VELORIO MINERO (Séptima parte)

velorio minero 6Para que lo sepas, aquí al Cerro de Pasco llegaron dos tipos de sujetos. Los   europeos que vinieron a explotar nuestras riquezas sin importarles para nada el destino de la tierra que los cobijaba. Estos malditos acumularon grandes cantidades y se llevaron a Lima y otros lugares a disfrutarlas plenamente. Los otros que llegaron en enormes cantidades fueron los obreros para trabajar en minas y talleres. A estos los traían enganchados en camiones desde su tierra, especialmente del valle del Mantaro –hombres y mujeres- Los hombres para el trabajo de las minas y las mujeres como aguateras y para servicio doméstico. El caso es que a éstos y otros no les importó el destino de nuestro pueblo. Ellos la veían sólo como un depósito para sacar plata, nada más. Venían de su tierra dejando florecer sus chacras ya sembradas y retornaban para las cosechas, cargados de dinero. No sintieron ningún respeto y menos cariño por el pueblo que los cobijaba. A ellos se sumó la actitud de nuestros padres. Se acostumbraron a lo que tenían y no movieron un solo dedo esperando a que Lima nos  mandara algún tipo de ayuda. Jamás se acordaron de nosotros, carajo. Se nos murió la iniciativa. Por ejemplo tuvo que venir de Canta don Benjamín Aragón. Allá había sido mayor de guardias. Tenía un carácter muy jodido. No entraba en vainas. Aquí lo nombraron comisario. Cuando vio que a pocos pasos de la iglesia de Chaupimarca, por la parte de atrás, la zona se había convertido en un nauseabundo lodazal donde hoceaban los chanchos y amontonaban sus acémilas los comerciantes que venían al Mercado, el hombre entró en cólera y dijo que cómo la capital de departamento pudiera tener ese cuchitril en su parte céntrica…

