FAMILIAS CROATAS EN EL CERRO DE PASCO (Segunda parte)

Familias croatasAMIC – AMICH

JOSE (Josip) AMIC, es el primero de esta familia. Nació en la ciudad de Barcelona en el año 1,711. Sus padres fueron JOSIP AMIC (Croata) y EMERENCIANA ARANDA (Vasca). En España se preparó en ciencias exactas y matemáticas; en el Perú fue Piloto de la Real Armada Española y después religioso, cartógrafo, escritor y matemático muy apreciado en su tiempo.

Vino al Perú como experto en fortificaciones militares porque la corona española quería resguardar las costas del Pacífico. En 1,746, aconteció un terremoto que destruyó gran parte de Lima y Callao. El Virrey Manso de Velasco quiso que en el Callao se construyese una fortificación más sólida y segura que la que había tenido, y para ello encargó a los peritos que hiciesen los planos. Y es ahí cuando apareció el piloto José Amic, que sugirió que la nueva fortificación conocida como Real Felipe, en honor a Felipe V, tuviese cinco ángulos y no seis como se había proyectado al principio, idea que fue aceptada.

El 18 de marzo de 1,750, toma el hábito franciscano para hacer el noviciado en el convento de San Francisco; al año siguiente hizo su profesión religiosa y permaneció en Lima hasta el año 1,765, en que se traslada al convento de Ocopa para trabajar como misionero. Ocopa estaba ampliando las misiones y desde 1,766, es que empieza a figurar como explorador y cartógrafo pues pocos como él estaban preparados para ello. Hizo varias entradas en la montaña anotando cuidadosamente todos los accidentes geográficos. Actuó donde le tocó estar muy cerca de los crueles acontecimientos de1,766 con el levantamiento de varias tribus donde murieron diecisiete religiosos. Durante años examinó los acontecimientos históricos en los archivos del Convento de Ocopa y así fue acumulando experiencia y material para escribir después LA HISTORIA DE LAS MISIONES.

Lo que más le interesaba al padre AMIC era el señalar la dirección de los ríos y ubicación de los puestos misionales; en 1,765, él le dio descripciones que se refieren a un extenso cuadro topográfico desconocido hasta entonces. Sus cálculos matemáticos le sirvieron para levantar mapas hidrográficos y geográficos exactos. Al respecto Hermann Buse, dice: “Amic, misionero por muchos años en la Selva del Perú, era ilustre matemático, cartógrafo, esforzado explorador y amigo personal del Virrey Amat llegó a ganar fama como buen conocedor de los ríos Huallaga, Ucayali y de las temidas Pampas del Sacramento.”

En 1772, el Virrey AMAT, recibió la orden real, para que mandara fuerzas a OTAHITI, un conjunto de islas conocidas como las Islas de la Soledad. Y ahí apareció nuevamente AMIC, para organizar la expedición y en 1,774, con los padres Jerónimo Clota y Narciso González y un gran destacamento de hombres zarparon rumbo a Oceanía.

Durante 1,776 a 1,778, fue Maestro de novicios; Guardián y Definidor de la Provincia de los Doce Apóstoles en el Convento de San Francisco de Lima. Fue con él que se inicia la cartografía misional entre los franciscanos. Sus mapas fueron completados por los padres Pedro González de Agüero y Manuel Sobreviela

El texto original de la HISTORIA DE LAS MISIONES, se halla hoy en la Biblioteca Nacional de Madrid (Mss.20323).

SOFIA AMIC, Croata-Dálmata, presentada en Lima como Austríaca por la Sociedad Cultores del Arte. Los años 1,885, 1,856 y 1,858; ofreció excelentes conciertos como SOPRANO, interpretando ARIAS y CAVATINAS a dúo con el barítono Abel Drouillon o con su hermana, la contralto Emilia Kamerer. La Amic, presentó, en Lima, una nueva escala de canto de origen NORDICO, atenida al texto musical y a la legitimidad estricta de la emisión vocal espontánea, en contraste con la escuela italiana, que alcanzaron su máxima expresión teatral en las óperas de VERDI, a las que estuvieron asociadas en esta época Olivia Sconsa e Ida Edelvira.

TOMO AMIC G., hermano de Sofía, también de origen Dálmata, aunque con documentación Austríaca, en los años 1,855 – 1,858, en la calle Plateros de San Pedro No 185, en Lima, tuvo un taller artístico de pinturas y fotografía.

Familias croatas 2

FRANCISCOVICH

 JOSE FRANCISKOVIC, desde 1,924, tuvo el servicio de transporte de pasajeros y carga en la ruta Cerro de Pasco – Huánuco y viceversa. Comenzó con un automóvil de turismo marca DODGE de siete asientos y un camión mediano. A medida que el éxito coronaba sus esfuerzos fue ampliando su flota de automóviles que por muchos años estuvo sirviendo a los interesados.

Su propaganda decía: “Si desea Ud. viajar con comodidad y garantía, ocupe los carros manejados por el Sr. José D. Franciskovic.”

