HUARICAPCHA

Los agrestes linderos de la hacienda Paria se hallan enclavados en la vasta meseta de Bombón. Hasta en el día más hermoso se advierte algo de implacable en su cielo azul turquesa y en el profundo silencio de sus inmensidades. Cubiertos con un manto verde, salpicados de roquedales y puquiales, ribeteados por haces de indomable “ichu”, es el escenario donde unos hombres pastoreaban su ganado mientras otros se dedicaban a la minería y metalurgia de los que eran maestros consumados.

Cuentan que un día impreciso de año de 1630, el pastor Santiago Huaricapcha había salido a pastar sus ovejas muy de madrugada. El tiempo, soleado por la mañana, se tornó de pronto amenazador. En pocos minutos las cerrazones ensombrecieron el ambiente y pronto se desencadenó una horrible ventisca. Cuando los primeros copos comenzaron a caer, Huaricapcha los vio llegar complacido; a la mañana siguiente volvería a salir el sol, derretiría la nieve y la tierra sedienta absorbería la humedad con la cual se produciría más pasto para alimentar el ganado. Para guarecerse de la borrasca entró en la cueva con la esperanza de que la tormenta amainara. En vano. A medida que transcurrían las horas, el viento traía más y más nieve, como si surgiera de un monstruoso surtidor arriba de las nubes. La atronadora inclemencia de la tempestad, cada vez más creciente, le causaba la extraña impresión de hallarse aprisionado por una espesa cortina que le impedía el retorno a la casa hacienda. ¡Se había alejado tanto de ella y la espesura del manto níveo crecía más y más.

Pronto llegó la noche.
Continue reading “HUARICAPCHA”

ARPA HUAGANAN (Leyenda)

A un kilómetro del camino que lo une con el Cerro de Pasco, en una juntura de dos cadenas de cerros por cuya unión discurre el agua cristalina de un riachuelo, está el asiento minero de Chicrín. De este apacible paraje de un verdor intenso y permanentemente alimentado por un hilo de agua que corre paralelo al camino, se cuenta esta extraña historia:

Aseguran que en las noches serenas y estrelladas emerge un grupo de personas que conversa cosas ininteligibles en extraña lengua con el fondo musical de una arpa que ejecuta hermosos huainitos, mulizas, cachuas, chimaychas y tristes. La música es tan bella que invita a detenerse a los caminantes nocturnos; pero éstos, advertidos por la tradición de que es el diablo se vale de estos procedimientos para encantar a los cristianos, apresuran el paso y hacen como si no escuchasen nada. De hacerlo quedarían encantados.

Sin embargo, cuentan que algunos músicos del lugar, acuden a este sitio a escuchar las preciosas interpretaciones y, manteniéndose prudentemente alejados, aprenden de memoria las piezas para revelarlas más tarde, como si fueran fruto de su propia inspiración. Muchos aseguran que los más sentidos tristes cerreños han sido cogidos de este quejumbroso manantial al que se le conoce con el nombre de Arpa–Huaganan, es decir, el arpa que llora.

UNA ARRIESGADA AVENTURA JAPONESA

La importante grandeza argentífera del Cerro de Pasco había traspasado nuestras fronteras y se hablaba de ella con admiración y respeto. Propagada por una numerosa legión de ilustres visitantes que en sendas publicaciones circularon por todo el mundo, concitó el deseo de gobiernos y empresarios particulares a invertir en sus minas exitosas. A los capitales ingleses se sumaron los de otros países impulsando la venida de aguerridos trabajadores deseosos de hacer dinero. Es entonces que, Oscar Heeren, prestigioso ciudadano alemán, emparentado con notables familias peruanas, por mantener estrechos lazos de amistad con el gobierno nipón, fue nombrado Embajador Honorario del Perú en el Japón. Como este caballero fue uno de los primeros extranjeros que arriesgó su fortuna en nuestra ciudad, conjuntamente con ingleses, italianos y austrohúngaros, creemos necesario conocer algo de su biografía.
Continue reading “UNA ARRIESGADA AVENTURA JAPONESA”

NUESTRA VIEJA PELOTA DE FÚTBOL

Así era la mágica pelota de nuestros inicios deportivos. Cuando los ingleses llegaron al Cerro de Pasco (en 1865) para la construcción del primer ferrocarril de la sierra, traían con ellos el deporte que andando los años se convertiría en el más popular y querido en el mundo entero. En 1863, los estudiantes de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), definieron los primeros reglamentos de este deporte, separando el Rugby del Fútbol Soccer. En éste no se podía usar las manos como en el Rugby. Sólo el arquero podía hacerlo, pero limitado por un área de dieciocho yardas marcadas con cal. Salido de ella, se convertía en falta. Se convinieron las dimensiones del campo de juego, el tiempo a jugar, la dirigencia del arbitraje y otros puntos que casi nada han cambiado. Por eso se afirma –con razón- que los ingleses son los creadores del fútbol.
Continue reading “NUESTRA VIEJA PELOTA DE FÚTBOL”

LA MAÑANA QUE SE ABRIÓ LA TIERRA (1º de noviembre de 1947)

Los primeros en advertir los signos del inminente desastre fueron los perros. El barrio “Misti” fue acometido de inacabable concierto de ladridos y aullidos dramáticos. Nadie podía desentrañar lo que los perros trataban de decir. Alarmadas las gentes trataban de hacerlos callar sin lograr su objetivo.

Algunas familias emperifolladas partían de romería al cementerio. La mañana clara como pocas, propiciaba el peregrinaje. Otras, aguardarían a la tarde para llevar sus ofrendas. Era sábado primero de noviembre de 1947, día de “Todos los Santos”.

Ya los animales habían comenzado a gemir lastimeramente cuando un repentino fragor con espasmódicos estertores trepidantes comenzó a hacer temblar la tierra como alocada zaranda. Era las 10 y 05 de la mañana.
Continue reading “LA MAÑANA QUE SE ABRIÓ LA TIERRA (1º de noviembre de 1947)”