ABRIENDO CAMINO (5)


DECIMO CUARTO DÍA (8 de noviembre de 1925)

Aquel fue el tramo más difícil de todo el recorrido. A la madrugada, los hombres hambrientos pidieron a los habitantes de Huagra que les vendieron algunos alimentos. Lo único que les alcanzaron fue cancha y agua.

Como alejándose de una dolorosa pesadilla se apresuraron a reemprender la marcha.

Como el día anterior, las dificultades se hicieron más visibles; la abrupta peñolería de cortes, abismos y roquedales, presentaba una perspectiva difícil y fragosa; sin embargo, así famélicos como estaban, arrastraron con valentía la empresa del avance.
Continue reading “ABRIENDO CAMINO (5)”

ABRIENDO CAMINO (4)

Los triunfadores cerreños en pleno centro de Canta después de haber superado infinitas dificultades. En la foto están todos los héroes de la jornada acompañados por el gestor de la hazaña, don Santos Cuadrado y Pérez. Portando la enseña patria, en la parte alta donde siempre ha estado, el inmortal Gamaniel Blanco Murillo, maestro y mártir obrero.

SÉPTIMO DÍA (1 de noviembre de 1925)

Aquella mañana, un silencio religioso y casi sobrecogedor, se había apoderado de los aventureros. En la mente de cada uno de ellos bullía el recuerdo de seres queridos que habían muerto. Madres, abuelos, hermanos, amigos; imágenes y recuerdos, nublaron los ojos de los osados aventureros. Don Teobaldo conocedor del alma de nuestra gente se dirigió a los hombres que rodeaban la fogata que avivaba el desayuno y les dijo:
–Yo sé que este momento han recordado a los seres amados y sufren por no poder ir a dejar una oración y una flor en sus tumbas. La oración la diremos aquí; las flores con nuestras lágrimas y triunfo, se las llevaremos a nuestro retorno. Acompáñenme a rezar.
Continue reading “ABRIENDO CAMINO (4)”

ABRIENDO CAMINO (3)

La mañana de la partida, en compañía del propulsor y gestor de la hazaña don Santos Cuadrado y Pérez. Están Teobaldo Salinas. Manuel Oyarzabal, Juan Manuel Beloglio, Antonio Beloglio, Asunción Cornejo, Isidoro Delgado, y El mártir obrero, Gamaniel Blanco Murillo, héroes de una hazaña sin igual.

EL TERCER DÍA (28 de octubre de 1925)

La mañana del 28 de octubre despertaron de un reconfortante sueño reparador. Don Manuel consultó su reloj: Las seis en punto. Cuando quisieron abrir la abertura que señalaron como puerta, la encontraron trabada. El peso de la nieve que la cubría, impedía la apertura. Quisieron mirar por las rendijas, pero éstas estaban cubiertas de nieve. Tuvieron que empujar con todas sus fuerzas para vencer el obstáculo. Por el intersticio logrado se deslizó Asunción Cornejo, el más enjuto de todos y salió a explorar. Después de un buen rato retornó y trajo malas noticias. La nieve continuaba cayendo aunque con menor intensidad. Suponía que en media hora dejaría de caer. Se equivocó. Todavía a las ocho de la mañana cesó el pertinaz diluvio blanco. Después de desayunar frugalmente, Cornejo volvió a salir premunido de una pala y emprendió el retiro de la nieve con lo que levantaron la lona y, todos salieron.
Continue reading “ABRIENDO CAMINO (3)”

ABRIENDO CAMINO (2)

El heroico Ford T que condujo a los valientes cerreños. En la foto, el prefecto del departamento de Junín, don Manuel Pablo Villanueva. Con gorra blanca el conductor del vehículo Juan Manuel Beloglio. Nótese lo precario del vehículo sin cobertura de ninguna clase que pudiera guarecerlos de las inclemencias del tiempo. Así, con este carro, arrostraron la empresa que culminó con una hermosa realidad.