José Franciskovic, fue una de las primeras personas que tuvo salas cinematográficas en el Perú; en la Ciudad de Huánuco inauguró el CINE TEATRO HUANUCO que, en sus inicios (1,935), fue el lugar obligado de la sociedad huanuqueña, para ver las mejores películas de la época y asistir a las varieté que se presentaban. La Guía Lascano, lo incluía en sus publicaciones, como comerciante.

 IVAN (Juan) FRANCISKOVIC, nació en Pula, Croacia, hermano de José; en sus inicios trabajó en la zona minera de Casapalca después en el Cerro de Pasco, finalmente radicó en la ciudad de Huánuco, desempeñando el cargo de administrador del Cine Teatro Huánuco y, a la vez tenía un establecimiento comercial. Sus hijos son: Antonio, Ivo, Mateo, Máximo y Danitza.

El señor Juan Franciskovic, falleció en el mismo año y mes (Noviembre de 1,973), que José Spoja Krajacic; la colonia huanuqueña en Lima mandó oficiar una Eucaristía para ambos croatas, la misma que se llevó a cabo en la Capilla del Colegio Alemán Santa Ursula, en Lima, celebrada por el entonces Vicario General del Ejército Peruano y hoy Arzobispo del Cusco, Mons. Alcides Mendoza Castro.

ANTONIO FRANCISKOVIC ROJAS, peruano, hijo de Iván (Juan), es abogado; ha desempeñado importantes cargos en el Colegio de Abogados de Lima; ex-Presidente del Club Huánuco; hombre culto, estudioso; ha escrito varios artículos relacionados con el quehacer huanuqueño. Es casado con Alicia Ingunza y sus hijas son: Ljubiza (economista), Militza y Danitza (abogados) y Zorka (ingeniero de sistemas).

IVO FRANCISKOVIC ROJAS, huanuqueño, ex-Gerente Regional del Banco Popular del Perú; persona correcta, buen deportista (Tenis). Actualmente es jubilado.

Familias croatas en el Cerro de Pasco (Primera parte)

En nuestro espacio familiar de PUEBLO MARTIR hacemos conocer la positiva labor que realizaron los croatas en nuestra ciudad. Ahora que el local y la entidad que los nucleaba han desaparecido, queremos que nuestros menores conozcan a los que nos brindaron muchos beneficios y se identificaron plenamente con nuestros problemas. Irán conociendo, de a pocos, a aquellos croatas muy amigos de nuestra tierra. Comenzaremos con la personalidad de una  familia muy querida no sólo fue la fundadora de su Consulado, sino porque nos dejaron grandes recuerdos.

Casa Comercial Azalia - Nation de amplísimo prestigio ubicada en un extremo de la desaparecida Plaza del Comercio del Cerro de Pasco.
Casa Comercial Azalia – Nation de amplísimo prestigio ubicada en un extremo de la desaparecida Plaza del Comercio del Cerro de Pasco.

AZALIA

 Es una antigua familia procedente de la ciudad croata de DUBROVNIK. Fueron varios los AZALIA que llegaron al Perú, desde 1,860 hasta 1,905 y, casi todos ellos, radicaron en la ciudad de Cerro de Pasco, dedicándose a la extracción de minerales y al comercio. Fue JUAN AZALIA, uno de los primeros mineros croatas que llegó a organizar una empresa minera. Tuvo las minas de plata, cobre y plomo, siguientes: La Bastilla, Nuestra Señora del Milagro, Zupa, Estrella del Oriente, Causalidad, La Victoria, Julia, Estrella Caída, Nuestra Señora de Lourdes, Elena, Lola, César Alejandro, Depósito de la Plata, El Perú, Rodolfo y Bon Langer. A fines del siglo XIX, los Azalia modernizaron sus instalaciones mineras, dotándolas de concentradoras y de mejores molinos accionados por la fuerza hidráulica

Juan Azalia también tuvo en Cerro de Pasco, un importante establecimiento comercial, conocido como: CASA COMERCIAL AZALIA, que negociaba productos y maquinarias que importaba directamente y los distribuía en la región. Fue en el año 1,910, que Azalia liquidó este negocio debido a la fuerte competencia por que la empresa Cerro de Pasco Cooper pagaba a sus trabajadores con monedas fichas, para que con ellas pudieran hacer sus compras en la MERCANTILE, que era de su propiedad.

Casa Comercial Azalia – Nation de amplísimo prestigio ubicada en un extremo de la desaparecida Plaza del Comercio del Cerro de Pasco.

La cobertura comercial de Azalia, llegaba hasta los límites con la selva peruana, pues uno de sus proveedores de productos de selva fue Don José Ocaña, que tenía intereses en la ciudad de Huacrachuco y Monzón en la provincia de Huamalíes (Huánuco), a más de 250 kilómetros de Cerro de Pasco, comunicado en aquel entonces por una angosta vía peatonal, que cruzaba los escarpados cerros de la Cordillera de los Andes. Cuando cerró sus puertas la empresa comercial de Juan Azalia, canceló la deuda a OCAÑA entregándole un grupo electrógeno, con el que dio fluido eléctrico al pueblo de Huacrachuco y aledaños.

