El fiasco de la muliza: ¡A ti!

fiasco de la muliza A ti

Le decían el “Burro”, no porque le faltaran recursos e ingenio en el cacumen, sino porque tenía un extraordinario parecido con el astro nacional del cuadrilátero al que apodaban el “Burro” Icochea, boxeador que por su pegada fulminante recibió el apodo. Por aquellos años había matado de un contundente gancho de derecha a su oponente, un novel boxeador panameño negro.

Alberto Icochea, el recio peleador limeño y Mariano B. Collao, el notario cerreño, eran dos gotas de agua. Por ese parecido excepcional, el apodo de uno trascendió al otro y a ambos les quedó la chapa: “Burro”.

Al “Burro Collao”, el pueblo lo conocía como un excelente y cumplido notario y por su potente voz que resonaba vibrante en las comparsas carnavalescas. Por nada más. No se le conocía ninguna otra habilidad especial. Por eso es que la noche del 22 de febrero de 1925, cuando se abrió el sobre que contenía el nombre del compositor que con el seudónimo de “Nítsuga” había ganado el concurso de mulizas promovida por el Club Vulcano, todos quedaron boquiabiertos, sorprendidos, anonadados. Claramente, como autor de los versos se leía: Mariano B. Collao. No quedaba duda.

A partir de entonces, los comentarios sotto voce se multiplicaron. Pasados algunos años, con el ánimo de descubrir la verdad del asunto realicé una encuesta entre los que lo habían conocido. Estas fueron sus respuestas.

Don Pedro Santiváñez, amigo íntimo y copartícipe de sus noches de juerga y alegría, casi como un hermano, me dijo: “No, no creo que Mariano sea el autor. La calidad de sus versos no se condice con su capacidad creadora que jamás la había puesto de manifiesto, porque nunca la tuvo. No, no puede ser él”.

Don Juanito Arias Franco, excelente guitarrista y miembro infaltable en la bohemia de aquellos años, aseguraba: “Ese cojudo era incapaz de escribir siquiera una carta de amor, menos va hacer una muliza tan linda como ésa. Lo que pasa es que se lo ha pirateado a alguien”.

Don Gerardo Patiño, nuestro patriarca, afirmaba: “Me resisto a creer que él sea el autor de esta bella muliza. Jamás le hemos conocido como compositor ni visto escribir un solo verso. No, no creo que él sea el autor. Lo que sospecho es que, Francisco N. de Castillo, el magistrado de la Corte Superior que con él trabajaba en las cuestiones legales y había  publicado varios versos muy hermosos,  se lo ha entregado para que  lo presente al concurso sin mencionar su nombre. Esto, lógicamente, fue aprovechado por Collao. Es posible también que el que fuera dedicado a la reina de la ciudad, Srta. Lucila Arias, atenuara la curiosidad y los comentarios de los cerreños. No querían incomodar a Su Majestad”.

El caso es que la duda acerca del autor se mantuvo por mucho tiempo. Nada menos que siete décadas. Lo único que sí podía asegurarse es que la música le pertenecía al cholo Graciano Ricci.

Hubo de transcurrir setenta años para que el periodista, Daniel De la Torre Tapia, descubriera la farsa. Los versos habían sido plagiados del poemario de la exquisita poeta sevillana, Mercedes de Velilla y  Rodríguez –colaboradora que siempre enviaba sus creaciones al diario cerreño-. Estaban publicados en la página literaria de uno de los números de EL MINERO de 1898. Hace más de cien años.

¡Cuánta razón tenían los viejos cerreños! Todos, unánimemente se resistían a creer que Collao hubiera creado semejante belleza. Era un secreto a voces: las letras no eran de su inspiración. Por setenta años vivimos en el engaño. La calidad de las letras es de tal envergadura que lo hemos mantenido como un “himno” de nuestra tierra. Ahora que han transcurrido catorce lustros del acontecimiento, queremos que nuestros lectores, conozcan la totalidad de los versos de la artista, Mercedes de V. Rodríguez, una dama cuya obra, al decir del mejor poeta cerreño, Luis Pajuelo Frías, “Constituye un logro de notable virtuosidad compositiva y acusa una rara, como finísima sensibilidad poética. Totaliza treinta y cuatro estrofas, escritas en cuartetas, todas unidas por un tema: el sufrimiento. Cada estrofa, independientemente, presenta una forma particular de asumir ese tema. Así, su estructura se asemeja a la de un extenso como atrayente collar: un cintillo que une, una a una, treinta y cuatro cuentas, de tamaños y brillo diferentes”.

De todas maneras, para que puedan apreciarlo en toda su magnitud, nos es grato transcribir la totalidad de versos de Cantares.

CANTARES

Mercedes de V. Rodríguez.

                             I                                                    XVIII

Cuando una flor se marchita,                  Si las lágrimas que vierto,

            otra flor brota en la tierra;                      las fuera llevando el mar,

            cuando una pena se acaba,                       acaso el mar las volviera

            nace en el alma otra pena.                       menos amargas que van.

