Nuestra Benemérita Compañía de Bomberos (Segunda parte)

Histórica fotografía en la que se ve al pueblo en pleno enmarcando la plaza Chaupimarca. En primer término, los miembros de la Corte Superior de Justicia, al lado, la oficialidad del Cuerpo de Bomberos. En segundo término, las Autoridades en general y, atrás, la tropa de Bomberos voluntarios de la Cosmopolita Nº 1 del Cerro de Pasco. Era el 2 de abril de 1902.
Histórica fotografía en la que se ve al pueblo en pleno enmarcando la plaza Chaupimarca. En primer término, los miembros de la Corte Superior de Justicia, al lado, la oficialidad del Cuerpo de Bomberos. En segundo término, las Autoridades en general y, atrás, la tropa de Bomberos voluntarios de la Cosmopolita Nº 1 del Cerro de Pasco. Era el 2 de abril de 1902.

Todo lo que quedaba del año 1901 lo dedicaron a la adecuación del cuartel, programación de actividades y otros puntos pertinentes. Se abrió la inscripción de voluntarios que a partir de entonces recibió a los más notables personajes del pueblo que, de acuerdo a su profesión, ofrecieron su más amplio apoyo. Ser bombero de la cosmopolita le daba un valor agregado a la persona. Era un honor.  Los más prominente personajes del Cerro de Pasco fueron bomberos. A ellos nuestra gratitud y homenaje.

A partir de enero de 1902, la actuación de la flamante compañía no sólo fue providencial sino altamente efectiva. La celeridad era su lema inicial; es por eso que a iniciativa del  comandante activo, el santanderino Nicasio Gallo, se colocaron escudos rojos con una S blanca a las puertas de las casas de los bomberos para ser avisados de inmediato por los vecinos, caso de incendios.

El 2 de abril de 1902, en ceremonia especial, estrenan sus uniformes consistentes en pantalones blancos, casacas rojas con dos hileras verticales de botones dorados, una S metálica dorada sobre el pecho, borceguí de cuero negro, quepís rojo con franja dorada y cinturón y fornituras de cuero negro.

En el TE DEUM de Fiestas Patrias se bendijo solemnemente el Estandarte de la Compañía, apadrinado por el Cónsul inglés Henry Stone y la Señorita María Beatriz Negrete. También el carro de escalas apadrinado por don Nicolás Birimisa y la señora Tarcila Chávez Rey de Vattuone. Inmediata­mente después pasan a la calle Libertad a inaugurar el local que había sido especialmente acondicionado y venía prestando servicios ya desde el 28 de junio. Los padrinos fueron el señor Ignacio Alania y la señorita Julia María Azalia. En esta misma fecha acaece un luctuoso suceso. Mientras las autoridades y el público se hallaban en la ceremonia de bendición; a las diez de la

mañana y en completo estado de ebriedad, Manuel Palacios trepa sobre las flamantes escaleras dejadas por los bomberos en la Plaza del León; al ejecutar unas piruetas cae aparatosamente, falleciendo en el acto.

Bomberos pasco 2
El domingo 13 de mayo de 1945, se inauguraba el obelisco en homenaje al bombero. Tiene 12 pies de alto y se eleva sobre varias escalinatas circundado de cables de acero y decorado con dos placas. En la primera, ubicada en la parte alta de una de las caras con un casco entre dos hachas, ostenta la fecha “13 de mayo de 1945″. Al pie de ésta hay otra en la que dice:” A los Bomberos caídos” y en el frente de la primera grada, otra placa en la que reza:”La Compañía de Bomberos Salvadora Cosmopolita Nº 1″. El terreno fue cedido en forma gratuita por la Beneficencia Pública merced a las gestiones del Inspector de Cementerios señor Gerardo Patiño López -capitán vitalicio de la Institución- y a un costo de 945 soles, a cargo del albañil Jacinto Agüero,

