Lorenzo Landauro “El poeta incomprendido” (Primera parte)

Lorenzo LandauroBuscar la bibliografía de la obra del poeta cerreño Lorenzo Landauro es una empresa poco menos que imposible. Hemos tenido que trabajar mucho para hallar los trabajos de este magnífico artista de la pluma.

Surgido en la década del 40, tuvo que hacerse un sitial en el parnaso lugareño. Ya los nombres de  Ambrosio Casquero, Felipe Germán Amézaga, Francisco N. Del Castillo, Graciela Tremolada, Esther Moreno Alcoser, Arturo Mac Donald, Luis Ferrari, brillaban con luz propia en las parcelas de la poesía local. Es por eso que con timidez lanza su primer libro LA LIRA DEL ANDE. “Mis rimas surgieron al efluvio – dice en la  presentación- de emociones inefables y las traduje con la ingenuidad de mi espíritu que flota en el ambiente proletario; la pobreza de mi léxico, no ha permitido que sean ellas, rumorosas y bellas, como la de los profundos eruditos que saben engalanar con doradas y elegantes frases una blasfemia, o disfrazar con almibarada elocuencia, el insulto. Son ellas frutos cosechados en el árido campo de mi existencia humilde, que si bien carecen de la sabrosa dulzura de aquella que expenden en el mercado literario, poseen por los menos el agridulce sabor de la tristeza de un corazón que sabe sentir de veras”.

Lorenzo Landauro fue un artista muy sensible y exquisito. Desde su infancia, y más tarde su juventud transcurridos en el tráfago minero, supo captar con amoroso acierto las variopintas facetas de la vida ciudadana; por eso sigue diciendo en la presentación de su libro “Es la colección de rimas imperfectas que las pergeñé desde mi infancia, al calor profundo de sentimientos emanados de mi alma sensible que, en los recodos del lóbrego sendero de la vida, dejó sus huellas sangrientas como la más elocuente y fidedigna prueba de haber sufrido los siniestros zarpazos del dolor”. No en vano una de sus primeras creaciones es un llamado a la juventud coetánea a la que invita a la lucha. Por aquellos años, ajenos a su buena voluntad, los jóvenes se dejaban arrastrar por un camino de inacción e indiferencia que, en todo caso, era lo que quería la compañía norteamericana y sus áulicos felipillos. Oigamos su llamado:

                                                            J U V E N T U D

                                   Juventud Andina                         La trocha que ha abierto

                                   despierta de tu sueño,                 la nueva juventud

                                   en el reloj del tiempo                   asciende hacia la cumbre

                                   acaban de sonar.                          do brilla el ideal.

                       

                                   Las cinco campanadas                 Sé cual rugiente trueno

                                   diciendo que la noche                  que en recia tempestad,

                                   fatal de la ignorancia                   infunde con sus ecos,

                                   ha terminado ya.                          anímico terror.

              

                                                                     Aférrate a la idea

                                                                     de que en las grandes luchas,

                                                                     fracasa el ignorante:

                                                                     el sabio es vencedor.                          

Consciente del momento dramático que le tocaba vivir, arrinconó sus rimas amorosas y engoladas que su juventud había trabajado con deliquio, para encarar la problemática de su pueblo postergado. Entonces más de uno se incomoda, y dueño de una audiencia conseguida en años de cotidianas publicaciones, le zahieren con directos aguijones que a él no le amilanan. “No importa que mis rimas sean flageladas por la acerada crítica de la pléyade de intelectuales de alto valor y prestigio, porque eso me servirá de acicate para poder ascender el empinado sendero que conduce a la cumbre donde fulguran mis más sublimes ideales. Quiero que me juzguen, no al través del dorado prisma de la cultura del Gran Mundo, sino al resplandor fulgente del talento humano; porque la cultura juzga y condena mientras que el talento analiza, perdona y guía”.

Como sabe que sólo con la tenacidad y el coraje podía derrotar a sus enemigos, se dedica a estudiar con ahínco en un medio tan hostil e incomprensible como era el Cerro de Pasco de entonces, en donde al poeta lo confunden con el haragán y el bohemio. Tal la idea que predomina entonces. Uno de esos ensayos dignos de su misión es la Décima

           

                                                     Lorenzo Landauro 2

EL OBRERO.

                        El obrero siempre ha sido         Porque nuestra patria herida

                         a la faz del mundo entero,         por la traición araucana

                        representante sincero                 reclama justicia humana

                        del pueblo trabajador;               para sus hijas queridas,

                        él demuestra su valor                 y siente el obrero en su pecho

                        en los momentos de lucha,         la cólera reprimida

                        cuando de la patria escucha      porque la ofensa inferida

                        los quejidos de dolor                  lavar con sangre quisiera

                        que le causa el dardo infame     haciendo flamear gloriosa

                        lanzado por el traidor.               nuestra adorada bandera.

 

                        Hoy Chile ya nos ofrece           Pues, mayor gloria sería

                        su amistad tal vez fingida         tomarla con nuestra mano,

                        porque se siente oprimida         lo que el traidor araucano

                        y sus vanas intensiones              nos lo quitó a porfía;

                        no miran bien las naciones        demostrar nuestra energía

                        amantes de la justicia                en los campos de batalla

                        con política ficticia                   al zumbar de la metralla

                        nunca a triunfar llegarán         y al retumbar del cañón

                        porque Tacna y Arica              reconquistar los cautivos

                        siempre al Perú volverán.         fragmentos del corazón.

