MINEROS CERREÑOS DE LA GUARDIA NOCTURNA ENTRANDO EN LOS SOCAVONES (Estampas cerreñas)

Mineros cerreñosFotografía de un grupo de recios mineros cerreños entrando en los socavones de la compañía minera norteamericana. Están listos para cumplir con su “guardia nocturna” de once a siete. Van premunidos de sus protectores de cabeza en cuya saliente está fija la lámpara eléctrica que ha venido a reemplazar a la “Lámpara de carburo”. Alimentada por un pequeño aditamento tiene más fuerza lumínica que las anteriores pero no los alerta sobre la peligrosidad de los gases y otras contingencias mineras. La antigua lámpara de carburo alertaba a su dueño con un parpadeo característico que el oxigeno en la galería era insuficiente. En ese momento el minero cautelosamente abandonaba la galería para salvaguardar su vida. Cuando se alteraba el color de la llama, el minero sabía que en ese lugar había gases extraños que podían ser venenosos.

Este admirable grupo de hombres, como luciérnagas laboreras, se desplazaban por los intersticios de la mina para sacar los metales que servían para solventar los gastos de nuestro país. Allí dejan lo mejor de sus esfuerzos, por eso, cuando se retira de su tierra a otras latitudes, con el corazón sangrante expresa sus más recónditos sentimientos por la tierra bendita.

“Shilaco” Llanos un bardo popular de nuestra tierra entonaba muy triste esta canción que a la postre fue su adiós a la tierra que tanto había querido y honrado como trabajador, como deportista, como cantor. Este es su canto

Cuando salí de mi tierra                                                

una mañana lluviosa,                                                      

me encaminé a otros lares                                                         

junto con las avecillas…   

                                  

Lagunita Patarcocha,       

testigo de mis amores,     

recordaré tus orillas

y tus aguas cristalinas.

 

Pique Lourdes, bocamina,                                  

lugar de mis sufrimientos,                                                                                 

parte de mi vida queda                                       

en tus negras galerías.                                                                

 

Cerro de Pasco querido:

yo nunca te olvidaré

dentro de mi alma llevaré

cada una de tus  calles.

Me voy, me voy de mi tierra

con el alma acongojada,

mi corazón sangra y llora,

por lo lejos que me encuentro.

 Mi homenaje de gratitud y afecto a estos mineros cerreños que a lo largo de centurias se han sacrificado par darle a nuestro país una exitosa solvencia económica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s