El domingo 13 de mayo de 1945, se inauguraba el obelisco en homenaje al bombero. Tiene  12 pies de alto y se eleva sobre varias escalinatas circundado de cables de acero y decorado con dos placas. En la primera, ubicada en la parte alta de una de las caras con un casco entre dos hachas, ostenta la fecha “13 de mayo de 1945″. Al pie de ésta hay otra en la que dice:” A los Bomberos caídos” y en el frente de la primera grada, otra placa en la que reza:”La Compañía de Bomberos Salvadora Cosmopolita Nº 1″. El terreno fue cedido en forma gratuita por la Beneficencia Pública merced a las gestiones del Inspector de Cementerios señor Gerardo Patiño López -capitán vitalicio de la Institución- y a un costo de 945 soles, a cargo del albañil Jacinto Agüero,

Esta humanitaria institución, desde sus albores tuvo un bastión grande en su férrea disciplina, organización y constante preparación físico-técnica. Dominicalmente en forma pública, efectuaban sus maniobras ejercitándose en  manejar sus materiales. Escaleras, ganchos, hachas, mangueras. Siempre estuvieron listos para la lucha. En su haber se registra la asistencia de incendios y demás desgracias en toda su zona de influencia: Ambo, San Rafael, hasta Huánuco; Carhuamayo, Junín, Uco, Huayre, hasta la Oroya.

No sólo en las tareas de su competencia tuvo descollante actuación la Cosmopolita. En el plano social y cultural también destacó con brillo y eficacia. De allí señalamos, por ejemplo, sus tradicionales fiestas a las que, lo mejor de nuestro pueblo asistía. No era para menos, en sus filas se inscribieron mucho de los más notables hombres de Pasco.

Las veladas y conciertos musicales, teatrales y tertulia eran proverbiales y muy bien acogidas por la comunidad.

Asimismo es digno de recordación el desempeño de la banda de Músicos que en un comienzo había sido una organización aparte pero teniendo como sus directivos a los mismos de la Salvadora, denominándose FILARMONICA COSMOPOLITA como la otra, decidieron a agruparla en fusión con los bomberos. Esta banda de música, a partir de 1904 estuvo dirigida por el pintoresco  Pedro Ángel Cordero y Velarde, cuando todavía estaba cuerdo. Aún no era el orate que deambulaba por las céntricas calles de Lima con su estrafalaria indumentaria, fun­giendo de Presidente de la República y pronunciando maratónicos discursos disparatados que eran seguidos por las risas de los circunstan­tes. A propósito, un 18 de diciembre -por rara coincidencia- falleció en Lima.

Lo que son las cosas. Esta banda de músicos que los sábados de principios de siglo, alternaba con la banda austriaca, con la de la  Beneficencia Española, con la del Cuartel de Policía, tuvo un desempeño brillante y emotivo, ya que en estos torneos musicales “sacaban la cara” por el Cerro de Pasco; porque mientras la Slava bajo la batuta de Marcos Bach se lucía con los compases de valses vieneses, pasajes de Opera y Opereta, y la de la Beneficencia Española con pasodobles toreros, jotas aragonesas, bulerías y seguirías y demás música de la Madre Patria, y de la Policía con marchas, rancheras, tristes, pasillos, mazurcas y cuadrillas; la banda de la Cosmopolita ponía al tope los corazones con sentidas mulizas, hermosos yaravíes, tristes emotivos, rematados con alegres cachuas. Nuestro huaino nunca faltaba.

Bomberos pasco 3No queremos finalizar esta corta semblanza sin dejar de mencionar al héroe César Zamudio Véliz, heroico bombero cerreño herido mortalmente en el incendio que destruyó el mercado central el 21 de marzo de 1940. Conducido al Hospital y ante la impotencia de nuestros médicos es conducido a Lima en donde luego de cruentos y agobiantes dolores, fallece después de tres años de agonía. Fue enterrado por los bomberos de Lima en el Presbítero Maestro de Lima. Tampoco debemos olvidar al héroe, Franklin Lincoln García Laurente que falleció tras largos años de dolor, el 12 de agosto del 2012. Ambos han sido reconocidos oficialmente.

