EL ILLA

(Ilustración del maestro Dionisio Torres)
(Ilustración del maestro Dionisio Torres)

El misterioso legajo que contiene la descripción de encantamientos, hechizos y sucesos extra normales, es y ha sido desde siempre, guardado con  especial recogimiento por los viejos curacas lugareños. Dentro del envoltorio mágico del Garashipo (Antiguo códice lugareño) el lugar preferente está ocupado por el mágico poder del Illa. De él dicen sus custodios:

“En la brumosa hora que fluctúa entre la culminación de la noche  y mágico instante del amanecer, aparece el illa. Los manantiales constituyen su escenario preferido. Los animales le ven claramente –los únicos que están facultados para ello- por eso el mugido de una vaca o el balido de una oveja, anuncian que está llegando”

“Es en ese momento propicio –dice le tradición– uno debe ir silenciosa y respetuosamente llevando un poco de sal en la mano izquierda para arrojarla  sobre el manantial en el momento oportuno. En ese brevísimo instante, quieras o no, tú sentirás una fuerza de poder milagroso que, entrando por tu cabeza, se apodera de todo tu cuerpo, de tu “Yachag” o poder interior. Es el Illa”. -Afirma el “Garashipo”, código ancestral que contiene la sabiduría de nuestra raza-. Continúa con su explicación y remata: “Es la energía mágica que nos llega del cosmos para aumentar nuestra capacidad.  Irrumpe en nuestra vida desde la oscuridad de la noche para ser la luz del día astral que nos iluminará  poderosamente. Es el momento del nacimiento en que se sale de la paccarina o fuente matriz  hacia la luz. Eso lo saben los viejos aunque no lo digan. Son madrugadores porque saben que el Illa llega con el Punchao, primeros rayos de sol que irrumpen en el momento que la noche deja su espacio al   día. Esta es la razón porque nuestros viejos, para poder recibirlo, se levantan antes que el Punchao haga su aparición. Esa energía cósmica ayuda a reflexionar y captar mejor las enseñanzas del mundo. Por eso es que nuestros antepasados lo veneraron y ahora son los viejos los que guardan este culto”.

“Se recomienda -como hace milenios- que hay que esperar los primeros  rayos con la mirada dirigida a las montañas donde emerge el sol. Cuando hace su aparición, se debe inclinar la cabeza, reverente. Por la parte superior del cráneo entrará una ráfaga de luminiscencia inigualable mediante la cual se obtendrá el conocimiento que es la iluminación, el saber. Es el Illa. Este es un ritual espiritual que nos enseña la humildad y el respeto a la vez”.

“Ese instante es sagrado. Al comienzo de la jornada, como una luz resplandeciente colmada de magníficos colores, alegrará  nuestro espíritu en la mejor de las formas. Nuestras ideas serán más claras, nuestros proyectos más fáciles de realizar y nuestro entusiasmo se hará abrumador. Por eso el hecho de entrar en  meditación es conocido con el nombre de, Illay, en quechua. En todo caso, el Illa debe sentir que tú lo estás recibiendo con afecto para que sea tu compañía y no tu prisionero”.

“La fuerza del Illay tiene tal magnitud, que todo lo que hagas estará coronado por el éxito. La ganadería se hará próspera y las enfermedades jamás visitaran a tus  animales. Esos colosales poderes lograrán que tus animales estén protegidos por fuerzas vigorosas y desconocidas. Los ladrones jamás podrán arrebatarte tus pertenencias. Habrá mucha felicidad en tu casa.  El Illa ha levantado una mágica coraza indestructible que hay que saber mantener con las buenas acciones diarias”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s