Familia Azalia 2Juan Azalia, el año 1,901, se desempeñó como el representante minero durante los comicios para los Diputados mineros y en 1,908, fue Alcalde de la ciudad de Cerro de Pasco, correspondiéndole jugar un papel muy importante en aquellos dramáticos momentos, como le hemos difundido en varias entregas de este blog. Fue activo miembro fundador de la Sociedad SLAVA de Beneficencia del Cerro de Pasco y directivo de la similar institución en Lima. Fue un hombre generoso que dio la mano a muchos de sus paisanos y amigos; se hizo presente con donativos para la Cruz Roja de su tierra, para las obras de bien en el Cerro de Pasco y económicamente contribuyó, a favor del Perú, durante la ocupación chilena.

NIKOLAS AZALIA, en 1,880, trabajó en Casapalca, fue propietario de varias minas y una fundición en Pumagrande, administradas por su empresa AZALIA NATION Co.; en 1,897, fue miembro de la Sociedad Nacional de Minería. Habiendo destacado por que introdujo, para la extracción minera, las más modernas maquinarias a fuerza hidráulica, y también por los adelantados procesos que instauró.

MARKO AZALIA, también fue minero, miembro de la Cía. Minera AZALIA NATION  y desde 1890 tuvo, en el Cerro de Pasco las minas: Zupa, Victoria, Omia, San Marcos, Gavosa y Jamaica.

RUPERTO Y JUAN AZALIA, entre los años 1,928 y 1,941, en Cerro de Pasco, tuvieron las minas: Junín, No 1918, Ayacucho, Julio César, New Castle, César Alejandro, Oyón, Goyllarisquizga, Compensación y Alegría; Huccha-Cuyoc en CAJATAMBO y en CANTA: Perla Negra y Siempre.

En el año 1,890, siguiendo la moda imperante entonces, los socios NIKOLA AZALIA y GERONIMO BRANIZA, instauraron el GRAN HOTEL en el exclusivo Balneario de Ancón. El éxito entre las clases pudientes fue enorme.

LOS TRES TOROS Por Lucrecia Dalguerre de Paiva

La autora que presentamos a continuación, es la esposa del doctor Paiva, Juez de Primera Instancia en el Cerro de Pasco y madre de la primera reina de belleza de nuestro Colegio Nacional Daniel A. Carrión, que durante su estada en el primer lustro de los cincuenta, recoge ésta y otras historias que ha publicado en varios medios de difusión. Nos es grato considerar este relato porque viene a constituir una hermosa variante a la historia vieja que nuestros abuelos nos narraron.

los tres torosEl gran hundimiento que se nota al costado derecho de la bajada de Santa Rosa, en el Cerro de Pasco, era un enorme cerro del mismo nombre, que tenía como particularidad estar cubierto de abundante pasto que se extendía hasta los cerros aledaños.

Este campo era la ambición de los pastores de ganados de la región, en especial los del pueblo de Pasco, que en la época de sequía o de continuas heladas tenían que emigrar a otros lugares, arreando sus rebaños, en busca de mejores pastos. Pero quienes pretendían cruzar los límites del cerro Santa Rosa se atemorizaban por el riesgo de perder la vida ante la feroz embestida de tres enormes toros de filudas astas; uno de color rojo anaranjado, otro de blanco nieve y un tercero negro carbón. Cual centinelas alertas salían los tres toros a merodear por las faldas del cerro en espera de todo ser humano o animal que se aproximara, los que eran despedazados y después consumidos por las aves de rapiña, quedando sólo osamentas en el campo.

La noticia se había  propalado por comarcas vecinas. La misteriosa existencia de estos animales, era una continua amenaza para los que caminaban por dicho lugar y para los pastores que se aproximaban a sus inmediaciones. Crecía al mismo tiempo la codicia por al posesión del indicado cerro, que los toros vigilaban, porque el pasto de Santa Rosa podía remediar la situación penosa de los rebaños en las épocas de sequía.

Estas circunstancias hicieron que los principales de los pueblos de la región se dieran cita y acordaran hacer el “chaku” (cacería) de los toros. En efecto, al amanecer del día convenido se alistaron treinta jóvenes de a caballo, armados de lanzas y lazos, capitaneados por hombres de experiencia, y otros treinta peones provistos de hondas y garrotes, seguidos también de muchos perros. Todos se encaminaron al cerro Santa Rosa, guiándose por otros que iban llevando trompetas hechas de cuerno de vaca y tambores. El sol era quemante, eran los meses de verano. Por fin, después de una fatigosa caminata, pudieron llegar a un pequeño cerro de donde se podía divisar a distancia, como puntos, a los tres toros y por las cimas revoloteaban cóndores oteando alguna presa. Se acordó hacer el alto con el fin de que los caballos tomasen un poco de pasto, sacando también los jóvenes jinetes y los de a pie su “chuspa” (bolso de lana tejida) un poco de coca para “chakchar”, así como el tabaco que portaban en taleguitas para envolverlo en pancas de maíz y fumarlo, libando a la vez la tradicional “chakta” (aguardiente de caña), que algunos llevaban en sus cuernos de vaca.

