LOS CARNAVALES DE ANTAÑO (Quinta parte)

los carnavales 16

Estos mensajes eran motivo de gran alborozo para el público oyente que unas veces en prosa y otras en verso como el que a continuación consignamos, son piezas de antología. Estamos reuniendo la mayor cantidad de estos mensajes para que en uno de nuestros próximos volúmenes les podamos entregar, previo estudio y comentarios.

 

TESTAMENTO DE S . M.  EL REY CAYENA PRIMERO

Yo, el Rey Cayena Primero,                     Seguro de mil maneras,

escribo mi Testamento,                            he de enlutar los hogares,

porque acercárseme siento                      haciendo llorar a mares

a Caronte y Can Cerbero.                         a casadas y solteras.

 

Mi muerte es triste en verdad                 El mundo cubre de luto

porque dejo a mis vasallos,                   porque muere este Cayena,

más tristes que a ciertos gallos               sintiendo la misma pena,

cuando les falta maná.                              el erudito y el bruto.

     ……………………………………………………….

Dejo a Panchito, el barbero,                    A Gonzalito Galdós,

cuernos de toro y carnero.                      empresario de gran ciencia,

Al español Rivacoba,                                  que como no se hallan dos,

dos bacines y una escoba.                         le regalo mi conciencia,

A Vertikapa, el robusto,                            para que así poco a poco,

del nene Reuter, el busto.                        cobre menos por un foco.

A don J.O. Calderón,                                 A Olazábal y su hermano,

dejo la gobernación.                                  les dejo como a otros tantos,

Al doctor Valencia Pinto                          un consejo que es muy sano:

el juzgado y su recinto.                             “Ni el día de Todos los Santos,

Petróleo Gal y Albayalde,                         vayan a dar al panteón,

a Madueño, el nuevo Alcalde.                  que si los ve el panteonero,

A Malpartida y Calero,                              los zampa en un agujero.

mis añejos pantalones;                             también les dejo ración

que les pongan sus botones,                    del  tónico VIGORON.

que los venda, y el dinero                         A los hoteles del Cerro,

obsequie a sus ÑAHUIRONES.               buena cantidad de kreso,

A SU HIJO, EL Calerito,                           para que a ver si por eso

para que toque mi pito.                          pierden el miedo a la higiene

A Malpartida, don Arturo,                      Al Concejo que pasó

para que fume, un gran puro.                  como pasa el huracán,

A G. Merello y Cotrina                              y que a sus pasos dejó

comerciantes en franelas,                        sólo inmundicias y afán,

les dejo todas las telas                               les dejo a su elección,

de los trajes de mi china.                          para ver lo que prefiere,

Al galeno Talavera,                                    el cólico miserere,

le dejo mi calavera.                                    la lepra o el sarampión.

A los empleados de Gallo,                        Al Editor de Los Andes,

numerosos en esta villa,                           para su menda le dejo

la santa ley de Castilla                               un meditado consejo:

que libertó a los esclavos.                         si sigue con la matraca

Al chiquito “dos y medio”                        le canta la paca-paca.

para crecer el remedio.                             Al comerciante M.Parra,

A los Ravelli hermanos,                            poseedor de tantos dones,

muchas papas con gusanos.                     le nombro Gran capitán

A Castillo, el escribano,                            de toditos los soplones.

chuzos altos de mi hermano.                  Al coquero Irlando Llanos,

Al patrón de “La Mascota”,                     amigo de echar globazos

mi cachimba y una bota.                          y luego esconder las manos,

A Dávila, el retratero,                                para que lea con empeño,

de cosméticos la lista,                               doyle un tomo de Carreño.

porque es saltante a la vista                    A Dupuich el ex_empleado,

que es su cabello de acero.                       preferido de placeras,

Del “Niza”a los dos regentes,                   con mañas y entendederas

les dejo mis muchas mañas,                    quiso hacer del mercado,

para que así, como arañas,                       de Ricardo un principado,

chupen la sangre a las gentes.                 le dejo yo sin sonrojos,

Dejo a “Vulcano”, el monarca                 zancudos chinches y piojos.

     tan ancho de vientre y lomo,              A Villarán, don Cishaco,

de mis hechuras un tomo,                       de mi colección un huaco;

para que lo lleve la parca.                         y si es asunto que aprieta

A Don Genaro Azabache,                          le regalo mi maleta.

