LA MULIZA (Primera parte)

Pintura del maestro peruano Oscar López Aliaga
Pintura del maestro peruano Oscar López Aliaga

Extraordinaria creación musical cerreña

(Con mi abrazo de felicitación a la municipalidad de Pasco, Instituto de Cultura y todas las demás instituciones y personas que han organizado el cónclave cultural “Fortaleciendo la identidad de la cultura pasqueña”. Me sumo a esta hermosa cruzada con la difusión de la muliza y el huaino cerreños. Gracias)

 01.- INTRODUCCIÓN.

 La Muliza es la más hermosa creación musical que el Cerro de Pasco ha legado al Perú. Su origen se remonta a mediados del siglo XVII, cuando la turbadora opulencia de sus yacimientos se hizo conocida en el mundo entero. Para el transporte de los metales, dentro y fuera de la ciudad, se utilizaba a la mula,  poderoso híbrido era traído por miríadas del norte argentino. El encargado de su conducción era  el mulero, jinete llamado así por su especialidad. Este legendario transportista cerreño -como veremos adelante- creó la canción que adorna el álbum musical del Perú.

02.- EL MARCO HISTÓRICO REFERENCIAL.

El pueblo minero por excelencia en el Perú cuya existencia está unida a las riquezas de sus vetas, es el Cerro de Pasco; no en vano ha sido proclamado: CIUDAD REAL DE MINAS, primero y, CAPITAL MINERA DEL PERÚ, después.

“Por testimonios de acuciosos investigadores sabemos que el arte de extraer los metales del seno de la tierra, de purificarlos y trabajarlos, fue conocido en el Perú desde tiempos inmemoriales. Los yauricochas fueron los más notables mineros. En el tiempo de los incas se conocía y se trabajaba el oro, la plata, el cobre y sus  aleaciones. De las minas pasqueñas se extrajeron grandes cantidades de oro y plata que labrados con delicadeza y arte extraordinarios, quedaron convertidos en cetros, diademas, collares, prendedores, brazaletes, horquillas, broches, espejos bruñidos de plata finísima y otros adornos ostentosos del poder y la nobleza; pumas, venados, cóndores, llamas y vicuñas de tamaño natural; «muchas estatuas y figuras de oro y plata enteras hechas a forma toda de una mujer y del tamaño de ella, muy bien labradas y formadas las facciones en vaciadizo comparable a lo mejor del mundo» (Archivo General de Indias-(18) Todos estos objetos fabricados en Ccori (oro), Colgue (plata) y Chambi (aleaciones de plata, oro y cobre), estaban impregnados de bellas incrustaciones de llacsa, (piedras preciosas), especialmente sihuar, (turquesas), umiñas, (esmeraldas) y excepcionalmente de churomamas (perlas). Los testimonios físicos son notables, pero más expresivas son las crónicas de Miguel de Estete, el joven; Pedro Cieza de León, el trashumante “Príncipe de los Cronistas”; Iñigo Ortiz de Zúñiga, el Visitador; Antonio Vásquez de Espinoza, el sacerdote y sobre todo, Pedro Sancho de la Hoz, y Agustín de Zárate, cronistas que registraron en Cajamarca la magnificencia de las esculturas enviadas desde nuestras tierras, de entre otros muchos  más.

 El auge económico del Cerro de Pasco se inicia en octubre de 1567 con el primer denuncio de sus minas y se acentúa durante el siglo siguiente,  llegando a parangonarse  con el fabuloso cerro de Potosí. Al producirse el pavoroso aluvión de 1626, las vetas potosinas se hunden irremisiblemente, nos dice Bartolomé Arzáns de Orsúa en su libro, «Historia de la Villa Imperial de Potosí». (Tomo II: 13).«El domingo 15 de mayo de 1626, tercero de cuaresma, entre la una y dos de la tarde, hora en que todos los habitantes de la Villa estaban comiendo (…) reventó la laguna de Caricari. Sólo los presentes a tan grande estrago pueden deponer de una verdad increíble, de una ruina nunca antes vista, de una pérdida, la mayor que tuvieron los Reyes de Castilla y con las más lastimosas muertes que imaginar se puedan; la más terrible tragedia que se hubiera visto en el mundo: justos juicios de Dios por tanto pecado e infamia de Potosí, la Villa Imperial (…) De los que escribieron este estrago, hay quien dice que entre españoles e  indios, dentro y fuera de la Villa de Potosí, llegaron a más de cuatro mil los muertos»-  Tras esta tragedia,  emerge triunfante el Cerro de Pasco para reemplazar con creces, a Potosí, afirmaciones de Fisher, Von Tschudi, Du Chatenet, Humboldt, Raimondi, Proctor.  

En aquel momento, soslayando el  original nombre de San Esteban de Yauricocha, se le cambia por el que el asombro de los españoles le había asignado: EL NUEVO POTOSÍ. A partir de entonces la corona alienta el trabajo de nuestros yacimientos con el respaldo de atinadas disposiciones legales. Por esos días el Conde de Chinchón afirma que “Si Potosí había dejado de ser un emporio de plata, mucho podía esperarse del Cerro Mineral de Bombón” (Cerro de Pasco) (4). La respuesta es notable. El trabajo se hace febril y continuo. “Los españoles traen mitayos de Jauja, Huamalíes y Cajatambo a trabajar en sus socavones” (05). La producción se hace tan fabulosa que, en reconocimiento a este extraordinario aporte que  solventa sus gastos, la Corona Española, se le otorga el título de CIUDAD REAL DE MINAS. Corría el año de 1639. Este título tiene especial significación ya que, mientras Potosí con todo su aporte al reino español tan sólo recibió el título de VILLA IMPERIAL DE POTOSÍ, el Cerro de Pasco fue considerado como CIUDAD REAL DE MINAS; es decir con un status político, urbano y social más alto.