Después de algún tiempo de reposo y llenos los carrillos de “pikchu” (bolo de coca), se pusieron a embozalar a los caballos y, prosiguieron la caminata a paso ligero, siendo divisados a una distancia de tres millas por los tres animales. Los toros levantaron la cabeza y enroscaron los rabos sobre las ancas, en señal de rabia, para acometer en seguida; pero el sonar de las trompetas, tambores y clarines, el ladrido y la embestida de los perros y los impactos de los hondazos lanzados por los de a pie, pusieron en fuga a los toros, que en desesperada carrera subían el cerro. En ese momento cargaron los de a caballo con las lanzas listas para infligirles heridas mortales. Jadeantes ascendían los caballos tras los toros. Cuando éstos ya habían llegado a la cima volvieron a huir los cornúpetas de la presencia de los lanceros. Pero al llegar a unos peñascos, el de color rojo apartándose de los otros dos, se había introducido a una cueva, llegando también a los pocos instantes sus perseguidores. Estos se situaron a los costados de la entrada y otros entraron a provocar la salida y esperaron al toro, que no fue encontrado. La cueva estaba vacía y al penetrar en ella sólo vieron un polvillo rojo con chispitas brillantes que se veían a la luz del sol, notándose también un olor asfixiante y apestoso a metal. Salieron de allí los hombres con una tosesita seca de tísicos.

Los peatones, que subían fatigados, vieron de pronto que por otra falda del cerro corrían velozmente dos de los toros perseguidos y, creyendo que había sido cogido el rojo, aceleraron la subida, encontrándose a poca distancia con sus compañeros, por quienes fueron informados de la extraña desaparición del animal. Prosiguieron en la persecución de los toros, que habían llegado a la laguna de Patarcocha. Estos toros volvieron a emprender veloz carrera hasta llegar a la laguna de Quiulacocha donde se separaron el uno del otro. El negro se dirigió hacia Goyllar y el blanco hacia Colquijirca, tomando la dirección de la laguna de Yanamate. En persecución del toro blanco fueron una parte de los de a caballo y peatones, alejándose más y más el animal, que a la distancia se veía como un punto blanco. Principiando la bajada hacia Colquijirca, se había desencadenado una tempestad de rayos y granizos, cubriéndose la pampa de nubecillas blancas que impedían ver al animal. Fue entonces cuando Quilco (Gregorio), el mayor de los hombres que perseguía a los toros, dirigiéndose a su compañero Lauli (Laurencio), le dijo: Mala seña. El “pachap suyo” (nubes de tierra) se ha interpuesto. Todo está perdido y no nos queda sino ir rastreando por la “chiura” (fangal) los pasos del toro. En efecto, en medio de la niebla, atinaban a seguir los rastros que los perros husmeaban, llegando por fin a una lagunita donde desaparecían las huellas, notándose cerca del borde turbia el agua, como si alguien hubiera removido el lodo hacia el fondo.

Algo semejante sucedía con los hombres del otro grupo, pues cuando llegaron a la actual población de Goyllar, en cuya dirección se encaminaba el toro negro, fueron sorprendidos por vientos huracanados que hacían caer las piedras de los cerros, apareciendo igualmente una densa humareda negra que se levantaba como un incendio, por lo que atemorizados por esos extraños fenómenos tuvieron que volver en precipitada fuga.

Al día siguiente, todos los indios que intervinieron en el “chaco” se habían buscado para contarse lo que sucedió. Acordaron en la reunión volver al cerro Santa Rosa para ver si habían vuelto los toros huidos; pero, cuando llegaron a los hermosos pastales ya no fueron hallados ninguno de los tres toros.

Desde el día siguiente, los indios echaron sus rebaños de carneros, llamas, y otros animales al cerro de Santa Rosa. Empezaron también los pastores a construir sus chozas, poblándose así la región.

Transcurridos algunos años, fueron descubiertas las grandes vetas de oro y cobre en el Cerro Santa Rosa, las de plata en Colquijirca y el carbón de piedra en Goyllar. Los tres toros, eran el ánima de estos fabulosos yacimientos.

Marcha de sacrificio por incumplimiento de la Emergencia Ambiental en Simón Bolívar es evaluada por comisión de autoridades y ciudadanía.

marcha de sacrificioPobladores y autoridades del distrito de Simón Bolívar en Cerro de Pasco se reunieron en cabildo abierto, donde aprobaron por mayoría de votos iniciar la marcha de sacrificio por la vida y salud de los niños contaminados con plomo en la sangre, el 17 de septiembre marcharán hasta  llegar al Gobierno Central.

