LA REVISTA BILLIKEN

BillikenEl primer número de la revista Billiken apareció el 17 de noviembre de 1919. Hacía casi dos décadas que Constancio Vigil venía desempeñando una labor destacada en el periodismo argentino, especializándose en la creación de revistas. En 1911 había fundado Mundo Argentino, la primera de una serie de revistas de su creación que se volverían tradicionales del periodismo argentino y latinoamericano. En 1918, fundó la Editorial Atlántida y al año siguiente publicó dos revistas decisivas para la cultura popular argentina: El Gráfico y Billiken.  En la portada del primer número aparece un niño de pueblo con una pelota de fútbol bajo el brazo derecho, y una venda en la cabeza que le tapaba el ojo izquierdo. La imagen del niño “de barrio” desaliñado fue el emblema de la revista durante varias décadas. A partir de 1930 y durante más de 30 años las ilustraciones de la tapa de la revista estuvieron a cargo de Lino Palacio y se hicieron famosas por su humorismo y ternura. La revista organizó sus contenidos de modo tal que interactuara con la escuela aportando artículos y secciones temáticas fijas sobre temas que pudieran resultar de utilidad directa para los alumnos en sus trabajos escolares, pero sobre todo material gráfico, fotografías, dibujos y unas “figuritas” que se volvieron clásicas, capaz por un lado de atraer e interesar a los niños, y por el otro de servir para las láminas y carpetas de estudio. En este sentido, tradicionalmente, la revista siguió siempre el calendario escolar, sobre todo el relacionado con la historia argentina, dedicando la tapa y los artículos principales, a los hechos y personajes históricos principales (Revolución de Mayo, Declaración de independencia de la Argentina, Invasiones Inglesas, Cruce de los Andes, Domingo F. Sarmiento, José de San Martín, Manuel Belgrano), según el momento del año en que se celebraban las fiestas relacionadas. Billiken, además de los contenidos escolares, incorporó historietas, cuentos, personajes de ficción, juegos, curiosidades relacionadas con los intereses directos de los niños.

Cuando la conocí a partir de mi ingreso en la escuela de Patarcocha quedé impresionado. La mayoría de mis compañeros, igual. En 1945 cuando comenzamos a decorar los pasadizos y aulas con contenidos temáticos de ciencias e historia, nos sirvió de mucho. Pero su didáctica composición estaba tan bien cimentada que nos servía ampliamente para nuestras clases. Muchos de los niños de entonces guardábamos como reliquias los números de Billiken.

Billiken 2Recuerdo que nuestro proveedor infalible era Machi el Fakir pero además podía adquirirse en los kioskos de Palomino, Ayala, etc. En ese caso teníamos que apresurarnos a comprarlo, caso contrario, nos quedábamos sin nuestro ejemplar.

Ahora que han transcurrido los años, no podemos menos que enternecernos con el recuerdo de esta famosa revista educativa con la que gozábamos con las aventuras de la Familia Conejín, Ocalito y Tumbita, y muchos personajes más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s