Don Marco Aurelio Woolcott (Biografía)

don-marco-aurelio-woolcottEl 10 de marzo de 1922, después de prolongada enfermedad fallecía el destacado ciudadano cerreño don Marco Aurelio Woolcott, miembro de numerosa e ilustre familia descendiente de ingleses llegados a mediados del siglo anterior. La apretada síntesis de su biografía, es la siguiente.

Nació en el Cerro de Pasco, el 12 de noviembre de 1866, siendo sus padres, el señor Joseph R. Woolcott y, la señora Narcisa Robles. Se educó en Lima, graduándose de Doctor en Ciencias  Políticas y Administrativas, en 1889. Al año siguiente, fue nombrado Attaché de la delegación peruana en Chile.

Asociado a los doctores, Javier Prado y Ugarteche y, José Matías Manzanilla, fundó el periódico EL TIMON, para combatir a la Compañía de Jesús. Después colaboró en los diarios, EL TIEMPO, dirigido por Alberto Ulloa y, LA OPINION NACIONAL, de Andrés Aramburú. Fue uno de los fundadores del Círculo Literario y Ateneo de Lima.

Elegido en varias ocasiones, miembro de la Municipalidad del Cerro de Pasco, desempeñó por 12 años consecutivos el cargo de delegado ante la Junta Departamental, de que fue tres veces consecutivas, su presidente.

En 1879, fue acusado de participar de una revolución política por lo que fue trasladado a las casamatas del Callao, donde permaneció prisionero por largo tiempo.

Fue uno de los iniciadores de la instalación de la luz eléctrica en nuestra ciudad. Perteneció a casi todas las sociedades patrióticas y humanitarias y,  colaborador de todos los periódicos que se publicaron en nuestra ciudad. Varias veces fue presidente del Partido Liberal y ejerció el cargo de Venerable Maestro de la Logia Masónica de nuestra ciudad.

Fue sepultado en el cementerio general de la ciudad con honores correspondientes a su alta calidad humana, y ese día, las banderas flamearon a media asta en nuestra ciudad.

¿Sabía usted…?

Que la CHUNGUINADA, la más hermosa danza del centro del Perú, nació en el Cerro de Pasco a mediados del siglo XIX, cuando numerosos grupos de europeos se afincaron en sus predios para trabajar sus minas. Su nombre proviene de CHUNGA (“Burla festiva”) de donde viene CHUNGUINADA y no “chonguinada” como pronuncian los motosos llegando a la audacia de decir que había nacido en un pueblo llamado Chongos. La verdad es que, el pueblo cerreño, al ver las apoteósicas celebraciones en los consulados europeos, trató de imitar sus danzas; así de los franceses el minué con su despliegue de elegancia y vistosidad; de los españoles, la pavana y la sardana; de los italianos, la chacona, de los austriacos, sus cuadrillas. En general de todos estos grupos danzaban sus cuadrillas, es decir, la danza corporativa con las que se desplazaban por la calles. Por eso hay cuadrilla imperial, francesa, española, etc. No olvidar que, en aquel tiempo funcionaban doce consulados europeos en el Cerro de Pasco, una ciudad cosmopolita. Andando los años, los braceros que laboraban en la ciudad minera, llevaron a sus pagos el ejercicio de esta danza. Hoy en día se baila en todo el centro del Perú. La chunguinada es cerreña. (Ver la descripción completa de esta danza en el tomo VII de “Historia del pueblo mártir”)

punta-de-chunguinada
“Punta” de Chunguinada de la capilla de Curupuquio en el Cerro de Pasco. Por primera vez integran danzantes mujeres. Anteriormente sólo los hombres realizaban esta danza por lo pesado de su vestimenta de plata pura y por los días enteros que tenían que estar bailando en homenaje a las cruces de mayo.