En una masiva reunión en la que participaron la población y autoridades del distrito de Simón Bolivar, en cabildo abierto este 5 septiembre en las instalaciones de la institución educativa 34033 Paragsah, se aprobó por mayoría el inicio de la marcha de sacrificio por la vida y la salud de los niños contaminados con plomo, para este 17 de septiembre, ante la indiferencia del Gobierno Central.

En su momento Trujillo Bravo, expresó con firmeza que este es el momento de luchar ante la indiferencia del Gobierno Central, que conociendo los informes de los estudios realizados por instituciones nacionales e internacionales donde se indica que más del 80% de la población sufre contaminación por plomo en la sangre, hasta el momento no han mostrado sensibilidad. Desde el 2012 que se emitió la Declaratoria de Emergencia Ambiental, han pasado tres años y no se ha cumplido con las actividades ofrecidas.

Ante la inoperancia del estado, tomaron decisiones

El pasado 26 de agosto recibieron la visita del Vice Ministro de Salud Pública, Dr. Percy Minaya León, quien no trajo nada concreto, pues manifestó: “Sería bueno hacer más estudios”. Sintiendo que eran sorprendidos nuevamente decidieron abandonar la reunión e iniciar medidas de fuerza, las mismas que van desde un paro regional de 48 horas, movilizaciones en la ciudad de Lima y una marcha de sacrificio que, por decisión de la mayoría de pobladores presentes, se iniciará el 17 de septiembre. Leonard Mauricio da la conformidad y se procedió a la firma del acta, donde se expresa que: “La marcha de sacrificio se iniciará con un mínimo de 50 personas esperando que en el camino se unan todos los que deseen, igualmente habrán bases que realizarán otras medidas de fuerza paralelo a la caminata en Pasco”. El cabildo abierto terminó con las arengas de la población: ¡viva la lucha por Pasco! ¡Viva la lucha por los niños contaminados por plomo en la sangres! ¡Viva la vida y abajo las mineras irresponsablesViva la marcha de sacrifico!

¿Qué está pasando?

Pobladores de Cerro de Pasco, autoridades y además de ciudadanos peruanos, desde hace más de 5 años vienen desarrollando una serie de acciones para luchar contra la contaminación de plomo en los pobladores, especialmente de los niños del distrito de Simón Bolívar, hasta lograr  en mayo del 2012  la Declaratoria de Emergencia Ambiental a las localidades del Distrito de Simón Bolivar (Pasco) con Resolución Ministerial N° 117-2012-MINAM.   Emergencia que a la fecha no ha tenido resultados en sus derechos a la vida y la salud.

Según la Organización Mundial de la Salud – OMS, está permitido no más de 10ug/dl en la sangre. Sin embargo, los niños del distrito de Simón Bolívar presentan 28ug/dl habiendo sobre pasado el límite, perjudicando su salud para el resto de sus vidas.

En mayo del 2012 en la PCM se presentó un documento que sustenta la declaratoria de emergencia ambiental. La conclusión de esta reunión fue la constitución de la mesa de trabajo presidida por el Ing. Raúl Roca amparado en el Art. No 2 de la Ley No 28804, Ley que regula la Declaratoria de Emergencia Ambiental.

En las tres reuniones de trabajo: 27 de febrero,12 de marzo y 26 de marzo 2012, presentaron los antecedentes sobre la problemática de salud y socio ambiental, producto de la actividad minera en Pasco, la ANA, DIGESA, CENSOPAS, OEFA, MEM,DIRESA PASCO, GOREPA, MINSA MDSB, autoridades de las comunidades de Quiulacocha, Champamarca, Sacra Familia, Paragsha y José Carlos Mariátegui. Durante estas tres reuniones se presentaron las fuentes de información relevante a sus demandas y las exigencias para la Declaratoria en Emergencia Ambiental:

  1. Resultado de estudios de determinación de Pb en sangre en niños y mujeres gestantes de las poblaciones de Quiulacocha y Champamarca año 2005.
  2. Resultado de estudios por metales pesados en la sangre de los pobladores de Paragsha, realizados por la Universidad de PisaItalia en diciembre de 2008 a febrero 2009.
  3. Resultado de estudios del laboratorio CICOTOX de la UNMSM, realizado en noviembre del 2011 en la Comunidad de Quiulacocha.
  4. Informe de la toma de 1,200 muestras de Pb en sangre en 10 localidades críticas de Pasco, marzo 2012 por CENSOPAS.
  5. Presentación y difusión del video “problemática ambiental en el asentamiento Humano José Carlos Mariátegui”, producto de la actividad minera, promovido por Administradora Cerro SAC – Volcán.
  6. Se informó que el Instituto de Medicina Legal, no hace la entrega de los resultados de 222 muestras de Pb en sangre, resultado de agua y suelo, realizado en setiembre del 2011 en la Comunidad de Quiulacocha.
  7. Se presentaron los informes sobre la desaparición de la fauna silvestre como: Chalhuas, sapos, gaviotas, Huanchas.
  8. Se informó del consumo de agua industrial.
  9. Informes de monitoreo de agua por parte de las instituciones sectoriales del estado.
  10. Informes de monitoreos realizados por el Organismo Especializado en Fiscalización Ambiental, que solo sirve para las empresas mineras y los informes jamás se entregaron a las comunidades.
  11. Informes de la Concesión Minera EL METALURGISTA, según los funcionarios del Ministerio de Energía y minas y Ambiente es el inconveniente para que no se cumpla el Plan de Cierre de los pasivos mineros.

