EL HARAGÁN (Cuento)

el haraganNadie se explicaba cómo podía sobrevivir en un pueblo de gente tan trabajadora y buena como es Ticlacayán. Aquí tenía su residencia este vago empedernido. Hablarle de trabajo era como mentarle al demonio. Sin embargo –es justo decirlo- su holgazanería la reemplazaba con su perspicacia viva y chispeante que le permitía seguir tirando adelante. Era tan ingenioso que mediante su conversación amena, punzante y variada, encandilaba al cura, a los gobernantes, a las mujeres más guapas y a los hombres más sencillos del predio. Durante las faenas pueblerinas a la vera de las chacras, narraba graciosos cuentos, hacía capciosas adivinanzas, entonaba lindas canciones y el más grande “trabajo” que hacía, era llevar su mate de chicha a los sudorosos obreros. Era tan ocurrente y simpático que, llegada la hora del condumio, le separaban un lugar en la mesa familiar. Era ocioso, pero también un intuitivo poeta popular. Era el orador de fondo en los festejos pueblerinos, en los entierros y en las bodas. Sin que nadie supiera cómo, ni por qué, se convirtió en un acertado adivino y atinado curandero. Así –por aquellos remotos años– aprendió el lenguaje de los animales. Si bien es cierto que no podía hablarles, él alcanzaba a entender lo que éstos decían.

En una de sus correrías escuchó a los comuneros afirmar que quién dotara de agua potable al pueblo y remozara la iglesia que estaba deteriorada sería elegido alcalde sin ningún miramiento. A partir de entonces se le metió entre ceja y ceja ser el alcalde del pueblo. Durante sus vigilias había pensado mucho en solucionar los problemas de Ticlacayán sin lograr su objetivo. Ya varios habían fracasado en el intento porque no encontraban un arreglo posible a la vista. Tanto se devanó los sesos que llegó a la conclusión de que los únicos que podían conocer la solución al problema, eran los animales. Pero, claro, como él no podía hacerse entender, recurriría a su ingenio para escuchar lo que conversaban. Para ello trazó un plan y luego de meditarlo bien, decidió llevarlo a efecto.

Un día completamente soleado, subió a un cerro elevadísimo y luego de desnudarse completamente, se tiró sobre las hierbas, fingiéndose muerto.

No había pasado mucho tiempo, cuando en el azul del cielo se recortó la imponente imagen de un cóndor que durante un considerable tiempo estuvo dando vueltas contemplando el desnudo gandul.

El viejo zorro de la comarca, viendo al cóndor trazar círculos en el cielo, convergió con prontitud asombrosa donde estaba tirado el haragán. En ese mismo instante el cóndor descendió de los aires.

¡Qué tal compadre zorro! –Saludó con voz estentórea.

¡Aquí compadre cóndor! –Respondió con su timbre aflautado el astuto- le vi dando vueltas por allá arriba, que me dije: “¡Cáspita, zorrito lindo!… ¡El compadre cóndor tiene banquete a la vista, y estoy seguro que no se negará a compartir presa contigo! ¿No es así compadre?

¡Ya lo creo compadrito!, para eso somos hermanos espirituales. Para los dos alcanza con creces.

Tiene razón compadre; la presa es enorme. Pero… ¿Qué le habrá pasado a este hombre? Ayer nomás estaba muy vivo y fuerte.

¡Seguramente se ha suicidado! Estos humanos son unos bobos, en cuanto se topan con una dificultad y no la pueden resolver, se vuelan la tapa de los sesos.

¡Qué tontos!… ¿Pero cual habrá sido la dificultad de este hombre?

La de todos, compadre zorro, la de todos. No tienen agua y para conseguirlo tienen que caminar grandes distancias. Tampoco cuentan con el dinero suficiente para reparar la iglesia.

¡Pero, qué tontería! Si debajo de la gran piedra de Ticlahuanca que está en la plaza hay un ojo de abundante agua. Sólo necesitan mover esa piedra y el puquial les dará el agua más rica de todo la zona. ¡Lo dicho! Estos humanos son tan inútiles y presumen de sabios. Yo, con una simple olida, me he dado cuenta de ese hallazgo.

¡Así es, compadre zorro! Por otro lado, no tienen ni un centavo, cuando muy cerca de aquí hay un montón de plata.

¿Cómo es eso compadre cóndor? ¡Explíquese!

A cinco leguas de aquí vive una vieja potentada que está tullida y a punto de morirse. Ha sido víctima de la brujería de sus nueras. Las canallas han amarrado con cordones de muerto las ropas de la vieja y, aprovechando su ausencia, las han enterrado debajo de su propia cama.

¡Qué barbaridad!… ¿Y?

Bueno, el que desentierre la hechicería y la queme, logrará salvar a la vieja volviéndola a la normalidad. ¡En pago de este servicio, la baldada le dará toda su riqueza que es muy cuantiosa!

¡¿Sí compadre?!

¡Ay caray!… ¿Cree usted compadre que por las puras estoy en los aires?…

¡Claro, claro compadre cóndor! Bueno compadre; tengo hambre y la merienda está servida; ¡Comencemos el banquete!…usted primero…

¡No, compadrito… usted merece el primer mordisco…

Ya pues compadre, si usted lo descubrió, apure el primer picotazo…

¡Insisto compadre, usted es mi invitado!, así que le corresponde la primera dentellada…

Al escuchar esta gentil controversia y con peligro latente, el haragán pegó un estentóreo grito agitando piernas y brazos como un loco que el zorro desapareció aterrorizado  entre la maleza y el cóndor asustado por los aires.

Contento por los valiosos informes que había obtenido con astucia, el holgazán se vistió y con un  animado silbido entre los labios, bajo muy campante al poblado.

Lo primero que hizo en cumplimiento de su plan, fue reunir al pueblo en una gran fiesta dominical. Cuando el gentío se hubo reunido, él les habló con mucho entusiasmo:

-¡Queridos paisanos!, quiero decirles que yo no he nacido para el rudo trabajo manual. He nacido para brindar mi talento e inteligencia que no es poca. Como prueba de ello les pido que todos movamos esta roca gigantesca que por eternidades ha estado aquí cerca.

Unos con desconfianza y otros con entusiasmo, iniciaron el trabajo que el haragán les había propuesto. Después de unas horas de gran esfuerzo lograron hacer rodar tremendo monolito, y lo que aconteció después, los dejó con la boca abierta. Del centro de la huella dejada por la piedra, expulsada como por una fuerza colosal comenzó a brotar un incontenible chorro de agua cristalina. Por fin tuvieron agua.

Este acontecimiento hizo crecer desmesuradamente la imagen del poeta ocioso al que los hombres y mujeres pasaron a saludar y tratar más comedidamente. Muchísimos se disputaban el honor de sentarlo a su mesa.

A la semana siguiente, visitó a la vieja lisiada y luego de hacerle prometer la entrega de sus riquezas a cambio de su salvación, sacó las enterradas ropas hechizadas y las incineró. Misteriosamente, la baldada comenzó a utilizar sus piernas y manos con las que entregó cuatro bolsas de oro a su salvador.

Con este dinero hizo reparar la iglesia dejándola como nueva, y el día que se inauguró el acabado, luego de una misa solemne con procesión, en su correspondiente homilía, el cura pidió para que Nuestro Señor mantuviera vivo el talento del poeta. Después se sirvió un gran almuerzo en el que se escuchó el más entusiasta discurso pronunciado por el flamante alcalde ticlacaíno: el haragán.