PAUCARTAMBO (LEYENDA)

Esto sucedió hace miles de años. La ubérrima quebrada de Paucartambo estaba convertida en una extensión mustia y agonizante por un castigo del dios sol. Hasta entonces había sido el lugar de tránsito y de pascana para los viajeros que se aventuraban a llegar a este límite de tierras conocidas como residencia de los salvajes indios infieles, los “Chunchos”. Ahora los árboles resecos, muertos en posiciones grotescas, lucían sus tallos deformes; las piedras emergiendo sobre una interminable extensión terrosa y estéril daban la impresión de un yermo gigantesco. Silencio absoluto donde ya no se escuchaban ni trinos, ni cantos de vistosas aves ayer numerosas. Las escasas aguas del río Negro convertidas en una barrosa sustancia parecida al petróleo reptaban entre las piedras y raíces tratando infructuosamente de humedecer la gleba cuarteada del páramo moribundo. Desde la cumbre del legendario mirador Capilla –límite entre Carhuamayo y Paucartambo- se podía apreciar un manto impenetrable de oscuridad envolviéndolo todo. Ni un rayo de sol podía filtrarse por aquella cortina asesina. El día y la noche eran una misma cosa en aquel lugar. La muerte se había apoltronado en esa extensión tétrica donde la luz y el calor de los rayos del sol estaban proscritos.

Así transcurrieron muchos, muchísimos años.
Continue reading “PAUCARTAMBO (LEYENDA)”

EL HOLOCAUSTO DE “MATAGENTE”


Aquel fatídico 28 de octubre de 1746, unas nubes gigantescas como siluetas de apocalípticos gigantes fueron reuniéndose hasta formar unas cerrazones de sombras siniestras que encapotaron completamente el cielo. La gente miraba asustada las nubes que se tornaban cada vez más oscuras con un fuerte olor a azufre que terminó por invadir todo el ámbito de la ciudad. Un negro presagio los envolvió a todos y, de pronto, como obedeciendo a una señal, los animales manifestaron una alarmante intranquilidad: los perros iban y venían, desesperados, como buscando escapar de un encierro terrible, la mayoría aullaba lastimeramente; otros se escaparon de las casas en las que vivían. Los mismo lo gatos. caballos, mulos y burros mostraban un extraño comportamiento escarbando, coceando, corcoveando, bufando y relinchando descontroladamente. Patos, gallinas y otras aves de corral, como presas de un pánico indescriptible alborotaban los corrales. Hasta los cuyes –otrora pacíficos y tranquilos- estornudaban extrañamente abandonando sus madrigueras; otros se erguían sobre sus patitas traseras y, como rogando, se empinaban alarmados. Nadie podía explicarse este extraño comportamiento animal. Es más. En linderos de Matadería y Algo huanusha, un insoportable olor a zorrillo hacía irrespirable el ambiente. Más de uno había visto y oído el canto de los tucos (Buhos nocheriegos), malignos animalillos mensajeros de mala suerte, además de la enorme proliferación de mal agüeros “accacllos”, cantores de la muerte. De pronto, siguiendo a un ronquido terrible, como si en el fondo de nuestro planeta se produjera una hecatombe espantosa, la tierra comenzó a temblar horrorosamente, como si estuviera encima de una gigantesca bestia robusta que sacudiera el polvo de sus lomos, sin poder mantenerse quieta por un instante. Los gritos desesperados de las gentes confundiéndose con el revuelo de los animales y el ladrido siniestro de canes aterrorizados, era una patética sinfonía de desfallecimiento extremo. Los sacudimientos eran tan escalofriantes que parecía que se quebraba, zarandeando con gran impulso las casas del pueblo en medio de un polvo asfixiante y ensordecedor. Muchísimas casas cayeron estrepitosamente cuando ya las gentes habían ganado las calles; muchos, de rodillas y empalmando sus manos, invocaban con desesperación que Dios calme sus iras. ¡Nunca había ocurrido algo parecido!. Bruscamente, una ráfaga de viento se abalanzó sobre la ciudad, golpeándola perpendicularmente como a través de una cabina de encierro. Ahora llovía y tronaba misteriosamente, como nunca. Las ventanas se rompían y la lluvia formaba un resistente muro de cristal. Las campanas de la iglesia de Santa Rosa repicaban desordenadamente movidas por la tormenta infernal.
Continue reading “EL HOLOCAUSTO DE “MATAGENTE””

LA PRINCESA DE ANTAPIRCA (CUENTO)

Los viejos de Antapirca cuentan que cuando corría el nublado mes de marzo de 1533, el capitán Hernando Pizarro, que andaba por estos lugares en persecución de Chalcuchimac -rebelde capitán de Atahualpa- arribó al tambo de Antapirca. No dejaba ningún lugar sin registrar en busca del proveedor del oro y la plata que satisfaría el pago del rescate real del inca prisionero. Por aquellos días, el pueblo guardaba con celo extremo a la más linda chica del lugar que estaba destinada a ser concubina del Inca y que por su singular belleza era llamada Acclla Cantu, adorno y orgullo de aquellos campos.
Continue reading “LA PRINCESA DE ANTAPIRCA (CUENTO)”

