cerreno. La descripción ansía aclarar el nexo servil de lealtad feudal entre hacendado y campesino indígena (de un pastor, que expian~ do su tradición milenaria autóctona, confía en su “señor” opresor) representando la figura de, un “lacayo” fiel. Asin-iismo, el insurgir del asiento minero no espera “veedor y justicia” ni “fundación”; sólo nace y poco a poco se expande (hecho más cercano a lo real). El desconocer el hábítat indígena, alguno en páramos tan infelices”, recuerda que las Ccomposicioncs” para la adjudicación de tierras en Endes indígenas tendían a demostrar la inactividad y excedencia de las mismas; mientras que los títulos de “arnparos” y “permisos” considerando que “el dominio del suelo no daba derecho ninguno al dominio del subsuelo”3- permitía la posesión de las minas en tierras de terceros; posibilitando de un lado, el arribo importan~ te de mineros españoles al Cerro de Pasco (encumbrándose como empresa privada), y de otro, la expansión de la gran propiedad territorial con el pretexto de requerir soporte (tierras de cultivos y pastizales, arroyos) e insumos para la exportación minera, más fuerza de trabajo. Olvidando las centenarias naupallactas como Markapunta” (Colquijirca) y reducciones indígenas como “Nuestra Señora de las Nieves de Pasco” (Villa de Pasco) fundada en 1572 para los ayllus de la parcialidad de Yaroyanamates.

Esa última leyenda consagra al invasor hidalgo -igualmente opresor- en la visionaria patria de El Quijote, la España combativa de García Lorca en “forjadora de civilizaciones” del mundo indígena andino. El afirmar que “bien presto se vio erigida una población de muchos españoles en donde antes no había choza para el refugio de un indio”, lo testimonia. Omitiendo y rechazando reservadamente al portento creador y transformador de las comunidades indígenas, al runa-puna que heroicamente había dominado el alegre y sombrío altiplano (+ de 4,300 m.s.n.m.); un ámbito que a percepción del invasor extranjero “parecía destinado únicamente a servir de morada a las bestias silvestres”. Ello hoy nos parece un error, pero fue por entonces mentalmente útil.

Encuadrado en una visión etérea, la leyenda de Huaricapcha ofrenda un mito de dominación; en tanto que la carta de Toledo presagia o prevé al asiento por venir.

La frase: “los indios podríanse descargar de la lavor de guancavelica porque laboracen en su mismo valle”, no advierte la “mita” que cumplían los partidos de Tarma, Chinchaycocha y Yaros (Pasco) en las minas de mercurio de Huancavelica, como consta en documentos de 1722.

Entonces, ¿fue en 1577 que dio inicio a la extracción mineral hispana del Cerro de Pasco? Quizá. Sólo un serio trabajo en lo aseverará.

La otra versión popular: “Los Tres Toros”4, muestra el sincretismo andino (indígena-hispano); así como la leyenda de Huaricapcha exclama la vital necesidad por comprender y asumir -mas allá del simbolismo y la imagen- el germinar hermoso del asiento minero del Cerro de Pasco, hoy arquitectónicamente agónico.

NOTAS

1 La sede monástica que hace poco más de 500 años confió en la hermosa visión del Almirante Cristóbal Colón y lo observó en su partir al descubrimiento de un Nuevo Mundo. Mundo donde se encontrarían las más sublimes creaciones entre

2 El Huaricapcha del maestro César Pérez Arauco (En: El Folclore Literario del Cerro de Pasco. C.C.P “Labor” Edit. San Marcos, Lima 1994, pp. 164-165), de estética narración, centra el discurso -muy encomiable- en el pastor indígena. Pero, la versión de 1791, prístina, fuerza a optarla.

3 Ots Capdequi, J. M. España en América.

EC.E., México. 1959:65

4 Finamente analizada por el Prof. Luis Pajuelo Frías en: Pérdida, Búsqueda y Encuentro del Sentido Histórico. Aproximación a “Los Tres Toros”. En “Juglar”, fascículo de LiteraturaNo.1 Set. /1992, Lima.