                                               Ese es el único anhelo

                                                de todo obrero peruano:

                                                echar abajo al tirano

                                                con valor y heroísmo,

                                              y con tan grande optimismo

                                             jamás pierden la esperanza

                                            de hallar justicia mayor,

                                               su magnífico fulgor

                                                ya vislumbra en lontananza

                                               el pueblo trabajador.

Cuando no obstante la invocación a una tregua digna y comprensiva de los “exquisitos”, para dejar de seguir hiriéndolo, se hace improductivo y está a punto de sucumbir, escribe unos versos en los que, alimentado por la conciencia de su misión, expresa su deseo de seguir cantando.

                                                              C O N S E J O.

 

Rompe tu lira, poeta,

ahoga sus vibraciones

no perturbes a las musas

con doloridas canciones.

 

                        Calla, no cantes, llora

                        tristísima amargura;

                        escóndete avergonzado

                        de tu insólita locura.

 

                                               Elimínate cuanto antes

                                                del mundanal escenario,                         

                                                i es que tu alma no ha sentido

                                               las penas del proletario.

 

                                                                       Mas, si defiendes altivo

                                                                       la justicia sacrosanta

                                                                       de los humanos derechos

                                                                       !Oh! poeta, canta, canta,

           

                                                                      Sigue cantando en tus rimas,

                                                                       que vibren tus rebeldías

                                                                        y en defensa del derecho

                                                                        agota tus energías.

Escritor del pueblo y para el pueblo, Landauro, con su voz sencilla pero cargada de sinceridad, no podía dejar de cantar al héroe de siempre, al hacedor de riquezas; al incomprendido, al explotado: al minero. Sus versos cargados de sinceridad dicen así de:

                                                            Lorenzo Landauro 3LOS MINEROS

 

Allí pasan los mineros,                                        

los constantes, incansables laboreros,

embriagados de cansancio,

van en busca del hogar,

sitibundos de descanso

van cruzando la plazuela

donde riela.

la postrera luz del sol.

 

En sus rostros macilentos

que revelan muy acervos sufrimientos

se dibujan las negrurasque las minas han impreso                                      

en las grutas tan oscuras

que atesoran las riquezas,

y grandezas,

que emigran del país.

 

Allí pasan los mineros,

los intrépidos, titánicos guerreros,

que han ganado la batalla

en defensa de su pan,

porque tienen la metralla

de sus músculos grandiosos

vigorosos

cual los brazos de Sansón.

 

Y no piensan que mañana,

en la lucha desastrosa e inhumana                   

tal vez pierdan la existencia

en el fondo de las minas

donde sólo la experiencia

es la lámpara que alumbra,

la penumbra:

escondrijo del dolor.

 

Allí pasan los mineros,

los futuros pordioseros desgraciados

que por mísero salario

en las minas van dejando

como paria tributario

lo más bello de su vida

que rendida

y en asilo es el final.

 

Y si mueren en las minas

destrozados por las manos asesinas

del destino inexorable,                                                                

sólo dejan a sus hijos

en el dolor insondable

de miserias espantosas,

más penosas

que se pueden concebir,

 

y son ellos, los mineros,

los guerreros

los constantes forjadores de riquezas

y grandezas

que regalan su preciada juventud

y por toda recompensa

como póstumo sufragio

le obsequian sólo un rústico ataúd.

Su talento, su inquietud, su inconformidad y su beligerancia, lo hicieron afincarse en el Partido Aprista peruano que, en ese momento, encarnaba las justas aspiraciones del pueblo peruano. Inscrito en la época más difícil y lacerante, con espíritu indomable soportó por largos años una militancia sacrificada. Cansado de sobrellevar tantas injusticias con muchísimo coraje, y llegado el momento en el que partido salía del ostracismo de las “catacumbas”, vía un arreglo eleccionario, Lorenzo Landauro se retira de la militancia con una carta abierta dirigida al comando aprista y publicada en los diarios de la localidad. Como era de esperarse, la carta causó revuelo inusitado. Se tejieron mil conjeturas en torno del acontecimiento y los apristas jamás le perdonaron la defección. Es más, se tejió una sutil pero implacable persecución contra el poeta que comenzó a firmar con el seudónimo de “Hugo Fernelly”. Los apristas  cumplían con una consigna infamante. Refiriéndose a este tipo de medida, dice Julo Cotler: “Todo esto se sintetizó en el famoso slogan SEASAP (Sólo el APRA salvará al Perú). El Jefe hacía figura de redentor, sus colaboradores más inmediatos de apóstoles y los demás de hermanos menores, cuya misión era cumplir las distintas funciones necesarias para la consagración final del nuevo reino de la fraternidad cívica. De allí precisamente el epíteto de “secta” con que desde entonces los enemigos del Apra la calificaran, en la medida en que se hizo impenetrable a las infiltraciones externas y quienes se desafiliaban eran aislados por herejes y traidores a la misión sacrificada del partido y su Jefe.(el subrayado es nuestro)  Julio Cotler,”Clases, estado y nación en el Perú”: 224

Continúa…

estos versos cargados de pasión y dolor por su tierra tan querida:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s