El 20 de julio de 2011, la congresista Gloria Ramos Prudencio presentó el libro: “Informe: Contaminación de Niños con Plomo en Sangre”, esta publicación se realizó gracias al apoyo de las organizaciones “Aurora Vivar” y el “Grupo Género y Economía”. Este informe se hizo con el objetivo de elaborar un diagnóstico que identifique la naturaleza y magnitud del problema, el rol del Estado (Ejecutivo y Congreso), las empresas, los afectados y las organizaciones  e instituciones de la sociedad para afrontar el problema, a fin de arribar  a propuestas de política y un plan concertado de acciones.

Como resultado de este informe, la parlamentaria presentó la iniciativa legislativa N° 3946, que modifica los artículos 5, 6 y 22 de la Ley General de Salud, dándole potestad a las entidades de salud del Estado, así como a los gobiernos regionales y locales a fin de efectuar convenios con las empresas extractivas que permitan atender a la población impactada por la contaminación ambiental propia de la explotación que realizan las empresas mineras, de hidrocarburos y gasíferas, situación que anteriormente no contemplaba la norma de salud. Finalmente, este proyecto fue aprobado por mayoría en el pleno del Congreso y promulgada el pasado  16 de junio del 2011 como la Ley N° 29712.

En mayo de 2012 se emitió la Declaratoria de Emergencia Ambiental a las localidades del Distrito de Simón Bolívar con Resolución Ministerial N° 117-2012-MINAM, sin embargo a la fecha la ciudadanía no ve ningún avance.

MARCHA DE SACRIFICIO POR LA VIDA Y LA SALUD

marcha de sacrificio 3Cuando hace más de cincuenta años marchamos para exigir la creación de una universidad autónoma para nuestro pueblo, creímos que los gobiernos de nuestra patria nos tendrían en cuenta a partir de ese momento. No ha sido así. La indiferencia sigue campeando en nuestro territorio. Ahora se ha hecho más dramática. Desde hace más de dos décadas nuestros problemas de salud pública se han agravado debido a la presencia de metales pesados en agua, aire y suelo de nuestro hábitat, perjudicado a miles de personas de comunidades y asentamientos humanos.

Entre 2007 y 2012, los pobladores fueron evaluados en tres estudios acerca de la  “Determinación de Plomo en la sangre en niños y mujeres gestantes de las poblaciones de Pasco. El último de ellos realizado por el Instituto Nacional de Salud (INS) y la Dirección regional de Salud Pasco. El resultado arrojó que el 60% de niños evaluados presentan más de 10 microgramos de plomo por cada decilitro de sangre (límite establecido por la OMS).

Tras la presentación de este estudio y de los realizados por el Centro de control y prevención de enfermedades de Atlanta (2007) y la Universidad italiana de Pisa (2009), el estado peruano declaró emergencia ambiental en cuatro localidades de Simón Bolívar en mayo de 2012 (R.M. N° 117-2012). Ese mismo año se aprobó un Plan de Acción inmediato y al corto plazo de 90 días consistente en 32 acciones que, no obstante el peligro apremiante, no se han efectuado hasta la fecha. ¡Increíble, pero cierto!

El plan debió ser ejecutado por cinco ministerios comenzando con el cierre urgente de pasivos ambientales  como son la relavera de Quiulacocha y la desmontadora Excélsior, además del control de riesgos y remediación ambiental, pavimentación y forestación de vías, sistema de agua potable, planes de nutrición para la población, entre otros.

Los regidores de Simón Bolívar, Hugo Rojas y Jaime Silva han informado que un total de 2,070 niños menores de 12 años son los más vulnerables a metales en la sangre y representan poco más del 14% de la población. Actualmente, 50 de estos menores se encuentran en estado crítico al no poder caminar.

Como la criminal indiferencia de los mencionados ministerios continúa, las doce comunidades campesinas y centros poblados del distrito de Simón Bolívar, están realizando la “Marcha de sacrificio por la Vida y la Salud de Pasco”. Pasando  por los centros poblados de Pasco, Junín y Lima, pretenden llegar hasta las sedes de los ministerios que hace tres años se comprometieron a ejecutar el Plan de Emergencia Ambiental que contemplaba 30 medidas para reducir el alto índice de metales pesados en el agua, aire y suelos

Encabezan esta marcha, el alcalde de Simón Bolívar, Zumel Trujillo, autoridades marcha de sacrificio 4municipales, presidentes de Asentamientos Humanos, Comunidades Campesinas y padres de familia con niños afectados.

