VIEJAS CANCIONES DEL RECUERDO (Primera parte)

Se han hecho inolvidables aquellas noches transcurridas al compás de los recuerdos. De la magia de la evocación salían estampas que viejos memoriosos traían a la actualidad. ¡Cómo lo recuerdo! Los escenarios cambiaban aunque los protagonistas fueran los mismos: “La esquina del morocho”, “Unión Copper”, “Juventud Esperanza”, “Unión Railway” y otros vetustos “huariques” allá en el viejo Cerro de Pasco. En rededor del abrigado fuego de una estufa recuerdo -como si fuera ayer- a don Félix Llanos Alvarado, “Chivillo” Frías, Carlos Reyes Ramos, Marcelino Llanos, Joaquín Alcántara, Lorenzo Languasco, Máximo Brioso, Atilio León Silva, César y “Neto” Malpartida. De ellos, Reinaldo Cruz, músico excepcional que hacía maravillas con  su laúd, recordando el impacto que causó aquel inolvidable trío argentino de Agustín Irusta, Roberto Fugazot y Lucio Demare;  Carlos Reyes Ramos, notabilísimo concertista y maestro de la guitarra que provocaba el comentario de los más grandes guitarristas que tuvo nuestra ciudad: Andrés Russo Peraldo, Edilberto Quintana y Leoncio  Villaizán Guerra.

Se rememoraba principalmente los valses que impregnaban en los enamorados corazones, vivencias amorosas que no se podrán olvidar; pegajosos en su melodía e impactantes en sus versos. Ponderaban, por ejemplo, TU OLVIDO, cuando emotivo decía.

Han brotado otra vez los rosales,
junto al muro en el viejo jardín
donde tu alma selló un juramento,
amor de un momento, que hoy llora su fin.

Remarcaba el sentimiento que ponían –salvando escenarios y distancias- Ceferino Frías, el “Chivillo”; Pedro Soriano y  Abel Morla conformantes del famosos trío FRI – SO – MOR, de inolvidables presentaciones en las veladas musicales de aquellos tiempos. El ambiente se empapaba de una cálida emoción general que a nosotros, sin haber vivido entonces, nos estremecía.

“Shaluco” Aliaga, el diligente bar tender del viejo club de imperecederas reminiscencias, llenaba los vasos con la consabida combinación de Ron Cartavio con Coca Cola. La conversación cada vez más emocionante encendía los ánimos y los viejos –viejos queridos- con voz engolada cantaban aquellos valses.

Permítanme recordar con ustedes en la magia de la evocación, como si estuviéramos con ellos, a las guitarras de Russo, Villaizán y Quintana haciendo marco a las voces del trío FRI-SO-MOR- (Perdónenme, pero este es un sueño o una ilusión que quiero compartir con ustedes) Los artistas mencionados interpretan (Háganse la ilusión de que es así) este inolvidable vals:

               TU OLVIDO
(Letras y música de Vicente Spina)

Han brotado otra vez los rosales,
junto al muro en el viejo jardín
donde tu alma selló un juramento,
amor de un momento, que hoy llora su fin.

Tierno llanto de amor fuera el tuyo,
que en tus ojos divinos bebí,
ojos falsos que así me engañaron
al ver que lloraron los míos por ti.

Más los años al pasar, me hicieron
comprender la triste realidad;
que tan solo es ilusión
lo que amamos de verdad,
sin embargo, cuando en los rosales
renacen las flores,
los viejos amores con sus madrigales
tornan como entonces a mi corazón.

Cuando vuelvan las noches de invierno,
y se cubra de nieve el jardín;
si estás triste sabrás acordarte,
de aquel que al amarte no supo mentir.

No es mi canto un reproche a tu olvido,
ni un consuelo te vengo a pedir;
sólo al ver el rosal florecido
el sueño perdido lo vuelvo a vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s