El viejo problema del agua potable en el Cerro de Pasco (Tercera parte)

El documento que vimos anteriormente, fue olvidado en algún lugar, como ocurrieran  muchas otras veces. Entonces los telegramas menudearon hasta que, cumplido el año, la Municipalidad se vio en la imperiosa  necesidad de dirigir un oficio a los representantes del Parlamento el oficio siguiente:

Cerro de Pasco, primero de octubre de 1913.

Honorable Señor Representante:

                              En octubre el año próximo pasado, el Honorable Concejo de mi Presidencia, con acuerdo unánime del personal que lo compone, elevó a la consideración del Supremo Gobierno, el Memorial que registra en el periódico adjunto, pidiendo que a mérito de las inconclusas razones expuestas en ese documento, se dignará proponer al Soberano Congreso la expedición de una ley que por una sola vez vote en el Presupuesto General de la República, la suma de 10 mil libras de oro sellado para la dotación de agua potable para esta ciudad, y a fin de satisfacer, de esta manera, una de las necesidades más imperiosamente sentidas por todos y cada uno de los moradores del Cerro de Pasco; siéndome grato comunicar a U.S. que el Concejo, en sesión de 19 de agosto último, ha resuelto molestar su benévola atención, así como la de los representantes, señores, Balta, Larrañaga y Otero, suplicándoles se sirva contemplar las causas que motivaron aquel memorial explicativo de la situación de anormalidad y angustiosa expectativa que esta población atraviesa, por el agotamiento del agua que consume, y poniéndose de acuerdo con el Ejecutivo, se dignen formular un proyecto de Ley que autorice la inversión de la indicada cantidad de diez mil liras de oro selladas, para los planos, estudios,  materiales y ejecución de tan importante y trascendental obra.

            Dado en todo su valor el talento parlamentario que los distingue, la buena disposición que anima a U.S.H. por cuanto se relaciona con los intereses públicos, y muy particularmente, con los de la provincia de su digna representación ante el Congreso Nacional, seguros estamos de que U.S.H. hará suya esta causa, patrocinándol ante su respectiva Cámara, procurando se conviertan en realidad las justas esperanzas del pueblo cerreño, que por primera y única vez presenta a los poderes del Estado, petición de la naturaleza que indico la que a ser atendida, comprometería su más vivo y eterno reconocimiento.

                         Dios guarde a Ud.                                            

Carlos Languasco.

ALCALDE

 

Esta vez, el Oficio fue respondido el 7 de octubre de 1913, como sigue:

H.S.A:

             En contestación al atento oficio  que nos ha remitido, me es grato manifestarle que ya me he puesto de acuerdo con los señores Balta y Mujica para presentar el respectivo proyecto de Ley para la dotación de agua potable para la ciudad.

            En el curso de la semana, después de acordar con el Gobierno algunos puntos, me será grato presentarlo.

            Con sentimiento de mi consideración especial soy de U.S su Atto y S.S. Pedro Larrañaga.

Como podrá suponerse, la comunidad toda respiró esperanzada cuando el 21 de octubre, se recibió otro oficio más concreto con el texto siguiente;

Honorable Señor Alcalde:

                                       Tengo el agrado de acusar recibo de su oficio No 532, acompañado de un número del semanario LOS ANDES  #142 de 26 setiembre próximo pasado en el que reproduce el Memorial presentado por ese Honorable Concejo Provincial ante el Supremo Gobierno, en atención a la cual me es honroso comunicar a U.S. que en compañía de los señores Diputados Pedro Larrañaga y José Balta, hemos presentado al Congreso, con fecha 16 del presente, el proyecto de ley cuya copia le adjunto.

            Estimando su valor y por lo trascendental que es dicha obra, con respecto a la salud e higiene de los habitantes de esa localidad, no omitiré esfuerzo alguno en que dicho proyecto sea aprobado por las dos Cámaras de la representación nacional.(Manuel Mujica Carassa).

EL CONGRESO ETC. ETC. ETC.

CONSIDERANDO:

                     Que el agua empleada por los habitantes del Cerro de Pasco para sus usos domésticos, es una causa indudable de su elevada mortalidad y morbilidad.

            Que el Municipio de dicha ciudad carece de los recursos necesarios para dotarla de elementos tan indispensables en cantidad suficiente y de aceptable pureza.

