ATOJ HUARCO (Leyenda)

Atoj huarcoA la vera del viejo camino carretero que unía al Cerro de Pasco con la hermosa ciudad de los Caballeros de León de Huánuco existía un puente que cruzaba el bullente Huallaga justo donde el camino entraba en un recodo estrecho y peligroso. Aquí acaeció, en tanto tuvo vigencia, muchos accidentes fatales. En la parte alta de esta fatídica curva rocosa, se podía ver muy claramente, a un zorro petrificado colgando del cuello. La tradición oral se encargó de ir transmitiendo, generación tras generación, la siguiente leyenda para explicar su extraña formación.

Aseguran que mucho tiempo atrás, sobre el farallón por donde se extendía el viejo puente, existía un pueblecito pintoresco y pacífico cuyos habitantes vivían de la generosa producción de sus chacras y la atención de su abundante ganado. Sus vidas, libres de apremios y problemas, transcurrían en medio de una apacible quietud. Las gentes muy sencillas, creyentes y trabajadoras, se trataban unas a otras con una conmovedora y estrecha familiaridad. Todo transcurría feliz y plácidamente hasta que un día, ante su asombro, apareció un grotesco personaje que fue a vivir como un demonio -heraldo de la maldad- en una sombría caverna de las alturas desde donde podía dominar ampliamente el panorama de aquel pueblo pequeño.

Su rostro fiero, sanguíneo y anguloso, tenía la viva similitud con un zorro rapaz, su pelambre rubia y completamente erizada, hacia más terrible su faz torva y tumefacta. De cuello de buey y amplias espaldas, tenía un andar simiesco con el bamboleo de sus grandes brazos y gigantescas manos. La indumentaria que cubría su cuerpo descomunal era de un negro grasiento y repugnante

Muy pronto el miedo de la gente indefensa se trocó en terror cerval. Este monstruoso engendro, aprovechando la oscuridad de la noche, efectuaba rápidas incursiones en el pueblo para llevarse las ovejas más gordas y las gallinas más grandes. Como la multitud pacífica no podía hacer nada para evitar sus tropelías, la osadía del personaje creció amenazadoramente hasta llegar sus latrocinios a plena luz del día. Por su enorme parecido físico y su costumbre de hurtar animales -ignorantes de su verdadero nombre- terminaron por denominarlo ATOJ (zorro).

  • ¡ATOJ MISHICAMUN! (¡El zorro viene¡)- era el grito que cualquier campesino largaba al ver el inicio de las correrías del misterioso personaje. En ese momento lo abandonaban todo y se encerraban en sus viviendas presas de un terror indescriptible. Los hombres, claro, se encontraban trabajando en el campo.

Entre los más asustados habitantes del lugar, había un matrimonio que tenía una preciosa hija de dieciocho años de hermosos ojos negros y grácil caminar, llamada Herminia. A la sola mención de Atoj la pobre muchacha enmudecía y se llenaba de pavor temblando como una hoja.

Sucedió que un día que Herminia se encontraba sola en su vivienda atareada en la preparación de los alimentos, horrorizada vio aparecer la figura del Atoj en el quicio de su puerta. Sus ojos como las moras se abrieron espantados en tanto su rostro capulí se tornaba lívido. Sus manos trepidantes cubrieron instintivamente sus labios carnosos y el torno armónico de sus piernas comenzó a perder fortaleza. Sin embargo, impulsada por la grave situación en la que se encontraba, reunió las pocas energías que le quedaban para propinar un empellón al monstruo y salir huyendo a campo traviesa. No fue muy lejos. Impelido por una torva y apremiante lujuria, el Atoj le dio alcance. Cuando el monstruo comenzó arrancarle las telas de su corpiño y hacer jirones sus vestiduras, Herminia se desmayó.

Cuando despertó, claramente, se dio cuenta de su desgracia. El atoj dormía a su lado muy rendido. Ni siquiera lloró la muchacha. Sintiendo todo el peso de su deshonor, rápidamente tramó su venganza. Abrazó fuertemente al atoj y se impulsó de tal manera que ambos rodaron pendiente abajo. El cuerpo de ella cayó desde la altura rompiendo la quietud de las aguas del Huallaga. El atoj sorprendido, en todo momento trató de salvarse, pero no pudo. La hierba de la que se trataba de sujetarse fue enredándose en el cuello y, cuando terminó el abismo, quedó colgando ahorcado. De ahí su nombre: Atoj huarco

Aseguran que Dios, para castigar su maldad, lo convirtió en piedra en tanto ella, yace en un mundo de paz dentro del agua; por eso cuando se mira detenidamente el discurrir del agua desde el puente, se ve aparecer la imagen de Hermicha, rodeado de una aureola de espuma, semejante a una corona de rosas blancas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s