COBRE DEL ANTIGUO PERÚ (Segunda parte)

En nuestra tarea de difusión de temas que tienen que ver con nuestra realidad, hemos seleccionado uno muy interesante salido de la pluma del conocido ingeniero y escritor, don Felipe de Lucio Pezet, “COBRE DEL ANTIGUO PERÚ”, editado por Southern Peru y la AFP Integra, en 1998.

el cobre en el Perú

Garcilaso de la Vega tiene recuentos de la minería autóctona que subsistía en su niñez pero el avasallamiento por parte de los conquistadores terminó con todo eso. Primero fue el saqueo de las abundantes piezas de oro y plata que encontraron y después las mitas para trabajar las minas subterráneas con la pólvora que trajeron. Sólo les interesó el oro y la plata, después el mercurio, pues el cobre y el estaño lo tenían en abundancia en Europa y el acero había desplazado al bronce en muchas cosas. Es así que durante la colonia la minería del cobre casi desapareció, salvo en aquellas minas, como el Cerro de Pasco, en las que por estar asociado con la plata lo recuperaban como subproducto. Ocasionalmente lo usaban para fabricar cañones de bronce cuando no llegaban a tiempo de España.

“Este Reino tendría muy poca estimación si le faltase el oro y la plata, pues estos fueron el incentivo de la Conquista y el motivo de nuestra permanencia”. Son las frases del virrey Amat al dejar su cargo en 1776 y que ilustran la importancia de la minería durante toda la Colonia. Durante el siglo XVIII, no obstante, la minería en las posesiones españolas fue declinando. Las Ordenanzas de Minas de Carlos III fueron un buen intento pero tardío. El Conde de Lemos cita en su memoria que en 1790 había en el virreinato del Perú 728 minas de plata, 69 de oro, 4 de azogue y 4 de cobre con plata. El cobre era, pues, sólo un accidental subproducto.

A finales de ese siglo se hace un último esfuerzo para salvar a la minería trayendo a la misión Nordenflight la cual tuvo poca acogida en vísperas de la independencia. A inicios del siglo XIX en su breve visita Alexander von Humboldt hace un minucioso relato del potencial minero peruano.

En la independencia y durante las guerras intestinas que le siguieron, toda la minería languideció. Después vino el auge del guano que concentró el interés, los recursos y adormeció el espíritu empresarial al extraer este material de facilísimo beneficio que llevó a enriquecimientos vertiginosos. Le siguió la bonanza del salitre en el sur y después vino la guerra con Chile, la ocupación del territorio peruano y el pillaje. Durante este tiempo subsistieron aisladas operaciones mineras, casi todas de oro y plata siendo la excepción de Morococha con los trabajos de Pflucker y de Cerro de Pasco con los de Sal y Rosas y otros, donde trabajaban plata junto con cobre.

La revolución industrial y el invento para generar electricidad por Faraday crean una súbita demanda por cobre pues es el mejor conductor eléctrico. Hasta antes el mayor uso habían sido las piezas de bronce y de latón y la cubierta de cascos de barcos. La invención del telégrafo por Morse empezó por demandar kilómetros de cables    de cobre y ya en 1866 se tiende un cable aislado bajo el Canal de la Mancha. Luego vendría el  invento del teléfono por Bell y el tranvía eléctrico por los hermanos Siemens. Rápidamente se tienden cables de cobre por todo el mundo y la demanda hace que se exploten minas de cobre por doquier.

Debido a esto y al término de la guerra con Chile es que en los últimos quince años del siglo XIX, llamados de reconstrucción nacional, en que hay un renacer minero y el verdadero inicio de la minería del cobre. En 1884, los herederos del pionero y constructor de ferrocarriles, Enrique Meiggs, le venden sus derechos sobre vías férreas y terrenos minerales a Michael P Grace que forma la compañía McKay y dos años después clavan ocho taladros de 180 metros en las vetas de Cerro de Pasco donde encuentran mineral de cobre. A los años Grace transfiere sus propiedades mineras a varios mineros y el ferrocarril a los tenedores británicos de la deuda peruana. A fines de siglo ya operaban allí treinta minas y seis fundiciones. En este tiempo J. Vannoni empieza extraer cobre de Morococha y J. Backus y H. Johnston de la mina Casapalca donde ponen una fundición. También Ricardo Bentín en Aguas Calientes. El ferrocarril central llega a La Oroya.

Al voltear el siglo ya operaban seis fundiciones en Cerro de Pasco que producían 12,000 toneladas de cobre al año, y se inicia el Socavón Rumiallana que iría a desaguar las minas cinco años más tarde. En ese tiempo llegan al Perú los inversionistas norteamericanos James Haggin y Alfred McCune y verifican la gran riqueza cuprífera del Cerro de Pasco. Negocian opciones de compra con los mineros locales y retornan a los Estados Unidos en busca de capitales. Es así que se constituye la Cerro de Pasco Mining Company teniendo como accionistas a W.K. Vanderbilt, H.C. Frick, J.P. Morgan y W.R. Hearst y a los dos promotores  iniciales. Esta compañía compra el 80% de las  propiedades y el derecho de construir el ferrocarril    hasta Cerro de Pasco el que concluye en 1904.

Con la estabilidad política en el país, la promulgación de un moderno código de minería y la llegada de tecnología foránea, comienza la inversión extranjera en la minería del cobre en el Perú. Se instalan capitales anglo franceses en Ticapampa y franceses en Huarón. La Cerro de Pasco Mining Co construye una gran fundición de cobre en Tinyahuarco. En 1907 el precio del cobre cae de 20 a 12 centavos la libra, lleva a la ruina a muchos mineros particulares y la compañía norteamericana les termina comprando. Adquiere Morococha y Casapalca. El Perú ya producía 20,000 toneladas anuales de cobre.

El flamante Cuerpo de Ingenieros de Minas del Perú se entrega a prospectar por cobre en todo el territorio y Carlos E Velarde describe en 1908 los cuerpos con cobre diseminado en el cerro Toquepala. Diez años más tarde Carlos Basadre estudia con detenimiento estos depósitos de bajísima ley situados cerca a Moquegua.

Continúa…..

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s