TEATRO EN LA COLONIA ESPAÑOLA

El teatro en la coloniaEl teatro, como hemos visto anteriormente, tuvo perenne vigencia en nuestro medio. Cada fecha festiva era ocasión para hacer conocer las últimas creaciones teatrales españolas o nacionales. Unas veces actores profesionales y, las más,  aficionados, hicieron del teatro una actividad continua y hermosa que alimentaba la cultura de nuestro pueblo. Al respecto, queremos reseñar una presentación teatral hecha por la colonia española residente en nuestra ciudad con motivo de la celebración del día de España, el año de 1908, “El grito del Pueblo” decía:

Raras veces hemos visto estrecharse en vínculos de unión tan cariñosa a todos nuestros círculos sociales como en la noche del 16. Causaba en efecto, grata complacencia ante el ánimo del espectador el cuadro atrayente y de bastante muestra de cultura que presentaba el improvisado proscenio, albergando en su seno hermoso ramilletes de flores cerreñas confundido con simpático grupo de los hijos del Cid, quienes con su arranque de sinceridad, de afecto y respeto a este suelo supieron conquistarse el aplauso y la ovación del público. 

A las 8 y 30.p.m. el amplio salón alto de la Beneficencia, iluminado por multitud de focos eléctricos y ostentando los pabellones de las naciones amigas, hallábase totalmente ocupado por una numerosa concurrencia compuesta de casi la totalidad de familias y caballeros que forman esta sociedad, contándose entre estos últimos todas las autoridades y miembros del cuerpo Consular.

Las obras escogidas para esta velada fueron el interesante drama en verso titulado “Flor de un día” y el juguete cómico “Las codornices”, cuya interpretación fue todo un éxito que revela posesión y gusto por el teatro, por los caballeros y señoritas que tomaron parte.

Al levantarse la cortina, aparecieron en escena el Barón Espinosa, desempeñado por el señor Tomás Güemes y Lola su hija, por la hermosa y espiritual y hermosa señorita Inés Gallo, siendo saludados con una salva de aplausos.

Estuvieron felices al Barón al despedirse de su hija y decirle:

                             “Si tu corazón es fiel de

                             Diego al amor profundo,

                             ámale, Lola, y al mando

                             concéntralo siempre en él.

 

                             “Hay algunas almas bellas

                             que quieren una vez sola:

                             no lo olvides nunca, Lola,

                             la de Diego es una de ellas.”

 

y Lola al terminar su monólogo:

                             “El sol del firmamento

                             cuando inunda la luz el alma mía

                             ¿no dice acaso, con brillante acento

                             que entre el amor y el cielo hay simpatía?”

 

Vino después Juana, por la señorita Lola Gallo, que fue una actuación tan interesante y de arranques tan oportunos, que se hizo dueña del público que supo aplaudirla. 

El Márquez de Montero, por Manuel Rodríguez, Diego su rival por Antonio de Quesada, Juan, criado de este por Emilio López y el Capitán por Antonio Gutiérrez, estuvieron perfectamente caracterizados, siendo interrumpidos en la escena por los nutridos aplausos que se les prodigaba.

Ninguno que una palabra quiso quedarse sin hacerse digno de su afición al arte en que debutaban y sin atraer sobre sí, el aplauso justiciero del público, al que unimos sinceramente el nuestro, sintiendo que la falta de espacio no nos permita extendernos más. 

Un intervalo de intensa alegría fue la representación del chispeante juguete cómico “Las Codornices” en que tomaron parte las señoritas Gallo y los señores Barreda, Quezada, Julián Ruiz y Perfecto Ruiz, quienes con el derroche de buen humor que gastaron produjeron en sus espectadores tan grato entusiasmo que apenas caída la cortina improvisaron un animado baile, en que hizo los honores de la casa la interesante señora María Rosa de Vallejo Gallo. 

La fiesta se prolongó hasta las primeras horas del día siguiente, en que los invitados se retiraron llevando las más gratas impresiones, que se tradujeron después en sueños de hadas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s