Abrigamos la más grande esperanza de que las autoridades de Pasco, en su totalidad, se sumen a esta Marcha y, todas a una, estén presentes en Lima para que, como un solo puño, se pueda hacer  sentir nuestra indignada protesta. No hay lugar a la indolencia. Comenzando con el Gobierno Regional, la Municipalidad de Pasco y Yanacancha, se debe solidificar nuestra unión. No hay lugar a deserciones ni abandonos.

SOY UN CRIMINAL. Por SAMLAS.

No es raro que escondiera su identidad por medio de un seudónimo. Era la moda al iniciarse el siglo pasado. Todos los artistas que trabajaban la Literatura, usaban seudónimos. Sólo los muy próximos a ellos conocían su verdadera identidad. Se hacía llamar SAMLAS, y su producción narrativa ocupa las páginas de todos los diarios cerreños. Éste, conjuntamente con El Conde de Villarroja y D’Albani eran los únicos que escribían relatos por aquellos años; entre los veintes y los treintas. He aquí una muestra de su talento.

soy un criminalSí, señores, soy un criminal: Voy a matar una vez más.  La voz de mi conciencia y con ella la tranquilidad de mi espíritu se han hundido en un abismo; hasta ahora he estado viviendo en un mundo de ofuscación y misterio. Para que me puedan entender, es necesario que escuchen mi confesión: 

Yo nací rico. En la época de mi nacimiento era  un ser mimado por la sociedad. Todas las puertas y corazones se abrían ante el paso majestuoso del dinero que tenía. Mi padre si no me amaba, al menos me manifestaba el más grande engreimiento; mis gustos todos eran satisfechos, tan pronto como mi deseo o mi curiosidad me incitaban a querer algo. Eso fue mi perdición.

Yo, el mimado, tenía unos parientes pobres, muy pobres a los que la indiferencia y el despotismo, -herencia de familia-, me hacían no conocerlos. 

Mi padre debido a su vida tempestuosa agravada por el frío y la altitud de esta ciudad minera, se vio un día rodeado de médicos que seguían anhelantes el rápido curso de la enfermedad que minaba su débil naturaleza. Era presa de la tisis en su más rápida y cruel faz. Pensar en salvarlo era pensar en lo imposible. Según los discípulos de Galeno, su vida no duraría más allá de unos días; desgraciadamente ello fue una triste realidad: expiró en mis brazos. 

soy un criminal 2Antes de que la madre tierra lo llamara a sí, solicitó de los presentes que nos dejaran solos; se había dado cuenta de su falsa situación y deseaba ponerme al corriente de algunos pormenores de su vida, de los que había de enterarme. Hicieron conforme a su deseo y, ya solos, he aquí lo que me dijo: “Hijo mío y más que mi hijo, mi amigo, perdóname y pídele a Dios que me perdone; sólo ahora, a un paso de la tumba, voy a confiarte un triste secreto del que debí hablarte apenas pudieras valerte por ti; pero, por no verme en la miseria y por no dejarte en el mismo estado, no lo hice, ya que nuestra situación así lo requería: ¡La fortuna que he malgastado y malgastas, no nos pertenece… !. 

Mi asombro fue tan grande al oír las antedichas frases, que permaneciendo espantosamente callado, me limité a hacer un signo de extrañeza. 

Los parientes pobres –continuó mi padre- a los que hemos llenado siempre de desprecios cuando humildes solicitaban nuestra protección, son los legítimos dueños. Escucha. Mi hermano por su carácter disciplinado, había logrado reunir una gran fortuna en diez años de rudos trabajos en la mina, llevando una vida de economías y privaciones. Esto pasaba en esta alta ciudad  minera donde vivió con gran sacrificio. A poco de llegar, conoció a una santa mujer que aunque nativa de esta ciudad, muy humilde y trabajadora, se hizo  digna de él;  con ella se casó ocultamente y  tuvo dos hijos. Quiso la mala suerte que, un día que se encontraba trabajando como nunca, fue atacado por unos bandoleros que querían adueñarse de sus pertenencias. Después de una sangrienta refriega, murió a causa de las heridas mortales que recibiera dejando en la orfandad a sus tiernos hijos y a su mujer. Él, sabiendo o presintiendo, había hecho su testamento mucho tiempo antes, dejándome como tutor de sus herederos. Sólo yo tenía conocimiento de la existencia de ese documento y aprovechando esa casual coincidencia, exploté todas sus minas que dejaron grandes ganancias, me apoderé de los ahorros consignados en el Banco de Perú y Londres y me mantuve en silencio, dueño de  lo que no me pertenecía. Destruí ese testamento antes de llevar a cabo mi resolución. Desde esa época, he llevado esta vida mundana que ha arruinado mi salud y me ha llevado a los confines de la muerte. ¡Perdóname!”

