La Concentradora de Quiulacocha

Fotografía de la Concentradora de Quiulacocha que tuvo especial trabajo en el tratamiento de los minerales producidos en el Cerro de Pasco. Estaba ubicada inmediatamente después de la cervecería Herold y muy cerca del pueblo de Quiulacocha. Actualmente ya no existe. Todo ha desparecido.
Fotografía de la Concentradora de Quiulacocha que tuvo especial trabajo en el tratamiento de los minerales producidos en el Cerro de Pasco. Estaba ubicada inmediatamente después de la cervecería Herold y muy cerca del pueblo de Quiulacocha. Actualmente ya no existe. Todo ha desparecido.

Desde enero de 1921 funcionaba concentradora destinada al tratamiento de los minerales pobres, provenientes de las secciones de escogido de la Lumbrera Central y de Excélsior y de los que en el futuro se produjeran.

La capacidad de la oficina es de 400 toneladas diarias. En los esquemas que se publicaron en los diarios pueden seguirse fácilmente  la marcha del beneficio a través de los diferentes aparatos que dispone la planta. El mineral vertido directamente por los carros del ferrocarril a un gran depósito de madera, ingresa a la planta de molienda, en donde pasa por alimentadores Caterpillar, trituradoras Mc Culloch, grupos de cilindros, cedazos y muestradores circulando continuamente por fajas de traslación y elevadores de baldes. De esta sección el producto sale triturado a un tamaño de más o menos dos milímetros, muestreado y pesado automáticamente conforme circula por la última faja de traslación. De la sección de molienda el producto titulado penetra a la concentración propiamente dicha. En esta principia por recibir una adición de agua y luego es tratada en dos grupos de mesas Butchart después de atravesar un nuevo muestrador. Los concentrados de estas mesas van directamente a la sección de concentrados, los relaves son clasificados por clasificadores Dorr, pasando los lodos al espesador general, también del tipo Dorr y los gruesos al molino de bolas Allis Chalmers, donde se les remuele, para enviarlos luego a través de clasificadores Dorr y de deslodadores hidráulicos a mesas Butcharts para arenas, donde sufren una nueva concentración. Estas mesas dan tres productos: Concentrados, que van a la planta especial; relaves que se botan y productos intermedios que se elevan hasta los clasificadores Dorr para hacerles recorrer un nuevo ciclo de clasificación, remolienda y concentración. Todos los productos lodosos se reúnen en el espesador Dorr del que hemos hablado, donde abandonan gran parte de agua que les acompaña una bomba de diafragma doble retira los lodos acumulados en el espesador y los envía también a mesa también Butchart para lodos donde también se separan concentrados y relaves. Antes de salir de la planta, tanto los concentrados como los relaves pasan por muestradores especiales. En la planta especial para el tratamiento de concentrados son tratados estos en clasificadores helicoidales Akin y luego en filtros prensas, regresando luego por un plano inclinado a la parte alta de la oficina en donde se les embarca en carros con destino a la fundición.

La oficina ha sido proyectada por la firma Bradley Buff & Labarthe de San Francisco.

El agua necesaria para el funcionamiento de la planta es bombeada desde la laguna Quiulacocha, a cuyas orillas se encuentra la oficina, atravesando para llegar a ésta una tubería de flejes de madera reforzada con un alambrado de hierro, la misma laguna recibe los relaves del beneficio.

Un serio inconveniente para la buena conservación de los diferentes aparatos es la acidez de las aguas utilizadas, que corren en las partes metálicas y contribuyen a lixiviar el cobre de los minerales, que se depositan luego sobre las piezas de hierro.

La ley media de los minerales tratados es de 1½  y de 2½  por ciento de cobre y de 3 a 5 onzas de plata por Tn.; la de los concentrados de 5 a 7% de cobre y de 8 a 10 onzas de plata. El coeficiente de extracción es de aproximadamente 76% para el cobre y 78 % para la plata.

Nota.- Esta concentradora dejó de funcionar en 1923 cuando se puso en actividad la de La Oroya.

Atención amigos:

Voces del SocavonVOCES DEL SOCAVON es un libro en el que hacemos conocer los cuentos y leyendas creados por nuestro pueblo. Dejando de lado disquisiciones teóricas referidas a  una u otra creación, hemos dispuesto que este tomo esté dedicado a la imaginación popular campesina y minera. Por amor  a nuestro pueblo minero difundiremos próximamente, danzas y cantares. Esperamos que tras conocer estos aportes puedan extraer valiosa información acerca a la idiosincrasia de este conglomerado centenario y laborero. Comenzamos definiendo y delimitando el ámbito de cada una de estas manifestaciones para concluir regalándoles  con una selección de cada uno de estos rubros.

Adquiera su ejemplar llamando al 991467267 de 4 de la tarde hasta las 10 de la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s