La vieja Plaza Chaupimarca

Antigua Plaza Chaupimarca

Chaupimarca es el centro de la ciudad, escenario de mil y un avatares, convertida en Plaza Mayor por los primeros españoles. Desde el siglo XVIII, hombres de diversas nacionalidades, entraban y salían de sus abarrotados comercios donde todo abundaba. Por sus aceras, nobles empingorotados, riquísimos mineros, comerciantes y hacendados se cruzaban con humildes desprotegidos de la fortuna que laboraban en una de las seiscientas minas de la ciudad. Los extremos se juntaban. No había término medio. La ostentosa riqueza y la inopia extrema de los que mandaban con los que obedecían. Con una ligereza sorprendente, en la idea de que todo terminaría en cuando las vetas se hubieran  agotado, edificaron  la iglesia matriz en homenaje a San Miguel Arcángel, patrono de la ciudad; colindante con ella, los edificios del Ayuntamiento, el Tribunal Mayor, la Cárcel, la vivienda del Alcalde y mineros principales. Desde aquellos tiempos, el tres de mayo de todos los años, las cofradías barriales convergen en esta plaza llevando en reverente procesión la Santa Cruz que preside la fe de cada capilla: Huancapucro, Uliachín, San Cristóbal, San Atanacio, Curupuquio, Santa Rosa…La escolta principal y celebrante lo constituyen los bailantes de la chunguinada, hermosa danza nacida en la ciudad cerreña. Ya a fines del siglo pasado, el cónsul de Francia en el Perú, admirado de la magnificencia de la festividad, pintaba así el acontecimiento:“La iglesia se adorna con sus más ricos ornamentos y las campanas anuncian con gran estrépito, según la costumbre, la fiesta patronal, con la celebración de la Fiesta de las Cruces…Pronto la multitud es más numerosa y compacta. En todas partes se instalan toscas mesas; se vende chupe, charquicán, caldo de mondongo, carne tostada, pan, chicha y sobre todo, aguardiente. De repente, una música alegre da la señal del inicio de la fiesta. Grupos de hombres disfrazados de europeos,  enmascarados y muy alegres atraviesan las calles en una danza muy hermosa que recuerda a la de los potentados mineros de antes; están cubiertos con grandes sombreros tachonados de  plumas de vistosos colores, muchas monedas cosidas en los vestidos bordados que resuenan con un ruido argentino en cada uno de sus movimientos. Un elegante cotón de color rojo recargado de vistosos bordados con dos enormes hombreras de plata como sólidas charreteras al hombro. Hombres disfrazados de mujeres, con sombreros de paja y sus niños a las espaldas, elegantemente ataviadas van en pareja por las calles. Más tarde la procesión sale por  fin, escoltada por los danzarines, con la asistencia del pueblo enfervorizado.”.

 El 16 de julio, tal como lo instauraron los primeros españoles, la gran celebración a Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo: La Virgen del Carmen. Misa con panegírico y extraordinaria procesión el día central y, zarzuela, teatro, retretas, mojigangas, jugadas de gallos y memorables corridas de toros con la participación de notables espadas españoles, mejicanos y peruanos. Había que ver aquellas corridas de antaño organizadas por el Círculo Taurino Cerreño. Se cerraban calles y callejones arteriales de la plaza con grandes carretones, se construían palcos, graderías y tablados. El Alcalde y sus regidores, los funcionarios, los cónsules extranjeros, el gobernador, los alguaciles, el cura párroco y demás personajes importantes de la ciudad tomaban asiento en los adornados balcones colindantes con la Iglesia; el grueso del pueblo en las improvisadas galerías. Cuando el clarín anunciaba el paseíllo, la Banda de la Beneficencia Española atacaba un postinero pasodoble y, los diestros, luciendo llamativos trajes de luces seguido de sus cuadrillas saludaban a las autoridades y público minero, luego arrojaban sus elegantes capotes de paseo para ser lucidos durante la corrida. En los balcones, sonrientes manolas de recamadas peinetas, mantones de manila, pañoletas de ensueño  y coquetos como inútiles abanicos, vivas estampas de Zurbarán y Julio Romero de Torres, trasplantadas a la heroica ciudad de la plata.

Los toreros,  más que por los honorarios, venían  por los regalos que los ricos mineros les tributaban cuando habían recibido el brindis de la muerte de un  toro. Devolvían las monteras repletas de monedas de oro y plata. Además, contagiado de tanta prodigalidad, el pueblo, arrojaba monedas al ruedo para que los subalternos, picadores, banderilleros, monosabios y demás ayudantes las recogieran.

Chaupimarca era una plaza muy interesante. Adyacente al Tribunal Mayor, se levantaba una horca donde ajusticiaban a los facinerosos que en esta tierra fueron innumerables. Arenales la hizo quitar para juramentar la independencia el 7 de diciembre de 1820. Al centro se lucía una glorieta que fue obsequió de don Enrique Escardó cuando desempeñaba el cargo de Alcalde. Por eso se le denomina Kiosko Escardó. En este escenario, cada sábado, se desarrollaban reñidos contrapuntos entre las bandas de músicos en emotivas retretas. La Austro-húngara, -cuando Viena era la capital musical del mundo- dirigida por Marcos Bache, con fragmentos de operetas, polkas, mazurcas y  valses vieneses; de la Beneficencia Española, con pasodobles, jotas aragonesas, seguirías y fragmentos de zarzuela que los chapetones cantaban a voz en cuello; la Cosmopolita, con valses criollos, one-steps, fox-trots, marineras, resbalosas, tristes y marineras; pero la más aplaudida, la que cerraba la competencia, era la de la Policía, con mulizas, huaynos, chimaychas, pasacalles y cachuas, coreados por el público. En esa glorieta inolvidable, la última noche del año, los conjuntos carnavalescos ofrecían las serenatas de año nuevo en medio de la algarabía popular. Está por demás decir que en más de una asonada, la glorieta fue tribuna para revoltosos y flamígeros oradores.

Esta plaza tan nuestra, está agonizando.

Plaza Chaupimarca con nieve

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s