El día que derruyeron nuestro monumento histórico

Columna PascoEra la fría mañana del 12 de octubre del año de 1972. Una grúa gigantesca escoltada por numerosos camiones, ocuparon la parte central de la Plaza Centenario, viejo e histórico escenario que por muchos años fue testigo de los movimientos comerciales de la ciudad minera. Por ese motivo se le denominó Plaza de Comercio, pero  al cumplirse cien años de la creación del Departamento de Junín, quedó con el nombre de Centenario. A medida que las piquetas rompían las piedras de Quilcaymachay que integraban la pilastra central, los vecinos que se habían arremolinado, miraban estupefactos e indignados lo que los depredadores hacían. Muchos viejos, heridos en el alma, lloraban sin poder ocultar su enorme dolor. Total se iba un pedazo de nuestra historia.

En poco tiempo la gigante águila de bronce –como herida de muerte- descendió a un camión, amarrada por fuertes cadenas de acero. Un poco más tarde, prisionero de resistentes cables de acero, el soldado de la Columna Pasco, era bajado a otro camión. Cada golpe de comba y piqueta repiqueteaba en el alma de los cerreños. Estaban deshaciendo el trabajo de don Florencio Casquero, célebre picapedrero y arquitecto práctico que el siglo anterior lo había erigido.

Esta misma insaciable picota minera se encargaría de echar por los suelos el oratorio de la Beneficencia Slava, el edificio Proaño, la casa donde naciera nuestro mártir, toda la Plazuela Ijurra, el Hospital Carrión y su torre magistral de piedra, la Biblioteca Municipal, el Club Deportivo Municipal, la Sociedad de Beneficencia Alfonso Ugarte, el Club Apolo, El Trocadero, el Consulado Austro húngaro, el Hotel Universo, la Casa Azalia – Nation, la Casa Comercial Pehovaz Hermanos, el Club de la Unión. Devoraron los barrios de Cayac, donde funcionara el Consulado Inglés; Jirones Eulogio Fernandini, Ayacucho, Diputación de Minería, Huánuco, Callao, Parra, la Velería, Dos de mayo, Grau, Peña Blanca,  San Martín, Cusco, la Tonelada, donde se vendía el “Puro de Ica”, Gaiteras, Calle del Hospital, Estando de la Sal, es decir, el corazón del Cerro de Pasco.

Columna Pasco 2Detrás de los edificios de la Plaza del Comercio, todavía se puede ver la Torre del Hospital Carrión que sería, un tiempo después, ultimado por máquinas destructoras. Ahora todo ha sido reemplazado por un enorme agujero. En San Juan Pampa a donde se trasladó nuestra ciudad, se ha erigido una réplica de nuestro  monumento, sólo que el nuevo ya no tiene al soldado de la Columna apuntando su bayoneta hacia el sur, donde está el que fuera nuestro enemigo.

Las casas comerciales más importantes del Cerro de Pasco

Mucho antes de que se abrieran las puertas de nuestro país a la inmigración extranjera, ya el Cerro de Pasco había recibido la afluencia de gran cantidad de europeos comenzando por los españoles: madrileños, sevillanos, catalanes, vascos, etc. La mayoría de ellos se dedicó al comercio con clamoroso éxito económico. A partir de hoy, vamos a hacer llegar a ustedes la  información de quienes triunfaron en nuestra ciudad. Comenzamos con don Vicente Ruiz que, en 1850 inaugurara su gran tienda LAS CULEBRAS de gran recordación entre los cerreños de antaño. De este establecimiento comercial publicamos primeramente su publicidad aparecida en los periódicos de aquellos tiempos junto a algunas imágenes de diversas épocas de su exitosa vida.

grandes almacenes Las culebras

En esta primera fotografía se ve a LAS CULEBRAS un día lluvioso de fines del año de 1899, con sus gentes abrigadas en día de comercio en las tiendas adyacentes. Al centro -donde hay dos niños curiosos- puede verse la plazuela que más tarde se va a denominar Plazuela del León y, mucho más tarde se erige el monumento de nuestra mártir Daniel Alcides Carrión. Como pueden ver el piso está completamente empedrado con acequias por donde corren las aguas arrastradas por la lluvia. Al fondo se ve mayestática, como siempre ha estado, nuestra invicta torre del Hospital Carrión –obsequio de los mineros europeos que trabajaron las minas de nuestra ciudad. Al costado izquierdo los talleres de EL MINERO ILUSTRADO, fundado en 1896, decano del periodismo del centro del Perú. La prepotencia del dictador Odría lo clausuró en 1950 en represalia por la asonada que terminó con la muerte del prefecto. Este fue uno de los actos más ignominiosos que jalonan la historia de nuestro pueblo.

