NUESTRA MÚSICA La chimaycha

Como lo dijimos, desde del siglo XVII –inicio de los tiempos de bonanza- el prestigio del Cerro de Pasco se multiplicó con ecuménicos reverberos. El nombre de nuestra tierra comenzó a fulgurar en la intrincada geografía del mundo entero. Los galeones que recalaban en nuestros puertos transportaban un variado y abigarrado pasaje de hombres de latitudes inimaginables que se afincaban en nuestros predios. Razas y costumbres, sentimientos y creencias, se fundieron en ese enorme crisol que fue el pueblo minero. Pero, no vaya a creerse que solamente los hombres de allende los mares, también con su variado bagaje de experiencias y esperanzas, arribaron aquí, los braceros de los cuatro puntos cardinales del Perú. Entre ellos, hombres hechos a la vegetación y al calor, dispuestos a cambiar el verde de la floresta por el reverbero de los lampos áureos de nieve; el calor asfixiante y lujurioso por el pasmo del frío: los hombres de nuestra amazonía. Ellos traían en el revoltijo del alma, su música y sus canciones. Una de ellas prendió en el alma de nuestro pueblo cosmopolita: la chimaycha. (Ellos le llamaban Chimayche)

Parecido al pasacalle, para bailar del brazo de la pareja, el chimaychi que se bailaba con tamborilles y pincullos, se puso las cerreñas rurripas de castilla, polka florecida de abalorios, sombreros de paja, botas de cordobán, pañolón de “Alaska” y se casó con el recio sentimiento cerreño y se convirtió en la chimaycha minera. Enamorada como su madre siguió conservando la grácil conformación de su ritmo, pero tuvo que asimilar los versos del desposado: el sentimiento cerreño.

Desde entonces, el querendón y variado cancionero minero, dio carta de ciudadanía a este ritmo que, caliente por sus orígenes, atizó el alma de los laboreros, enajenando voluntades y sentimientos. Las pavesas de aquel fuego amoroso y juguetón, todavía conservan el sortilegio de despertar amodorrados sentimientos para enredarnos en las lianas de su trama como enajenante ayahuasca.

La muestra más precisa de la chimaycha cerreña es aquella disposición testamentaria del amante en el supremo momento de la partida definitiva. Era la canción obligada a entonar con amor; muchas veces con lágrimas, en el momento de decir el adiós postrero a los que dejaban la querencia minera. Era la reiterativa interpretación del “Cacharpari”o fiesta de despedida. Los años la han conservada fresca en sus seis estrofas pentasílabas. Se llama: “Encargos”.

E N C A R G O S

Cuando me muera              El porvenir               Cuando la parca

cuando me ausente,            es mi delirio             cubra mi pecho

tendrás presente                 también martirio    seré deshecho

de no llorar;                        de mi existir.              amándote

porque tu llanto                  En este lecho           Esto sin duda

sirve de encanto                  aterrador                se acabará

y hace a los muertos          siquiera amor          y así no habrá

resucitar.                              respiraré.                  ningún sentir.

¿Por qué mi bien,                En esta tumba         Si por mi tumba

por qué mi encanto,           despavorida,                pasas un día

me agobias tanto                sabrás querida        de mi agonía

con tu desdén?                     se sepultó              te acordarás;

Sabiendo que                       el cuerpo yerto        y así te encargo

todo mi amor                      de un desgraciado   vidita mía,

con fuerte ardor                  que atormentado    no has de llorar

te dediqué.                           por tí murió.            no has de sufrir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s