Dos días después de revelarme este secreto, mi padre pasó a mejor vida. Comprendan mi sufrimiento. He pensado mucho acerca de sus palabras. Todo esto no era mío y tendré que devolverlo. En un momento pensé seguir con la farsa establecida por mi padre, pero una fuerza interior que me anonada, me ha gritado desde entonces que no debo hacer eso. Sería inhumano y cruel.  No sería justo que siguiera aprovechando de lo que no me pertenece mientras los legítimos dueños vivieran privados de sus derechos.

 Ahora, como mi decisión está tomada, quiero que sus verdaderos dueños asuman su propiedad. Como yo no podría vivir de otra manera de la que siempre he vivido, me voy al más allá. Dejo esta nota que es una confesión y un arrepentimiento. Que Dios me perdone y, si mis parientes tienen algo de piedad, lo único que les pido es que en nuestra Iglesia me digan una misa. Mucho se los agradeceré. Adiós.

UN MERECIDO HOMENAJE ARGENTINO

Homenaje argentinoEl año de 1946 aconteció un hecho sin precedentes referido a la labor periodística de nuestro patriarca Gerardo Patiño López cuya docencia de su pluma magistral, mantenía viva la ocurrencia de hechos, personajes y circunstancias históricas. Uno de aquellos acontecimientos que con especial afecto instaba a recordar, era referido a la Batalla del Cerro de Pasco. Cada 6 de diciembre presidía el acto conmemorativo con la participación de los alumnos de las escuelas cerreñas y a partir de la década de los 40, contando con la colaboración del maestro don Martín Mendoza Tarazona, maestros y alumnos de la Escuela 491, escenificaban -para que el pueblo presenciara- los pormenores de aquella memorable batalla «la primera y una de las más importantes de nuestra historia». Una vívida lección de historia.

En nuestro libro HISTORIA DEL PUEBLO MARTIR DEL PERU, decimos en la parte pertinente: “Finalizada la ceremonia cívica, todos los habitantes acompañaron los restos de los soldados caídos en combate para ser sepultados. Llevados en hombros por sus compañeros de armas, setenta y siete cadáveres, envueltos en sus pellizas guerreras fueron llevados allá, a tambor batiente. En las iglesias de Chaupimarca y Yanacancha, las campanas doblaban lúgubres. Llegados al campo santo, tras el fúnebre toque de silencio fueron sepultados en tierra minera. Patriotas y realistas  bajaron juntos a las entrañas cerreñas.

Entre tanto, en el Hospital de Campaña, fueron atendidos los soldados heridos de
Argentina, Chile, Paraguay, Colombia y El Perú, mismos que en hermoso gesto de confraternidad se ayudaron mutuamente, tanto como a los soldados realistas. Hubo cuatro oficiales y 58 soldados realistas muertos. Un oficial y 14 soldados patriotas muertos. Cinco oficiales y 23 soldados patriotas heridos. Tres oficiales y 18 soldados realistas  heridos. El herido de más gravedad fue el capitán de primera Pedro López, natural de Córdoba, Argentina, por un cañonazo en la pierna que le tuvo que ser amputada. El teniente chileno de segunda, Darío Plaza, con una grave herida por un sablazo terrible que estuvo a punto de seccionarle el brazo. La herida más curiosa fue la que sufrió el ayudante en Jefe Manuel Saavedra. Mostraba una seria contusión en el muslo derecho. Este oficial llevaba como recuerdo de la Casa de la Moneda de Pasco, una regular cantidad de monedas de plata a donde fue a parar la bala destinada a su cuerpo quedando achatada entre las monedas; pasado el combate fue a conocer el efecto que le había causado por el dolor que sentía. Allí quedaba una marca cárdena en la parte contundida. Esta bala la luce como un milagro del día.

La importancia de este acontecimiento llegó a conocerse en todos los ámbitos nacionalesA los vencedores de Pasco y extranjeros, gracias a las reseñas de «El Minero». Es así que para el año de 1945, el glorioso ejército argentino, envía una delegación de granaderos al mando del coronel Francisco Fullana, para que en forma reverente, expatríe los restos del soldado argentino caído en aquella memorable contienda. Aquella mañana, en medio de una impresionante expectativa y con un conmovedor toque de silencio ejecutado por un corneta argentino, los granaderos cavaron en terrenos de Patarcocha y, de rodillas, con reverencia y veneración, el coronel Fullana recogió varios puñados de tierra cerreña y las puso en una hermosa urna de cristal. Hoy día, esa urna, junto con las que contienen las tierras de Chacabuco y Maipú, está depositada en el altar de la patria del panteón de los próceres de la hermana República Argentina. Allí está la tierra cerreña empapada de la generosa sangre argentina. Aquella misma mañana que referimos, el gobierno argentino condecoró a don Gerardo con una hermosa medalla de oro.

Por otro lado, una de las principales calles de la República argentina lleva el nombre de CERRO DE PASCO, en homenaje a nuestra tierra. Este homenaje no se ha repetido en nuestra patria que tanto ha disfrutado de los frutos minerales de sus entrañas.