Enfermedades, remedios, curanderos, brujos y maleros (Cuarta parte)

Gum Leaves
El eucalipto

El Eucalipto por sus propiedades medicinales es muy utilizado en infusión, en dosis normal, es bueno para combatir el asma, asma crónica, afecciones catarrales, adenitis, bronquitis, tos ferina, coriza, catarro de vejiga, disentería, diabetes, fiebre, gripe, leucorrea, malaria, nefritis, rinitis, tuberculosis, sinusitis. Es excelente para las vías respiratorias. Se aconseja aspirar el vapor del eucalipto hirviente. Como cataplasma, machacando las hojas para aliviar el dolor en casos de ciática, gota, reumatismo, neuralgia, entre otros males. Es buen antiséptico. El té (infusión) de esta planta se lo usa para lavar heridas y úlceras. No sólo tiene poder desinfectante sino también curativo. El aceite que se extrae del eucalipto es astringente, febrífugo, tónico, se utiliza en linimentos para dolores reumáticos. Se recomienda utilizar las hojas tiernas.

El Culén.– Es excelente medicamento contra la indigestión, el exceso de comidas, diarrea,

El culen
El culén

especialmente para los niños. Se consume en infusión. La infusión de la raíz es un excelente vomitivo. Combate la diabetes. Tomando continuamente en infusión se elimina las lombrices.

La Muña.- Desde tiempos inmemoriales se lo utiliza en infusión y cataplasma para combatirlos dolores estomacales. No sólo sirve como saborizante para las comidas sino también para mate asentativo después de los alimentos pesados que se consumen. Es bueno combinarlo con el anís que tiene propiedades parecidas. Las hojas y raíz de la Achicoria, en infusión, para regularizar las funciones digestivas, urinarias o biliares. La gripe también se cura con enjuagatorios de agua de coca tibia, varias veces al día; cuando se presentan casos de amigdalitis, es muy bueno utilizar la Tara; el dolor de cabeza se combate con eucalipto, malco, ruda y romero. No olvidar la Pumayshanca u ortiga colorada que es un remedio infalible para la tos. Las hojas maceradas o tostadas, de la Altamiza, para frotaciones en caso de dolores reumáticos o como sudorífero para combatir los catarros. La espina de perro, en cocimiento sirve para aliviar inflamaciones hepáticas o renales; para desinflamar hematomas ocasionados por contusión o hinchazones reumáticas; y, agregándole goma, para tratar las afecciones digestivas producidas por el alcoholismo. También se indica la masticación de las hojas contra el dolor de muelas. El jugo de las hojas de los BERROS, en cocimiento de tamarindo sirve para tratar los cálculos biliares; sus hojas maceradas en vino para combatir la anemia; la masticación de las hojas para fortalecer las encías; el jugo de sus hojas en aceite de oliva, como laxante.

La muña
La muña

La Muña por el aroma que despiden sus hojas y tallo se utiliza como condimento culinario, en infusión es estomacal y depura el ambiente. La cola de caballo en cocimiento sirve para lavar las úlceras rebeldes y el acné, o en cataplasmas por la vía oral en el tratamiento de males hepáticos; y como enjuagatorio, en las afecciones bucales. La infusión es considerada eficaz para contener hemorragias, disolver cálculos renales o vesiculares y aliviar la retención urinaria. La Congona, que exhala un fuerte olor semejante al anís, hojas y tallos mascados fortalecen la dentadura; tienen un sabor parecido al de la nuez moscada o el clavo de olor y perfuman el aliento. En infusión teiforme, es indicado como estomacal; el zumo de las hojas con glicerina, para aliviar otalgias y con almidón para tratar las ampolladuras de la boca. La infusión de las hojas del Culén están indicadas en el tratamiento de la diabetes y como correctivo de la digestión, vermífugo y diurético; infusión de la raíz como vomitivo; e infusión de las flores como sudorífico y emoliente. Para el reumatismo, es bueno el layán, la shipita, el romero y el malco combinados en baños con agua caliente. Para el aparato génito-urinario: huamanpinta (próstata), matico, cola de caballo. El huagoro.- Es un cacto andino que se protege de la agresividad del clima frío y las arremetidas atmosféricas (granizadas, lluvia y nevada), mediante una fibra muy sutil de consistencia lanosa lanosa que, en la actualidad, se viene utilizando con mucho acierto para confeccionar prendas de vestir de uso casero. Florece una vez por año ostentando un color amarillo y formando colonias de 50 a 80 centímetros de diámetro y produciendo un fruto muy agradable que utilizan para la preparación de mermeladas y otro tipo de dulces muy variado. El fruto, abierto y colocado sobre una herida rebelde, tiene la propiedad de untar el pus y desinflamar el daño. Es muy efectivo. La Maca, es una planta que desde tiempos inmemoriales crece a estas alturas. Tiene efectos revitalizantes y es un poderoso afrodisiaco que, como dice Garcilaso, estaba prohibido para la gente joven en el Imperio, por los riesgos que encerraba su consumición.

