Liesel Holler


Es una de las mujeres más hermosas que ha dado el Perú y cuya belleza de fina piel capulí y hermosos ojos determinaron que llegara a coronarse como reina en el certamen “Mis Perú Mundo” 1994. Nacida en el Cerro de Pasco el 20 de diciembre de 1980, es hija del brillante corredor de autos, Federico Holler Verand y de la señora Ivelice Sotomayor Rosazza. Terminados sus estudios primarios en Lima, la secundaria la realizó en Suecia, su actual lugar de residencia. Su carrera profesional los efectuó en el Ciudad Universitaria de Umea, donde se recibió de Médica. Ungida como Miss Perú Universo, ha tenido ocasión de visitar la mayoría de ciudades importantes del Perú donde fue aclamada con mucho cariño por su belleza, sencillez y amplia cultura. Cuando llegó a su tierra natal quedó muy impresionada con el enorme “Tajo Abierto” que prácticamente ha hecho desparecer la tierra donde naciera.

Es a no dudarlo, una de las más cultas de las candidatas que tuvo nuestro país en certámenes de este calibre. Habla fluidamente cinco idiomas, es médica cirujana recibida en Suecia y tiene una cultura muy amplia, bien cultivada. Tiene 23 años y sus medidas son 90 – 60 – 90. Su talla es de 1.80.

Así como la tierra apurimeña luce en una de sus paredes de su sede social una enorme fotografía de Ada Gabriela Bueno, la primera Miss Perú, así debemos exhibir las fotos de Isabel Ravelli y de Liessel Holler Sotomayor, nuestras más hermosas representantes en certámenes internacionales.

El periodismo en el Cerro de Pasco (Segunda parte)

Talleres del Diario El Minero

Después del establecimiento de EL MINERO a fines de siglo, varias son las publicaciones que emergen a la palestra como vivo reflejo de la inquietud cultural que anima a las gentes cerreñas. En orden cronológico estas publicaciones son:

EL SIGLO
Un periódico que nace al culminar el siglo precisamente en el año de 1900 y cuya vida combativa y, sobre todo, difusora de la cultura y el arte, va a tener una vida fructífera hasta 1918 en que deja de salir.

EL INDUSTRIAL
Es un semanario noticioso que abarca todas las facetas periodísticas de entonces. En sus páginas encontramos comentarios científicos de Minería, Agricultura, Ganadería, Industria y difusión del arte literario con artísticas presentaciones en las que se publican las mejores creaciones de los escritores y poetas nacionales, locales y extranjeros de aquellos tiempos. Haciendo honor a su estirpe independiente, sus crónicas de actualidad están guiadas por la mesura y la serenidad. Bajo la dirección de don Julio Cano, sale a luz el 5 de octubre de 1901.

EL CERRO DE PASCO
Comienza a publicarse el año de 1904, bajo la Dirección de Augusto Duarte Valladares y desde sus inicios se convierte en tribuna de participación popular que, a la postre, le va a ocasionar una serie de controversias personales que, en la mayoría de los casos, van a parar en los tribunales de justicia.

LA SEMANA
Fundada el viernes 28 de julio de 1905, tiene el acierto de nuclear a connotados hombres de las diversas actividades locales, los mismos que con acierto, escriben crónicas interesantes de actualidad. Su Director, un hombre ejemplar, don Santos Cuadrado y Pérez, entrega semanalmente a los lectores, un atractivo semanario, interesante y ameno. Sus principales secciones son: Crónicas de interés general y Crónicas Sociales.

EL ORDEN
Apareció en el año de 1908, pero a poco de salir, abrumado por la calidad de la competencia de entonces pereció irremediablemente en pocos meses

THE INCA CHRONICLE
Es la publicación más lujosa que apareció en aquellos tiempos. Escrito en inglés con abundante material fotográfico, comenzó a publicarse en el año de 1910 en la Fundición de Tinyahuarco, es decir en Smelter. Sus 28 páginas muy bien diagramadas constituyen un valiosísimo documento de consulta para conocer las actividades de los norteamericanos e ingleses en el Cerro de Pasco y Smelter.

LOS ANDES
Gracias a la inclaudicable fe y trabajo de don Silverio Urbina, comienza a salir a la palestra periodística (Segunda etapa) a partir del 1° de enero de 1910, este periódico que es el más grande baluarte de la lucha cerreña por las reivindicaciones ciudadanas. Los Directores que se turnaron en épocas sucesivas, fueron; Sebastián Estrella Robles, Christian Carranza y Juan Durand. Editado en la Imprenta de don Silverio Urbina, gracias a sus campañas de bien social- a pedido de sus lectores- comienza a editarse dos veces a la semana a partir de del 6 de enero de 1916. Su tirada va haciéndose más notable en tamaño que lo hace práctico y manual, viéndose obligado a aumentar sus páginas, de cuatro a doce y, a partir del 1° de enero de 1908, sale tres veces por semana con el subtítulo «Interdiario político, noticioso y comercial». En 1913, acoge con simpatía la iniciativa de Pedro Zulen y Dora Mayer, fundadores de la «Asociación Pro-Indígena». En sus páginas se publican colaboraciones de Don Mayer y otros conocidos escritores nacionales. Al nacer el partido Aprista peruano (APRA), LOS ANDES, identificado con el ideario del Partido insurgente, se asocia a él y se afilia franca y abiertamente.

Al cumplir dieciocho años de vigencia, combativa y ejemplar, varios periódicos, sopesando su valiente actividad le dedican sendas notas de homenaje. Aquí consignamos esta breves pero significativas notas.

EL MINERO, le dijo «El 1° del presente mes, el bisemanario «Los Andes» ha cumplido 28 años de existencia ininterrumpida por lo cual le hacemos llegar nuestra palabra de homenaje y simpatía».

EL DIARIO, en su edición del 3 de enero de 1928, dice: «El primero de los corrientes cumplió su décimo octavo aniversario de vida apreciable el colega local «Los Andes», órgano de publicidad que dirige el señor Silverio Urbina. Este periódico que nació al calor del idealismo del recordado doctor Sebastián Estrella Robles y del espíritu progresista del señor Urbina, ocupa merecido sitial en la prensa del país.

EL DIARIO, en la clásica fecha del colega de la calle Arequipa, le envía su saludo y sus votos porque obtenga mayores triunfos en el devenir y expresa a los señores Silverio y Andrés Urbina, Director y Administrador, respectivamente, sus sentimientos de simpatía.

EL GRITO DEL PUEBLO, en su edición del 5 de enero de 1928, dice: «El primero de los corrientes ha cumplido dieciocho años de vida periodística nuestro estimable colega «Los Andes», mediante el esfuerzo y abnegación de su Director Propietario, don Silverio Urbina y de su Administrador don Andrés Urbina Acevedo, siguiendo la norma de conducta que le trazaron sus fundadores, entre ellos el malogrado hijo de esta ciudad, Dr. Sebastián Estrella Robles, vaciando en «Los Andes» sus grandes dotes intelectuales, en donde la savia de su cerebro poderoso, supo siempre tomar forma en medio de una constante renovación para encausar la vida intensa de la colectividad, en plena misión de apostolado, que supo siempre alimentar su espíritu de idealidades y luchar por los sagrados intereses de esta ciudad.

«Los Andes» desde aquella época ha seguido cumpliendo su programa de defensa de los intereses nacionales, locales y especialmente del proletariado y en los dieciocho años que lleva, ha vivido entre el aplauso y la crítica; entre la intolerancia y el desafecto; entre las esperanzas que da alientos de un mejor porvenir.

«El Grito del Pueblo» saluda en su aniversario a su colega «Los Andes», deseando que en el nuevo año que comienza continúe impertérrito por el camino que ha venido recorriendo en la jomada redentora de la verdad y la justicia.

