LO QUE PUDO EL AMOR

Sport Unión Railway
El legendario club ferroviario del Sport Unión Railway, fundado el año de 1917; once años consecutivos campeón invicto de nuestra Liga. El primero de la izquierda, de pie, es el “Negro” Remigio Sánchez, extraordinario futbolista de aquellos tiempos protagonista de la historia que que narramos.

Esto sucedió aquellos turbulentos años en que la rivalidad deportiva sobrepasaba los límites de la fraternidad amical y entraba en enfrentamiento de abierta  enemistad. Hubo un encono siempre vigente entre los hinchas de los clubes citadinos que disputaban los primeros lugares del campeonato de fútbol. El Sport Unión Railway frente al Juventud Esperanza; el Team Cerro frente al Club Unión Copper; El Brigada Boys Scouts contra Los Andes; El Centro Tarmeño Social y Deportivo contra el “Sport Ideal”; “Once Amigos” contra el “Team Quiulacocha” etc. etc. Era una rivalidad que iba más allá del rectángulo de juego alimentada por la beligerancia de las tribunas. A los largo de la historia, muchos partidos terminaban  con contusos y detenidos. Otros, no terminaban. Era de nunca acabar.

Ídolo indiscutible de la hinchada del Railway de aquellos tiempos, era Remigio Sánchez, “El negro”, excelente jugador que comandaba una pléyade de cracks que habían sido campeones invictos por once años consecutivos. Record jamás igualado. Y capitán y adalid del Juventud Esperanza era Marcelino Suárez, “El cura”. Entre ellos existía una insalvable rivalidad que no terminaba en el campo de juego sino que iba más allá. Eso sí, varones en toda la extensión de la palabra, mantenían un recíproco respeto del uno por el otro.

Por esos días de la vigencia triunfal de ambos equipos se efectuó un alegre “Cortamonte”, en el que el “negro” Remigio conoció a una joven muy guapa que le llenó los ojos y le iluminó el corazón. Quedó prendada de ella. Cuando le preguntó su nombre, ella disimulando el halago que sentía, le dijo llamarse Tomasa Suárez

¿Suárez? Preguntó sin poder creer lo que estaba escuchando

  • Sí.
  • ¿Conoce usted a Marcelino…?
  • Sí, claro; es mi hermano mayor.

No preguntó más ¿Para qué? Era la hermana menor de su más enconado rival deportivo. Desde aquel momento, no obstante la rivalidad ya mencionada, nació entre Remigio y Tomasa, un amor irrefrenable. Ambos se querían y buscaban la manera de encontrarse para vivir su desmedido amor a hurtadillas para que el “cura” no se enterara. Llegaron a la conclusión de que el impedimento para formar un hogar, que era lo que más querían, sería él. Estaban seguros de que el “cura” jamás permitiría que ambos se unieran.

futbolAsí las cosas, el “Negro” Remigio decidió tomar al toro por las astas. Estaba tan enamorado de la hermosa cerreñita que, dejando orgullo y prejuicios de lado, aprovechó de un reñido partido entre los dos encarnizados rivales. En el entretiempo de la contienda se le acercó al “cura” y le dijo que  el “Railway” estaba necesitando de un volante extraordinario para redondear su equipo y le invitaba encarecidamente a que lo acompañara. “El único que puede  ocupar ese puesto eres tú, hermano” le dijo Remigio. Ambos formarían la media volante del Railway. El cura lo quedó mirando confundido. No podía comprender el por qué su rival más encarnizado se lo estuviera pidiendo. Jamás se le ocurrió pensar que algo muy especial lo había conminado a tomar esa decisión. “Voy a pensarlo”, le dijo, y se despidió. En realidad su corazón palpitando como campanas de pascua rebosaba de alegría. Se le había presentado la oportunidad de vestir la vieja camiseta de los ferroviarios donde alineara el inolvidable Telmo Carbajo. Haría pareja con el “Negro” Remigio Sánchez, una leyenda viviente del Railway. El único y el más álgido problema que encontraría sería la oposición de sus compañeros de equipo que no podían ver ni en pintura a los ferroviarios. Jamás se lo perdonarían.

Y así fue. Durante aquellos días en los que el cura se devanaba los sesos para salir del enredo, los novios en hermético secreto fueron perfeccionando su plan, una de cuyas partes se estaba cumpliendo.