 A fines del siglo XVII y comienzos del siguiente, Martín Retuerto, eminente pionero de las técnicas mineras, explota el yacimiento  de Yauricocha que le reportó abundantes ganancias; pero más tarde, no obstante el esfuerzo desplegado, se inunda irremediablemente; José Maíz y Arcas  en 1740 abre el túnel de Yanacancha  con cuya producción opaca a los otros mineros cerreños; entusiasmado por el éxito  compra todas las minas de Retuerto, caído en pleno  trabajo de extracción de sus filones. Otros notables mineros surgen a lo largo de la centuria XVIII: Manuel Funtes Ijurra, de quien Ricardo Palma pondera su fortuna; Matías Uriza, propietario de muchas minas en la ciudad; José Fuster, amo de los más notables ingenios; Juan José de Avellafuertes, dueño de Yanacancha y Pucayacu, Francisco Cuellar, Francisco Calderón, Antonio Álvarez, Antonio Vélez y Manuel Abad, todos mineros notables.

 En ese entonces,  hombres  poderosos del Perú económicamente hablando, residían en el Cerro de Pasco. Las notables aportaciones a las arcas reales determinaron que el mismo Rey de  España confiriera títulos nobiliarios a los más ricos mineros de entonces: José Maíz y Arcas, Marqués de la Real Confianza; José Martín de Muñoz y la Serna, Marqués de Santa María de Pacoyán; la Marquesa de la Villa Rica de Salcedo; José Maíz y Malpartida (hijo), Marqués de la Real Confianza, los hermanos Pablo y Pedro Vásquez de Velasco y Quirós, Condes de las Lagunas; Manuel Gallegos Dávalos,  Conde de Casa Dávalos; el Conde de San Isidro y el Conde de la Vega del Ren.

 En pleno siglo XVIII ya el Cerro de Pasco es una boyante ciudad minera con una población fija de quince mil habitantes, (Haenke, Tschudi, Helms, Du Chatenet, Humboldt), la mayoría, directa o indirectamente, dependiente del trabajo de las minas. A esta cantidad hay que añadir una fluctuante población procedente de los pueblos cercanos, e inclusive, provincias alejadas que se hallaban a cinco  o más leguas de distancia y días de camino, constituyéndose en un polo de desarrollo migratorio que alcanzaba, por el norte, las provincias ubicadas en el Callejón de Conchucos y por el sur, hasta Huancavelica, abarcando una superficie de más de cincuenta mil kilómetros cuadrados.

 Es en este siglo, el centro minero más importante del Virreinato del Perú, lo afirman Antonio de Humboldt, Antonio Raimondi, Richard Trevithick, Juan Jacobo Von Tschudi, Tadeo Haenke, Jhon Fisher, Ricardo Proctor y otros tantos estudiosos que, admirados, reafirman sus testimonios en sendas publicaciones. La prueba  de la alucinante fecundidad argentífera de aquellos tiempos se halla en las estadísticas de las Cajas Reales y el Alto Tribunal de Minería. El sabio alemán Alejandro de Humboldt que por aquellos años visitaba el Perú, dijo:

“A la manera que en México, casi todo el producto se debe a las minas de Guanajuato, Catorce, Real del Monte, Zacatecas y la Nueva Vizcaya, así en el Perú, casi toda la plata se saca de las minas de Yauricocha, llamado comúnmente “Minas de Pasco” o “Minas de Bombón”(…) Para formarse una idea exacta de la enorme masa de plata del Cerro de Pasco, que la naturaleza ha depositado en esos cerros de caliza, a la altura de más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, es preciso tener presente que el manto de óxido de hierro argentífero que está en plena explotación sin interrupción desde el siglo XVII y los últimos veinte años que se han sacado más de cinco millones de marcos de plata, sin que la mayor parte de los pozos de mina tengan más de treinta metros de profundidad y que sin que ninguno de ellos haya llegado a 120. Las aguas que son abundantes en estas minas, se sacan, no por medio de ruedas hidráulicas o malacates como en México, sino por bombas movidas a brazo de hombre y si a pesar de la poca profundidad de aquellas mezquinas excavaciones a las que se da el nombre de pozos y galerías, el desagüe de estas minas es excesivamente costoso; en la mina de la luna, por ejemplo, hace algunos años, costaban mil pesos por semana (…) El manto de plata de Yauricocha, se deja ver en la superficie a lo largo de 4800 metros y a lo ancho de 1200.”(06)

Como una muestra del sentimiento de nuestra muliza, les presentamos a la más simbólica: A TI, creación musical de Graciano Ricci Custodio y de la poeta sevillana, Mercedes V. de Rodríguez. La interpretan LOS ÍDOLOS DEL PUEBLO. “Mote” Grijalva, Nolio Yabar y Rodríguez. Escúchenla.

Continúa..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s