EL DEBER, periódico del pueblo de Dos de Mayo, aunándose también a la celebración, dice lo siguiente:

«El respetable colega LOS ANDES del Cerro de Pasco, el 1° del actual ha celebrado sus 18 años de fundación.

Auroleado de triunfos, rodeado de merecido prestigio en la prensa nacional, escala la etapa de su vida azarosa en medio de lucha intensa como el Cerro de Pasco, donde con frecuencia, los intereses encontrados del proletariado y el obrero con los magnates y poderosos de la empresas extranjeras establecidas allí, han requerido la intervención atinada y altiva del defensor del derecho y la legalidad.

Nosotros que por nuestra afición a la carrera, hemos seguido paso a paso, todos los órganos de publicidad de la región, sentimos satisfacción íntima al tributar nuestra admiración y nuestro aplauso a aquel paladín de la democracia que, en más de una oportunidad, nos ha favorecido con su opinión alentando nuestras campañas redentoras, con la reproducción en sus importante columnas, de varios de nuestros artículos.

Que nuestro saludo, en una fecha clásica y significativa para el colega, sea la consagración de nuestra solidaridad y unión espiritual en las sanas doctrinas que alientan su labor humanitaria y patriótica.»

Para esta época, la pluma beligerante de don Andrés Urbina se vuelca abiertamente en la lucha por las reivindicaciones obreras. Por estas razones es clausurado en 1934 por que se proclamaba «Órgano de divulgación y orientación del Sindicato de Trabajadores Mineros del Cerro de Pasco». Urbina es perseguido, apresado y enviado al Frontón. El diario es invadido y destruido. La colección matriz del diario es incinerada. Por fin don Andrés Urbina Acevedo, decide seguir luchando con su periódico y vuelve a publicarlo el 10 de mayo de 1946, siempre con su estandarte de lucha por delante. Por un fatal accidente, el 27 de setiembre de 1947, fallece don Andrés Urbina ante el estupor del pueblo del Cerro de Pasco del cual fue su símbolo. Muerto este insigne luchador, las máquinas se paralizan y muere LOS
ANDES.

LA LUZ
Se inició como semanario y comenzó a publicarse en 1913, más tarde se convirtió en interdiario. Su Director fue el periodista Leoncio Martínez Malpartida. Por más de veinte años fue un periódico con una gran legión de lectores.

TIC-TAC
Este es un órgano informativo de la Compañía norteamericana Cerro de Pasco Mining Company, que comienza a publicarse el 1° de mayo de 1913, con un formato elegante y a todo lujo, bajo la Dirección de Juan Manuel Maraví. Tiene como misión la defensa encarnizada de la compañía norteamericana, tratando de refutar y contradecir los argumentos de los obreros. En sus páginas se pueden ver los grandes «beneficios» que le dan al Cerro de Pasco y Smelter. Este quincenario atacó duramente a Dora Mayer por la publicación de su libro LA CONDUCTA DE LA CERRO DE PASCO MINING COMPANY.

LA VOZ DE JUNÍN

Este semanario sale a luz el año de 1914, bajo la dirección de Fabio Mier y Proaño quien, durante su estada en Lima, aglutinó a los cerreños residentes en la capital y editó esta publicación «Órgano de la Juventud del Departamento».

DIARIO DEL CENTRO

Comienza a editarse este vespertino, el año de 1915 bajo la dirección de Leoncio Martínez Malpartida, con numerosos corresponsales en diferentes lugares del departamento.

EL TRABAJO

Este semanario sale a luz, el 7 de noviembre de 1915, bajo la Dirección de Octavio P. Urbina. Desde sus inicios toma como misión fundamental el tratar los problemas laborales de los obreros del Cerro de Pasco.

EVOLUCIÓN FEMENINA

El año de 1916, un grupo de damas cerreñas se reúnen para hacer escuchar su voz y sus opiniones referidas preferentemente a la problemática local encaminándolas por las rutas de la fe cristiana. Este es su vocero.

LA HOJA JUVENIL

Órgano del Club Sport Cerreño No 01, aparece el 27 de agosto de 1916 haciendo conocer las actividades y aspiraciones de los socios del mencionado Club.

EL PARIA

Bajo la Dirección de Juan Manuel Maraví, sale este quincenario independiente publicado en Smelter en 1917. Sus páginas traen artículos sobre temas regionales y locales.

LA LUCHA

Es uno de los tantos periódicos que dirigió don Sebastián G. Benavides y entra en escena a fines del año de 1918 y sus páginas son la tribuna de la contienda por las reivindicaciones de nuestro pueblo.

ADOLESCENCIA

Comienza a editarse el 6 de abril de 1919 bajo la Dirección de Adolfo Casquero. En sus páginas se puede leer las creaciones de la juventud cerrería, pues a ella está dedicada la revista.

BOHEMIA

Este periódico, sucesor de Adolescencia, va a recibir las creaciones artísticas de todos aquellos hombres que tenían inquietudes literarias. Bajo la Dirección de don Herminio Cisneros, sale en 1920 y se prolonga por cinco años.

EL ECO DE JUNÍN

Periódico que fuera fundado en 1908 por Emilio Verástegui, comienza como semanario, luego como bisemanario, más tarde como interdiario y finalmente termina en publicación diaria. Auspiciada por don Francisco Flores Chinarro, tiene como Director a don Domingo A. Verástegui durante 1919 y al año siguiente, al infatigable luchador yanahuanquino, Sebastián G. Benavides. Tuvo 20 años de fructífera vida.

EL ESFUERZO

Es la catapulta que lanzó al éxito periodístico a don Ramiro Ráez Cisneros. Comienza a circular el 12 de diciembre de 1924. Al cumplir su primer aniversario, edita una edición extraordinaria de 56 páginas. En 1929, seguía editándose con éxito.

EL CHICOTE

Uno de los primeros periódicos satíricos-festivos que se publica en el Cerro de Pasco, comienza a salir el 17 de noviembre de 1925 bajo la Dirección de don Osear Víctor Malpartida.

EL DIARIO

«Órgano Popular Independiente», comenzó a publicarse el 1 ° de mayo de 1927 como vespertino, fue el fruto del trabajo tesonero y eficiente de don Herminio Cisneros Z. y como Redactor Principal a don Miguel de la Matta. En el año de 1930, es premiado con Medalla de Oro y Diploma por el Municipio cerreño. Al año siguiente, la Municipalidad huanuqueña lo condecora con medalla de plata; es que, en sus páginas se plantean todos los problemas de cada uno de los pueblos de la sierra central. Este periódico que semestralmente publicaba ediciones especiales conmemorativas de sesenta páginas, constituye un documento valioso para conocer la vida del centro del Perú.

ARISTA

Es vocero el prestigioso Club Social y Deportivo Unión Copper .El Director es Alberto Herrera; Jefe de Redacción José Quirós y Administrador, Aníbal Huatuco. «Tiende a difundir la cultura y la educación entre el elemento trabajador propendiendo a solucionar los principales problemas de la ciudad». Sale a luz en febrero de 1930.

El 19 de octubre de 1930 y con el fin de formar el Sindicato de periodistas del Cerro de Pasco, se reúnen en la sala de sesiones el TEAM CERRO, los siguientes hombres de Prensa: Pedro Luis Camón, Juan Pedro Carreta, Ambrosio W. Casquero; Herminio Cisneros Z.; Alberto Herrera, Miguel de la Matta, Miguel Tello González, Nicolás Vizcaya, Aníbal Huatuco, Lorenzo Landauro, Ramiro Ráez Cisneros, Silverio Urbina, Ulises Sampértegui, Andrés E. Urbina, Benjamín Hurtado, José Quirós Vargas Machuca, Toribio Galarza Gallo, Adrián Galarza Gallo y Luis Cisneros Z.

En el Acta de la sesión se menciona que «se reúnen con el objeto de constituir una Asociación de estrecha solidaridad, de defensa de los fueros de la prensa (…) sin que estos signifique, la anulación de los principios doctrinarios de cada uno de los periódicos o de los miembros que forman esta nueva agrupación».

