comparsa del club Vulcano 1906
Comparsa del Club Vulcano, reunida en campos de Patarcocha, lista para hacer su ingreso triunfal en la ciudad el domingo 26 de febrero de 1906.

“CALIXTO” fue el primer club carnavalesco que se fundó en nuestra ciudad, el  año de 1880. Su vida repleta de éxitos rotundos se prolongó por 32 años consecutivos. En ese lapso aglutinó a los mejores poetas y músicos locales de entonces. Su boato y magnificencia fue tal dimensión que en Ambo, Junín, Carhuamayo, San Rafael, Yanahuanca, Huariaca,  Goyllarisquizga y  Smelter, se fundaron clubes con el mismo nombre.

Transcurrido el tiempo y siguiendo la estela implantada por el emblemático club patricio, en 1902 se fundan dos clubes que alcanzaron sonados triunfos artísticos: BONIFACIO y MEFISTOFELES. Tras una vida breve, no obstante sus logros, uno tras otro dejaron de existir por desavenencias entre sus socios. Es en 1905 cuando se funda el llamado club MARISCO con supérstites miembros de los clubes fenecidos cuyos miembros enmendaron rumbos y, lejos de rencillas personales o de grupo, se presentaron con cuarenta y cuatro chalanes elegantemente ataviados y más de veintena de músicos montados en caballos primorosamente enjaezados. Marcharon con espectacularidad escoltando a la reina de la ciudad. Su éxito fue tan rotundo y espectacular que el año siguiente deciden reeditar el éxito con la presentación de MARISCO II. Con este fin, el presidente don Santiago Gallo, en cumplimiento de sus estatutos, cita a los socios a una sesión a la que asistieron muy pocos miembros. No obstante la insistencia hasta en dos oportunidades más, el desánimo cundió totalmente.

Así las cosas, sin perder el entusiasmo inicial, los socios Juan de Dios Gallo, Julio Zavala, Miguel Malpartida, Abraham Rantes y Roberto Guerra, deciden realizar una última sesión, pero esta vez,  con la intención de formar una nueva institución. Se habían enterado que muchos socios del MARISCO, con malas intenciones y espíritu indisciplinado, estaban tratando de entorpecer el funcionamiento del club. La asistencia de más de sesenta socios respaldaba la idea de formar otro club para evitar los malos entendidos.

Abierta la sesión se procedió a elegir el nombre de la nueva institución. Después de cotejarse las ponencias presentadas se decide -por mayoría absoluta- por VULCANO, propuesto por el socio  Pablo Morales Paredes con respaldo de Francisco Otrera. “Vulcano es hijo de Júpiter y Juno y esposo de Venus. Dios del fuego y los volcanes, forjador del hierro y creador de armas y armaduras para dioses y héroes, por lo tanto hay similitud con el espíritu cerreño”.

Al elegirse la primera directiva la nómina quedó integrada así:

Presidente               Miguel Malpartida

Vicepresidente        Roberto Guerra

Tesorero                   Abraham Rantes

Secretario                 José Santos Cruz

Vulcano Primero    Erasmo Fano.

De igual manera se procedió a conformar el cuadro musical del club de la siguiente manera:

 GUITARRAS

Irán Proaño, Gerardo Toscano, Melitón Coz, Elías Limas, Luis Fuentes y Gregorio Torrecilla.

VIOLINES

Cutberto Giles, Moisés Malpartida, José Castillo, Patricio Rueda, Abraham Rantes, Belisario Vento e Isaac Vargas.

BANDURRIAS

Teófilo Limas, Julio Zavala, Manuel Navarro y Ascisclo Benavides.

 QUENAS

Abraham Gutarra y M.J.M

La Escolta del Club Vulcano quedó conformada por los señores: Ignacio Llanos, José Pablo Galarza, Concepción y Julián Verástegui, Fernando Alfaro, Juan C. Vargas y Hermenegildo Ticlavilca

Aquel histórico año se entonó la siguiente muliza.