En el poste central una luminaria para alumbrar la plazuela. Equidistantes los postes de alumbrado eléctrico. Don Felipe Salomón Tello era dueño del sistema eléctrico que iluminaba nuestra ciudad desde 1899, Gracias a él se había superado el alumbrado con hachones de madera untados con grasa, luego con lámparas de kerosene y finalmente con lámparas a gas que, por esos días, sólo quedaban en lugares muy apartados de la ciudad. Ahora las calles centrales de plaza Chaupimarca, plaza de Acho, plazuela del león, plaza del comercio y, uno que otro lugar importante, lucían bombillos eléctricos que ofrecían una esplendorosa claridad. Era una novedad que ningún otro pueblo del centro del Perú ostentaba con orgullo. Sólo Lima y Arequipa contaban en el Perú con alumbrado público eléctrico. Es conveniente informar que, hasta esos momentos, la municipalidad solventaba el gasto del alumbrado a kerosene a razón de 77 centavos por cada uno de los 141 faroles distribuidos en la ciudad. El alumbrado eléctrico fue -en sus comienzos- sólo para oficinas principales, despachos gubernamentales, casonas de personajes importantes y uno que otro lugar público especial.

grandes almacenes Las culebras 2En la fotografía que mostramos a continuación, tomada desde los balcones de LAS CULEBRAS puede verse la flota se autos de servicio público que llevaba y traía pasajeros de la ciudad de Huánuco y aledaños realizando un excelente y activo servicio comercial entre ambas ciudades.

Nótese la gran cantidad de pasajeros que utilizaban este servicio.

En el tomo quinto de nuestro libro PUEBLO MARTIR, nuestros amigos podrán encontrar abundantes datos respecto de éste y otros servicios que se brindaban en nuestra tierra.

grandes almacenes Las culebras 3Periódicamente se publicaban sueltos que informaban: Se hace del conocimiento de los españoles residentes en el Cerro de Pasco que el Consulado Español acaba de recibir en cuidadoso embalaje toda suerte de sedas, tejidos y tafetanes procedentes de Granada, Priego y Jaén; medias de finísima urdiembre; espadas, dagas y puñales provenientes de Toledo. Paños y rajas vistosas de pulcro acabado, de Segovia. Rasos, sedas, mantos y otros tejidos de colores brillantes, de Córdova, Valencia y Murcia. Vistosos y representativos abanicos; estuches artísticos y mil curiosidades más de Madrid. Mantos, pañoletas, luengos mantones con bordados de ensueño y resaltantes colores venidos de Sevilla. Hilos y tejidos diversos de Portugal. También, maravillas llegadas de otros países. De Francia, todos los tejidos, estameñas, puntas blancas de seda, oro y plata; sombreros de castor y todo género de lencería. De Flandes, tapicería artísticamente caprichosa, espejos, laminados, ricos escritorios, cambrayes, puntas, encajes e indecibles géneros de mercería. De Holanda, lienzos y paños. De Génova, papel. De Nápoles, medias y tejidos. De Inglaterra, bayetas, sombreros y toda clase de tejidos de lana. De Venecia, cristalería y vidrios. De Alemania toda suerte de aceros, espadas y mantelería.

Finalmente, en la última fotografía tomada a las puertas de LAS CULEBRAS, podrán ver a un grupo de ciudadanos del consulado austro húngaro que ya estaban aposentados en nuestra ciudad. Se puede ver la variedad de artículos que vendían; muchos de ellos traídos de Europa.

grandes almacenes Las culebras 4

 

 

 

 

 

 

NUESTRAS CREACIONES MUSICALES

el huaynoMuchísimas canciones nacidas de la inspiración  de nuestros artistas, aparecen como creaciones de compositores de otras latitudes, tal el caso de esta canción tan hermosa popularizada por la desaparecida estrella de nuestro folclore: “Pastorita Huaracina”. Ella recibió de su esposo A. Romero, goyllarino esta joya que pertenece a nuestro acervo, solo que siendo un triste muy popular en tiempos pasados, la artista ancashina la convirtió en huayno alternado algunos de sus cuartetos. El original de éstas como muchas otras canciones, están registradas en el repositorio nacional, por nuestro paisano don Silverio Urbina –padre de nuestro compositor Andrés Urbina- , director de LOS ANDES.