Realizadas las elecciones correspondientes, se forma la Junta Directiva del Sindicato de Periodistas del Cerro de Pasco que quedó conformado así:

• Secretario del interior – Herminio Cisneros Z.
• Secretario General – Miguel de la Matta
• Secretario de Actas – Andrés E. Urbina Acevedo
• Comisión de Economía – Silverio Urbina, Aníbal Huatuco y, Adolfo Casquero
• Comisión de Control y Disciplina – Pedro Luis Carrión, Ricardo Vera Merino y, Benjamín Hurtado.
• Comisión de Cultura – Ramiro Ráez Cisneros
• Miguel Tello González – Alberto Herrera, Vargas Machuca, Lorenzo H. Landauro y, Ambrosio Casquero

EL ECO DEL PERÚ

Este periódico que trataba de cubrir el ámbito nacional en la información, sale a luz bajo la Dirección del periodista Domingo E. Velarde en enero de 1935.

EL FARO ESCOLAR

Revista Infantil dedicada a los niños de la provincia de Pasco, Órgano del Centro Escolar de Varones No 491. Mensualmente sale a la palestra en diciembre de 1936 bajo la dirección de Adolfo Villar, teniendo como Redactor a Pedro Bonilla. En sus páginas se encuentran enfoques estudiantiles de diversa índole.

LA VOZ DE LA JUVENTUD

El 5 de octubre de 1938, con motivo de recordarse el 43° aniversario de la heroica inmolación de nuestro mártir epónimo Daniel Alqides Carrión, un grupo de jóvenes cerreños conformantes del Club Juventud Daniel A. Camón, sacan a luz su vocero periodístico impreso, quincenal, denominado LA VOZ DE LA JUVENTUD, teniendo como Jefe de redacción a Armando Eleazar Casquero Alcántara y como Sub-jefe de Redacción a Juan Wenceslao Durand. En el primer número nos hacen conocer a los integrantes del Club, con las siguientes agrupaciones:

SOCIOS HONORARIOS: Cesáreo Hurtado, Eliseo Malpartida Rocco, Juan de Dios Negrón, Arturo Malpartida, Marcial Llanos, Juan Tello Loayza, Adolfo Casquero Dianderas, Concordio Suárez, Pedro Capcha y David Patino Benavides.

SOCIOS PROTECTORES.- Fortunato Guillen, Ascencio Jurado y Filomeno Punto.

Socios Activos: Jorge Arroyo, Germán Baldeón, Juan Beraún, Augusto Caballero, Daniel Alcides Camón, Armando E. Casquero Alcántara, Fortunato Castro, Marcial Clemente, Juan Camón, Alejandro Chacón, Juan Wenceslao Durand, Ricardo Wenceslao Espinoza, Alfonso Espinoza, Leoncio Guadalupe, Atilio Gavilán, Osear Hurtado, Luis Hurtado, Genaro Hurtado, Juan Lizárraga, Oswaido Malpartida, Miguel Malpartida, Manuel Malpartida, Juan Meza, Guillermo Meza, José A. Negrón; Aquiles Ordoñez; Víctor Robles, Alberto Rodríguez, Juan Solano, José Santa Cruz, José Antonio Tello, Gerardo Tazza, Juan Trujillo, Miguel Trujillo, José Valdivia Llanos, Carlos Vargas Machuca, y Juan Vargas.

En esta publicación quincenal se hacen campañas por el bien de la población; comentarios deportivos y literarios; crónicas de actualidad, no faltando, claro está, las páginas de homenaje a las más importantes efemérides cerrerías.

CENTRO

El 21 de junio de 1X39, sale a luz esta Revista de Arte y Literatura, Cultura y Problemas locales y Regionales que es la comunión de inquietudes de dos artistas pasqueños, Ambrosio W. Casquero y Leoncio Lugo. Sus páginas, a través de smfructífera vigencia, recibió la colaboración de distinguidos intelectuales dehPerú y América.

EL HIPO

Este es un periódico que no tenía fecha fija de publicación ya que salía «cuando al Director le venga en gana». En nuestro concepto, es el mejor periódico humorístico que se ha publicado en el Cerro de Pasco como reflejo de la genialiad de don Ramiro Ráez Cisneros. Sus páginas, llenas de sátiras y humor, fueron las más festejadas por los cerreños desde su salida en 1940.

LOS OBREROS

La sensibilidad social de su editor y director Rosendo Martínez, saca a circulación el 1° de setiembre de 1941, esta revista de auto educación editada en la imprenta KIPUS. Su ámbito: la lucha obrera.

IRRADIACIÓN

Emerge debido a la inquietud de su Director Armando Casquero Alcántara. Aparece en 1944 publicado por Teodoro C. Lizárraga P. Es de contenido literario preferentemente. En sus páginas se irradian las inquietudes de los escritores cerreños de aquel entonces.

EL AMIGUITO

Es un boletín de la parroquia San Miguel de Chaupimarca, dirigido por el presbítero Anatolio Trujillo Zevallos y, en sus páginas se ataca furibundamente a las iglesias protestantes que iban germinando en el Cerro de Pasco. También encontramos abundante información acerca de las actividades que desarrollan en ese momento las congregaciones y hermandades religiosas de nuestra ciudad.

AMANECER EN LA CUMBRE

Es una de las publicaciones más brillantes, realizadas por los alumnos del Colegio Daniel Alcides Carrión. Comienza a publicarse el 2 de mayo de 1945 bajo la Dirección de Carlos Casquero Alcántara y la Administración de Luis Llanos de la Matta. Sus redactores principales son: Alfredo Echevarría y Olimpia Alcarraz.

CUMBRES ANDINAS

En el Cerro de Pasco hubo notables escritores y poetisas que volcaron sus inquietudes con acierto y cariño a través de diversos periódicos y, en muchos casos, ellas mismas dirigieron estas páginas. Recordamos a, Esther Moreno Alcocer, Graciela Tremolada; «La Pico de la Mirándola», DINA Aurora Meza y otras que tuvieron destacada actuación en la prensa local; tal es el caso de la poetisa tarmeña, afincada entre nosotros, Graciela Tremolada que, a partir del año de 1946 comenzó a editar esta hermosa y delicada revista, fruto de sus inquietudes.

LA VOZ DEL CERRO DE PASCO

Como la legión de apristas era notable, además de ser la voz oficial del partido, sale a luz esta expresión de inquietud con el subtítulo que proclamaba «Por la Libertad y la Justicia del Pueblo». Bajo la Dirección de Teófilo Espejo Núñez y con una periodicidad mensual, editado en Lima aparece el mencionado periódico a partir de 1946.

ACCIÓN

Esta es una revista ejemplar dentro el ambiente deportivo del Cerro de Pasco. Con el subtítulo de Revista Cultural, Órgano del Centro Juventud LOS ANDES, sale a luz a partir de 1947 bajo la Dirección de Juvenal Augusto Rojas Cortabrazo.

INFORMACIONES

Es otro de los fruto de la inquietud de Armando Casquero Alcántara. Comenzó a publicarse en el año de 1950.

ALTURA

Cuando los maestros Primaros de Pasco decidían realizar una labor de envergadura, sin lugar a dudas y venciendo mil dificultades, lo hacían; tal es el caso de la voluminosa revista ALTURA que con una dimensión de 17 x 24 ctms.. y un promedio de 200 páginas se editaba bimensualmente en la Compañía de Imprentas Unidas S.A. de Huancayo. Su primer número corresponde al año de 1952.

ALBORADA

Órgano del Colegio Nacional Daniel Alcides Camón, dirigido por el Profesor Daniel Florencio Casquero. Emerge a la palestra periodística, el 5 de octubre de 1953.