palo santo
Palo santo

El Guayacán o Palo Santo, “Se lo tiene por la mejor medicina antivenérea después del mercurio, como no sea inveterado el mal; ha hecho prodigiosos efectos en el reumatismo y en la gota, y en los perláticos les ha probado bien; muchos médicos lo recomiendan en las enfermedades crónicas del cutis y en la caquexia y las obstrucciones; los asmáticos se han aliviado con él y algunas mujeres han curado las flores blancas. Asimismo se saca por destilación un aceite del guayacán, muy celebrado para calmar el dolor de muelas, y aplicado exteriormente sirve para otros casos como prodigioso disecante de las úlceras malignas y para contener las caries de los huesos” (Alcedo y Herrera). Su resina, en parches, quita los paños o manchas de la cara; y, puesto en la boca un pedazo de su corteza, mitiga la sed. El Heliotropo, en infusión preparada a base de las flores, está indicada como febrífugo en el tratamiento de las fiebres intermitentes, dos veces al día; como lenitivo, en casos de náuseas o vómitos y en aplicaciones externas, para aliviar procesos ulcerosos o tumores. La hierba Luisa, presta a través de la infusión de las ramas aplicada exteriormente para el tratamiento del dolor de cabeza, de la caspa y las erupciones del cuero cabelludo y en el lavado de las heridas; o en dosis orales como sudorífico para aliviar procesos febriles. Las hojas, maceradas en aguardiente, se frotan sobre las piernas para aliviar los calambres y se aplican a la frente para aliviar el dolor de cabeza; en infusión se emplea para curar “el susto” los dolores gástricos y antes de dormir, como soporífero. Y el cocimiento de las hojas y las ramas es eficaz en el lavado de las úlceras, o en enemas, aun en casos de fiebre tifoidea.

la hierba santa
La hierba santa

La hierba Santa, aplicadas exteriormente sirve para al tratamiento del dolor de cabeza y las erupciones del cuero cabelludo y en el lavado de las heridas; la infusión de sus ramas en dosis orales, como sudorífero, para aliviar procesos febriles. Las hojas, maceradas en aguardiente, se frotan sobre las piernas para aliviar los calambres y se aplican a la frente para calmar el dolor de cabeza; en infusión se emplea para curar el “susto” o los dolores gástricos y antes de dormir, como soporífero. Y el cocimiento de las hojas y las ramas es eficaz en el lavado de las úlceras, o en enemas, aun en casos de fiebre tifoidea. La infusión de las hojas frescas de Huacatay para aliviar la flatulencia; y las hojas secas, maceradas en alcohol, para friccionar miembros afectados por dolores reumáticos. La Huamanripa en infusión o jarabe se la aplica en el tratamiento de la tos y otras afecciones bronco-pulmonares, o como sudorífico. El Llantén, tiene muchas aplicaciones por sus cualidades astringentes, expectorantes y emolientes. Infusión o maceración de las hojas, en enemas para contener los pujos sangrientos; y en lavados locales, para aliviar la inflamación ocular. En cocimiento para lavar las heridas, agregándole “matecclu” si éstas están en procesos de supuración; o cebada, verdolaga y altea en casos de hemoptisis; u hojas de romero y, al enfriarse, una clara de huevo bien batida, para contener la efusión sanguínea. Las hojas machacadas se aplican en las contusiones para evitar el hematoma; pulverizadas, para evitar el sudor de las manos; en jugo, al cual se agrega polvo de romero, para la tos pulmonar; y mezcladas con hojas de matico en cataplasmas como astringentes. La mashua, al contrario de la maca, sirve para aplacar las apremiaciones sexuales, es antiafrodisiaco. Es un tubérculo de colores muy usado para mitigar el “sobre parto” haciendo hervir su fruto con abundante vino de Oporto. Se comen también soleadas y cocidas como la oca. Las hojas del Matico, pulverizadas sirven para cicatrizar el ombligo de los recién nacidos; en infusión teiforme, contra resfríos, bronquitis y paludismo; y, agregándole una gotas de limón, para aliviar la tuberculosis y los catarros crónicos; en cocimiento, puede aplicarse para lavar las heridas de hombres o animales o en caso de inflamación vaginal.