                             II                                                            XIX

            Ligeras y oscuras nubes,                           Estrellas del firmamento

            que vais a la mar por agua;                     no os ocultéis a mi vista;

            si no queréis ir tan lejos,                         ¿Podéis vosotros decirme,

            tomad de mis ojos lágrimas.                  si se ha perdido la mía…?

                            III                                                               XX

          Volved al nido, avecillas;                            Cuando una dicha se alcanza,

            que ya avanza la tormenta;                     dura tan solo un momento;

            volved, que se pone el cielo,                     aunque la dicha se acabe

            tan negro como mis penas.                      no tiene fin el  recuerdo.

                             IV                                                              XXI

            Árbol triste a quien el viento,                  Tronchadas quedan las flores,

            dejo sin ramas ni flores,                           aunque pase la tormenta;

            tú te pareces a un alma,                            el alma queda abatida

            sin ventura ni ilusiones.                            aunque se acabe una pena.

                             V                                                               XXII

            En el cielo de mi vida,                               Muchas veces he llorado

            no luce ninguna estrella,                         sin tener por qué llorar,

            que todas las han nublado,                      y acaso cuando no lloro,

            las sombras de mi tristeza.                      me está matando el pesar.

                            VI                                                               XXIII

            Dicen que la vida es sueño,                      Quejarme puedo del mundo

            y todos quieren soñar;                              y puedo al par bendecirlo;

            ¡sueño yo cosas tan tristes                       muchas veces he gozado,

            que quisiera despertar !.                          muchas veces he sufrido.

                            VII                                                             XXIV

            Suspiros al viento daba,                            Huyendo van las estrellas,

            y el viento vino y me dijo,                        del alba que ya aparece;

            que marchitaba las flores,                        ya van huyendo los sueños

            lo ardiente de mis suspiros.                     de la realidad que vuelve.

                          VIII                                                               XXV

            Se viste de luz el mundo                           Iba triste al cementerio,

            cuando aparece la aurora;                       y luego cuando volvía,

            ¡Pero cuántos corazones                          vine pensando en el mundo,

            se irán vistiendo de sombras !.               más triste que cuando iba.

                              IX                                                     XXVI

            Ilusiones y esperanzas,                             Alguna vez te diré,

            que mueren una por una,                       lo mucho que estoy sufriendo,

            en el alma tienen vida                             si es que no entiendes ahora

            y en el alma tienen tumba.                     cuanto dice mi silencio.

                             X                                                               XXVII

           Horas de penas y llanto,                            Pienso a veces que es de noche,

            en volver no han de tardar;                     mirando la luz del día,

            pero las horas felices,                                y es, cuando estoy despierto

            ¿Quién sabe si volverán…?                      que sueño más que dormido.

                             XI                                                             XXVIII

            Adiós, si por otra senda,                            Flores hay para la tierra,

            quieres tú seguir marchando;                 aunque el calor las abrase,

            si encuentras la de la dicha,                    venturas hay para el alma,

            no volveremos a hallarnos.                     aunque el tiempo las acabe.

                            XII                                                             XXIX

            En el mar de los pesares,                         Porque mata el sentimiento,

            en que sin rumbo navego,                      se deja alegre la vida,

            llegar quisiera algún día                         que fuera horrible dejarla,

            a la playa del consuelo.                            si nos matara la dicha.

                            XIII                                                    XXX

            No sé qué flor es la flor,                            Con la risa de mis labios,

            que da más hermoso aroma;                   voy ocultando mis penas;

            mas sé qué pena es la pena                      porque he visto que en el mundo,

            que causa herida más honda.                  nadie al que sufre se acerca.

                            XIV                                                    XXXI

            De la vida en el camino,                            Siempre que un bien se desea,

            muchas veces encontramos,                     parece un sueño alcanzarlo;

            al placer que va de prisa,                          siempre que un bien se consigue,

            al dolor, que va despacio.                         parece un sueño el pasado.

                           XV                                                              XXXII

            Fijo en el cielo mis ojos                            En otro tiempo, llorando

            y al bajarlos no me atrevo;                     daba consuelo a mis penas;

            ¡Se halla la tierra tan triste,                    hoy, que ni aún lágrimas tengo,

            después de mirar el cielo!.                        ni ese consuelo me queda.

                            XVI                                                  XXXIII

            Dicen que no hay en el mundo,              Al dejar un alma en sombras

            ni ternuras ni alegrías,                             a otra da luz la esperanza,

            y acaso los que lo dicen,                          que huyendo del desengaño,

            son los que hallaron más dicha.            volando va de alma en alma.

                            XVII                                                            XXXIV

            La soledad voy buscando,                         Al mundo de mi alegría,

            y yo no puedo encontrarla;                      estoy yendo a cada instante;

            en mi soledad más grande,                      mis esperanzas me llevan,

            siempre el dolor me acompaña.             y mis recuerdos me traen.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s