LA ANTORCHA

Este es uno de los principales diarios del Cerro de Pasco que se edita a partir de junio de 1953. Salía el lunes a sábado, menos domingo. Su primer director fue Otilio Cebreros del 2 e junio de 1953 al 22 de julio e 1954. Del 23 de julio de 1954 al 23 de julio de 1956 lo dirige José Ferreyra García; luego se suceden en la Direción, Fortunato Arzapalo, Carlos Casquero; Gustavo Malpartida, Humberto Maldonado Balvín, Mauro Castillo.

CLARÍN

Quincenario de cultura y orientación al servicio de la colectividad pasqueña, aparece en la primera quincena de octubre de 1953 dirigido por el inquieto Carlos Rodrigo Minaya Rodríguez teniendo como Jefe de Redacción a José Ferreyra García y como Administrador a Domingo Solís Russo. Editado en los talleres gráficos de La Antorcha, acoge la colaboración de notables plumas de aquellos tiempos.

CIMA

Hacer una revista -bien lo sabemos- es una acción heroica que requiere la mancomunada labor de muchos hombres. Al salir CIMA en noviembre de 1953 con el subtítulo de» Una luz en el Ande al servicio de la Patria», tiene como Directores a Juvenal Augusto Rojas y Gil Gamarra Veliz y como dibujantes a Oswaido Oviedo y Concepción Dorregaray. En el segundo número aparecen como Director Gil Gamarra Veliz, como dibujante Concepción Dorregaray y como Asesor técnico a Daniel Florencio Casquero.

ALTURA

«Radioperiódico del Aire». Al salir a la palestra radial la Emisora Radio Corporación, como fruto de una notable inquietud de sus jóvenes directivos, comienza a irradiarse diariamente de lunes a sábado, bajo la Dirección de Daniel Florencio Casquero -quien ya desde radio Azul había iniciado el periodismo radial- y la colaboración de Juvenal Augusto Rojas, Humberto Maldonado Balvín, Máximo Huamán Olivas, Carlos Reyes Ramos, Abelardo Boudrí Tello y otros periodistas más que a lo largo de su irradiación van sumándose. Este radioperiódico tuvo un auge verdaderamente extraordinario debido a la agilidad, dinamismo, y amenidad que le imprimieron. Aquí es justo mencionar a otra revista radial: VENTANAZOS, que dirigía Humberto Maldonado Balvín; PLUMA ARTERIAL de Juvenal Augusto Rojas; CORPORACIÓN Y EL DEPORTE, creado y dirigido por César Pérez Arauco con la colaboración de Jorge Morales, Enrique Rodulfo, Humberto Maldonado, Nicanor Goyena, Carlos Montero Navarro, Luis Llanos Alvarado, Alfonso Boudrí Tello, Justo Mendoza Gorritti, Jesús Pomalaza Baldeón.

SENDEROS

Al salir a luz en octubre de 1958 la emisora radial Radio Pasco, como uno de sus más grandes aciertos se consigna a SENDEROS, bajo la Dirección de Daniel Florencio Casquero. En su tiempo fue el noticiero preferido por el pueblo cerreño. Aquí laboran Daniel Florencio Casquero, Juvenal Augusto Rojas, Humberto maldonado Balvín, César Pérez Arauco, Guzmán Varillas Basurto, Abelardo Boudrí Tello y el desaparecido periodista y animador huancaíno, Emilio Alanya Carhuamaca, más conocido como «Lapi Chuco» o «Huaccha Alanya». El organizó con mucho éxito las ferias domi- nicales y otros espectáculos con artistas nacionales y extranjeros.

PANORAMA DEPORTIVO

Radioperiódico que diaria e ininterrumpidamente se irradiaba bajo la Dirección de César Pérez Arauco. Los domingos transmitían los partidos de fútbol, básket y Voleybol oficiales. En sus filas se cuenta además del Director a Enrique Rodulfo Valenzuela, Jorge Soria Méndez, Justo Mendoza Gorriti, Esteban Santiago Rodríguez, Humberto Maldonado, José Illanes. La inauguración oficial del espacio se registra el 20 de octubre de 1958.

PASCO

Con motivo de recordarse el primer centenario del nacimiento de nuestro mártir epónimo, sale a luz esta revista, precisamente el 13 de agosto de 1957, bajo la Dirección de Pedro Villar Arroyo.

REVISTA GRÁFICA CERRO DE PASCO

Con el mismo objetivo de rendir homenaje a nuestro preclaro mártir con ocasión del centenario de su nacimiento, un escogido grupo de jóvenes edita esta revista en el que predominaba el aspecto gráfico con abundante fotografías. Su Director fue Humberto Maldonado Balvín; Subdirector Luis Rosazza Atencia; Administrador General, Daniel Shiraishi Basilio; Jefe de Publicidad, Abelardo Boudrí Tello. Colaboraban los fotógrafos: Miguel Lavado Izquierdo, Vicente Artega Robles, Teodoro Saavedra, Jorge Barzola y Roberto Samaniego Cornejo.

BALUARTE

Órgano de la Asociación Nacional de Periodistas, Filial Pasco. Comienza a editarse a fines de 1958 bajo la Dirección de Martín Mendoza Tarazona y la subdirección del sacerdote Ascanio Santiváñez.

CARCAJADAS

Semanario festivo en el que se puede gustar de la vena humorística de don Sebastián G. Benavides. Comienza a editarse en noviembre de 1958.

EL CERREÑO

«Semanario de Información local». Aparece el 10 de noviembre de
1958. El Director responsable es Daniel Florencio Casquero; Jefe de redac-
ción Jorge Morales Galarza; Redactores , Humberto Maldonado Balvín y
Jorge Arroyo; Editores, Félix Martinench y Darío Gallo.

CARRIÓN

Revista mensual que inicia su publicación en 1960. Bajo la Dirección de Basilio Orihuela Meló.

EDUCACIÓN

Es la primera revista universitaria de la flamante Universidad Comunal del Centro (Hoy Camón). Editada por los alumnos de la facultad de Educación bajo la Dirección de César Pérez Arauco y la colaboración de Betty Núñez Rodríguez, Luis Aguilar Cajahuamán, Nectalio Acosta Ricce, Jacinto Córdova Martel.

ABC

Es el primer quincenario que apareció en setiembre de 1965, bajo la Dirección de Elmo Ledesma Zamora, como vocero de la Facultad de Educación.

PASCO

Mensuario informativo de la colonia pasqueña residente en la ciudad de Huancayo. Apareció en febrero de 1966, dirigida por Jorge Malpartida Barcayola, y como redactores Nilo Calero Pérez y Rolando Casquero Alcántara.

EL PUEBLO

Revista cultural independiente, dirigida por César Pérez Arauco. Difundía investigaciones históricas, folklore y notas culturales de actualidad. Salió a luz el 23 de setiembre de 1967. Se publicaron 36 números que sirvieron como base para la posterior publicación de quince números de la “Historia del Pueblo Mártir del Perú”.

(Continuara en un próximo tomo de nuestra historia)

BIBLIOGRAFÍA

1. CISNEROS, Antonio y SUAREZ OSORIO, Miguel. Historia del periodismo en Junín. Huancayo s/f.

LA CALLE DEL MARQUÉS (Leyenda cerreña)


Se había establecido la etapa boyante en la flamante ciudad minera del Cerro de Pasco cuando, atraído por su bonanza cada vez más creciente, arribó un ambicioso español de nombre José Martín de Muñoz y La Serna. Cansado de ser un postergado hidalgo segundón en su patria lejana, llegaba impulsado por una avidez rayana en la locura. Su meta: conseguir el oro suficiente para acrecentar sus caudales. Desde el comienzo su empeño estuvo orientado a ese fin. Jamás se detuvo ante ningún obstáculo para conseguirlo. Su crueldad alimentada por su codicia le hizo olvidar los más elementales principios cristianos. Trataba inicuamente a centenares de hombres mujeres y niños que atiborraban sus malolientes minas de plata. Impetuoso e irreverente se llenaba la boca cuando sentenciaba: “¡Dios está en los cielos; el Rey está muy lejos; ergo: Yo mando aquí!”. No aceptaba réplica alguna. Su palabra era ley. Gobernaba con la férrea tiranía de su látigo. Con el paso de los años fue abarrotando sus arcas con inmensos caudales amasados con el sudor y la sangre de los humildes japiris y asperjados con las lágrimas de sus viudas y huérfanos. Con esta malhadada fortuna de sus minas y sus propiedades en Pacoyán, y firmado por el mismísimo rey de España, adquirió el título nobiliario de Primer Marqués de Santa María de Pacoyán.