El molle
El molle

El molle: antiguamente utilizaban sus frutos para hacer una bebida muy embriagante y estimada o los cocían para aliviar dolencias renales. Su tallo hendido con un cuchillo, destila una resina aromática con la cual embalsamaban los cadáveres de los incas y curaban sus heridas. “El cocimiento de sus hojas en agua es saludable para lavarse las piernas y el cuerpo y para echar de sí la sarna y curar las llagas viejas; palillos hechos de las ramas tiernas son muy buenos para limpiar los dientes” (Garcilaso). La Mullaca: se le utiliza en gargarismos para expectorante. La Retama, sus flores en cocción sirven para aliviar la albuminuria o las excitaciones nerviosas; las hojas secas, en infusión como, como diurético y el hervor de hojas y semillas como purgante. La ruda, debido a su esencia de sabor acre y olor poco agradable, en infusión está indicada como sudorífico y contra los mareos; con jarabe de naranjas como aperitivo, con anís en casos de indigestión y flatulencia; con balsamina en casos de ataques histéricos y fatiga nerviosa fricciones con las hojas frescas cura el susto en Moche, la inflamación de los párpados o los calambres ocasionados por el frío en las extremidades. En infusión o polvo alivian la desmenorrea; y al provocar el flujo menstrual, sirven como abortivo. El cocimiento aplicado mediante enemas, es vermífugo. Las ramas usadas como tapones de las fosas nasales, alivian el soroche. También se le reconocen algunas aplicaciones en la brujería; un ramito llevado cotidianamente, sirve para atraer mujeres y buena suerte; y las ramas empleadas para curar el susto, colocadas luego debajo de la planta originaria, pueden determinar la recaída del paciente cuando son tomadas por quien desee hacerle daño. La Salvia, de hojas aromáticas y ligeramente amargas al paladar, se emplean en infusión para disminuir la leche materna en el período de destete; como diurético, para aliviar las irritaciones digestivas y en el baño de las criaturas que adolecen de erupciones cutáneas; en cocimiento con hojas de coca y bórico desinflaman las encías. Antes de habitar una casa, se le desinfecta quemando hojas de salvia; y tenerla siempre en un rincón, purifica el ambiente. La Sábila, en cocimiento en un antídoto contra el veneno y el asma; si a la preparación se le agrega malvas, es purgante; las hojas, calentadas al fuego, resuelven los incordios, y finalmente pulverizados se las emplea en la curación de algunas úlceras; en infusión, sirven para lavar llagas malignas.

El amargón
El amargón

El amargón, es muy utilizado en el Cerro de Pasco para combatir la policitemia. Se le bebe en infusión en una taza de agua hervida.El berro blanco, además de utilizarse en ensaladas por su exquisito sabor refrescante, se le usa también para combatir el escorbuto y la inflamación estomacal. El cuchu- cuchu llamado comúnmente Carqueja, se recomienda para tratar la obesidad porque elimina la grasa del cuerpo, entona al hígado y purifica la sangre. El chupasangre, además de coadyuvar en la cicatrización de las heridas, contribuye a bajar la hinchazón y para los niños les sirve para curar el mal de susto. El huichiacuj, llamado también la hoja que silba, se utiliza para calmar los dolores de cabeza provocados por la insolación de la puna; al lavarse la cabeza no sólo cura el dolor sino que también sirve como detergente y el mejor de los champúes. Al lavarse los pies les da frescor y alivia su cansancio. El líquido gomoso que emite se utiliza para curaciones de heridas. La huila-huila, es muy utilizada para la cura de los males bronquiales en infusión caliente. El Japalanshaco, es un poderoso refrescante del hígado y es utilizado en infusión para curar la “resaca” de la borrachera después de una gran celebración. El Jircampuri, sus hojas en infusión sirven para desinflamar los riñones y el hígado. Está recomendado para combatir la grasa y los males del hígado. La Mapa Pirunia, se aplica en el reumatismo para lo cual sus hojas tienen que ser machacadas con aguardiente para luego frotarlas sobre las partes enfermas. No debe beberse en infusión ni hervida. Sirve también para combatir el mal del viento para lo cual se frotan con las hojas hasta que salga el jugo. La ortiga, sus hojas y tallos remojados en aguardiente previamente molidos y cocinados, sirven para tratar la artritis y enfermedades del sistema nervioso, así como el mal aire. La Pumaishanca, fermentada con aguardiente y azúcar quemada, se bebe para curar la gripe y las afecciones bronquiales. La Putaga, o lengua de vaca, en su parte colindante entre la raíz y el tallo hay una sustancia gelatinosa que sirve para curar las úlceras estomacales y los males hepáticos. La shupa-shupata, tiene preferentemente propiedades esterilizantes (especialmente para la mujer) y sus otra propiedades curativas son: aliviar los cólicos menstruales, regula el flujo menstrual y, en forma de mate para combatir la neumonía y la tos. La Valeriana, sus cuatro variedades sirven para calmar los nervios, la debilidad mental, el insomnio y otros malestares del sistema nervioso. La warmi – warmi, es de sabor agradable en infusión y se le utiliza para aliviar los dolores de garganta y cólicos estomacales. El arrayán, se usa como tónico excitante, es decir, para quienes tienen una fuerte depresión anímica; para combatir el escorbuto, la diarrea, la disentería, caries dental o algunas irregularidades del aparato digestivo, la neuralgia, anemia, ictericia etc. El polvo de las hojas secas sirve para cicatrizar el ombligo de los infantes cuando son rebeldes a cerrarse. Sus hojas son utilizadas en infusión.- La calaguala, es excelente como depurativo y sudorífero. Excelente para curar las enfermedades cutáneas de toda especie; combate la gota, el reumatismo y la sífilis. Puede tomarse como jarabe o aplicarse como emplasto. Se tiene por cierto que combate algunas enfermedades crónicas de los pulmones y los bronquios; también es bueno para combatir la gastritis y el cólico. En infusión cargada, combate el flujo blanco de las mujeres. El helecho macho, su raíz, desde tiempos inmemoriales se usa para combatir la tenia o solitaria y contra todo tipo de parásitos intestinales debido a que es un laxante vermífugo. Para ello, la raíz se cuece o se pulveriza y el producto se toma en la mañana y al acostarse por espacio de dos días; al tercer día se toma un purgante de aceite de ricino en dosis no mayor de 30 gramos; después de una semana se vuelve a repetir el mismo tratamiento. Esta misma preparación también se utiliza para lavar heridas, llagas y úlceras. El matico, Como es un coagulante muy efectivo se le usa en los casos de hemoptisis. En cocimiento se le usa para curar hemorragias internas, diarreas con sangre, disentería y pujos. Se recomienda beber tres tazas diarias del preparado. Las mujeres lo utilizan para sus lavados, para hemorragias, cólicos menstruales, tumores de la matriz, fibroma, granos rebeldes, para los flujos blancos y amarillos. La salvia, es muy utilizada para las afecciones gástricas. El té caliente de salvia corrige las indisposiciones estomacales, la debilidad del estómago, los vómitos por mala digestión y la gastritis. Las hojas sirven para friccionar los dientes y blanquearlos; refrescan y fortifican las encías inflamadas. Es buena para curar las heridas, úlceras varicosas mediante el cocimiento y el lavado con ella; cura la faringitis, amigdalitis y alivia la picazón de los insectos. Las flores y las hojas preparados en infusión cura el resfrío, bronquitis, anginas etc.

