PALOMA BLANCA (Triste cerreño)

El siguiente es un triste de vieja estirpe. En mi infancia lo escuché cantar, a don Santiago Valdizán y a don Dalmacio Dávila, ambos magistrales guitarristas y cantores de épocas pasadas. Estremecían el patio de la vieja casona del barrio Misti haciendo llorar a mi abuela y a mis tías. Lástima que el paso de los años ha ido sepultando estas joyas de nuestro más puro sentimiento.

PALOMA BLANCA

       (Triste cerreño)

Paloma blanca, piquito de oro,

alas de plata;

no te remontes, por esos montes,

porque yo lloro. 

Paloma blanca, si eres paloma,

sal al camino;

dos cazadores, pegan su tiro,

tiro perdido. 

Díganme plantas, por señas tantas,

si me la han visto.

A mi paloma, me la han robado,

sin gozar de ella.

Dentro, en mi pecho, tengo una jaula

donde te criaste,

Criaste alas, alzaste el vuelo

y ¡Ay! Me dejaste.

Anda paloma, no más regreses,

si eres ingrata;

porque tu ausencia y tu indolencia,

¡Ay!, ¡Ay! Me matan.

¿Cuál es aquel pajarillo

que canta sobre el limón?.

anda dile que no cante

que me parte el corazón.

 

Abandonaste mi suerte

por gozar de nuevo amor;

mi sombra te ha de hacer falta

cuando te sofoque el sol.

 

Entre medio de mi amor

tiernamente apareciste

robándome el corazón,

presto mi dueña te hiciste

 

Entremedio de mi pecho

tengo un clavo remachado,

sólo lo podrá quitar

la prenda que lo ha clavado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s