Ostentoso como era, organizó quince días de fiestas rumbosas para celebrar en grande la recepción de su distinción. El primer día, hizo el paseo portando el estandarte que tenía su nombre bordado con hilos de oro y plata e incrustaciones de diamantes. Montaba un poderoso caballo chileno de gran alzada y noble estirpe que proclamaba a las claras la gallardía de su persona y la riqueza de su envidiable suerte. Iba vestido con una riquísima tela musga bordada toda de oro y aljófar, una gorra encarnada cubierta con finísimos diamantes de tres cañones de oro formados en la cabeza y, las de un águila del mismo metal de las cuales salían unos penachos de plumas blancas, carmesíes, azules y verdes, cuyos troncos subían unos para arriba y otros se derramaban hacia abajo, cubriendo parte de un mantón de brocado azul que prendía del hombro izquierdo y daba media vuelta por debajo del brazo derecho. Toda la crin y cola del caballo estaban cubiertas de cadenas de perlas y revestimientos de brocado índigo y piedras preciosas. Le acompañaban numerosos vecinos notables del pujante pueblo minero en caballos ricamente aderezados. En la noche se encendieron grandes luminarias y multitud de juegos artificiales. Al día siguiente la misa fue solemne con abundosa asistencia de invitados regios y pueblo en general. Grupos de danzarines escoltaban a la Virgen Santa Rosa bailando con gran contento. Los días siguientes hubo corridas de toros, torneos y escaramuzas de caballeros. Todos los días –derroche de vinos españoles- soberbios banquetes para la nobleza como generosas comilonas para la plebe que gozó óptimamente.

Al cumplirse los quince días de jolgorio, sobrevino a la ciudad una tormenta espectacular como en muchos años no se había visto. Horrísonos rayos y truenos cuyo estallido causaba pánico mataron a tres cristianos y quince mulas. Después una granizada estentórea y dañina con pedriscos gigantescos que parecía huevos de paloma. Así de grandes. La nieve que siguió, hizo desaparecer caminos y cargó ríos; la tormenta fue de tal magnitud que más de un agorero, en medio de rezos y jaculatorias, afirmaba que este don no le traería todo el bien que el minero deseaba.

Estando su nombre en la cumbre de la opulencia provinciana, hizo venir a una hermosa mujer –primera novia de su juventud- para hacerla su esposa. Con ella se avecindó en una de las calles adyacentes a la Plaza Chaupimarca que, por ese motivo fue llamada la Calle del Marqués. Allí con piedras de Quilcaymachay y reputadas maderas extranjeras, alarifes y carpinteros, construyeron un palacete de pétreas arcadas, amplias escaleras y puertas de hermosas y resistentes maderas decorativas.

En su camino inexorable, los días –testigos de la muerte trágica de centenares de obreros en las minas –vieron discurrir la vida del soberbio noble que todo lo tenía a sus pies, riquezas, honores y una bellísima mujer cuya hermosura iba aparejada con su virtud y recato. No obstante ser poseedor de estos dones extraordinarios, no era feliz. En vano veía transcurrir su juventud esperanzada. Año tras año la frustración le propinaba recios golpes a su orgullo: No podía tener hijos. Infructuosamente había buscado entre médicos y curanderos el tratamiento para su manifiesta esterilidad; impotentes fueron las pócimas con abundante wanarpo y florecidas macas. En vano sufragó novenarios a San Ramón Nonato, infructuosamente llenó de plata el altar de Santa Ana y vanamente hizo fabricar en oro la vara de San José. Su desesperación mandó hacer de plata piña el perro de San Roque y, cuando no consiguió nada, mandó hacer de plata pulida el cerdo de San Antón. Hasta San Nicolás de Tolentino –su última esperanza- le falló. No hubo caso. Cuando las primeras hebras blancas emergieron en su encrespada cabellera sintió que la vida se le estaba yendo apresuradamente. Su infecundidad no sólo lo atormentaba, sino que, como un estigma fatal hizo nacer en su alma la violencia de un monstruo más temible y cruel: Los celos. Se pasaba largas horas suponiendo lujuriosas ocurrencias que nunca habían sucedido y los que su bella y aún joven mujer era la libidinosa protagonista.

Con el ánimo doblegado por tantas preocupaciones y sobresaltos, hizo venir a un sobrino suyo para que administrara sus negocios en tanto él se encargaría de vigilar a su mujer, acompañándola a todas partes y atendiendo todos sus requerimientos. No era el caso que alguien pudiera arrebatársela. Los celos lo habían convertido en un ser excesivamente posesivo y egoísta.

La llegada del sobrino constituyó todo un acontecimiento en la ciudad minera. Después de un convite en el que lo presentó a toda la comunidad, dispuso que el recién llegado se echara a trabajar en su reemplazo. Él, ya libre de sus responsabilidades laborales, dedicó todo su tiempo a su bellísima consorte. Con asiduidad ejemplar la llevaba a los saraos que continuamente organizaban sus enriquecidos paisanos; correspondiendo él, como es mandato de cortesía, todas las atenciones recibidas; pero, amoscado por las deferencias mostradas hacia su compañera de parte de jóvenes y viejos, muy celoso decidió esconder aquella joya entre las cuatro paredes de su palacete. A medida que transcurrían los días sus celos enfermizos lo castigaban tenazmente. En sus afiebradas suposiciones enredó a su sobrino con su mujer. Escondiéndose entre los cortinajes y pasillos los espiaba sin tregua. Su insania le decía que en algún momento les sorprendería “in fraganti”. A tal extremo llegó su aberración que determinó no recibir la visita de ningún hombre porque suponía que vendría por su mujer.

Una noche que su mente alucinada había entretejido una espectacular patraña, no pudo más. Rojo de fiebre invocó a Satanás.
¡Oh señor de las Tinieblas!… ¡Oh Príncipe del averno!… ¡Venid a mí que preciso de vuestra ayuda! –No había terminado de invocarle cuando, entre una nube de hediondo olor a azufre, apareció el diablo.
¡Aquí estoy!… ¿Para qué me habéis llamado? – Dijo el maligno con voz cavernosa y un fétido regüeldo.
¡Os he invocado, señor de la oscuridad, para que libréis de los celos a mi pobre corazón!….
Sobre vuestro corazón y voluntad, sólo el que veneráis puede salvaros. ¡Lo único que yo puedo hacer es matar a quien mancilla vuestra honra!…

Al oír tal afirmación, Lope de la Peña cobró la certeza de que sus sospechas eran ciertas y en el límite del paroxismo, gritó:
¡Ya lo sabía!… ¡Ya lo sabía!… ¡Ella me engañaba… ella me engañaba!… ¡Tengo que matar al traidor!.
¿A cambio de qué?. –Preguntó Satanás.
¡De mi alma! –Respondió ajeno a lo que decía. El diablo, que no pierde la oportunidad de ganar almas para el infierno, subrayó: Está bien. Mañana, exactamente a las doce en punto de la noche, pasará por vuestra puerta el personaje que os deshonra. ¡Vuestra merced ya verá lo que hace!.

