ESTAMPAS CERREÑAS (Tiempo de cosecha)

tiempo de cosechaFotografía de fines del siglo XIX en la que se ve numerosas llamas en la Plazuela del León (En una pared se destacaba, pintado al óleo, un enorme león que servía de publicidad a la peluquería de Benigno Ponce de León. Estuvo allí hasta 1910). Era tiempo de cosecha en las “quebradas” aledañas cuando los campesinos traían sus productos a mercar en la ciudad. Invadían calles y plazas con el peculiar ruido de sus cencerros y el silbo de sus arrieros. Era todo un espectáculo anual. Nótese al fondo, derecha, la Torre del Hospital Carrión, al centro, el almacén del español Vicente Ruiz: “Las Culebras”. Inaugurado en 1850, fue agente principal de Matías López, en Madrid; Molina Hermanos, en Jerez; de Antonio Monerris, en Jijona, como rezaba en su publicidad. Luego pasó a propiedad de Gallo Hermanos, también españoles, y, finalmente al italiano, Alessio Sibille. Recibió este nombre porque en lugar preferente del negocio, se lucían unos enormes frascos de cristal con unas culebras dentro, remojadas en aguardiente. Se asegura que los campesinos llegaban a “cortar” la mañana bebiendo sendos tragos para entrar en calor y prevenir las enfermedades de la zona. “Las Culebras” dio nombre a la plazoleta de donde nacía la calle Grau. En su perímetro estaban ubicados, durante el siglo XIX, los comercios de Gallo Hermanos, Nicolás Grbich, Laureano Landaveri, Nicolás Koyacovich, Tomás Pinazzi, Mateo Franciscovich, Pedro Caballero y Lira, Humberto Morosini, Testamentería de Francisco Martinench, Benigno Ponce de León, Simón Zec, Enrique Ravelli, Lorenzo Zec, Nicolás Zurcí, Antonio Saltarich, Zlósilo Hermanos, Miguel Gallo Diez, Emilio Antognazza, Joaquín Barreda y Ángel Proaño. A la izquierda, el famoso Hotel Universo del español Juan Masferrer, donde se jugaron grandes fortunas y hubo un asesinato por cuestiones de juego. En este lugar se va a inaugurar el Banco Italiano que se convierte después en Banco de Crédito. A su vera se inicia la calle Dos de Mayo con el café bar “El Trocadero” del italiano Guiseppe Cortelezzi.

Aquí se realizaban, desde mediado del siglo pasado, las famosas retretas de bandas de música de la ciudad; la de la Beneficencia Española integrada por residentes hispanos luciéndose con pasodobles toreros, jotas aragonesas, soleares, seguidillas y las más inolvidables piezas de zarzuela que los chapetones cantaban a voz en cuello; la austriaca con marciales marchas militares, valses vieneses, cuadrillas, polkas y selectos trozos de  ópera y operetas; la de la Cosmopolita con marchas peruanas, rancheras mejicanas, pasillos, mazurcas, habaneras y marineras alegres y picaronas; la de la Policía  con hermosas mulizas cerreñas, sentidos yaravíes, tristes emotivos y los infaltables huaynos, cachuas y chimaychas. Andando el tiempo, en esta estrecha plazuela se erige el monumento a Daniel Alcides Carrión, por lo que las retretas pasan a realizarse en Chaupimarca, donde a decir verdad, ya con reducida participación musical. La instauración de la compañía norteamericana, verdadero monopolio minero, termina con la romántica época cultural de nuestro pueblo. Es más, el “Tajo Abierto” ha echado por los suelos éste y otros rincones de una ciudad heroica.

Anuncios

One thought on “ESTAMPAS CERREÑAS (Tiempo de cosecha)

  1. Infinitas Gracias Maestro por mantener viva nuestra historia, que nuestro Dios lo colme siempre con buena salud. Muchisimas gracias.
    Cesar Pedro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s