La ardilla y el tigre (Leyenda)

Por Miguel Ángel Ortega Santiváñez

ardillaEn una época en que todos los animales vivían felices, el tigre era de temer. Un día que éste estaba paseando, encontró a la ardilla colorada chancando una almendra para comer. El tigre le pregunta: ¿Qué es lo que haces aquí? la ardilla le responde: ¡Estoy comiendo mi almendra que es muy agradable…!. El tigre le dice nuevamente: ¿Es tan agradable..?, y la ardilla responde: ¡Sí…!.

La ardilla astuta para romper la dura cáscara de la almendra ponía el fruto entre los dedos y chancaba con una piedra y, la comía. Como lo hacía rápidamente, el tigre no podía percibir la estrategia de la ardilla. Pregunta el tigre. ¿Cómo es que rompes la almendra?, la ardilla responde: ¡Cada fruto lo pones a la altura de tus testículos y chancas con una piedra!..

Dicho esto el tigre aplicó la medida, pero la ardilla al romper la almendra retiraba muy rápidamente los dedos. En cambio el tonto del tigre no retiró los dedos y dio tan fuerte golpe que rompió la almendra y dañó el testículo. El dolor era tanto que el pobre tigre se revolcaba en el suelo. Al rato le pasó un poco el dolor, de inmediato el felino buscó a la astuta ardilla; para esto, ya el pequeño animal estaba en la copa de un árbol alto.

El tigre lo encontró y le dijo. ¡Algún momento tienes que bajar para comer, te esperaré! Y el pobre tigre continuaba con el dolor insoportable. La ardilla al escuchar esta mención pensó rápidamente y cogió una hoja seca muy grande y la puso como protección para huir y no ser visto por el tigre. El fiero animal se propuso esperar  pero la ardilla como siempre astuta, sigilosamente había pasado a otro árbol y así se escapó.

Pasaron las horas y el tigre enojado seguía esperando bajo el árbol cuando de repente se letigre presentó una abeja quien le pregunta: ¿Qué es lo que hace señor tigre sentado bajo ese árbol? Éste respondió: Estoy esperando a la ardilla para comerla, pues me hizo una broma muy pesada y por ello será mi cena. ¡Está arriba en al árbol pero ya bajará! La abeja le responde: ¡Señor tigre, acabo de ver a la ardilla allá arriba en la loma! ¡Está disfrutando de sus almendras! El tigre nuevamente pregunta: ¿Y  la hoja que puso allí para cubrirse? La abeja le dice: Es un escondite que utilizó para distraerlo y escapar.

El tigre al escuchar esto se puso más furioso pues había sido burlado doblemente por la ardilla y se fue en su búsqueda.

En el camino se encuentra con el armadillo (ashush) y al verlo raro al tigre le pregunta: ¿Señor tigre, qué le ha pasado, lo veo medio enfermo y molesto? El tigre le cuenta lo sucedido. El armadillo se burla y se escapa. El tigre busca furiosamente a este animal acorazado y lo encuentra en una guarida mezclado con muchos otros animales haciendo una gran fiesta, y como el tigre no distinguía a quien se había burlado de él, atrapa al azar a uno de ellos. Al ser atrapado el armadillo, suplica al tigre: No importa que me comas, pero respeta mi caparazón. Y Así ocurre, es por eso que en el monte se encuentran caparazones de armadillos íntegros.

Refrán: Justos pagan por pecadores

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s