Al día siguiente, con el corazón palpitante y preso de una extraña agitación, esperó agazapado en el quicio de su puerta, cuidando que los contadísimos transeúntes que pasaban no pudieran reconocerlo. Llegada la medianoche, distinguió a un arrebujado personaje que cubierto con grueso poncho caminaba por su puerta. No lo pensó dos veces, armado de un agudo puñal acometió al desconocido y luego de asestarle feroces estocadas lo liquidó al instante.

Era extraño, no obstante lo horroroso del crimen, el marqués se sentía extrañamente satisfecho de haber lavado su honra con la sangre del embozado. No había estado tan contento en mucho tiempo. Así se encontraba en su pieza cuando se volvió a presentarse el diablo.
– !No os creáis liberado del ladrón de vuestra honra!. El hombre que ayer matasteis, era un modesto minero que iba a descansar, a dejar el fruto de su trabajo para sus hijos. Si murió fue porque yo así lo dispuse.

Aquella misma noche, siguiendo las instrucciones del maligno, el celoso volvió a hundir la daga en el cuerpo de un individuo que sorprendió a su puerta. Cuando asomó el candil para ver el rostro de la víctima, quedó helado de espanto. Envuelto en una capa oscura yacía su propio sobrino que, sin duda, aquella noche retornaba a descansar. En aquel momento, como un milagro recobró la razón y consciente de la monstruosidad que había cometido, acudió ante fray Sancho de Córdova que con gran paciencia escuchó las confesiones de todas sus culpas. Es aterrador lo que habéis venido haciendo hijo mío –le dijo-. Las vidas ajenas deben ser respetadas como propias. En vuestro desmedido afán de posesiones, habéis permitido que los hombres humildes de vuestras minas mueran atrozmente descalabrados. Y no sólo eso, sino que poseído por los celos, habéis dado muerte con vuestras propias manos a tres hombres inocentes. Esos, hijo mío, son pecados mortales…
– ¡¡¡De los cuales me arrepiento, padre…!!!
– Para perdonar vuestras gravísimas culpas, es menester que cumpláis unas grandes penitencias…
– ¡Lo que digáis padre!… ¡Lo que vuestra merced mande! –Respondió contrito y muy emocionado el pecador.
– Primeramente, vais a entregar un considerable donativo a cada una de las familias de los pobres indios de vuestras minas…
– ¡Así lo haré padre, así lo haré!…
– Y desde ahora, todas las noches, llueve o truene, tendréis que ir diariamente a la plaza Chaupimarca, y de rodillas, debajo de la horca, rezaréis un rosario completo por cada uno de los hombres que matasteis…
– Bien, padre, bien…¡Así lo haré…!

Y así lo hizo. En cumplimiento de ese mandato, el minero lleno de arrepentimiento, entregó muy buenos doblones de plata a las viudas de los obreros y fue a rezar al rosario en su primera noche. Desde su llegada, azotado por un viento helado, de rodillas sobre el empedrado y bajo el sombrío cadalso de la plaza, comenzó a rezar el rosario con gran devoción.

Había transcurrido varias horas y amanecía. Finalizada su penitencia disponía a levantarse con las rodillas entumecidas, cuando en una de las calles colindantes con la plaza, alcanzó a oír un coro de voces infantiles que muy claramente decían. ¡Un padrenuestro y una avemaría por el alma de José Martín de Muñoz y La Serna!.

Presa de terror el celoso cumplió con la penitencia. Cuando terminó, todo estaba como al comienzo y reinaba un silencio frío.

Su confesor quedó muy intrigado cuando le narró lo sucedido, pero le conminó a que siguiera cumpliendo con su castigo. El resto de noches ocurrió lo que la primera. Siempre la misma contrición y las mismas voces infantiles a la culminación de la misma.

Ya había cumplido trece noches de disciplina con el añadido del Padrenuestro y el Avemaría por su alma, cuando aquella madrugada, a la aparición de los primeros rayos del alba, vio que por la calle Chancayana se acercaba una procesión. Las voces infantiles eran límpidas y blancas, las salmodias y los rezos fascinantes. Vio en las andas níveas, la imagen de la Santísima Rosa de Lima. Los que la llevaban eran hombres y mujeres muy jóvenes. En la idea de que la procesión sería culminación de su dolor y su perdón, se acercó compungido con la cabeza gacha delante de la imagen.

Fue todo.

Aquella nubosa mañana las trabajadoras gentes del pueblo encontraron macabramente rígido el cuerpo del homicida penitente colgado de la horca. Los ángeles que no pudieron olvidar los crímenes cometidos por el celoso minero, lo habían ahorcado.

CRONOLOGÍA DEL PUEBLO MÁRTIR DEL PERÚ

01.- Hace 65 millones de años, un meteoro de roca ígnea compuesta de hierro e iridio, de 16 kilómetros de diámetro que se desplazaba a 96 mil kilómetros por hora, fue a chocar con la tierra en el golfo de Yucatán, originando un fuego mortal que acabó con los dinosaurios. Los lechos de los mares emergieron hasta formar alturas inverosímiles como el Cerro de Pasco que es la ciudad más alta del mundo. En aquellos momentos, una variedad de metales que hay en la tierra, fueron a depositarse en la hoya metalífera de nuestra zona en tal cantidad que por más de quinientos años, explotándose las 24 horas del día, todavía tiene para rato. Actuales fotografías satelitales así lo confirman.
02.- Transcurrieron los siglos mientras la tierra iba conformando su naturaleza definitiva. Hace 20 mil años, junto con los primeros hombres, vivían en nuestra zona, gigantescos mastodontes, megaterios, gliptodontes, paleolamas, sachacaballos, ciervos gigantescos y tigres dientes de sable.

03.- Hace 12 mil años con espantosos deshielos, se producen unas riadas (waicos gigantescos) que terminaron por arrastrar a estos gigantes. El hombre -precario cazador- se salva guareciéndose en las cavernas.

04.- A los 10 mil años la tierra ya es completamente habitable con pródigos pastizales que permiten la abundancia de camélidos sudamericanos como la llama, alpaca, guanaco, vicuña; pero también venados, wachwas, parihuanas, yanavicos, liclish, variedad enorme de patos, corcovados, ranas gigantes, uchuc callhuas. El hombre se convierte en experto cazador y deja en las cavernas dibujos de sus proezas cinegéticas: Puntac marca, Cóndor Marca, Auquillo Tacta, Picush, Laurichuco, etc. etc.

05.- Hace 5 mil años, el hombre domestica el cuy, la llama, la wachwa. Cultivan el fruto por excelencia: La maca. (Ver leyenda); también “papa shilinco”, mauna, shire, ticlash, con los que fabrican chuños y morayes. Se inicia la incipiente arquitectura, ganadería, textilería, cerámica. Nuestros antepasados –yauricochas- son ya expertos mineros que trabajan el oro, plata, cobre, platino. Son los más grandes orfebres de América.

06.- Sabedores de esta notable capacidad, los incas tratan de apoderarse de nuestro territorio con sus ejércitos en el apogeo de Pachacutec (1460). Nuestros hombres los vencieron tantas veces que el inca decidió humillar sus armas y utilizar la astucia. Con dádivas y regalos de hermosas mujeres, anexan a los yauricochas. En ese momento comenzaron a llevarse el oro y plata al Cusco junto con nuestros mejores orfebres. Garcilaso afirma: “Las minas de oro y plata concedía el inca a los curacas no para tesoros (antes los menospreciaban) sino para adornar vestidos y arreos del inca y la nobleza. Todo el oro y la plata se enviaba al Cusco y no quedaba nada so pena de severos castigos”. Los cusqueños fueron nuestros primeros explotadores.