Por otro lado.

Se diría que la impotencia no existe en el Cerro de Pasco. Caso de producirse, inmediatamente se cura con una buena dosis de MACA, o una cargada infusión de WANARPO, una excelente planta afrodisíaca. Para respaldar los efectos de las mencionadas plantas hay que alimentarse con sopa de harina de maca, cebada y criadillas picadas. También se recomienda un plato de tomates con ajos en ayunas. Y, ¡cómo no!, dos copas diarias de Cuchuwasi remojado en aguardiente de caña. Para las mujeres estériles, tres tazas diarias de infusión de flores de geranio.

Para combatir el soroche o mal de altura, hay que beber infusiones de hojas de coca, fajarse la cabeza con una tela grande y bien apretada, comer poco, descansar y ¡santo remedio!

Para curar el catarro, hierva un puñado de hojas de apio en leche y tomarse una taza caliente.

Para las cortaduras de la piel es efectiva la membrana interior del huevo. Se coloca sobre la herida; detendrá la salida de sangre y favorecerá una rápida cicatrización. Si tuviere en casa sangre de grado, pásela encima de la herida; su látex curará la lesión y detendrá la hemorragia.

Para la prostatitis, que casi todos los hombres pasados los sesenta lo sufren, se prepara un conocimiento de hojas de MALVA que se bebe antes de las comidas en proporción de una taza cada vez.

Cuando se tiene problemas con el hígado y lo note “cargado”, se hace una cataplasma de berros, vinagre de mesa con agua caliente bien machacado y se aplica sobre la zona hepática. También es efectivo el agua de llantén, para lo cual se hace hervir un puñado de hierbas durante cinco minutos en un litro de agua. Se bebe dos tazas para obtener mejoría. Para mantener sano el órgano debe ingerirse el jugo de dos limones media hora antes de las comidas durante tres semanas consecutivas; se descansa una semana y luego se sigue hasta cumplir tres meses de tratamiento. Para la inflamación del hígado, beber continuamente caldo de cebollas. Finalmente, comerse un diente de ajo diariamente en ayunas, lo mantendrá libre de enfermedades.

Cuando se tiene los riñones resentidos, se recomienda ingerir tajadas de sandía, mañana, tarde y noche, durante una semana. Lo importante es suprimir la ingesta de café, alcohol, sal y toda clase condimentos. También son buenos los berros en ensalada con aceite de oliva. La cola de caballo es otro milagro; un puñado hervido por cinco minutos en un litro de agua es suficiente. Beber tres veces diarias.

FIN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s