CARTA A MI AMIGO JUAN (01)

Mi querido y recordado Cesar:

Que agradable sorpresa esta mañana ver tu nombre en mi computadora y leer tus cálidas palabras. Me transporto inmediatamente a los años de nuestra niñez y juventud, recordando entre otros, lo nombres del profesor “Auricuy”; “Gato Galarza”; más tarde, en el “Carrión”, el doctor Vilchez Murga, el “Chino” Campoa, el Dr “Sancochao” el regente Ayzanoa, “Panza de agua” el “Mono Huaman”, el “Carnero” Mac Lenann. Trabuco, y las chicas….. etc. etc. Antes que nada quiero felicitarte por tu blog, donde has podido grabar la tradición e historia de nuestro querido terruño. Muy interesante! Te agradezco!. Sí, yo creo, como tú dices, que tenemos que encontrarnos para estrecharnos en un afectuoso abrazo fraternal, para recuperar más de medio siglo de ausencia. ¡Cómo pasan los años! Es increíble, yo no me convenzo todavía que llegué a los 72 años de vejentud.

Bueno mi querido amigo, es fabuloso darse cuenta  que cuando hay amistad las dimensiones del tiempo, espacio y distancia se desvanecen.  A pesar de todo seguimos siendo y sintiéndote amigo como cuando jugábamos en el 491.

Ya sabes que si tienes la oportunidad de venir a este país del norte, estoy acá para servirte en la Universidad de Masachussetts donde desde hace mucho tiempo soy Catedrático Principal a tiempo completo.

Gracias por hacerme saber de los antiguos amigos del Cerro

Abrazos y Hasta pronto

Juan

—–(Respuesta)————-

Dr. Juan Clímaco Rodríguez Munguía  Ed. D

Professor Emeritus

University of Massachusetts Lowell

Estimado Juan: Fue una alegría enorme el recibir tu nota a través de la maravilla del internet. A pesar de la formidable distancia que nos separa en el tiempo y en el espacio, volvimos a encontrarnos mediante la magia de este blog. Sesenta años en el tiempo y miles de kilómetros en el espacio fueron vencidos por nuestra vieja amistad. ¡Qué emoción!. Cuando partimos de nuestra tierra -cada uno a cumplir con su  destino- muchas cosas sucedieron en la lejana querencia que nos vio nacer. Prendido en nuestras retinas llevamos el recuerdo de los cálidos rincones donde transcurriera nuestra infancia. Jamás pensé que una negra realidad, más oscura que la más terrible pesadilla, la convertiría en un horrendo agujero donde se está sepultando su vida. Este horror sin nombre me ha compelido a escribir los avatares de nuestra tierra. Quiero que nuestros menores los conozcan en toda su dimensión. Si por alguna razón no hubieran podido leer mis libros, quiero llegar a ellos a través del internet y de la radio, como lo vengo haciendo desde hace sesenta años. Tus palabras, así como de los amigos que bien me quieren, son las más hermosas retribuciones por ello. Gracias. Sigue acompañándome. Yo seguiré difundiendo nuestras viejas historias. Con ese particular motivo –mi querido Juan- en estas páginas trataré de revivir algunos episodios de nuestra infancia para que los niños de hoy, la conozcan.

Bueno, te cuento que lo único que permanece en pie, es nuestra vetusta escuela de Patarcocha donde cursamos la primaria. ¿Recuerdas?. Qué grupo maravilloso de hermanos estuvimos allí. De ellos, todavía me reúno con Fena Livia, el más notable futbolista de nuestra tierra; con Héctor Martel, que mantiene vigente la maestría de su guitarra; “Peyo” O´Connor, un pintor extraordinario, sus cuadros están en Europa y Estados Unidos; continuamente le solicitan sus obras. “Cabezón” Malpartida, talentoso periodista cuyas notas se leen en diarios y se le escucha a través de Radio “Santa Rosa”. “Paja Chuco” Osorio, capitán de minas ahora retirado y cuya chapa se debe ¿Recuerdas? a que cuando las granizadas espantosas irrumpían en nuestra tierra matando “pitos” y “gacharrancas” -pajarillos indefensos- sus orejotas sufrían el ametrallamiento de los granizos. Para evitar el suplicio, su viejita le puso un sombrerito de paja asegurado en el mentón por un barbijo. El día que apareció en clase, todos a una, los chicos gritamos su chapa: ”¡¡¡Paja chuco!!! (Sombrero de paja). ¿Recuerdas?. Se quedó con el apodo, pero ahora, es un hombre muy serio. Su nombre y apellidos fueron reemplazados por su “chapa”. Los domingos nos encontramos en misa. Lo acompañan sus nietos. “Cucharita” Malpartida, es exitoso promotor de espectáculos; su nombre completo que su chapa lo reemplazaba es: Benjamín Pío Malpartida; tiene sus programas de difusión de música folklórica en dos radios limeñas. Es todo un éxito. La vez pasada llegó a Lima, Fausto Vásquez, “Achachallay” que, como sabes, es director de una Clínica en Nueva York. Su presencia nos convocó a una reunión donde hicimos grandes remembranzas. Fue un encuentro maravilloso. En esas conversaciones me he enterado que de vez en cuando tú vienes a Lima y, los pocos amigos con los que te reúnes, te llevan al “Marriott” o al “Sheraton” para una “cena de confraternidad”. Yo no tuve la suerte de participar de ellas. Cuando vengas nuevamente llámame y nos iremos a unos “huariques” muy  nuestros y gozaremos de los lindo.

