El día que derruyeron nuestro monumento histórico

Columna PascoEra la fría mañana del 12 de octubre del año de 1972. Una grúa gigantesca escoltada por numerosos camiones, ocuparon la parte central de la Plaza Centenario, viejo e histórico escenario que por muchos años fue testigo de los movimientos comerciales de la ciudad minera. Por ese motivo se le denominó Plaza de Comercio, pero  al cumplirse cien años de la creación del Departamento de Junín, quedó con el nombre de Centenario. A medida que las piquetas rompían las piedras de Quilcaymachay que integraban la pilastra central, los vecinos que se habían arremolinado, miraban estupefactos e indignados lo que los depredadores hacían. Muchos viejos, heridos en el alma, lloraban sin poder ocultar su enorme dolor. Total se iba un pedazo de nuestra historia.

En poco tiempo la gigante águila de bronce –como herida de muerte- descendió a un camión, amarrada por fuertes cadenas de acero. Un poco más tarde, prisionero de resistentes cables de acero, el soldado de la Columna Pasco, era bajado a otro camión. Cada golpe de comba y piqueta repiqueteaba en el alma de los cerreños. Estaban deshaciendo el trabajo de don Florencio Casquero, célebre picapedrero y arquitecto práctico que el siglo anterior lo había erigido.

Esta misma insaciable picota minera se encargaría de echar por los suelos el oratorio de la Beneficencia Slava, el edificio Proaño, la casa donde naciera nuestro mártir, toda la Plazuela Ijurra, el Hospital Carrión y su torre magistral de piedra, la Biblioteca Municipal, el Club Deportivo Municipal, la Sociedad de Beneficencia Alfonso Ugarte, el Club Apolo, El Trocadero, el Consulado Austro húngaro, el Hotel Universo, la Casa Azalia – Nation, la Casa Comercial Pehovaz Hermanos, el Club de la Unión. Devoraron los barrios de Cayac, donde funcionara el Consulado Inglés; Jirones Eulogio Fernandini, Ayacucho, Diputación de Minería, Huánuco, Callao, Parra, la Velería, Dos de mayo, Grau, Peña Blanca,  San Martín, Cusco, la Tonelada, donde se vendía el “Puro de Ica”, Gaiteras, Calle del Hospital, Estando de la Sal, es decir, el corazón del Cerro de Pasco.

Columna Pasco 2Detrás de los edificios de la Plaza del Comercio, todavía se puede ver la Torre del Hospital Carrión que sería, un tiempo después, ultimado por máquinas destructoras. Ahora todo ha sido reemplazado por un enorme agujero. En San Juan Pampa a donde se trasladó nuestra ciudad, se ha erigido una réplica de nuestro  monumento, sólo que el nuevo ya no tiene al soldado de la Columna apuntando su bayoneta hacia el sur, donde está el que fuera nuestro enemigo.

Anuncios