EL DOMINGO EN LA TARDE

la radioContaba entre once o doce años –magia de una edad inolvidable- cuando descubrí el sortilegio de la Radio. Un viejo amigo que ocupaba un cargo muy importante en la Railway Company acorde con su status de jerarca ferrocarrilero, había adquirido un gigantesco aparato receptor   que despertó la admiración de los vecinos del barrio. Colocado en la  parte más visible de la sala, muy ceremonioso, cuando sus amigos lo visitaban, para impresionarlos, sintonizaba las emisoras más lejanas. Todos quedaban gratamente sorprendidos. No era para menos. A la simple manipulación de una pequeña manija se contactaba con una emisora que estaba, muchas veces, al otro lado del mundo.

Este caballeroso señor, jefe de tránsito de los ferrocarriles locales al que llamábamos, “El tío Santiago” (Había sido amigo de mi padre), me dispensaba  un afecto especial que nunca olvidaré. Un día que lo saludé muy atentamente tuvo la bondad de invitarme a llegar a su casa para escuchar la radio cuando quisiera. Yo no esperaba otra cosa. Todos los domingos, cumplidas mis obligaciones, cerca de las tres de la tarde, llegaba a su casa y, juntos, como viejos amigos, nos poníamos a escuchar las emisoras, especialmente argentinas que a esa hora iniciaban sus transmisiones de fútbol.

El milagro empezaba cuando lo “prendía” y el dial se iluminaba mostrando, como mágico reloj de milagros, una serie de números, rayas y extrañas nomenclaturas; luego de un silencio expectante, seguía una sucesión alternada de ronquidos y silbidos  como si la transmisión llegara de un planeta lejano. Entre roncas vibraciones y agudos pitidos interplanetarios (así lo habíamos visto en las películas de Flash Gordon), la aguja, parecida a la única manecilla de un reloj, giraba por los 49 metros de la onda corta y, en cuanto captaba la señal, todo cambiaba. Ya estábamos en Buenos Aires, a través de las ondas de Radio El Mundo, Belgrano, Splendid, Rivadavia o Mitre. Donde se escuchara el peculiar sonido futbolero, ahí nos quedábamos. Preferíamos Radio El Mundo de Buenos Aires. A partir de  ese instante la señal llegaba nítida. No me extraña. Estábamos en las lindes astrales de cinco mil  metros sobre el nivel del mar, cerca de Dios y asentados sobre  un colosal basamento de cobre puro que con una fuerza poderosa atraía las ondas hertzianas desde inalcanzables latitudes geográficas, aunque, allí, en la mágica caja de la radio, estuviera a unos milímetros solamente. ¡Cómo me encantaba el fútbol! En la vidriera sonora de entonces, cada una de las radios nombradas tenía a sus relatores, comentaristas y locutores deportivos. Entre los primeros estaban: Horacio  Beblo, Enzo Ardigó, el Relator Olímpico y Lalo Pelicciari. Pero, el más grande de todos, el maestro Fioravanti. ¿Cómo olvidar aquella maravillosa  experiencia de escucharlo a centenares de kilómetros de distancia?

Con el corazón galopante concentrábamos toda nuestra atención en la asombrosa descripción con que el maestro relataba lo que acontecía en el campo. Acicalado y modoso, llamaba FIELD al campo de juego. Era la moda.

— ¡Ha ingresado en el field, triunfante y arrolladora LA MÁQUINA de River Plate!

La explosión de un bullicio compacto, impresionante, avasallante, llegaba hasta nosotros haciéndonos sentir integrantes de ese fantástico espectáculo. Mi corazón, mi pobre corazón de niño huérfano galopaba a mil kilómetros y parecía que iría a salírseme por la boca. Nos sentíamos sentados en la tribuna del estadio argentino. Con atención, casi con reverencia, escuchábamos la conformación del equipo:

—¡Don José Soriano, “El  caballero del Deporte”, como capitán general, guardando el arco millonario!.-decía Fioravanti.

¡Qué emoción!  ¡Qué orgullo! ¡Un peruano triunfador! Con su nombre antepuesto por un don, del tamaño del respeto y admiración argentinos en la voz del maestro inolvidable y  respaldado por el aplauso justo y emotivo de un público entendido.

— ¡Ricardo Vaghi y Norberto “Estampilla” Yácono, en la defensa del área. (Aquella vez, sólo dos hombres guardaban tremenda área marcada de cal). ¡Otra ráfaga de aplausos, gritos y maquinitas deportivas,  interrumpía la narración que se oía lejana, como de otro mundo. Luego continuaba. La  línea medular de halves con Alberto Gallo, Antonio Báez y Roberto Coll –más aplausos y maquinitas.