07.- Antes de la invasión española, en el amplio territorio de la meseta de Bombón, convivían varias tribus que conformaban el grupo de los yaros: pumpush, yanamates, tinyahuarcos y yauricochas. Nuestro territorio se llamaba YAURICOCHA: “La laguna de los metales”, por razones obvias. Sus habitantes, los yauricochas -los más extraordinarios orfebres de América- tenían como centro de su terruño a Chaupimarca. A la llegada de los españoles la enorme Yauricocha quedó dividida en cinco lagunas; la que quedó al centro del poblado con el nombre de Patarco¬cha, era una sola. Todavía a inicios del siglo XIX, se dividió en dos (tomar y lavar). Ella recibía tributo subterráneo de Yanamate, y compartía con Chaquicocha para desaguar en otra de nivel más bajo llamada Esperanza a donde caía el agua por “La Paccha”; de aquí bajaba a Lilicocha (donde actualmente se asienta el Hospital del Seguro) para desaguar finalmente en la laguna de Quiulacocha.

SIGLO XVI

08.- Ya con los españoles en el Perú, por su soberbia y descuido, el 16 de noviembre de 1532, Atahualpa cae en manos de 168 astrosos españoles que en Cajamarca vencían a un ejército que se había adueñado de América del Sur. Ofrece llenar un cuarto de oro y dos de plata por su rescate. Agustín de Zárate – Pedro Sancho de la Hoz – Francisco de Jerez Cronistas españoles, relatan al detalle aquellos momentos. El inca ordena acopio del oro y plata del Tahuantinsuyo. Se llevó de Yauricocha todos los trabajos de oro y la plata en grandes cantidades. Yauricocha (actualmente el Cerro de Pasco) fue el principal aportador de la zona. Pero como en esa época Yauricocha era parte de Jauja, todos decían que los tesoros venían de allá.

09.- Ambicioso Pizarro, en la suposición que Jauja era el emporio de las riquezas minerales, envía a su hermano para conocer el lugar. El cronista Miguel de Estete, cuenta: “El domingo 5 de enero de 1533, sale Hernando Pizarro de Cajamarca con catorce jinetes, tres nobles incas y, nueve peones”. Cuando el 12 de marzo de 1533 –rumbo a Jauja- pasan por Carhuamayo encuentran cargadores que llevaban 150 arrobas de oro y 300 de plata. Afirman que estas riquezas las traían de las “Altas tierras de las nieves”. Los españoles descubren que no era Jauja el manantial de minerales sino la tierra misteriosa ubicada más allá del “Río Dorado”. Cuando llegaron a la región una ventisca los encerró en una caverna por tres días y tres noches. Entre tanto Francisco Pizarro había fundado Santa de Fe de Xatún Xausa 25 de abril de 1534. Más tarde descube que Jauja no era el emporio de riquezas minerales cuyos productos que había visto en Cajamarca. Todas aquellas esculturas de oro de hombres y animales del tamaño natural eran traídas de una tierra incógnita ubicada en las alturas.

10.- Cuando en 1548, el cronista español Pedro Cieza de León visita Yauricocha, escribe: “Hay tanto oro y plata para sacar por siempre jamás, porque en las partes de busquen y caven, hallarán abundante oro y plata”. Estaba vivamente impresionado al ver el trabajo de nuestros orfebres que escribe: “Son grandes orfebres y lo que más se nota es que tienen pocas herramientas y aparejos para hacer lo que hacen y con mucha facilidad lo dan hecho con gran primor. En tiempo que se ganó este reino por los españoles se vieron piezas hechas de oro y plata, soldado lo uno con lo otro de tal manera que parecía haber nacido así. Viéronse cosas más extrañas de argentería, de figuras y otras cosas mayores que no cuento porque son numerosas; baste que afirmo haber visto con dos pedazos de oro y otras dos o tres piedras hacer vajillas, y tan bien labradas, y llenos de bernegales, fuentes y candelabros de follaje y labores que tuvieron bien que hacer otros oficiales hacerlo tal y tan bueno con todos los aderezos y herramientas que tienen; y cuando labran no hacen más que un hornillo de barro donde ponen el carbón, y con unos cañutos soplan en lugar de fuelles. Sin las cosas de plata, muchos hacen estampas, cordones y otras cosas de oro; y muchachos que quien lo ve juzgarán que aún no saben hablar, entienden en hacer estas cosas. Poco es ahora lo que ahora labran en comparación con las grandes y ricas piezas que hacían en tiempo de los incas; pues la chaquira tan menuda y pareja la hacen, por lo cual digo que hay grandes plateros en este reino, y hay muchos de los que estaban puestos por los reyes incas en las partes más principales de él”.

11.- En 1562, el visitante real que recorría la zona, Íñigo Ortiz de Zúñiga, llega a Yauricocha, de la que hace la siguiente descripción. “Sacan de la dicha laguna de Yauricocha abundante oro y plata que no se sabe cuánto hay; también de Huaraucaca y Vinchos sacan harta plata” (…) “Sacan desde Yauricocha el oro y la plata para tributar al inga sin que les quedase nada de ello. Todo lo que sacan se lo llevan al mismo Cusco, convertidos en notables piezas de ídolos, animales y seres humanos, sin osar quedarse con nada, so grave penas”. Nuestros orfebres, como antes lo pintaban sus antepasados en las cavernas, hacen hombres y animales, de oro, del tamaño natural. Cuando estas esculturas fueron vistas en Cajamarca, los españoles quedaron deslumbrados.

12.- Miguel de Estete, joven cronista que acompañaba a Hernando Pizarro en su viaje a Jauja, relata un hecho muy importante que denuncia a las claras de la habilidad de los yauricochas con los metales: “Por el largo caminar por estas escabrosidades, en faltándoles herrajes a los caballos de Hernando Pizarro y Hernando de Soto y a los demás que eran treinta y uno de a caballo, los plateros nativos, con tan sólo ver una sola vez los herrajes, utilizando misteriosas aleaciones que sólo ellos conocen, se las hicieron de plata con sus clavos correspondientes para sus cabalgaduras con los cuales se mantuvieron durante mucho tiempo”. Así de hábiles eran nuestros hombres con los metales.

13.- Con estas y otras noticias se exacerbó la ambición de los españoles. Todos querían ser dueños de la zona maravillosa donde abundaban los metales preciosos. El primero de setiembre de 1548, Pedro de la Gasca extendía la Provisión Real en favor de Joan Tello de Sotomayor, esposo Catalina Riquelme, hija del tesorero Juan Riquelme, cediéndole los repartimientos correspondientes a Tarama y Chinchaycocha. Sabían que allí cerca dormía el fabuloso depósito de tesoros inimaginables.

14.- Juan Tello de Sotomayor envía a sus hombres a tomar posesión de sus tierras. Éstos llegan a Puntac Marca y, por versión del apucuraca conocen Colquijirca y para explotarlo se avecinan en la Villa de Pasco. En 1562 realizan la primera fundación de la Villa de Pasco a donde llegan muchos españoles.