I N C L E M E N C I A

(Muliza).

A mi ruda lira, los crueles pesares

                                               la inspira cantares

                                               de triste matiz.

                                               y el alma padece por ti, bien amada,

                                               pues sólo a tu lado

                                               se siente feliz.

 

                                               La flor de mi vida, la brisa no agita

                                               se encuentra marchita

                                               por acre dolor;

                                               Tu ausencia sentida su tallo declina,

                                               pues no la ilumina

                                               tu lumbre de amor.

 

                                               ¿Por qué niña amada, la acerba inclemencia

                                               con tanta vehemencia

                                               se ensaña en mi, cruel ?.

                                               ¿Por qué, malhadada me roba la calma

                                               brindándole a mi alma

                                               los sorbos de hiel…?.

                                               Pues sólo a tu lado, la pena me deja,

                                               la dicha me aqueja,

                                               todo es frenesí;

                                               Mas hoy despiadada la suerte inclemente

                                               descarga ferviente

                                               sus iras en mí.

                                                   ESTRIBILLO

                                               Sin tí mi existencia es flor sin aroma

                                               es viuda paloma

                                               erial sin confín…

                                               Por eso mi vida, mi bien, mi tesoro,

                                               cantando yo imploro

                                               mi fúnebre fin.

 

            Letra: Pedro Fonseca………..Música: Hermógenes Olano.

                        Cerro de Pasco 25 de febrero de 1906.

Como era de esperarse, el éxito de su presentación fue apoteósico. Las notas periodísticas de entonces fueron laudatorias; esto entusiasmó tanto a sus socios que, aquel año, reeditaron el triunfo con una nueva presentación espectacular. Lo que lograron en 1908 se fue de antología. Aquellos carnavales, con el marco de una banda espectacular de banda de músicos de Huánuco, calles y plazas cerreñas, aplaudieron  emocionados a los ochenta y seis integrantes  pomposamente disfrazados haciendo gala de extraños y bien confeccionados atuendos. Nunca más –a decir de los viejos memoriosos- volvió a ocurrir algo igual.

A partir de su debut, cada año, con dedicación y mística, las comparsas del Vulcano se presentaron puntualmente. Claro que, como todos, sufrió las fluctuaciones emotivas dictadas por los aconteceres políticos. Aquel año, por ejemplo -1908- , los integrantes de su comparsa cayeron acribillados por las balas de la represión en defensa de la integración de nuestra tierra cuando los gringos trataron de apoderarse de ella.

Cuando el 2006 cumplió sus cien años, con otros hombres pero con la misma mística, nuestra tierra hizo suya la celebración por que el Vulcano es parte extraordinaria de su historia.

Po lo demás, el entusiasmo carnavalesco jamás decayó en nuestra ciudad minera; por el contrario, pueblos aledaños, contagiados de exaltación juvenil de sus comparsas, fundaron sus clubes correspondientes: KAISER, (Huariaca 1918), ASTOLFO, (Goyllarisquizga 1921), COW BOYS (Smelter), MARTE y PIZARRO (Goyllarisquizga), LIRA OLLANTAY, (Paucartambo), CHAPLIN, (Huariaca), SAN JOSE, (Mina Ragra), VULCANO CHICO, (Carhuamayo). DON QUIJOTE (La Quinua 1920), MOMO DE YANAHUANCA, (1920), MOMO DE CHACAYAN (1922), TRIFON, (1913), ATAHUALPA ANDINO (Yanahuanca 1926). Etc.

En el Cerro de Pasco, como es natural, siguieron fundándose otros clubes carnavalescos como: Club Juventud Apolo, (1922), Filarmónico Andino (1924), Lira del Ande, Lira Cerreña, Hijos del Tahuantinsuyo, Don Nadie, Los Diamantes de Yanacancha, Rosario de Yanacancha, etc.

 

 

 

 

.