No podemos dejar de mencionar tampoco la destacada actuación de Domingo Sotil como Comandante en el período 1906 -1911, ni la de don Félix Lewandovsky entre1944 y 1951, ciudadano berlinés que adquirió un terreno de mil metros cuadrados para el nuevo local, una costosa Motobomba LA TOUR, la primera importada al Perú, la refacción completa del antiguo de la calle Libertad y la edificación del Hermoso Obelisco en memoria de los bomberos caídos en el Cementerio General. A propósito de este último acontecimiento, es necesario recordar que el domingo 13 de mayo de 1945, en un terreno cedido en forma gratuita por la Beneficencia Pública merced a las gestiones del Inspector de Cementerios señor Gerardo Patiño López  -capitán vitalicio de la Institución- y a un costo de 945 soles, el albañil Jacinto Agüero, erigió el obelisco de homenaje al bombero, construido en cemento armado, entre dos cuarteles de nichos de 12 pies de alto elevándose sobre varias escalinatas circundado de cables de acero y decorado con dos placas, la primera, ubicado en la parte alta de una de las caras con un casco entre dos hachas, ostenta la fecha “13 de mayo de 1945″. Al pie de ésta hay otra en la que dice: ” A los Bomberos caídos” y en el frente de la primera grada, otra placa en la que reza:”La Compañía de Bomberos Salvadora Cosmopolita Nº 1″. En la ceremonia estuvieron presentes, el Alcalde de la ciudad don Cipriano Proaño, el Prefecto del Departamento don José Rodríguez del Riego, el Vicario Foráneo de la Iglesia de Chaupimarca, Rvdo. Anatolio Trujillo Zevallos, el doctor Hipólito Verástegui Cornejo, Presidente del Club Team Cerro, el Comandante General de la Compañía don Félix Lewandosvky, don Víctor Rodríguez Bao, Inspector de Cultura, don Gerardo Patiño López, Director de EL MINERO; Autoridades, judiciales, educacionales, policiales y políticas en pleno así como la totalidad de bomberos de la ciudad. En la ceremonia hicieron uso de la palabra el capitán Gregorio Rivera y el teniente Félix Peraldo. Aquella misma fecha, el distinguido poeta cerreño don Armando Casquero Alcántara, publicó su poema al heroico bombero, interpretando la admiración y el cariño que toda la población siente por este benemérito soldado cívico. Esta es la creación:

DIOS TE SALVE HEROICO BOMBERO.

(Fragmento)

Para los abnegados bomberos de la Cosmopolita de esta ciudad, con mi profunda admiración y simpatía.Bomberos pasco 4

Porque corres de la alarma al sonar quejumbroso

y abandonas tus quehaceres y te llenas de valor

porque enfrentas tu coraje ante el fuego insidioso

y no temes el peligro ni la altura, ni al calor;

Porque sabes que en tu obra de pacífico soldado

se encomienda el destino de la casa y el hogar

y en arranques de ironía, con el rostro afiebrado,

lentamente tú consigues el incendio apagar.

Porque vibran tus entrañas al impuilso del trabajo

y te acercas a la muerte con valiente sonreir

…y no miras si hay peligro, si el dolor está debajo,

¡Dios te salve, Oh bombero, Dios te salve, en tu vivir!

¡Dios te salve, cuando subes las escalas tambaleantes!

¡Dios te salve, cuando trepas las paredes remojadas!

¡Dios te salve, cuando pisas los techados calcinantes!.

y de humo se entorpecen tus homéricas miradas…!.

¡Dios te salve! yo pregono con mis gritos más sinceros….

¡Dios te salve…porque seas el orgullo del Perú…!

¡Dios te salve, Oh bombero entre todos los bomberos

y bendito para siempre, para siempre seas tú….!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s