15.- Sorprendidos de la abundancia de plata que existía en toda la zona, los españoles arreciaron la noticia de que “Si no se denunciaban las minas ante las autoridades, éstas pasarían a ser propiedad de los españoles”. Así las cosas, el 9 de octubre de 1567, se presentan en Lima, dos indios de Yauricocha que llevaban dos bolas de plata pura “del tamaño de bolas de cañón”, extraídas de minas que desde sus abuelos trabajaban. Los españoles procedieron a redactar los documentos del registro correspondiente pero demorándolos con fines perversos porque Diego Cantos de Andrada –el primer ladrón de nuestra historia- se presenta en Xauxa y hace el mismo denuncio ante el Alcalde de Minas. (No menciona el denuncio de Lima). El correspondiente registro dice: “Yo, don Diego Cantos de Andrada, capitán de S . M . I. Señor don Felipe Segundo, Rey de España, Castilla, Aragón, Cataluña, Navarra y Valencia, el Rosellón, el Franco-Condado, los Países Bajos, Sicilia, Cerdeña, Milán, Nápoles, Orán, Túnez, Portugal, Filipinas y de estos reinos del Perú, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y a nombre del muy Augusto Emperador de España y de estos Reinos del Perú, Señor Don Felipe Segundo y, en compañía y presencia de los señores, Don Rodrigo Cantos de Andrada, Corregidor del Tambo de Xauxa, Gómez de Caravantes, Alcalde del Tambo de Xauxa, Bartolomé Díaz (el mozo), Juan Mazuelas, Luis Díaz, Miguel Romero, Bartolomé Díaz (el viejo), Cipio Ferrara Pérez, Juan Vergara, Juan Díaz (Platero), Carlos de Oliva, Juan de Padilla, Juan de Tardajos, Alonso Montalván y, de los caciques indios, don Apo Manco Surichaqui, de Hatun Xauxa; Apo Manco Guacrapaucar, de Lurinhuancas; Apo Macho Alaya, de los Hananhuancas; Alonso Xaxa, de los Yauricochas, y de otros españoles y naturales que aquí en número de sesenta y cinco habemos, tanto señores de vasallos como vasallos de señores, posesiónome y estaco el cerro, nombrado por los naturales, Cerro de Yauricocha, sus lagunas, sus contornos y todas sus riquezas, haciendo la primera mina, por mí nombrada, “Descubridora” y haciendo las primeras casas, para habitar en servicio de Dios Nuestro Señor, y en provecho de su Augusta Majestad Imperial, señor Don Felipe Segundo, a los nueve días del mes de octubre del año del Señor, de mil quinientos sesenta y siete.-Rodrigo Cantos de Andrada, Gómez de Caravantes, Bartolomé Díaz, Juan Mazuelas, Luis Díaz, Miguel Romero, Bartolomé Díaz, Cipio Ferrara Pérez, Juan Vergara, Juan Díaz, Juan de Padilla, Alonso Montalván. No firman los demás por no saberlo hacer, pero lo registran con el signo de la Cruz.- Juan de García, escribano”. Los indios, en la muestra de más pura candidez y buena fe, reclamaron a los tribunales. No es necesario decirlo. El juicio entre naturales y españoles, lo ganaron éstos. La propiedad quedó registrada a nombre del impostor. El infame que practicó este latrocinio, fue Gómez de Caravantes de Mazuela y el documento que sanciona el sumario y perverso litigio, dice: “En la causa que entre partes mantuvieron, de la una, los caciques de indios, Manuel Chumbe y Pedro Chipán; y de la otra Diego Cantos de Andrada, fallamos: Que debemos amparar y amparamos al dicho Diego Cantos y sus consortes en la posesión de la mina que descubriera. Sobre este pleito y después, se den a dichos indios, dos minas, las que ellos escogieran y por esta misma sentencia, así lo pronunciamos y mandamos sin costas”. Esta es la primera lista de ladrones y estafadores que con el andar del tiempo se fue engrosando y no tiene cuándo acabar. Con un robo escandaloso comienza la vida de nuestra ciudad.

16.- Nuestra ciudad minera, a través de toda su historia, recibió varios nombres. Antes de la llegada de los españoles se la conocía como: “Cerro mineral de Bombón”. Los incas la conocieron como Yauricocha”. Con los españoles recibió el nombre de “San Esteban de Yauricocha” (1567). Cuando se ahogaron las minas de Potosí y las reemplazamos, se la denominó “Nuevo Potosí” (1626). Debido a su fabulosa producción de plata que supera todo lo imaginado, el rey de España le da el título de “Ciudad Real de Minas” en 1639. En ese instante había superado con creces a Potosí, Guanajuato, Real del Monte, Querétaro. Era la reina de las ciudades mineras de América. En 1771, el virrey Manuel Amat y Junient la funda oficialmente con el nombre de “Distinguida Villas del Cerro de Pasco” y le otorga un escudo nobiliario.

17.- En enero de 1571 se implanta el sistema de “amalgamación por circos” para el tratamiento de la plata en el Cerro de Pasco. Este procedimiento inventado en México por los mineros Corso de Leca, Corrosegar y Barba, se instauró en nuestra localidad y permitió el avance prodigioso de la minería.

18.- En marzo de 1601, por disposición del virrey Luis Velasco se otorga a Fernando Tello Contreras, gran parte del territorio de Pasco con las estancias de Pucunán, Alcacocha, Pacoyán, Rancas, Pariajirca, Yanacancha, Chacayán, Tushi y Yanamate.

19.- En enero de 1610 se desata una tormenta de nieve que duró once días seguidos, sepultando totalmente a la joven ciudad minera. El pueblo no tuvo qué comer, se alimentó de sus animales y de su maca almacenada, gracias al celo del franciscano Fray Buenaventura de Salinas y Córdova. Gracias a este franciscano pudo soportar el fenómeno. En mayo, en muestra de gratitud, construyeron las iglesias de Santa Rosa y Virgen del Rosario de Yanacancha, con sus correspondientes cementerios.

20.- En enero de 1620, se establecen la CAJAS REALES DE PASCO, organismo encargado de acopiar fondos para la corona española. Estuvo integrada por tres oficiales: Contador, Tesorero y factor. Poco después se suman las que funcionaban en Jauja. Hay que estudiar sus informes para poder deducir las enormes cantidades que el Cerro de Pasco aportó a la corona española por sobre otros centros mineros como Potosí y Guanajuato. Las Cajas Reales de Pasco funcionaron eficientemente hasta 1820 en que se jura la independencia del Cerro de Pasco.

21.- El domingo 15 de marzo de 1626, reventó la laguna de Caricari en Potosí, destruyendo la ciudad y sepultando a más de cuatro mil personas. Desaparecidas sus minas van a ser reemplazadas por las de San Esteban de Yauricocha que llegó a superar la producción potosina. La admiración bautiza a nuestra ciudad con el nombre de “Nuevo Potosí”.

22.-Con el avance de los trabajos mineros los españoles maltratan salvajemente a los naturales que servían en sus minas. El abuso es tan extremado que, fray Buenaventura de Salinas y Córdova redacta un Memorial denunciando ante el rey toda la gama de atropellos. Los dueños de minas comienzan entonces a atacarlo. La iglesia, incómoda por los denuncios de éstos, lo envía como Comisario General de la orden franciscana a Nueva España (México). El fin primordial era deshacerse de su presencia en las minas. Obediente viaja allá en donde se encuentra con el fraile jaujino, Jerónimo Lorenzo Limaylla, con el que entrega el MEMORIAL, INFORME, MANIFIESTO E HISTORIAS DEL NUEVO MUNDO – PERÚ, abogando clemencia para los naturales. Este es un valioso documento de protesta que mucho le costó redactar al fraile que injustamente ha sido olvidado. Fray Buenaventura de Salinas y Córdova, que tanto había luchado para conseguir piedad para los naturales que morían en los socavones, fallece en el convento de Cuernavaca el 09 de diciembre de 1653.

23.- Por las incalculables cantidades de dinero que se enviaba a España, en 1639, el rey le concede el título de CIUDAD REAL DE MINAS. Es decir la reina de ciudades con más importancia que Potosí, Guanajuato, Real del Monte, Oruro etc.

24.- En 1648, por un derrumbe, desaparecen las vetas de mercurio de Huancavelica, las que no se volverán a encontrar en todo el resto del siglo XVII. Para el trabajo de las minas cerreñas se traen, entonces, mercurio de Almadén (España), e Idria (Yugoeslavia). Junto con el mercurio llegan los primeros aventureros europeos.

25.- En 1669, se realiza el bombeo de mano de las minas inundadas de Yanacancha y Chaupimarca que continuamente causaban estragos. Sin ser revolucionario el sistema es utilizado por los bomberos. Sólo en 1816 las máquinas a vapor traídas de Inglaterra, reemplazarán a estas rudimentarias técnicas de desagüe.

Continuara…