Los japoneses en el Cerro de Pasco

Se ha cumplido el primer centenario de la inmigración japonesa al Perú, primera de su género en América Latina con los notables resultados que todos conocemos. La nave SAKURA MARU llegaba a nuestras costas –hace un siglo- transportando a los primeros 790 japoneses. De esta manera se cumplía el tratado que el 20 de marzo de 1895 suscribieran los representantes del Perú y Japón, José María Irigoyen y Sinichiro Kurino, respectivamente, confirmando un acuerdo preliminar de 1873. Pero hay un hecho relacionado con el imperio del Japón y nuestra ciudad, que queremos resaltar. En 1889 –diez años antes del acontecimiento- alentado por el representante consular en el Japón, Sr. Heeren, conocedor de la bonanza económica y la abundancia de minerales en nuestra ciudad, el señor Korekyo Takahashi decide realizar una fuerte inversión en unas minas de plata en el Cerro de Pasco, la primera que realizaba el Japón en Latinoamérica y a nivel mundial. No obstante la gran buena voluntad que puso el empresario visitante en el trabajo no pudo prosperar. Después de un año de fracaso tras fracaso, se vio obligado a dejar la ciudad minera.
Sigue leyendo “Los japoneses en el Cerro de Pasco”

UN TRÍO DE POLENDAS

El rotundo éxito que alcanzara aquel extraordinario trío argentino formado por Agustín Irusta, Roberto Fugazot y Lucio Demare, conducido por el extraordinario Pancho Canaro, llenó toda una época de la canción argentina en el mundo entero. Nuestra tierra –amantísima del tango- no podía estar excluida. Las películas en las que actuaron y, sobre todo, los discos de la afamada RCA Víctor, se encargaron de difundir la calidad vocal del trío y encender las preferencias provincianas, especialmente por los valses argentinos. Los discos que recibían las casas disqueras “volaban” en un santiamén. Irusta, Fugazot y Demare eran los preferidos en una larga época que comienza en la década del treinta y se amplía por muchos años más. En nuestra ciudad muchos jóvenes unieron sus voces a la usanza del trío argentino, pero no fue sino el formado por ese brillante e inquieto amante de la música, Ceferino Frías, más conocido por “Chivillo” Frías; el infatigable Pedro Soriano y el “tercer mosquetero” Abel Morla que conformaron el famosos trío FRI – SO – MOR que tuvo inolvidables presentaciones en las veladas literario musicales de aquellos tiempos. Hablo de las décadas del treinta y cuarenta. Los diarios de entonces son muy expresivos al respecto. De lejos fue el mejor trío que se había formado siguiendo los cánones marcados por el conjunto argentino. Por mucho tiempo fueron los invitados de honor en una larga época en la que la canción argentina había sentado sus reales en la ciudad cimera del Perú.
Sigue leyendo “UN TRÍO DE POLENDAS”

BUEYES TRANSPORTANDO PIEDRAS PARA LO MOLINOS

Buena cantidad de bueyes guiados por sus correspondientes jinetes y “hombres de a pie” en el transporte de las pesadas ruedas de molino de “Alaymosca” (piedra extremadamente dura para las moliendas de minerales) sacadas de las canteras de Racco con destino a Occoroyoc. Algunas de estas piedras todavía quedan en algunos lugares del trabajo minero. Un trabajo tan duro que tenía que ser cumplido por esa cantidad de hombres y bestias, durante la Colonia. Todo esto fue superado con la tecnificación traída por los norteamericanos