LA PALLAQUERA


Cuando se enteró que en las minas cerreñas podía ganarse buenas monedas, se apresuró a viajar para enrolarse en el contingente de obreros. Le habían dicho que trabajo era muy duro para una mujer pero no se acobardó. Era muy joven y la naturaleza le había dotado de dos cualidades extraordinarias: una fortaleza asombrosa y una belleza perturbadora. Su vigoroso cuerpo juvenil cubría con numerosas polleras de colores festivos; su corpiño, ciñendo su busto turbulento estaba a punto de reventar y, su cata de colores cubriéndole los hombros, la hacían parecer una reina. Rostro sonrosado y hermoso de piel fina y suave; cabellera profundamente negra de dos trenzas acicaladas con cintas de color rojo; labios carnosos guareciendo dientes perladamente nacarados y fuertes; ojos intensamente negros con un extraño fulgor que daba miedo mirarle. Los mineros que la vieron llegar se impresionaron de su belleza magistral pero, cuando la miraban a los ojos, quedaban extrañamente perturbados. No se explicaban por qué.
Continue reading “LA PALLAQUERA”

LA MONUMENTAL IGLESIA DE NINAGAGA

Iglesia Monumental de Ninagaga

Sin lugar a dudas, la iglesia de Ninagaga es la más pintoresca de nuestra zona. Esta erigida en una amplia explanada rodeada por los cerros de Ratarmachay, Pariagasha y Huanca Huanca. Se comenzó a construir en 1580 y se terminó en 1620. Muy cerca de allí discurren las aguas del riachuelo “Lavadero” que nace en la laguna Lulicocha y va a desembocar en el enorme lago de Chinchaycocha. La abundancia de piedras que hay en el lugar permitió una sólida cimentación que ha mantenido enhiesto el templo a pesar de los años. Ningún terremoto, tempestad, nevazones o tormentas, ni el dantesco incendio iniciado por un rayo sobre el techo de paja el 16 de diciembre de 1983, pudo mellarlo. De sus cenizas resucitó como Ave Fénix y allí está, incólume, desafiando a los tiempos. Por lo demás, en trabajo conjunto, los campesinos aportaron con la arcilla para el enlucimiento final; el techo de paja sólidamente tejido por los artesanos locales, usaron abundante “ichu” (pajas cerriles) traída de los parajes de Haycapuquio, Chagapampa, Potaga, Huanca, Huayhuay y Angomachay.
Continue reading “LA MONUMENTAL IGLESIA DE NINAGAGA”

EL INSTITUTO SUPERIOR PEDAGÓGICO “GAMANIEL BLANCO MURILLO”


La inquietud de dos profesores notables, a la sazón directivos de la Zonal de Educación N° 112-Pasco, Celso Ascanoa Colqui y Job Arzapalo Callupe, hizo nacer esta institución que, andando los años, ha ido ganando un sólido prestigio por la tesonera labor de sus directivos, profesores y alumnos. Los profesores, Ascanoa y Arzapalo, sensibles ante los problemas educativos del Cerro de Pasco, cayeron en la cuenta de que se hacía imperativo instituir un centro pedagógico que tuviera la misión de formar a docentes para el nivel primario. La mayor cantidad de profesores que ejercía esa misión eran intitulados. En esos momentos, nuestra Universidad, de la cual fueron excelentes alumnos, sólo formaba profesores de Segunda Enseñanza. Era, por lo tanto, urgente la instauración del centro para formar a los profesores necesarios. Fijándose esa meta se dedicaron a trabajar empeñosamente. El esfuerzo dio sus frutos. El 18 de marzo de 1981, mediante Resolución Ministerial N° 205-81-ED, del Ministerio de Educación Pública, se autoriza el funcionamiento de la Escuela Normal Mixta para cubrir la atención de cuarenta (40) alumnos para Educación Básica, es decir para Educación Primaria.
Continue reading “EL INSTITUTO SUPERIOR PEDAGÓGICO “GAMANIEL BLANCO MURILLO””

CORDIAL SALUDO FRATERNAL

He retornado después de un largo viaje por mi tierra para reencontrarme con su grandeza. Visité mi Alma Mater para darme un baño de hermosas evocaciones espirituales. Nuestra Universidad acaba de cumplir cincuenta años de vida. De ella han egresado brillantes hombres y mujeres que están sirviendo a nuestra patria en las diversas parcelas del conocimiento humano. Eso me emociona enormemente. Cuando comenzamos –hace medio siglo- éramos sesenta alumnos. Ahora son ocho mil. Se está cumpliendo cabalmente lo que un día soñamos. Ya no sólo exportamos metales valiosos para el mantenimiento económico de nuestra patria. Ahora exportamos talentos brillantes que engrandecen nuestra nación. Eso merece recordar a los hombres que hicieron nuestra Universidad. Muchos de ellos ya no están con nosotros. Después de cumplir su hermosa tarea, marcharon al más allá. Donde estén, les llegue nuestra gratitud estremecida: Luis Aguilar Cajahuamán, Raúl Canta Rojas, Nectalio Acosta Ricse, Joaquín Cotrina Valverde, Eduardo Mayuntupa Punto, Pascual Córdova, que ya son parte de la historia de nuestra Casa Superior de Estudios.

Estuve ausente para cumplir también con la tarea de terminar mi libro NIEVE ESCARLATA. Esta obra con interesantes revelaciones de nuestra historia, lo presentaré el domingo 29 de abril del 2012, a partir de las once de la mañana, en el Restaurante Campestre EL PASQUEÑO. Avenida Los Canarios, Manzana “N”, Lote 19; junto al paradero de taxis: “Campo Fe”, en Huachipa.

Les hago llegar mi fraternal invitación a este acto cultural, agradeciéndoles por la acogida que puedan brindarme. Gracias. Los espero.