PRIMER DÍA (26 de octubre de 1925)

Ha amanecido en el Cerro de Pasco. El cielo brumoso –cielo de la época- le da una grisácea opacidad al ambiente. Desde las primeras horas, aventureros y familiares se han dado cita en la amplia casona de don Teobaldo Salinas, a las afueras de la ciudad de donde habrán de partir en unos instantes. El entusiasmo de los excursionistas es óptimo, sin embargo, una que otra mirada acongojada de los familiares pone la nota triste en la mañana. Como una muestra de comunión general todos han degustado el reconfortante desayuno que se ha servido. Del reloj de la torre del hospital se desgranan siete sonoras campanadas. Se coloca la pequeña bandera de la patria en uno de los soportes y los hombres, parten. Compañeros y amigos, acompañan a pie a los aventureros hasta dos kilómetros, camino de Colquijirca. En este lugar, emocionados se apean los tripulantes y se despiden de los suyos con cálidos abrazos y frases de esperanza. Hay más de una lágrima. Don Santos Cuadrado y Pérez se despide de cada uno de los valientes. En ese instante, la voz de don Teobaldo Salinas, estremece los campos:

– !Adelante…!

Y arranca el legendario vehículo a conquistar la gloria.
Continue reading “ABRIENDO CAMINO (2)”

ABRIENDO CAMINO (1)

Hace pocos días, los diarios de la república informaban: “El pasado martes 15 de febrero, en la sede del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, la comisión de Alto Nivel integrada por el Vice Ministro de Transportes y Comunicaciones Hjalmar Marangunich Rachumi, el alcalde de la provincia de Canta Samuel Ramón Ruffner, el alcalde de Carabayllo Rafael Álvarez Espinoza y el ex alcalde de Huayllay Luis Marcelo Callupe, sostuvieron importante reunión y realizaron la evaluación de los procesos para el asfaltado de la carretera Lima– Canta – Huayllay”. (…) “La proyectada vía Lima-Canta-Huayllay constituirá una alternativa a la Carretera Central, dinamizando la circulación y el comercio entre Lima y la región central del país afectada en tiempo de lluvias y fenómenos naturales. Por eso las plantearon priorizar la carretera Lima – Canta – Huayllay, que cuenta con una inversión de 205 millones de soles y un presupuesto aprobado de 155 millones”. La noticia nos alegra sobremanera. Por esta razón queremos -a partir de esta fecha- hacer conocer la odisea de cómo se proyectó y se trabajó –hace casi un siglo- esta carretera en inolvidable odisea de hombres esforzados que no debemos olvidar. Los pormenores de la hazaña, son los siguientes.

Parte del soledoso panorama de la ruta que une al Cerro de Pasco con Huayllay. Este era inicio del camino que seguían los convoyes de jinetes y carretas hacia la localidad de Canta, conocida como “Camino de la plata”. Esta era parte del itinerario de los jinetes que transportaban mulas de Tucumán hacia el Cerro de Pasco. Por aquí mismo iniciaron la heroica travesía que a continuación narramos.

El domingo 30 de octubre de 1932, se inauguraba el camino carretero que partiendo del Cerro de Pasco tramontaba la cordillera de la Viuda y, pasando por Canta, llegaba a Lima. La historia de su origen y culminación es ésta.

Los primeros días de enero de 1925, don Santos Cuadrado y Pérez, lanza la iniciativa de construir un camino para empalmar con el ramal de Canta a Lima que el gobierno estaba construyendo. La Municipalidad convoca a los hombres más representativos a una reunión de planificación. El Alcalde, el francés, Leopoldo Martin y sus regidores constituyen un comité encargado de ejecutar la obra. La comisión quedó integrada así: Don Santos Cuadrado y Pérez en calidad de Presidente y los señores Teobaldo Guzmán, Mateo Galjuf, Carlos Languasco, Ernesto Lercari, Aquiles Venegas, Esteban Quintana Guzmán, Cesáreo Villarán, Vicente Caballero Thompson, y Melecio Ponce, en calidad de vocales. El pueblo recibió con mucha simpatía esta designación y se dispuso a brindar su más amplio apoyo.
Continue reading “ABRIENDO CAMINO (1)”

LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA “COLUMNA PASCO”

En la heroica ciudad del Cerro de Pasco contamos con hermosos monumentos que son tributo de admiración y respeto al legado de generosos hombres y mujeres que contribuyeron en favor de su grandeza histórica. El más imponente es el que se yergue en San Juan Pampa, recordando a los 220 jóvenes cerreños que murieron heroicamente en la guerra con Chile: “La Columna Pasco”. Heroísmo puro, sólo comparable con los inmortales de las Termópilas. Allá, frente a los persas, murieron trescientos espartanos. Aquí, frente a los chilenos, cayeron los 220 cerreños que se inmolaron por el Perú. Allá hay una hermosa placa de bronce que proclama: “Caminante ve a Esparta y di a los espartanos, que aquí yacemos por obedecer sus leyes”. Acá, no es sólo una placa, sino un Colegio en el que se está formando una juventud extraordinaria que, estamos seguros, luchará por el bienestar de nuestra patria.

Este extraordinario monumento de activa vigencia nació el primero de abril de 1974, cuando el entonces Director de la Zona de Educación Nº 33 de Pasco, señor Julio Olivera León, firmaba la creación del Centro Fiscalizado de Educación Primaria y Básica Regular Nº 35756, de San Juan Pampa, Distrito de Yanacancha. “El egreso que origine esta creación estará a cargo de la Empresa CENTROMÍN PERÚ -ordenaba”.
Continue reading “LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA “COLUMNA PASCO””

EL AMOR LO PUEDE TODO

En la cuatricentenaria vida de nuestro pueblo hubo -lo señalamos muchísimas veces- heroicos hombres y mujeres que merecen el reverente recuerdo de sus vidas; pero también hubo una cáfila de traidores y acomodaticios personajes que aparentando ser servidores de la ciudad la traicionaron cuando vieron a su vera las tintineantes monedas de la prebenda. Todos nosotros conocemos a aquellos lobos disfrazados de corderos. En la época colonial –donde arrancan los acomodos- hubo un personaje muy especial del que hemos seguido el itinerario de su vida: Joseph Chavinpalpa.

Este personaje fue todo un caso. Tenía como todos los arribistas de su ralea, unos ojos enormemente vivaces que se iluminaban con un resplandor extraño cuando trataba algo confidencial; entonces, sus manos de dedos forrados de sortijas, se movían en ostentosos ademanes que desde lejos revelaban que lo animaba una extraña emoción.

De talla regular, musculatura pronunciada, favorecido con unos rasgos sugestivos, estaba consciente de su atractivo físico, especialmente entre las mujeres.

Extremadamente teatral en su vestir, siempre lucía elegante. No llevaba librea como debiera sino chaqueta ceñida y pantalones ajustados de cuero negro. Estaban abotonados cuidadosamente, desde la cintura hasta los extremos de las piernas, con incontables botones de plata que no habría tiempo de contarlos todos. Sus espuelas nazarenas de plata brillante tintineaban aparatosamente cuando caminaba. Lucía una solemnidad nunca vista en un campesino. Su guardarropa estaba repleta de infinidad de trajes, todos ellos pomposos; sus arreos de montar no le quedaban a la zaga. Agresivamente acomodaticio y trepador, no perdía oportunidad de alternar con sus superiores que, al comienzo, lo toleraban para más tarde brindarle su amistad con más franqueza. Su nombre era Joseph Chavinpalpa y, joven todavía, aprovechó la asonada campesina ocurrida en su tierra por aquello años. Se prestó de intérprete en el litigio entre los campesinos de Ninagaga y las autoridades correspondientes. Su actuación fue aceptada por ambas partes, especialmente por los españoles que encontraron en él a un aliado incondicional.
Continue reading “EL AMOR LO PUEDE TODO”