EL MATRIMONIO

                        Me han dicho que tú te casas                         Cuando te estén adornando

y así lo publica el tiempo,                              con tu vestido profano

dos funciones se han de hacer:                      a mí me estarán poniendo,

mi muerte y tu casamiento.                            el hábito franciscano.

 

Primera amonestación                                  Tu padrino y tu madrina,

que en la iglesia se leyere,                             te llevarán a casar

será el primer paroxismo                               y a mí me estarán llevando

que a mi corazón le diere.                             cuatro amigos a enterrar.

 

Segunda amonestación.                                 El día que tú te cases,

será para ti una gloria,                                  te acompañará tu gente,

a mí estarán buscando                                   y a mí me acompañarán

quien escriba mi memoria.                            cuatro ceras solamente.

 

Tercera amonestación                                   Cuando a ti te estén casando

será para ti una alegría,                                delante de tanta gente,

y a mí me estarán buscando                          a mí me estarán diciendo,

quien me toque la agonía.                             misa de cuerpo presente.

f u g a

Te escribo pero no firmo,

porque no corra mi fama,

el que te estima y te quiere,

ya sabes cómo se llama.

 

EL VELEIDOSO PÁJARO PITO (Leyenda)

pajaro pitoDesde tiempos inmemoriales, la lechuza vuela en la oscuridad tratando de encontrar al pito, pájaro traidor, responsable único de todos sus problemas. Éste está muy escondido y tiene miedo mostrarse entre los pájaros honrados y hermosos.

Bueno, pero… ¿Por qué ocurre esto?…. La historia completa es la siguiente.

En remotos tiempos, cuando los pájaros podían hablar por especial permiso  de Dios, el pito era un horrible pajarraco gris, sin gracia, lúgubre, de desmesurado y afilado pico. Y cada mes, cuando la luna llena brillaba y todos los alados se reunían en asamblea, el pito saturaba los aires con sus quejas interminables.

  • ¡Mírenme, mírenme, hermanos! –Gritaba quejumbroso- ¡mírenme cuan horrible soy!… Los pericos y las loras, con sus alas de esmeralda, brillan como el agua verde; la garza es blanca como la nube; el canario es amarillo como el oro y negro como el carbón; el tordo hermosamente moteado de blanco y negro; el cardenal, miren qué belleza, es como la rosa bañada en vino; sólo yo soy oscuro, feo y triste. buhhh… – y lloraba desconsolado. El águila que es el amo de todos los pájaros de la tierra, malhumorado tronó:
  • ¡Estoy harto de oír al pito!… ¡Siempre quejándose, siempre suspirando y llorando!… ¡Somos lo que somos! Nuestro creador ha tenido a bien dar belleza y majestad a alguno de nosotros; a unos velocidad, a otros, alas poderosas y garras fuertes; unos poseen una voz hermosa para cantar a la vida; a otros les ha dado una pronunciada sabiduría. Todos debemos aceptar lo que él nos ha dado. Debemos sobrellevar nuestra suerte cualquiera que ésta sea. El único impertinente y sinvergüenza que no quiere aceptar esto y se pasa la vida alegando es el pito…
  • ¡Así es águila!- gritaron todos los pájaros…
  • Pero para que no siga fastidiando, veamos si podemos ayudarle. Tú lechuza; tú eres muy sabia ¿Qué dices de todo esto?… ¿Hay alguna manera de ayudar al pito para que sea hermoso?

La lechuza que había ganado su reputación de sabia por sentarse en silencio con la cabeza apoyada sobre el pecho, abriendo y cerrando sus brillantes ojos de ámbar, aclaró la garganta y habló con gran parsimonia.

