Secuestro y asesinato del ingeniero. David Ballón Vera

David Ballón VeraDavid Armando Ballón Vera era un conocido ingeniero de minas y empresario minero natural de Apurímac. Trabajó en el Cerro de Pasco donde fue muy apreciado por su don de gentes y su enorme dedicación al trabajo minero.

En 1992, al momento de producirse su secuestro y posterior asesinato, desempeñaba el cargo de Presidente del Instituto de Ingenieros de Minas y no poseía ninguna vinculación política partidaria conocida.

La información obtenida por la Comisión de la Verdad y Reconciliación  permite establecer que el 11 de septiembre de 1992, aproximadamente a las 14:15 horas, en circunstancias que se desplazaba en su camioneta por la avenida Tomás Marsano en el distrito de Surquillo (Lima), David Ballón Vera fue interceptado por miembros del MRTA. Los subversivos a bordo de una ambulancia, cerraron el paso al empresario y de la misma bajaron Sergio Morillo Rojas (a) “David”, quien disparó contra la camioneta; y, Gregorio Cuba Vega (a) “Arturo”, quien golpeó con una comba la luna lateral izquierda del vehículo. Como “contención” se encontraban Julián Ernesto Cuba Vega –hermano de Gregorio Cuba Vega- y Rafael Salgado Castilla (a) “Negro Bruno”, quien a su vez estaba al mando del operativo y era el conductor de la ambulancia. Los subversivos sacaron de su vehículo al empresario, lo introdujeron a la ambulancia y se dirigieron hacia el distrito de San Borja. A la altura de la Calle Vesalio del mencionado distrito, hicieron un trasbordo e introdujeron al empresario en la parte posterior de otro vehículo, en el cual la víctima fue conducida hacia la denominada “base de Santa Anita”, siempre dirigidos por Rafael Salgado Castilla (a) “Negro Bruno”.

4 Documentos de la Delegación Policial de Surquillo, el Atestado Policial Ampliatorio Nº016-DIVICOTE2-DINCOTE, los actuados judiciales y los testimonios obtenidos.

5 Testimonio de Sergio Morillo Rojas ante la Unidad de Investigaciones Especiales de la CVR el 21 de abril del 2003 en el Establecimiento Penal de Aucallama (Huaral).

580

Según refiere el arrepentido con Clave Nº B1A000061 que actualmente goza de libertad, “…la casa estaba ubicada en la Avenida Los Constructores en Santa Anita (sic), en dicha casa había un níspero en un jardín interior, en una esquina…”7. De acuerdo con lo relatado por Morillo Rojas, al llegar al mencionado inmueble, Rafael Salgado Castilla (a) “Negro Bruno” indicó a los otros dos subversivos que debían cubrirse los ojos y permanecer con el rostro hacia abajo. Seguidamente, Gregorio Cuba Vega (a) “Arturo” y Sergio Morillo Rojas (a) “David” subieron con el secuestrado al segundo piso de la vivienda y permanecieron allí como encargados de su custodia durante un día8. La Comisión de la Verdad y Reconciliación no ha podido obtener información relacionada a las condiciones de su cautiverio.

De acuerdo con la información policial, al entablarse comunicación con los familiares de David Ballón Vera, éstos se rehusaron a tener contacto con la Policía Nacional para la investigación del secuestro, presumiblemente con el fin de no entorpecer las tratativas con los subversivos para su rescate. Empero, la policía al tener conocimiento de este hecho y de otros secuestros que el MRTA venía realizando sistemáticamente en Lima, puso en marcha el plan operativo denominado “Alacrán 1” para la ubicación y captura de los secuestradores.

Debe considerarse que durante la realización del operativo “Alacrán 1”, trece meses después del secuestro de David Ballón Vera, no se intervino ningún inmueble en la Avenida Los Constructores (La Molina), por lo que puede presumirse que la víctima fue trasladada desde esa “base” a alguna de las viviendas intervenidas posteriormente en octubre de 1993 o que dicha “base” fue desactivada luego del asesinato del empresario minero.

Transcurridos más de cinco meses de permanecer secuestrado por los miembros del MRTA, la madrugada del 24 de febrero de 1993, el cuerpo sin vida de David Armando Ballón Vera fue encontrado en una calle de la Urbanización Pando, en el distrito de San Miguel (Lima), según se refiere en el Parte Policial Nº 1786-DIE-DINCOTE del 30 de abril de 1993. De acuerdo con la información periodística, inicialmente no se pudo reconocer el cadáver encontrado pues “…. Lo que la patrulla policial vio en la madrugada fue el cadáver de un hombre con la barba crecida y sumamente delgado, cuyo peso corporal se estimó en unos 40 kilos…” 9. Debido a que no poseía documentos y a su deteriorado aspecto físico, el cuerpo de David Ballón Vera no fue reconocido y fue registrado como “N.N.” (Non Nominato, persona sin nombre o no identificada) e internado en la Morgue Central de Lima. Sin embargo, fue posteriormente reconocido por sus familiares y sus restos fueron sometidos a los exámenes correspondientes para determinar la causa de su muerte.

6 Testimonio de Sergio Morillo Rojas ante la CVR el 21 de abril del 2003 en el Establecimiento Penal de Aucallama (Huaral) y declaración del Arrepentido con Clave Nº B1A000061 en su manifestación del 27 de septiembre de 1993.

7 Manifestación del Arrepentido con Clave Nº B1A000061 del 27 de septiembre de 1993.

8 Testimonio de Sergio Morillo Rojas ante la Unidad de Investigaciones Especiales de la CVR el 21 de abril del 2003 en el Establecimiento Penal de Aucallama (Huaral).

9 Diario Expreso del 25 de febrero de 1993.

581

De acuerdo con la necropsia practicada, la muerte de David Ballón Vera se produjo a consecuencia de “… traumatismos encéfalo craneano, herida perforante (02) en la cabeza” atribuidos a proyectil de arma de fuego10. En el mismo sentido, el examen de medicina forense practicado por la Dirección de Criminalísitica de la Policía Nacional refiere que el cadáver “… presenta 2 heridas perforantes por proyectil de arma de fuego en la cabeza y lesiones contusas en el rostro…” 11.

Las condiciones del hallazgo del cadáver de la víctima y los citados exámenes médico legales permiten afirmar que el empresario fue sometido a condiciones de privación de alimentos y maltrato físico durante su cautiverio y que fue finalmente ejecutado mediante disparos de arma de fuego en el cráneo por sus secuestradores, quienes abandonaron su cadáver en la vía pública.

Las declaraciones vertidas ante la Comisión de la Verdad y Reconciliación por los encargados de realizar el secuestro y conducción de David Ballón Vera, permiten afirmar que tales hechos fueron cometidos por las denominadas “Fuerzas Especiales” del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), y que fue asesinado encontrándose en condición de rehén.

Adicionalmente, el análisis de los testimonios obtenidos por la Comisión a la luz de las investigaciones policiales y las declaraciones de otros miembros del MRTA acogidos a la Ley de Arrepentimiento, permite vincular la actuación de estas “Fuerzas Especiales” con otros secuestros realizados en la ciudad de Lima en los meses siguientes y establecer una relación directa con el aparato de seguridad a cargo del ciudadano chileno Jaime Castillo Petruzzi, miembro del Consejo Ejecutivo Nacional (CEN) del MRTA.

(Fuente: Revista de Minería)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s