Aquella vez de la guerra con Chile

(Segunda parte)

Confesiones de un genio militar respecto del aporte del Cerro de Pasco a la Campaña de la Breña.

CaceresEl aporte cerreño a la Campaña de la Breña fue muy importante. Si bien es cierto que su contingente de soldados no fue numeroso, pues los jóvenes habían muerto gloriosamente conformando dos oleadas de valientes. La primera conformando el primer contingente de La Columna Pasco que terminó el 7 de junio de 1880, y luego, la nueva Columna Pasco, integrada por niños y ancianos que quedaban. Ellos cumplieron brillante campaña en San Juan y Miraflores. A partir de entonces el que nuestro pueblo aportó significativamente en lo económico. En muchos pasajes de sus Memorias, el mismo caudillo Cáceres lo reconoce y lo magnifica. Otro de los fundamentales aportes significa la estrecha colaboración de Harry Wall, gringo maquinista residente en el Cerro de Pasco, al que se le conocía con el mote de “Cáceres Chico”. De él muy emocionado dice Cáceres: “La situación del ejército hacía se cada vez más apremiante. No contaba con un solo centavo en caja y no había con qué comprar carbón para alimentar la máquina del ferrocarril, por lo cual hubo necesidad de mandar a mi ayudante, teniente Juan Durand, al Cerro de Pasco, con una nota al Prefecto de Junín, en la que le pedía fondos existentes en la Caja Departamental. A la misma ciudad fue el mayor Juan Saravia, con una partida de mulas destinadas al transporte del carbón que, de acuerdo con el prefecto, debía ser adquirido en la propiedad del minero Claudio Gutiérrez”.

“Como yo recorría frecuentemente la línea del ferrocarril de Chosica a Chicla, trató el enemigo de aprovechar esta circunstancia para atentar contra mi persona”·-dice Cáceres- “Seguramente, el alto mando chileno juzgó fatídica mi vida y, para hacerme desparecer y desbaratar la organización de las resistencia armada, compró varias veces, a bajo precio, la maldad de algunos hombres faltos de todo escrúpulo que se encargaron de poner en juego los medios más ruines para acabar con mi existencia, lo cual no llegaron a conseguir, por fortuna”.

“En uno de esos días, el tren en que viajaba con mis ayudantes quedó detenido de repente a la salida de un túnel. Bajé al instante con mis acompañantes y fui informado por el maquinista norteamericano Mr. Wall (a quien llaman “Cáceres Chico”), que había detenido el tren en forma tan brusca por haber advertido una piedra de gran tamaño colocada en la línea con intenciones  seguramente criminales. No presté mayor atención a este hecho; aguardé a que se hiciera retirar el pedregón y continué el viaje”. 

Poco después, en otra excursión, fue detenido el tren en la misma forma que la anterior, en la quebrada del infiernillo, por haber notado el mismo maquinista que los rieles habían sido removidos intencionalmente para que al salir el tren del túnel, en vez de pasar por el puente, se precipitara al fondo del abismo. El oportuno aviso de Wall, quien me guardaba singular estimación, evitó que acaeciera la catástrofe, merced únicamente a su acreditada pericia. Reparado el desperfecto, continuamos la marcha”. 

“Ante este nuevo atentado, ordené a las autoridades del tránsito, vigilaran estrictamente la línea para evitar la repetición de tales hechos”.

“Sin embargo, lograron los criminales burlar nuevamente la vigilancia de los puestos distribuidos a lo largo de la línea férrea y movieron los rieles, poniéndolos de tal modo que nadie se habría dado cuenta a no ser el mismo Wall, quien dando oportunamente el grito de !Peligro!, volvió a salvarnos de la catástrofe. Los rieles estaban desviados hacia el precipicio: el cauce del río Purhuay”. 

         “Días después se capturó a dos chilenos que fueron sorprendidos en el momento en que levantaban los rieles de la línea. Conducidos a Matucana fueron interrogados y declararon haber procedido a mover los rieles con el propósito de hacer volar el tren, en cumplimiento de las órdenes del contralmirante Patricio Lynch. Dichos individuos fueron sumariamente ejecutados”. (Memorias de Cáceres)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s