Cuando el cura decidió cambiar de camiseta, el cielo se vino abajo. La Esperanza jamás le dispensó aquella “traición”. Jamás le perdonaron aquel cambio. Inclusive el día en que nuevamente se enfrentaron el Esperanza y el Railway hubo una trifulca enorme. Los unos atacando a quien los había “traicionado”, los otros defendiendo la libre determinación de un jugador sin igual. El caso es que el parido no terminó y la mayor cantidad de pleitistas terminaron en la comisaría con tremendos moretones. El caso se convirtió en comidilla no solo deportiva sino también policial. El transcurrir de los días trajo el lógico apaciguamiento de los ánimos belicosos y todo siguió por los carriles normales.

El plan de los enamorados se estaba cumpliendo como lo habían planeado. La última escena de aquella vivencia de amor se presentó el día 17 de mayo. Ese día celebraría su aniversario el emblemático equipo del asiento minero de Goyllarisquizga: “Sport Goyllar”. Para realzar la fecha programaron un partido con el laureado  cerreño Club Unión Railway que, gustoso, aceptó el encuentro.

Para cumplir el compromiso con mucho decoro el Railway se preparó adecuadamente. Cumplido el plazo y en vísperas de viajar a Goyllar, el negro Remigio “sufre una caída espectacular” que lo deja “inutilizado” (Puro fingimiento). Así las cosas, encargaron al “Sereno” Olaya para cubrir el puesto del negro y la capitanía del club se la encargaron al “Cura” Suárez que aceptó gustoso. Dejando “postrado” a su estrella indiscutible el resto del equipo con la totalidad de sus directivos viajaron a cumplir con el compromiso de honor.

Aquella mañana del domingo 17 de mayo, en tren expreso con hinchas, banda de músicos y enorme cantidad de aficionados, el “Club Sport Unión Railway” partió a Goyllar.

El resultado de aquel partido a nadie le interesó porque otra fue la noticia que se mantuvo por mucho tiempo en la habladuría de la gente.

Club Juventud Esperanza
El legendario Club Juventud Esperanza fundado en 1919 en lo parte baja de la Mercantil de La Esperanza. Fue el rival encarnizado del Railway donde alineó el “Cura” Suárez en sus momentos más álgidos.

El legendario Club Juventud Esperanza fundado en 1919 en lo parte baja de la Mercantil de La Esperanza. Fue el rival encarnizado del Railway donde alineó el “Cura” Suárez en sus momentos más álgidos.

Cuando al anochecer de aquel domingo el cura Suárez llegó a su casa encontró a toda su gente completamente compungida. ¿Qué ha pasado?, preguntó. Le dijeron que unos minutos después de que él partiera a Goyllar, “el negro” Remigio Sánchez, se la había “robado” a doña Tomasa Suárez par hacerla su mujer. Cuentan que el cura soltó una mentada de madre que se escuchó en todo el barrio de Huancapucro y recriminó duramente a sus familiares. “Qué mierda estaban haciendo ustedes, alcahuetes” les dijo y, aventando la puerta salió a chupar de “pica, de rabia y pena”.

Transcurridos dos largos meses, con las aguas vueltas a la tranquilidad, un domingo aparecieron a la puerta de los Suarez el par de rebeldes tórtolos; Remigio y Tomasa, tomados de la mano. Hermanos y hermanas rodearon muy alegres a los recién llegados cubriéndolos de cariñosos abrazos. Al escuchar tanto revuelo apareció a la puerta el “Cura” Suárez. En ese momento el “Negro” le alcanzó la ·Partida de matrimonio en el que constaba que Remigio y Tomasa eran marido y mujer, con todas las de la ley. El “Cura” no dijo nada, después de un silencio abrió sus brazos y recibió a su cuñado. La familia celebró el acontecimiento con mucha alegría.

Pasados los años, don Remigio que me contara una serie de historias como ésta, concluyó diciendo: “A partir de entonces fuimos muy felices con mi esposa que me dio unos hijos ejemplares y me hizo feliz, muy feliz”

Ahora que ya don Remigio no está con nosotros, rindo mi homenaje de admiración y recuerdo a un deportista cabal que hizo dupla espectacular con su rival y cuñado, el inolvidable “Cura” Suárez.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s