LAS CALLES DEL CERRO DE PASCO (Segunda parte)

La Plaza Chaupimarca

Iglesia de Chaupimarca
La vieja iglesia de Chaupimarca en los últimos años del siglo XVIII. En las paredes pueden verse las publicaciones que, andando los años, originaron el comienzo del periodismo en la tierra minera.

La Plaza de Armas del Cerro de Pasco, o, Plaza Mayor, corresponde a la PLAZA CHAUPIMARCA. (Chaupi=centro; marca= pueblo) nombre dado por los primitivos orfebres y pastores que vivían en estos lares: los Yauricochas. Posteriormente, en ella edificaron la Iglesia principal en honor a San Miguel Arcángel, patrono de la ciudad- Reemplazaba a la de Santa Rosa, construida a comienzos del siglo XVII, que tuvo una  vigencia de 126 años, hasta el 28 de octubre de 1746, en que acaece el más apocalíptico terremoto del que se tiene memoria en el Perú. La iglesia de Chaupimarca, perteneciente a la diócesis de Tarma, está funcionando desde el 29 de setiembre de 1780 bajo la advocación de San Miguel Arcángel, Jefe del Paraíso y Príncipe de las Milicias Celestiales, vencedor del demonio, patrono del pueblo minero. Fue construida con una sencillez y simplicidad que llama la atención. Por su importancia histórica y su generoso aporte a la economía de la Metrópoli, la ciudad merecía un templo de más prestancia, como Potosí, Guanajuato, Taxco, Sombrerete y otras ciudades mineras donde se erigieron imponentes catedrales. Hay que tener en cuenta que hay pueblecitos perdidos en los Andes que tienen  iglesias de mucho más prestancia y monumentalidad que la nuestra.

En Chaupimarca residieron importantes personajes y comerciantes de diversas nacionalidades: españoles, yugoeslavos, croatas, alemanes, franceses, italianos, austriacos, montenegrinos, griegos etc. Por ejemplo, en el número  63, despachaba el Comercio de Biasevich Hermanos; en el 65, Bodega de Pablo Ivancovich;  67, Bodega de Kísich Hermanos; 70, Casa Comercial de Nicolás Vlásica; 71, Bodega de Nicolás Lale; 76, Comercio de lana de Kisich Hermanos; 77.- Bodega de ultramarinos de Juan Pavletich.

Parte de comerciantes extranjeros en el Cerro de Pasco (Diario EL COMERCIO)

Extranjeros en Cerro de PascoEn homenaje a la Virgen del Carmen, matrona de los españoles, se realizaba todos los años, grandes temporadas taurinas con diestros españoles, mejicanos y peruanos, de mayor cartel. Para el caso se cubrían las bocacalles con carretones improvisándose un ruedo enmarcado de cómodas galerías. Muchos fueron los diestros que debido a su empeño y valentía, consiguieron enormes cantidades de dinero como premio a sus faenas. Se disputaban su inclusión en los carteles porque al brindar la muerte de un toro a un riquísimo minero, en retribución recibía de éste la montera repleta de monedas.  En esta histórica Plaza se juró la independencia del Cerro de Pasco y el Perú, el 7 de diciembre de 1820, un día después de la gloriosa Batalla de Pasco; en ella también se ajusticiaba a los facinerosos en una gigantesca horca a la puerta del Tribunal Mayor. Y ya comenzado el presente siglo,  el coronel Flores -héroe de la Guerra con Chile- atrevido en su soberbia, comenzó a trabajar una mina en el centro de la ciudad. Mucho tuvieron que luchar los cerreños para cerrarla. Aquí mismo, la mañana del domingo 5 de mayo de 1879, el pueblo todo dio el adiós a los integrantes de la Columna Pasco. Ninguno de estos héroes volvería. Dejaron sus huesos en las fronteras de la patria. En todo el ámbito de esta plaza, en los momentos de mayor holgura económica que fueron los de sus comienzos, funcionó el Mercado Central, hasta que en 1902 construyó el Mercado de Abastos, el alcalde de nacionalidad italiana Cesare Vito Cútolo. Más tarde, uno de los mejores Alcaldes que hemos tenido, el ingeniero Héctor Escardó, hizo construir, con su peculio,  una hermosa glorieta que se le conoció con el nombre de KIOSKO ESCARDO.

Kiosko Escardó
La histórica glorieta que recibió el nombre de KIOSKO ESCARDÓ en homenaje al donante, el Alcalde de la ciudad, ingeniero don Héctor Escardó. Fue escenario de una serie de históricos acontecimientos históricos.
Mañana con nieve Plaza Chaupimarca
Durante una nivosa mañana de medio año, se puede ver adormilada –en tiempos más recientes- a nuestra plaza después de una silenciosa nevada que la ha cubierto completamente. ¡Cómo recordamos aquel entrañable paisaje ligado a nuestra infancia!

Continua…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s