  • ¿Qué hizo…? –preguntó “Machina” Lazo…….
  • Tomó el toro por las astas. Llegada la noche salía con un grupo de guardias y se levantaba a borrachos pleitistas y niñitos taramabanas que por ser personas visibles hacían lo que querían. A todos los metían en una cárcel que había armado en unas rocas con rejas y todo. El hombre no se casaba con nadie; era muy bravo. Cada uno de los que allí caían recibían picos y palas y, a trabajar en la limpieza de la plaza. Los niñitos bien que no querían ser vistos en esas tareas, pagaban unos obreros que los reemplazaban. En tres meses dejaron la plaza más presentable y le llamaron La Plaza de Acho, porque ahí comenzaron a realizar sus corridas de toros los españoles. Posteriormente, aprovechando esos terrenos, los chapetones erigieron la Beneficencia Española con su plaza de toros al centro, su teatro en el segundo piso y su santuario a la virgen del Carmen a la entrada, además de múltiples dependencias para atención de sus socios.
  • En eso tienes razón, hermano. Por ejemplo ¿Por qué nos ha costado tanto tener agua potable…?
  • Eso lo establecieron los españoles. Al igual que allá en España, cuando vieron nuestra gigantesca y limpia agua de Patarcocha establecieron el trasiego de agua a cargo de aguateros que desde un principio estuvo a cargo de la jaujinitas, mujercitas que venían con sus familias a trabajar en nuestra minas. Las llamaban “Hunaquitas aguadoras”. Ellas se convirtieron en nuestras aguateras. Transportaban agua a las casas por un módico pago que todos estuvieron de acuerdo en pagar. Eso nos eximió de seguir reclamando un servicio domiciliario de agua. Nos acostumbramos y nos jodimos. La costumbre es algo fatal.
  • ¿Y el desague….?
  • Eso fue peor. Las familias pudientes tenían en un lugar de su casa, su retrete familiar, con todas las instalaciones del caso. Para ellos no había problemas. Otros hacían sus silos en un rincón del patio. Una caseta pequeña pero muy profunda. El problema era en las noches de tormenta. Si alguien tenía que efectuar sus necesidades, no iba a empaparse hasta llegar al retrete. Para eso en todas las casas habían bacinicas, unos recipientes para excretar los orines y demás, con su correspondiente tapa. A las bacinicas los decentes llamaban: “Tasa de noche”; eran de material enlozado. Los petulantes huachafos siempre afirmaban orondos. “Yo he usado bacinicas de plata” para hacer alarde de sus riquezas.
  • ¿Y….el pueblo?
  • Ah en eso no había problema. Había acostumbrado su cuerpo de tal manera que, después de la cena, como cumpliendo un rito, toda la familia salía al “montón”; los padres, los hijos, los abuelos…todos, a hacer sus necesidades. No había problemas.
  • ¿Con qué se limpiaban…?
  • Todavía no se conocía el papel higiénico ni se empleaban periódicos. Usaban piedras para el caso..
  • ¿Sí….?
  • Era la costumbre. Al respecto hay un caso muy curioso. Una noche que los bohemios jaraneros iban de la Esperanza a Paragsha, uno de ellos sintió viva necesidad de “ocuparse”. Se fue a un rincón y vio ahí no más, como puestas a propósito, unas piedras blanquitas como de algodón…
  • ¿Y….?
  • Este cojudo se limpió con una de esas piedras y cuando estaba subiéndose los pantalones comenzó a gritar como un condenado. Los amigos se alarmaron porque se puso como loco. Como ya estaba muriéndose de dolor lo llevaron al hospital. Cuando el gringo Kelly lo vio, encontró que el ano se le había encendido como una pavesa sangrante. ¡Se había limpiado con un trozo de creosota! Un mineral que tiene apariencia de piedra pero es un ácido muy poderoso que quema cualquier superficie…
  • Bueno yo supe que cuando los gringos construyeron los campamentos para sus obreros, le dotaron de unos servicios higiénicos con agua corriente.- Cuenta “Human caldo”- A los dos días encontraron que el desagüe se había atascado lleno de piedras…ja, ja ,ja.. ¿Bueno, entonces aprendieron a utilizar periódicos y demás papeles….
  • Con razón, todavía en 1957 se hizo la instalación del desagüe en nuestra ciudad.
  • ¿Todavía en 1957…?
  • Aquellos días de invierno habían abierto enormes zanjas para las cañerías. A fin de que los viandantes no tuvieran problemas, adecuaban unas simples maderas a manera de puentes. No saben la cantidad de borrachitos que tuvieron que ser sacados de aquellos huecos…
  • Bueno, bueno; dejemos ya los temas bravos. Hablemos del deporte, especialmente el fútbol del que siempre hemos sido potencia en el Perú. ¿Qué nos dices Remigio?
  • Ah, bueno. Aquellos años fueron los mejores en nuestra tierra. A mí me trajo don Guillermo Arauco cuando me vio jugar en el Sport Goyllar. Era presidente del Railway. Él también había traído a Telmo Carbajo que jugó dos años consecutivos en el Railway, después se fue, pero dejó una gran escuela. –Remigio Sánchez es el único deportista que no recibe ni un trago ni un cigarro y todos respetan su decisión- Toda mi vida jugué por los ferroviarios. Fui once años campeón invicto en el centro del Perú.
  • Pero cuéntanos lo que ocurrió en aquel entonces…-reclama José Blanco.
  • Bueno, como nadie podía “pararnos” porque a todos les ganábamos, Galantini decidió traer al Universitario de Deportes, equipo que estaba dando la hora en Lima…
  • ¿Y….?
  • Decidió venir a jugar en nuestra cancha y en ese momento se alzó un gran revuelo. El alcalde las vio negras porque no teníamos estadio, sólo jugábamos en La Esperanza. Entonces el gringo PHILPOT, superintendente de la compañía se comprometió a cercar la cancha con durmientes de la Railway. Ese día todo el mundo estuvo en el campo..
  • ¿Y….?
  • La “U” nos metió seis a cero. Bueno es que nosotros ya estábamos viejecitos y aquel día jugamos pésimamente. Pero lo que recuerdo es que la juventud del Cerro armó un combinado que nos vengó. Le ganó tres a dos. Ese día el Railway se deshizo.
  • Aquellos tiempos había buenos jugadores ¿No?
  • Todos los equipos cerreños: Railway, Ideal, Brigada, Copper, Team Cerro, Esperanza, Tarma…Pero en nuestra liga estaban inscritos los valiosos cuadros de pueblos vecinos, Fernandini, Tiro Internacional de Smelter de la zona de Colquijirca, el Sport, ADA, Tiro de Goyllarisquizaga…Los partidos eran muy disputados…
  • Y los jugadores?….
  • ¡Colosales! En todos los puestos. “Negro” Sánchez, “Negro” Alfaro, “Manopla” Palacios, “Chula” Tinoco, Cirilo Palacios, Jorge Moya, los Lazo, “Perico” Cárdenas, Chuno Rodríguez, y los muchachos de los otros clubes que competían….
  • Bueno, pero después nació el “Unión Minas” de Colquijirca –dice Marcelino Porras- Nadie lo “paró” desde su fundación hasta su muerte….
  • Es verdad –segura- “Machina” Lazo- Fue el equipo de don Ricardo Navarro Lara, el más grande capitán de minas que había en Colquijirca….
  • Cuenta eso, cuenta- apura Landauro.
  • Don Ricardo era el engreído de don Eulogio Fernandini….
  • ¿Por qué….?
  • Porque era el que más y mejor producción de plata le dio a la Negociación…
  • ¿Cómo es eso…?
  • A pesar de que tenían un extraordinario ingeniero, el “gringo” Flores, don Eulogio confiaba más en Navarro…
  • ¿Por qué…?
  • Ah, porque el viejo ladino conocía las vetas de plata como si las hubiera repartido en el subsuelo. Hizo producir ingentes cantidades que lo llenó de plata a don Eulogio que, agradecido, no sólo le pagaba el mejor sueldo de la mina sino que le daba un porcentaje de producción.
  • ¿Cómo lo hacía…?
  • Ahhh, ese viejo lindo conocía un secreto que todos los buenos mineros conocen y la mayoría la ignora…
  • ¿En qué consiste ese secreto…?
  • Los domingos, como quien no quiere la cosa; como si paseara por los terrenos de la mina, don Ricardo se tiraba sobre el pasto y examinaba las hiervan que allí crecían y las examinaba, las probaba y por eso sabía que allí había plata y seguía la dirección de la vetas.
  • ¡Carajo!
  • Eso lo sabe todo el mundo, especialmente los capitanes de minas. Las vetas de mineral se traslucen en la superficie a través de determinadas plantas que crecen allí. Sólo hay que buscar…

La conversación estaba muy animada hasta que un hombre que había salido a “Hacer las aguas” volvió muy aterido saludando a los dolientes..

-Buenos días…Buenos días…

– ¡Ay, carajo! Dijo alguien. Ya amaneció, tenemos que retirarnos…

A las cinco de la mañana, las mujeres se disponían a marchar a la cola de pan, cuando los  dolientes insistieron que “después del café se irán”. Así fue. Después del picante “yacuchupe”, las mujeres parten a engrosar la cola para adquirir la diaria ración de pan y los hombres a descansar algo para nuevamente reintegrarse al trabajo en su turno correspondiente. A las cuatro volverán para el entierro.

  • FIN…….

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s