DON GERARDO

Gerardo Patiño López (dibujo)Hay hombres admirables que a lo largo de su vida lustral y bienhechora se convierten en paradigmas de su comunidad. Don Gerardo Patiño López lo es para el Cerro de Pasco. Su luminosa presencia fue muy importante por más de diez lustros en los avatares históricos de su tiempo. Todos los acontecimientos -de los buenos y de los otros- fueron relatados y descritos en magistrales crónicas a través de, EL MINERO, el periódico que fue su arma de lucha. El periódico que nació con él y murió con él. Sólo la parca pudo vencerlo muy lejos de la tierra que tanto había amado. Cuando se nos fue, tenía 82 años.

Nació en el Cerro de Pasco, el 3 de octubre de 1896 -dos meses antes de la fundación de EL MINERO- Sus padres fueron, el Mayor del Ejército Peruano, Rufino Patiño Hurtado y, la señora, Talía Rosa López. Sus hermanos, Carmen de Alvariño, Albina de Benavides y David Patiño. Estuvo casado con la señora María Jesús Maldonado Sánchez y, es padre de Bertha, Miguel, Rebeca, Luz Mercedes y Lola.

En 1909 ingresa en calidad de aprendiz en el fascinante mundo del periodismo. Recién está por cumplir 13 años y, las planillas de EL MINERO, lo tiene como a su servidor más joven. El 1916 ingresa por tres años a servir en el Ejército. A su retorno, se convierte en arrendatario, editor y director del periódico. A partir de entonces, en forma cotidiana va registrando las crónicas del pueblo minero; sus grandezas y sus miserias; sus triunfos y frustraciones. Pero su trabajo no se limitó a la difusión de los datos informativos, no. Se caracterizó por ser protagonista de mil y una luchas en beneficio de su tierra. Lanzó brillantes iniciativas que culminaron en bellas y positivas realizaciones. En 1925, por ejemplo, apoya el raid automovilístico: Cero de Pasco-Lima, pasando por La Viuda, con el fin de iniciar el trazo de la carretera que muchos servicios prestó a la zona. Los deportistas cerreños, Salinas, Oyarzábal, Beloglio y nuestro mártir minero Gamaniel Blanco Murillo, corresponsal del periódico, culminan con éxito la hazaña. La vía fue inaugurada solemnemente en 1932.

En 1929, con motivo de la inauguración del monumento a la Columna Pasco, el Concejo Provincial lo premia con Medalla de Oro. Él había sido el hombre de la iniciativa y de la lucha tenaz para la erección del homenaje a nuestros héroes.

El 15 de enero de 1931, el tirano Sánchez Cerro, comete una de las más grandes arbitrariedades políticas. Traslada la capital del Departamento de Junín, del Cerro de Pasco, a Huancayo. EL MINERO lanza encendidas protestas y organiza manifestaciones populares. Hasta se llega a complotar. El 5 de diciembre de 1931, el pueblo se levanta en armas. Debelado el movimiento, los insurrectos son enviados al Panóptico de Lima, entre ellos están Gerardo Patiño López y José Melgar Márquez. Dos jóvenes, dos destinos y dos opciones diferentes. Mientras que el primero, valiéndose del periodismo y la lucha ciudadana diaria, logra en 1944, la reivindicación del pueblo al crearse el departamento de Pasco; el otro –sectario y apasionado- está a punto de cumplir su juramento de matar al tirano en la iglesia de Miraflores, pero fracasa; es condenado a muerte y luego amnistiado. Don Gerardo, liberado ya, retorna a su tierra y, pluma en ristre, sigue ocupando su lugar en la barricada de dignidad. Sus logros son numerosos y extraordinarios.

Siendo Inspector de Obra Públicas, arboriza nuestro cementerio con hermosos quinuales que hasta ahora cobija en sus ramas, centenares de bulliciosas avecillas. Es decir, la vida donde reina la muerte y, en 1938, entrega una capilla central que hasta ahora sirve de oratorio. En 1941, conjuntamente con el concejal italiano Bonfiglio Vermiglio, edifica el actual mercado central y, amante de la cultura, construye la Biblioteca Municipal, frente al Hospital Carrión. Ese mismo año instala el refectorio escolar para dar alimentos a los niños pobres del Cerro de Pasco­. Por haber salido en defensa de la clase trabajadora, el 22 de junio de 1941 es enviado nuevamente al Panóptico de Lima. El 14 de agosto recobra la libertad y, nuevamente, se pone al frente del periódico. Un verdadero triunfo.

Después de una brillante campaña en la que es el adalid y, don Ernesto Diez Canseco, el ejecutor, se inaugura el Colegio Nacional Daniel Alcides Carrión, el 31 de mayo de 1943. Otro de sus triunfos gloriosos.

Los primeros días del año de 1944, viaja conjuntamente con don  Cipriano Proaño y don Raúl Picón Reyes, a pedir al Senado de la República la creación del Departamento de Pasco. Potaban argumentos y datos valiosísimos de sustento. El 27 de noviembre de 1944, el sueño de don Gerardo se hace realidad.

En diciembre de 1946, el Agregado Miliar de la Embajada Argentina, lleva un puñado de tierra cerreña al Panteón de los Próceres de aquel país. Allí, conjuntamente con las tierras de Chacabuco y Maipú, está la tierra cerreña que, el 6 de diciembre de 1820, se empapó con la generosa sangre de los centauros argentinos en su lucha por la libertad. Ese mismo día, el Gobierno Argentino condecoró a don Gerardo, con una Medalla de Oro.

Al llegar el año de 1948, un despreciable tirano, un enfermizo sujeto que detentó el cargo de Prefecto del Departamento de Pasco, con el abuso, el atropello, la ignominia y la estupidez, encendió de tal manera el ánimo del pueblo que, fatalmente se manchó las manos con su sangre canalla. La represión no se hizo esperar. Hombres, mujeres y niños fueron a  abarrotar las cárceles y, por su lucha en defensa del pueblo, se clausuró EL MINERO.

Su extraordinaria capacidad de trabajo, su inteligencia y su entereza, nunca supieron de treguas ni de despreciables deserciones. Era la historia viviente de su pueblo. Su alejamiento físico del lar nativo lo hizo sufrir mucho, pero desde la distancia, mantuvo vigente su amor por estos pagos. En 1967, como una acertada síntesis de su concepción de la historia de su ciudad natal, crea el Escudo del Cerro de Pasco.

Como protagonista de cinco décadas de nuestra historia, como cultivador de nuestras tradiciones, como periodista insigne, dejó una estela luminosa, hermosa heredad para nuestros hijos. Ha sido el hombre cabal que la filosofía oriental sintetiza en la fase  de Lin YuTan:” Tuvo hijos, escribió libros y plantó árboles”. Nosotros, emocionados, repetimos la expresión más hermosa en los labios del hombre: “NO VIVIO EN VANO”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s