MI CERRO DE PASCO (Tercera parte)

cuadro cerreño-portada de libroNo sólo en las minas se inmolaron nuestros hombres. Recordemos. Cuando la patria estuvo en peligro, aquellos 220 hombres  de la heroica Columnas Pasco –flor y nata de nuestra juventud- salieron en defensa de nuestras fronteras. Fueron uniformados, armados y pertrechados con el peculio de nuestro pueblo sin que le costase un solo centavo a nuestro país. Partieron el 7 de mayo de 1879 y después de cruzar inmensos arenales combatieron en San Francisco, Tarapacá, Tacna y cayeron al lado de nuestro glorioso coronel Francisco Bolognesi aquel 7 de junio de 1880 en Arica. Todos murieron heroicamente. Cuando los chilenos, estaban para tomar Lima, un segundo grupo de voluntarios aglutinados en la segunda Columna Pasco, conformado por niños y ancianos fue a defender Lima. Vencidas nuestras tropas, los chilenos deciden tomar el Cerro de Pasco. Luchamos como fieras para no dejarnos humillar. No sólo nosotros, también los otros pueblos de Pasco como Cajamarquilla y Huariaca, primeramente, después Vilcabamba que  al repeler a los invasores sufriera sangrientas represalias como la del 7 de junio de 1882 en que quedó reducida a cenizas sobre los heroicos despojos de Paula Fiada, Máximo Guillermo, Epitación Ramos, José Vásquez, Micaela Villegas, Salomena Javier, Martina Víncula, Ezequiel Eslado, Martín Aguilar y Rufino Rupay. Otro soldado heroico fue el comandante Gustavo Jiménez, apodado “El Zorro”, presidente de la república en la Junta Transitoria de 1931. Al levantarse a favor de la ley contra el “Mocho” Sánchez Cerro, es apresado en Paiján y asesinado el 14 de mayo de 1933 con la modalidad de “la ley de fuga”. Nuestra historia también registra a dos soldados cerreños que se inmolaron en la guerra  contra el Ecuador. El sargento Teófilo Morales Janampa, natural de Huaraucaca, muerto en Aguas Verdes el 22 de julio de 1942 y al alférez Lorenzo Rocovich Minaya, el mismo año, en Porotillo. Otro heroico soldado cerreño fue don Teodomiro Gutiérrez Cuevas que, en 1915, liderando a diez mil indios de Azángaro se levantó contra los terratenientes que los martirizaban. Pago con su vida este intento.

puño cerradoNuestra ofrenda a la historia del Perú, como vemos, no se ha limitado a nuestros valiosos aportes económicos para la grandeza de nuestra patria. No. Los filones humanos de nuestro pueblo son inagotables: Daniel Carrión García, mártir de la medicina; Evaristo San Cristóval y León, el más grandes maestro dibujante de fines del siglo pasado; Luis Favio Xammar, maestro y escritor notable, muerto trágicamente en Colombia, Poetas como Ambrosio Casquero Dianderas, Lorenzo Landauro, Arturo Mac Donald, Graciela Tremolada, Isabel Unzátegui, Juvenal Augusto Rojas, Esther Moreno, Luis Pajuelo Frías, Luis Ferrari. Pintores como Leoncio Lugo, Teresa Lactayo, Miguel Ampuero, Clotilde Jurado, Carlos Palma Tapia; compositores como Andrés Urbina, Ramiro Ráez, Pablo Morales; músicos como Graciano Ricci, Jesús Enciso, Ángel Portillo, Julio Patiño, Armando Paredes, hermanos Yacolca, Fidel Roque, Francisco Azcárate, Aurelio y Humberto Romero, César Bustamante, Nico Papish, Pablo Palacios, los hermanos Apestegui…

entierro multitudinarioEs en el Cerro de Pasco donde se han iniciado las luchas gremiales. Recordamos a Washington Oviedo, el primero en luchar por las ocho horas; Gamaniel Blanco Murillo, fundador de los sindicatos mineros de La Oroya, Morococha, Mahr Tunel, organizador del primer congreso minero de 1930, maestro deportista, compositor y periodista. Después de heroica lucha es asesinado en el frontón por orden del “Mocho” Sánchez Cerro, el 17 de abril de 1931. A Blanco se suman, Pablo Inza Basilio, Gudelio Espinoza Córdova, Melchor Gamarra, Teófilo Rímac Capcha y tantos otros. En este blog estamos haciendo conocer sus historias antes que el olvido y la ingratitud los sepulten. Por eso seguiremos escribiendo nuestra historia aunque algún despistado escribe pidiéndonos que, en lugar de “hablar de cosas pasadas  que a nadie importa”, debemos informar de los caballeros del club Pasco”.

Hay tanto por recordar. Siempre debemos sentir orgullo de haber contribuido a la grandeza de nuestra patria. Felicidades hermanos de todo Pasco. Un abrazo fraternal.

 

Anuncios

2 thoughts on “MI CERRO DE PASCO (Tercera parte)

  1. Maestro. La gran tarea que realiza es por ser el mismo minero, el mismo profesor de colegio, el mismo docente de la universidad, el mismo maestro de cada día, que nunca descansa, menos desmaya, así como enseño y nos enseña cada día. Los cretinos tienen los ojos rojos de ira, porque nunca alcanzaran el cielo a donde Ud llegó. Maestro, su ironía, es la herencia muy particular de los hombres de olores a metal.

    1. Querido Aurelio:
      Gracias por tus palabras y comprensión. Hace muchos años, cuando comencé a hacer conocer nuestra historia, una cáfila de malintencionados me atacaron como en la actualidad lo siguen haciendo otros tipos a los que identifico claramente. No importa. Los primeros desaparecieron junto con sus ataques y, los actuales, seguirán el mismo destino. Yo sólo busco la manera de agradecer a mi pueblo que tanto me ha dado. No dejaré de escribir mientras hayan personas comprensivas como tú.
      Un abrazo Aurelio y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s