  • ¡Demos al feo pito la belleza que busca! ¡La belleza como la sabiduría, se puede adquirir!, –dijo sentenciosa- que cada uno de los pájaros de colores le dé una pluma al pito. Así nunca volverá quejarse de su falta de belleza y color, pues llevará en su cuerpo todos y cada uno de los tonos que se puedan envidiar…
  • ¿Y… nosotros? –Interrumpieron apremiantes los otros pájaros –nosotros también estamos orgullosos de nuestro plumaje. ¿Por qué entonces nos tenemos que desprender de alguno para satisfacer la vanidad de un pájaro tonto que nunca ha hecho nada para ganarse nuestra generosidad?
  • Bueno, todo lo que dicen es verdad. El pito nunca ha hecho nada por ganarse nuestro cariño y simpatía…
  • ¡Es verdad! –gritaron al unísono los pájaros.
  • ¡Calma, calma!- volvió a decir la lechuza. Esta vez el pito tendrá que ganarse nuestra deferencia desempeñando una misión especial.
  • ¿Qué hará? –Interrogó un pájaro.
  • ¡Será nuestro mensajero!
  • ¡Bravo! –Gritaron a voz en cuello los asambleístas.
  • ¡Cuándo nuestro hermano, el águila, desee reunirse con nosotros, sólo tendrá que enviar al pito para que nos convoque! Él se encargará de avisarnos a todos. ¿De acuerdo?
  • ¡¡¡De acuerdo!!! –Gritaron los pájaros unánimemente.
  • ¿De acuerdo, pito? –Preguntó el águila.
  • ¡Claro, hermano, claro! –Contestó entusiasmado el pájaro gris. ¡Con mucho gusto!

En ese momento cada uno de los pájaros de lindo plumaje, se arrancó su más brillante pluma y se la puso al pito. En un santiamén lo cubrieron del pico a la cola con las más atractivas y finas plumas escarlatas, amarillas, bermellones, lilas, celestes, verdes, doradas, blancas, azules, plateadas, negras, marrones… Cuando concluyeron, el pito estaba recubierto de mil colores como un mágico arco iris. En ese momento era el más bello de la tierra, de los aires y de las aguas relucientes… ¡Nunca se había visto un pájaro tan hermoso!

  • ¡Oh, qué bonito soy! ¡Qué bonito soy! –Gritaba el pito fuera de sí, contoneándose ostentoso.

Cuando el águila levantó la sesión, sin siquiera una palabra de agradecimiento, el pito se perdió por los aires, haciendo alarde del boato de su abigarrado plumaje de vivísimos colores.

No había pasado mucho tiempo. Horas solamente de aquel acontecimiento, cuando el pájaro pito, incapaz de cumplir su promesa, se desatendió de lo pactado. El único pensamiento que le dominaba, era su nueva apariencia. Todo el tiempo se pasaba mirándose al espejo de las tranquilas aguas de la laguna, murmurando petulante: ¡“Qué bello soy, qué bello soy!”.

Nunca el malagradecido, entregó un mensaje. Cuando algún pájaro lo necesitaba para pedirle un servicio, se escondía entre las paredes y roquedales negándose a contestar las llamadas.

Un día, deseoso de reunirse con todos los pájaros del mundo, el águila ordenó al pito para que convocara a toda la familia alada, pero el fatuo ni siquiera intentó obedecerle. En lugar de cumplir con el encargo, se entretuvo horas enteras mirando el brillo de su plumaje en el reflejo de las aguas, gritando: “Qué lindo soy, qué lindo”.

Así llegó el día de la convención. Cuando el águila llegó al lugar del concilio no encontró a ninguno de los pájaros del mundo. ¡A ninguno! Iracundo, salió como una flecha por los aires y pájaro que encontrara, pájaro que era castigado.

  • ¿Acaso no fueron convocados para la asamblea?
  • ¡No, hermano águila, no!… ¡No sabemos nada!… –respondieron en coro.