Cuando Culminamos el sexto año, nuestros destinos se bifurcaron para volver a encontrarse en 1956 y terminar el quinto de media en el Carrión. De los compañeros de secundaria que mencionas en tu nota, ya no están con nosotros el “Chino” Campoa, “Trabuco” Travezaño,  ni Ángel Madrid Marrull. Los tres nos han dejado. El primero en Tarma, Ángel, en Venezuela y “Trabuco”, aquí en Lima. Se suicidó. No pudo soportar el diagnóstico del médico. Le informó que tenía un cáncer terminal y que sus días estaban contados. Aprovechó de una ventana abierta. Se arrojó desde el piso 13ª del Hospital Rebaglati. Del “Mono” Huamán, ni del resto de compañeros he vuelto a saber. ¿Dónde estarán?. En cuanto a nuestro regente “Panza de agua” Ayzanoa, también murió. ¿Recuerdas cuando presentamos “La Barca sin Pescador”, de Casona?. Allí se lució magistralmente. De aquellos actores, “Chop – Chop” es un prestigioso abogado; nuestro inolvidable maestro, Eugenio Pastrana Chamorro, reside en Huánuco, donde cumplió un rol muy importante en la cultura y el deporte de esa ciudad. Quienes alternamos con él en actividades deportivas, jamás lo olvidaremos. Ha sido y sigue siendo un verdadero maestro. Félix Ramírez ya vive en Chile, pero de vez en cuando nos da la sorpresa de su visita. Ahhh, en este mismo blog cuento un pasaje muy nuestro, en la “Rockola”, búscalo. Cuando llegué a estudiar el quinto, ya el “carnero” se había ido a otro lugar. El caso es que, “pendejerete” como era, llegó a ser diputado por Pasco pero, en todo ese lapso nunca habló nada por nuestra tierra. Bueno es uno de los centenares de mudos que han llegado al Parlamento. Bueno ¿De qué iba a hablar?. Nunca supo nada de nada.

No imaginaba que estuvieras leyendo el espacio que he dedicado a nuestra tierra, nuestro PUEBLO MÁRTIR. Te agradezco. Por este medio escribiré algunas notas de recuerdo. Hay muchas personas que me siguen; ojalá que para ellas sea un referente.

Para finalizar esta crónica, te hago llegar una vieja fotografía de nuestra promoción. La tarea para ti, es identificar a los amigos que están en ella.

En la fotografía tomada en nuestra Escuela de Patarcocha están los recordados maestros Martín D. Mendoza Tarazona (Director), Pedro Villar Arroyo, Jesús Sedano y Mamerto Galarza Mayor, rodeados de alumnos de la nuestra promoción 1950. Para que los ubiques, a manera de un rompecabezas, te menciono a algunos. Tú tendrás que identificarlos. Están Ricardo “Cua – Cua” Acquarone Bazán; Antonio “Rocoto” Lucich; Oscar Alvariño, Marcelino Romero, Jorge Solano, Bernardo Luna; el “cojito” Amaro; Mario Robles, “El tirifilo de Ayapoto”; Camilo Meza, Rafael “Muqui” Torres; Leoncio “Fleming” Fuster; hermanos Canta; “Limeño” Guerra que después de llegar nos contaba chistes de Quevedo; hasta ese momento, el “Gordo” Luna, sólo contaba historias de “Bertoldo, Bertoldino y Cacaseno”; Jhony Brown, que vivía frente a la municipalidad; hermanos Paredes; “Paja chuco” Osorio;  hermanos Bernuy, el gringo, Franck Slee, ¿Los ubicas?. Nosotros nos estábamos preparando en uno de los salones interiores para el partido por el título de la Escuela, con “Fena” Livia, “Acucho” Bustamante; “Cara e´palo” Quintana; el “viqueño” Humberto Bernuy, y el resto de la “Bordadora” por eso  no aparecemos en esta fotografía.

Chau hermano, un fuerte abrazo. Semanalmente te escribiré alguna nota para que refresques la memoria de nuestros pasados días.

César.

Anuncios

One thought on “CARTA A MI AMIGO JUAN (01)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s