SE NOS FUE EL “MOTE” GRIJALVA (Q.E.P.D)

EL MOTE EMILIO GRIJALVATodavía recuerdo la noche que lo conocí. Estaba bien acicalado para presentarse en el programa radial “Buscando Estrellas” de Radio Corporación. Sus ojitos juguetones enmarcados por cejas espesas resaltaban nítidamente en su rostro pálido (Por eso le llamaban “Mote”). Nervioso miraba para un lado y otro. Era el flamante cantante del trío “Los ídolos del pueblo”. Después de tanto buscar habían dado con  él. Era noviembre de 1956.

Adrián “Tuto” Picón, extraordinario guitarrista que había conseguido ensamblar un buen dúo instrumental con Juan “Charol” Gamonal, buscaba formar un conjunto parecido a los “Embajadores criollos” que triunfaba en Lima. Su problema era que no tenían una primera voz aguda y bien timbrada como la de Rómulo Varillas. Después de muchas pruebas con la mayoría de muchachos del Banfield y otros del barrio, terminó por decidirse por el “Mote”. Con él completaron el trío. Su triunfo en la extensa competencia de la radio, les deparó grandes éxitos posteriores. Se hicieron artistas exclusivos de la emisora por un dilatado tiempo en el que alcanzaron un acoplamiento especial. Ese fue el comienzo de su largo periplo por el éxito. Eran notables cantores criollos y todo el pueblo terminó por aplaudirlos como tales. Eran los artistas obligados en el Banfield Club, especialmente para las serenatas a los amigos y las regadas celebraciones amicales.

 

Después de un tiempo, “Tuto” Picón que había terminado su carrera de ingeniero de minas en nuestra universidad, fue contratado para trabajar en Cobriza. Allí cumplió un  año de labor cuando llegó la fecha de su onomástico. Aquel día, decidió asistir a su trabajo. Como es natural, su esposa trató de persuadirle de que no lo hiciera porque, por ese día, estaba dispensado de su asistencia a las labores. No hizo caso. Desayunó como siempre y subió a su carro Volkswagen para partir. En ese momento, tal vez porque los humos del alcohol, (Había recibido su onomástico en compañía de sus compañeros de trabajo), realizó una maniobra errática que hizo que el coche cayera de una altura de más de trescientos metros. Fue fatal. Quedó malherido. Cuando lo llevaron al hospital, todavía tenía signos vitales. Para evitar un severo daño cerebral, los médicos le aplicaron bolsas de hielo en la parte posterior del cerebro y lo pusieron a descansar. Cuando comenzó a roncar, su esposa, llamó al médico que ya no pudo hacer nada. Falleció ante la impotencia de la ciencia. Una pulmonía cruel se lo había llevado.

La noticia nos conmovió profundamente a todos. Las noches de su velorio en el Cerro de Pasco a donde lo habían regresado fueron de un dolor inconmensurable. En esa ocasión vi al “Mote”, más muerto que vivo. Jamás pudo recuperarse de la terrible experiencia. Al poco tiempo, casado ya, “Charol” se ausentó a vivir en Huancayo donde triunfó como guitarrista. Años después falleció de una embolia cerebral. El “Mote” que estaba muy apesadumbrado, quedó solo. Cumplió con sepultar a sus dos compañeros.

 

Así pasaron los años.

 

Tiempo después se unió a otro guitarrista extraordinario: Nolio Yabar. Con él decidió seguir cantando y para ser un trío, invitaron a Pedro Rodríguez. En recuerdo de sus colegas muertos, decidió que el nombre no muriera; volvió a darle vida a los “Los ídolos del pueblo”, pero esta vez para interpretar música popular del pueblo. A partir de entonces triunfan plenamente difundiendo nuestros aires vernaculares. Los numerosos discos que grabaron en prolongado lapso de años, los ha hecho inolvidables.

 

Al final, los otros dos compañeros del “Mote”, Nolio y Pedro, también partieron. Él quedó nuevamente solo.

 

Hace un mes, después de mil penurias, en medio de una soledad espantosa, él también falleció.

 

Hace muy poco tiempo, cuando visité el Cerro de Pasco, tuve la suerte de encontrarme con él, por última vez. “Hola, Shisha” –me dijo- “Nuestros amigos Tuto Picón y Charol Gamonal, han muerto” y me quedó mirando a la espera de mi reacción. En ese momento sentí que él había perdido la noción del tiempo. Lo noté muy desmejorado.

  • “Sí, hermano” le contesté. ¿No recuerdas que estuvimos presentes en sus sepelios?”

“Ahhh sí”, dijo. Inmediatamente fuimos a tomarnos un café y conversamos de muchas cosas.

 

La noticia de su fallecimiento me ha conmovido enormemente y, como a mí, a todos los cerreños que aquí en Lima lo recordamos con mucho cariño. Quiero por eso hacer llegar mi gratitud a todos los amigos que estuvieron con él y, cantando sus canciones, lo condujeron al cementerio. Yo, lamentablemente no pude estar presente. Y es oportuno agradecer a nuestro alcalde, el ingeniero Jhoni Ventura Rivadeneira, por haberle dado –en vida- el reconocimiento de nuestro pueblo por todo lo que hizo por difundir nuestra música querida. Estoy seguro que la  sensibilidad de nuestro alcalde, permitirá que a todos los artistas cerreños se les dé el apoyo necesario como en este momento lo requiere  COBRIZO – MINERO extraordinaria entidad que vela por nuestra grandeza cultural. Estos gestos merecen nuestra gratitud.

 

En este momento con mi emoción más sentida rindo mi fraternal homenaje a nuestro hermano que ha partido, difundiendo una canción muy expresiva creada y difundida por nuestro común amigo. Nico Papish.

“Mote”, hermano: Descansa en paz

 

Anuncios

3 thoughts on “SE NOS FUE EL “MOTE” GRIJALVA (Q.E.P.D)

  1. Estimado Cesar

    El Mote Grijalva hizo bailar, gozar hasta llorar a todos los cerrenos en los anos 70, junto a Nolio y Rodriguez…… Mi familia y mi padre tenemos los albums de toda la musica de Los Idolos del Pueblo y escuchamos en nuestras reuniones familiares y fiestas…. asimismo se le escuchar bastante en Estados Unidos en las casas de los paisanos cerrenos que habitan por esos lares……”” Cuando me vaya, cuando me ausente….tendras presente de no llorar.,….QEPD Sr. Grijalva…….

    Saludos Edgardo Leiva Rodriguez

  2. Yo tendría mas o menos ocho años. recuerdo cuando mi tía Nelly Lavado Mtos, llegaba de Lima al Cerro de Pasco, Los Ídolos del Pueblo le daban serenata, sería el año de 1959. Gran cantante, gran trío, era muy amigo de mi hermano Carlos el popular Pipi. Q.E.P.D.

    1. Estimado amigo Vidal Collazos:
      Los ídolos del pueblo han dejado enormes recuerdos en todos los cerreños. Lástima que sus integrantes nos hayan dejado en su totalidad, sólo sus discos alimentan nuestros recuerdos.
      Te pido que me envíes algunas fotografías de tu hermano Hugo o de Gilberto, mis amigos; viéndolas, todos los recordaremos. Ha, saludos a Pipilí. Tú recibe mi afecto.
      César

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s