Rabiosos todos los pájaros del mundo se recriminaban mutuamente. Los gritos desaforados eran de condena para el réprobo pito que no había cumplido con citarlos. Igualmente, ciegos de ira, maldecían a la lechuza por haberlos involucrado con semejante pillo. Tantos y tan sonoros fueron los gritos que Dios los escuchó allá arriba. Frunciendo el ceño, como nunca, el Supremo dijo:

  • ¿Por qué el don de la palabra que os he concedido, lo usáis tan mal? –Y extendiendo sus manos santas hacia la tierra, colérico como nunca, sentenció:
  • ¡No hablaréis más!… ¡Indignos sois de este preciado don! Desde ese mismo instante, las voces furiosas de los pájaros se convirtieron en sonidos discordantes y varios; en agudos gritos, desagradables graznidos y una bulla que, desde entonces, no ha cesado. Sólo algunos pájaros que se ganaron el aprecio de Dios conservaron la dulzura de sus trinos.
  • ¡Vos, pito malhadado! Seréis mensajero de la muerte. Sólo cuando veáis a los hombres rodeados de la muerte, cantaréis!… ¡Vuestra vanidad será castigada severamente: volveréis a ser gris y feo como la muerte! Sólo vuestra sangre servirá para combatir la parca, por eso os perseguirán. ¡Y como siempre os habéis escondido en los tapiales de los muros y los cementerios, viviréis hasta que la oscuridad cubra la vida!… ¡En cuanto a vos lechuza, sólo de noche podréis salir de vuestro escondite… sólo de noche!

Dicen que desde entonces, el pito anda fugitivo, escondiéndose en los muros y en las rocas. No quiere encontrarse con la lechuza ni con el águila. En cuanto a la lechuza, su vigencia de vida se ha restringido a las horas nocturnas. Es verdad.

 

 

EL HUERFANO DE TAMBO COLORADO (Cuento)

el fuerfano de tambo coloradoTres jóvenes mineros que se habían unido para explotar una mina de plata a extramuros de la vieja ciudad cerreña vieron premiados sus esfuerzos y privaciones en muy corto tiempo. Habían descubierto un filón fabuloso que al explotarlo debidamente les dio ingentes cantidades que en las Cajas Reales las trocaron en monedas de oro reluciente.

Desconfiados uno del otro, decidieron encargar la custodia de sus riquezas a una cuarta persona, ajena a sus intereses. Después de tanto buscar le hicieron depositario al viejo dueño del tambo donde tomaban sus alimentos como pensionistas. Al entregar los caudales en un pequeño cofre de madera revestida en cuero repujado tuvieron mucho cuidado de encargarle autoritaria, pacienzuda y constantemente que, el cofre, solamente se lo daría a los tres juntos. Nunca a uno solo.

Debes recordarlo siempre que sólo a los tres juntos –nunca a uno solo- entregarás este valioso encargo fruto de nuestro trabajo – dijeron.

Lo tendré muy en cuenta – dijo el depositario y guardó el cofre en un buen escondite.

Así cuando los jóvenes querían aumentar sus depósitos en el arca, conjuntamente lo solicitaban y, cumpliendo su cometido, se lo devolvían. Así muchas veces. Fue transcurriendo el tiempo en el que los jóvenes alternaban las duras tareas de la mina con sus semanales y notables francachelas. Dos de ellos tocaban guitarras y cantaban, el otro tañía el violín. Este último cuidaba mucho de su instrumento extremando su celo en protegerlo; tanto es así, que para que esté seguro, se lo entregaba al viejo de la fonda para que se lo cuidara con mucho empeño.

Un día, alegres y acicalados para la juerga, salieron muy rumbosos y entusiastas; estando en la calle, repararon que el violinista no portaba su instrumento por lo que lo conminaron a que urgentemente se lo pidiera al posadero. El violinista les ordenó que lo esperaran y raudamente se presentó ante el viejo al que ordenó:

Entrégame el cofre con nuestros ahorros.

¡No… tú sabes que ante los tres juntos y cuando así me lo pidan lo entregaré! – Dijo indignado el posadero.