            Ha dado la Ley siguiente:

            1.- El Ejecutivo dispondrá lo necesario para que se hagan los presupuestos para las obras de agua potable y desagüe de la ciudad del Cerro de Pasco;

            2.- Una vez terminados los estudios se pedirán propuestas para su ejecución;

            3.- La provisión de bombas se hará emitiendo el gobierno un  empréstito para la suma que sea necesaria, en la forma de bonos a la par que pagarán tanto por ciento de intereses y tendrá uno por ciento de amortización acumulativa.                    

            Lima 16 de octubre de 1913.

  1. Balta….Pedro Larrañaga…………Miguel Mujica Carassa.

El Presidente don Guillermo Billinghurst, firma en diciembre la ley # 1737 incluyendo dos anualidades de partidas en el Presupuesto de la República para la provisión de agua potable con cañerías de fierro para las ciudades del Cerro de Pasco, Tarma, Jauja, Huancayo (nuevamente) Yauli y Concepción.

Al final, no se le dio al Cerro de Pasco lo que pedía. Sólo se votó 500 libras de oro, es decir una vigésima parte de lo solicitado prorrateándola con las otras ciudades beneficiadas con nuestro pedido. Como si fuera poco, un golpe de estado archiva todo lo que se venía preparando y no recibimos nada más. Esta es una clara muestra de cómo trataron a nuestra ciudad cada vez que requeríamos al Gobierno en lo que por justicia nos correspondía.

Con lo poco que se obtuvo se compró tuberías, grifos y demás elementos del caso de la firma WAGNER Y CIA de Lima por el importe de las 550 libras peruanas. Felizmente, la compañía norteamericana cedió el agua de Yanamate en forma gratuita.

A partir de entonces y casi por la mitad del presente siglo, además de la laguna de “tomar” de Patarcocha, la Municipalidad dispuso la colocación de trece pilones en donde las vecinas recibían el agua potable. Estos pilones estaban colocados en sitios estratégicos y equidistantes de la población. El líquido de estos pilones eran absorbidos por bombas de un manantial existente en el subsuelo hasta un tanque de fierro ubicado en Santa Rosa que tenía una capacidad de 958 mil litros del que se repartían por una tubería de tres pulgadas de diámetro. Contadísimas eran las casas que se  habían hecho instalar particularmente el servicio de agua administrado por el Municipio. Fue el Alcalde del Ricardo M. Alania el que impulsó, con fondos del subsidio que hemos mencionado, la colocación de estos pilones. La obra fue dirigida por el inspector Municipal don Félix Lewandowsky contando con la asesoría del técnico, Robert Hart.

Pareja de danzantes del tradicional “Cortamonte” en un derroche de elegancia y alegría. Esta costumbre nos trajeron las “Huanquitas aguadoras". Nosotros la hemos hecho nuestra por la identificación fraternal que tenemos con  Jauja desde tiempos aurorales.
Pareja de danzantes del tradicional “Cortamonte” en un derroche de elegancia y alegría. Esta costumbre nos trajeron las “Huanquitas aguadoras”. Nosotros la hemos hecho nuestra por la identificación fraternal que tenemos con Jauja desde tiempos aurorales.
Anuncios

2 thoughts on “El viejo problema del agua potable en el Cerro de Pasco (Tercera parte)

  1. Los hechos, historias, brillantemente narradas nos remontan, como cuando los abuelos nos contaban dependiendo de tal o cual tema, sus alegrías, sus penas, sus cóleras, sobre todo su alma rebelde, que cada cerreño guarda y está dormido por ahora.
    Yana Mate . Ya no es mas una laguna. “Sus dueños” terminaron convirtiéndolo en veneno. Todo lo que tocan los “propietarios” de las minas lo convierten en maldición. Quedan aún dos manantiales Puca Yacu y Huarmi Puquio. No dejemos mas que las mineras sigan haciendo de las suyas, o mas pronto, la ciudad quedará desierto, con su tremendo krater . ¡No mas! que la defectuosa e interesada legislación minera permita el uso y abuso. Que la población sufra del elemento liquido.

    1. Aurelio Milla Trujillo:
      Los pueblos, en la actualidad, ya se han percatado de lo nefesta que es la minería. Que visiten nuestra tierra para que vean los resultados del abuso empresarial de tantos plutócratas.
      Los “progresistas” nos acusan de retrógrados porque jamás han visto desaparacer sus manantiales, ríos o lagunas para conseguir ingentes cantidades de dinero. A ellos jamás les importó esa hermosa querencia que nos dejaron nuestros mayores. No tienen sentimiento ni nada. Mis saludos para tí. Chau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s