viejo muy listo y muy buen mozo,         A Caballero Vicente,

le dejo para su gozo                                    y a don Julio Gutiérrez,

dos cajitas de “Cold Cream”                     les dejo de buena fe,

y el personal de mi Harem.                      de la Neurosine Prunier,

A don Desiderio Meza,                              de pomitos una gruesa

cuatro botellas de ron,                              de la Botica Francesa.

anís y wisky un cajón;                               A las robustas placeras

pues le vivo agradecido                             honradas en apariencia, que

porque con gran maestría                        con más uñas que conciencia

mi levita la ha cosido,                               y más mañas que polleras.

en siete años más un día                          les dejo por compasión,

Aconsejo al ingeniero,                              la cárcel en construcción.

decano de la profesión,                             De matanceros al gremio

que cuide no resucite                                que intoxica a todo el Cerro,

el ilustre D. Carrión,                                  vendiendo carne de perro,

que si tal cosa sucede,                               el tifus o la viruela.

que muy bien suceder puede,                  ¿Qué no quiere ir al camal

En asaz posible grite                                  porque dizque está distante?.

con dolor y sentimiento                           a un borrico que le plante

“Arauco: Yo bien lo creo                                  farol tan descomunal.

que me has hecho un mausoleo                     Es que así no seguirá

en lugar de un monumento”.                         La costumbre establecida

Al Inspector de la higiene,                       de vender carne podrida.

el vivísimo don Pancho,                           Algún matancero exclama:

para que cuide a mi chancho,                  ¿Por qué el Alcalde menguado,

que, contrario a las ordenanzas,             el negocio se ha acabado.

hace lo que Sancho Panza,                        A C. Bravo Malpartida,

efectuaba en su corral.                              dentista de profesión,

A los del Centro Social,                             le dejo como clientela

aserrín,clavos y cola                                  para que saque la muela

y una afinada pianola                                a los muertos del panteón.

para ornato del local.                                                        ………..

tan ancho de vientre y lomo,                   A Villarán, don Cishaco,

de mis hechuras un tomo,                                   de mi colección un huaco;

para que lo lleve la parca.                         y si es asunto que aprieta

A Don Genaro Azabache,                          le regalo mi maleta.

viejo muy listo y muy buen mozo,                     A Caballero Vicente,

le dejo para su gozo                                               y a don Julio Gutiérrez,

dos cajitas de “Cold Cream                                  les dejo de buena fe,

y el personal de mi Harem.                                  de la Neurosine Prunier,

A don Desiderio Meza,                              de pomitos una gruesa

cuatro botellas de ron,                              de la Botica Francesa.

anís y wisky un cajón;                               A las robustas placeras

pues le vivo agradecido                             honradas en apariencia,

porque con gran maestría                        que con más uñas que conciencia

mi levita la ha cosido,                               y más mañas que polleras.

en siete años más un día                          les dejo por compasión,

Aconsejo al ingeniero,                              la cárcel en construcción.

decano de la profesión,                             De matanceros al gremio

que cuide no resuciete                              que intoxica a todo el Cerro,

el ilustre d Carrión,                                    vendiendo carne de perro,

que si tal cosa sucede,                               el tifus o la viruela.

que muy bien suceder puede,                  ¿Qué no quiere ir al camal

En asaz posible grite                                  porque dizque está distante?.

con dolor y sentimiento                           A un borrico que le plante

“Arauco: Yo bien lo creo                           farol tan descomunal.

que me has hecho un mausoleo               Es que así no seguirá

en lugar de un monumento”.                    La costumbre establecida

Al Inspector de la higiene,                      de vender carne podrida.

El vivísimo don Pancho,                           Algún matancero exclama:

para que cuide a mi chancho,                  ¿Por qué el Alcalde menguado,

Que, contrario a las ordenanzas,            el negocio se ha acabado.

Hace lo que Sancho Panza,                      A C. Bravo Malpartida,

efectuaba en su corral.                              dentista de profesión,

                  A los del Centro Social,                                     le dejo como clientela

aserrín,clavos y cola                                para que saque la muela

y una afinada pianola                                a los muertos del panteón

Para ornato del local.

Terminado EL BANDO –dice Dionisio Rodolfo Bernal- la comparsa se alinea y los disfrazados, con acompañamiento de guitarras, mandolinas, violines e instrumentos de viento, entonan la muliza y el huayno.

Las comparsas, luego de haber recorrido la ciudad y entonado sus canciones correspondientes a cada Club que interviene en esta actividad popular, se retiran a sus respectivos locales para preparar con gran entusiasmo su reaparición de los días domingo, lunes y martes, donde se cantarán las mulizas de cada club participante en el carnaval.

Continúa….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s