¡Claro que así ha de ser! – repuso el joven violinista tranquilizándolo – para que veas que es así, acércate a la ventana y delante de ti, ellos lo autorizarán – al oír esto el viejo le siguió y, desde la ventana dirigiéndose a sus amigos, dijo:

¡Amigos del alma!… ¿No es cierto que no tenemos tiempo que perder y debe entregármelo?……- como verán el astuto no mencionaba el instrumento. Los amigos sin pizca de sospecha y suponiendo que se refería al violín, desde abajo gritaron conjuntamente:

¡Claro que sí!… ¡dáselo inmediatamente!…

Muy bien – dijo el anciano – y se apartó a cumplir la orden, en tanto el violinista decía a sus amigos:

Enseguida lo llevo. Ustedes adelántense que pronto los alcanzaré.

Al ver que sus amigos se iban muy confiados, el joven violinista fue hasta el viejo que sin ningún reparo le hizo entrega del cofre.

Aquella noche después de pasar gratas horas de alegría, llegaron al amanecer haciendo un ruido infernal. Para acallarlos el viejo se levantó de su cama y fue al encuentro de los tunantes:

No hagan tanto ruido por favor que hay mucha gente durmiendo en el tambo.

Está bien – respondió uno de los jaranistas y muy enojado prosiguió – ¿dónde está nuestro compañero?

Al oír esto el anciano se quedó perplejo, pero reponiéndose de su sorpresa narró con lujo de detalles lo que había ocurrido con el cofre. Todo fue enterarse de la ocurrencia para emprenderla contra el viejo posadero a quien los perjudicados lo llevaron a empellones ante la presencia del juez que al escuchar la historia, determinó que el viejo debía pagar –en termino de 48 horas- los costos del perjuicio; caso contrario sería despojado de todos sus bienes y encarcelado por toda su vida después de ser flagelado públicamente en Chaupimarca.

Tan injusta y terminante sentencia del juez, sumió al pobre anciano en un mundo de profundas cavilaciones y copioso llanto. Al verle de esta suerte, un niño huérfano que le ayudaba en los quehaceres domésticos y a quien –dicho  sea de paso trataba muy mal-se atrevió a preguntarle:

–     ¿Qué es lo que ocurre mi amo que tan angustiado lo veo?

¡Calla infeliz!… ¡Nada podrás hacer tú por evitarlo!…

“Una pena compartida, siempre es menos sentida” dice el refrán, recuérdelo amo, insistió el huerfanito.

En un comienzo, el anciano se mostró tan remiso a compartir sus penas que lo sumió en un mutismo impenetrable; pero fue tanta la insistencia del rapaz, que terminó por contarle todo lo acontecido sin omitir detalle alguno. Al terminar el relato, escuchó al niño que con una mirada de inteligencia le decía:

¿Si soluciono su problema, me hará su socio menor?

¡Lo que sea!… –respondió el anciano- es tanto lo que debo que todas mis pertenencias, el tambo, la fonda y mis ahorros, no alcanzarían a cubrir mi deuda y terminaría siendo azotado en Chaupimarca y encerrado en la cárcel de por vida.

Muy bien, señor amo –concluyó diciendo el muchacho- retorne a la casa del juez y dígale: “Señor Juez: Tenga presente que cuando los tres mineros me confiaron su dinero, me lo dieron con la orden terminante de no entregarlo si no venían los tres juntos a pedírmelo. Le ruego, por tanto, que se sirva usted mandar que vayan los dos a buscar al compañero que falta y que se presenten aquí los tres juntos para que se cumpla la condición; sólo entonces, de acuerdo con lo convenido, yo les devolveré el dinero delante de usted”.

Admirado de la inteligencia del joven sirviente, el anciano puso en práctica la recomendación por lo que el juez, muy seriamente, preguntó a los reclamantes:

-¿Es verdad lo que dice el viejo, que los tres pusieron esa condición para devolverles el cofre con el dinero?

Sí, señor juez –contestaron los reclamantes.

Pues, bien. Vayan en busca del tercer socio y en mi presencia recibirán todo su dinero- terminó diciendo el juez.

Demás está decir que nunca dieron con el tercer hombre, un malandrín que cargado de riquezas desapareció como por encanto burlándose de sus socios.

El viejo posadero, agradecido por la valiosa ayuda del huérfano informó a todo el pueblo minero de las virtudes de éste y lo nombró su socio. A la muerte del anciano, el joven hizo crecer sus propiedades y se convirtió en un rico propietario sin dejar –por supuesto– la administración de la vieja posada de Tambo Colorado.