EL FOLCLORE LITERARIO DE NUESTRA SELVA Tomado de la Revista NEXO publicada por la Universidad Nacional Daniel A. Carrión

La tradición de los pueblo está formada por una serie de testimonios relacionados con el medio, el clima y el pensamiento. Así mismo, el estilo con que son narrados son distintos en unos y otros pueblos. Los YANESHAS, constituyen un grupo humano que habitó inicialmente parte de los distritos de Chanchamayo, Villa Rica, Palcazú, Puerto Bermúdez, Oxapampa y Pozuzo. Ellos han contribuido de manera sustancial en la vida social y cultural de la Selva Central.

La quinciañera

LA QUINCEAÑERA

(Pu nap nora)

                                                                    Por José Casanto López

No solo en las sociedades orientales o en las ciudades se estila la celebración de la quinceañera. Es también uso de nuestros pueblos nativos. Así tenemos que los yaneshas celebran esta costumbre de manera peculiar.

Cuando alguna de las damitas está a punto de cumplir los quince años de edad, los padres se sienten bastante preocupados; pues la hija al ingresar pronto a la nueva sociedad y, más aún, ya presta su edad para el matrimonio y de allí en cualquier momento podría hacerlo.

Ante este hecho real, los padres de la moza, hacen todos los preparativos para que se lleve a cabo la ceremonia como la tradición y costumbre lo exigen. Para ello se ponen de acuerdo los esposos y solicitan el consejo de algunos parientes con la finalidad de fijar el tiempo que la pequeña será enclaustrada.

Acordado, el padre construye inmediatamente una pequeña choza muy cerca de la casa familiar; en ella ingresa la niña y permanecerá por el tiempo fijado. Los únicos contactos que tendrá será con su madre quien cuidara de ella en su salud e higiene; serán los hermanos menores los que se encargarán de proveerle la alimentación diaria. El tiempo estimado para el enclaustramiento puede ser de quince días hasta un mes. No puede ser más debido a que la pequeña se encuentra encerrada como prisionera sin contacto alguno con los demás miembros de la comunidad. Está prácticamente en retiro; por lo tanto le cubren desde la cabeza y hasta casi todo el cuerpo con una tela negra u obscura (especie de velo) y, cada vez que desea algo, tiene que pasar la voz a su madre, no puede ella sola abandonar el pequeño recinto en el que se halla enclaustrada.

Cuando está por cumplirse la fecha del retiro (de estar encerrada), los padres realizan los preparativos para celebrar este hecho con una fiesta. Para ello fermentan abundante masato (Chicha hecha de yuca), bebida con que brindan los adultos y los considerados mayores de edad. El padre ha invitado para este acto a la comunidad y el día convocado la asistencia es masiva puesto que es una fiesta popular del pueblo. No existe discriminación ninguna para el servicio.

Una vez concentrada la gente en la casa de los padres de la quinceañera, la persona de mayor edad, miembro de la comunidad, hace el llamado por su nombre a la pequeña y, cuando ella sale, todos quienes se encuentran en el entorno se muestran alegres y disfrutan al compás de la música de sus instrumentos de viento. Inmediatamente, ella les alcanza la mano alegremente en señal de haberse sumado como nueva integrante de la comunidad de adultos; se sirve el masato. Simultáneamente los niños de la comunidad ingresan a la choza donde estuvo retirada la pequeña y la destrozan completamente jalando cada parte de sus componentes de construcción hasta dejarla completamente destruida.

La gente adulta se acomoda en determinado lugar de la casa para recibir la comida preparada por los padres. Es la quinceañera la que sirve la comida comenzando por los varones para luego servir a las mujeres y se concluye con los niños. Mientras se alimentan y beben masato, luego de haber destruido la choza, los niños cogen la shalanca (Una variedad de hortiga) e invitan a la quinceañera ir hacia una chacra cercana para que demuestre la prueba del trabajo. Mientras ella demuestra, los pequeños toman sorpresivamente a la quinceañera y la azotan con la ortiga. Acto seguido van donde se encuentran los mayores y hacen lo propio con ellos para finalmente tomar sus alimentos para retirarse.

Así termina esta fiesta popular que se celebra con frecuencia en la comunidad yanesha.

Condiciones mínimas que debe tener el varón para el matrimonio.

1.- Ser buen cazador para así poder capturar el cupte (reucat); venado (mañur), sajino (at´e)machetero (arom), armadillo (ashush), zamaño, (sihya) mishashi, etc.

2.- Saber cultivar yuca.

3.- Saber construir sus armas de caza como flechas, arco etc.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s