— En la delantera -decía el maestro-  en medio de una explosión de palmas y gritos de la hinchada millonaria. ¡Juan Carlos Muñoz, de winger derecho; José Manuel Moreno, de insider derecho; Adolfo Pedernera, de centro forward; Ángel Amadeo Labruna, de insider izquierdo y, Félix Lousteau, de winger izquierdo! Tras cada nombramiento, los fanáticos aplaudían y hacían reventar cohetes ensordecedores. Eso era en mi caso. En el del tío Santiago, hincha por  lealtad laboral,  cuando uno de los  protagonistas era FERROCARRIL OESTE.

Durante los noventa minutos que duraba el partido, vibrábamos con la voz siempre amiga, siempre grata del inolvidable maestro Fioravanti. ¡Qué imborrables tardes aquellas! Tras cada gol con su grito inacabable de triunfo, mi pobre corazón reclamaba el abrazo del padre que nunca tuve, sólo la cómplice y amorosa sonrisa del viejo carrilano lo reemplazaba.

A la semana siguiente, volvíamos a vivir la emoción del encuentro en las crónicas de Oswaldo Ardizzone, Dante Panzeri, Onelio Lazzati, Pepe Peña, Armando y Liberti en las páginas de la extraordinaria revista que guarda en sus páginas la historia viva del deporte argentino, EL GRÁFICO. Allí escribía otro “Señor” del fútbol, un periodista asombroso, don Ricardo Lorenzo “Borocotó”. Nunca alcancé a leer otra pluma más hermosa y precisa, especialmente cuando refería pasajes de la historia del “fóbal” en sus famosas “Apiladas”, puntualizando las hazañas de los mejores, principalmente de aquellos pibes que emergieron de los potreros argentinos para encaramarse en la cima de la gloria. Aquellas notas asombrosamente conmovedoras, estaban urdidas con un acicalamiento y emotividad inolvidables. ¡Qué grande “Borocotó”!

Por aquellos días –permítanme la digresión- con los chicos de la escuela, yo conformaba un “Team” muy temible: “LA BORDADORA”, nombre que le puso a nuestro bisoño equipo  mi inolvidable maestro, Mamerto Galarza Mayor, “El Gato”. Era la oncena que representaba al Segundo “A” de primaria, al que sólo los grandazos del sexto año y con muy malas artes, doblegó en el  campeonato Inter. – Secciones de aquel año de 1945. ¡Quedamos segundos, después de bailar a tremendos rompepiernas! En la delantera de aquel equipo jugábamos, Fena Livia Chávez, un mago espectacular para mover el balón; “Piñachuncho” Bustamante, Humberto “Cusisichón” Bernuy, Antonio “Cara de palo” Quintana y, yo. ¡Cómo olvidarlo!.

Club Atlético River Plate
EL CLUB ATLÉTICO RIVER PLATE DE MI TIEMPO

Aquel año lucimos unas camisetas moradas con rayas negras de mangas largas y pasadores en el cuello que nos regaló don Cipriano Proaño, Alcalde del pueblo. Y nos las regaló porque nadie se había atrevido a comprar aquellos uniformes de colores tan tétricos como para una funeraria. Con esas camisetas descomunales que nos llegaban hasta los talones,  causamos sensación en la escuela. ¡“La Bordadora”! Al finalizar el último partido del campeonato, grité como nunca. ¡La Bordadora es como la “Máquina” del River!  Todos me aplaudieron.

Por otro lado –anudando los hilos del recuerdo- estábamos muy bien enterados del acontecer futbolístico argentino de aquellos días. Particularmente para mí constituía una gran satisfacción llegar al Club Centro Tarmeño Social y Deportivo, en cuya salita de estar podía ver con admiración a Máximo Lazo, notable centro delantero; Enrique Wilson, incomparable wing izquierdo; Abel Herrera, insider derecho colosal; Benito Alfaro, salido de las canteras del “Huaracán”, con un toque maravilloso de pelota.

Tras saludar a los ídolos locales solicitaba al bibliotecario el último número de aquella joya del periodismo deportivo de entonces: EL GRÁFICO. ¡Qué emoción! Conocí por las  fotografías a los cinco de la “Máquina del River” y a estrellas de otros clubes como Mario Boyé, Arsenio Erico, Bernabé, “La Fiera” Ferreira”, “Tucho” Méndez, “El zorro” Stábile, Angel Perucca, René Pontoni, Antonio Mourino, León Strembell, Ezra Zued, Juan Carlos Colman, y tantos y tantos cracks que nos hicieron soñar. La influencia del fútbol argentino fue tanta en nuestra tierra que, a lo largo y ancho de su territorio, destacaron equipos de barrio como: San Lorenzo de Almagro, River Plate, Independiente, Huracán, Racing, Atlético Banfield Club, etc.

Equipo de fútbol del 491 (shisha)
Equipo de mi escuela en Huánuco. En cuclillas: César Pérez Arauco; Ernesto Palacios, Juan Palomino, José Pagán de la Cruz, Humberto Bernuy y “El Limeño” rodeado de los chicos del Hermilio Valdizán.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s