La Rebelión de Rumi Maqui Por Jhon Carlos (Primera parte)

La valerosa acción del mayor de nuestro ejército, Teodomiro Gutiérrez Cueva, natural del Cerro de Pasco, ha despertado en el mundo entero un sentimiento de admiración y respeto; sólo en su tierra natal que lo debiera recordar con esa misma veneración. No tenemos ni siquiera una calle que perennice su gesta heroica. Esta es la razón que desde hace sesenta años estoy irradiando el derrotero de su vida para que, nuestros hijos, herederos de su grandeza, lo tengan siempre presente y sepan que hemos tenido personajes de inmensa significación en nuestra historia que hoy están olvidados por su pueblo. En esta oportunidad difundimos un excelente trabajo de Jhon Carlos para conocerlo más ampliamente.

La gestión de Teodomiro Gutiérrez Cuevas solo iba a durar un año pero dejaría imborrables huellas en nuestra la historia.

Todo indica que ese periodo fue muy significativo en su vida porque era su primer cargo político y contactó con personalidades como Pedro S. Zulen, Joaquín Capelo y Dora Mayer, activistas a favor de los derechos indígenas, mientras se desempeñaba como Prefecto en Huánuco y jefe militar en Canas.

Enumerar casos de matanzas, asesinatos y los abusos sería demasiado largo. Es común que un grupo minoritario para mantener su poder tenga que actuar con extrema brutalidad frente a un grupo mayoritario para que el terror sea más fuerte que el sentimiento de fuerza que da la ventaja numérica.

Los hacendados tenían sus propios grupos armados y contaban con el respaldo del ejército a la hora de matar indios rebeldes. Para garantizar la impunidad de los hacendados, se contaba generalmente con el respaldo del poder Judicial. Hubo muchos procesos iniciados por abogados indigenistas que nunca llegaron a una sanción. Como muestra preguntaba el Agente Fiscal de Azángaro, José Frisancho, después de referirse a los desmanes de Escanchuri de 1906, a la matanza de Cutur en 1911 y 1912 y a los horrores de Chupa también en 1911 “¿Qué hicieron las autoridades judiciales y administrativas ante los hechos criminosos que se acaba de memorar?”. “En unos casos (agrega) los subprefectos, por tratarse de delincuentes adinerados, no han hecho otra cosa que concertar transacciones entre damnificados y agresores para asegurar la impunidad por ese medio vedado por la ley; y en otros de aquellos casos delictivos se ha llegado por el juez a incoar sumarios que no han pasado de actuaciones formulistas y de mera rutina; sin que exista ahora en el despacho y archivos del Juzgado ni uno sólo de estos cuerpos sumariales seguidos sobre los hechos que, involucrando crímenes concretos, en el anterior parágrafo se ha dejado apuntado(4)

Así era la situación en Puno. Mientras, en Lima, un hecho político corto, pero aleccionante estaba por ocurrir: la ascensión de Guillermo BIllingurst al poder. Le decían “Pan Grande” porque en su campaña se decía que si ganaba él, el pan iba ser barato y grande y lo opuesto si ganaba el candidato rival. Eso no era totalmente falso pues tenía políticas que favorecían a las clases más bajas.

En 1913 el gobierno de Billinghurst, a petición de representantes de las comunidades, nombró al ex subprefecto como comisionado para investigar las masacres de indígenas que se habían cometido en Samán, Caminaca, Achaya y Arapa. (5)

La rebelión de Rumi Maqui

Como persona que dejó huella, su llegada despertó muchas expectativas entre la población campesina y muchos recelos entre los hacendados. En una parte de la comunicación que envían al presidente Billinghurst, los terratenientes puneños afirman lo siguiente: «Gutiérrez calumnia, apoya, alborota y excita y subleva a los indios contra los blancos. Recurrimos a usted para que de acuerdo a la Cámara y Supremo Gobierno retiren al delegado inescrupuloso». Simultáneamente, haciendo eco de tales solicitudes, el terrateniente y diputado por Azángaro, Bernardino Arias Echenique, reclama en su Cámara que Gutiérrez Cuevas vuelva inmediatamente a Lima, ya que éste se presenta como «el Moisés que va a redimir a los indios» y es un factor de desequilibrio social. (6). Por su parte Teodomiro Gutiérrez muestra que tiene intenciones de realizar una seria investigación. En 1913 en una carta dirigida a “El Pueblo ” de Arequipa, declaró. “La labor (la investigación) iba a ser efectuada con imparcialidad y sin prejuicio posible alguno, motivado con el deseo del conocimiento exacto de los hechos y del modo más desapasionado posible”.

Teodomiro Gutiérrez Cuevas llega a Juliaca en septiembre. Entre los campesinos circula un manifiesto en el cual contiene el siguiente texto: “Yo, Teodomiro Gutiérrez Cuevas, traigo el fervoroso saludo a este noble pueblo de Puno, en nombre del Señor Presidente de la República don Guillermo Billinghurst, de sus ministros de estado que lo acompañan y en el mío propio. Simultáneamente los ayllus de este departamento han enviado sus quejas al supremo mandatario. En esas quejas se afirma que hay descontento y malestar en estos lugares, y por ello el señor presidente Billinghurst, deseando el bienestar de todos, me ha enviado para ver de cerca, esclarecer sobre los hechos que se afirman, constatar el estado en que se hallan vuestros bienes y qué comportamiento observan con ustedes las autoridades. Muy difícil sería mi tarea si no contara con la colaboración de todos ustedes. Quiero que sepan que mi deseo es escucharlos, imparcialmente, a todos, y por eso quiero que se aproximen a mí prudentemente, sin fomentar escándalos. El señor presidente estará feliz si todos ustedes con su trabajo y su benevolencia han de cooperar, a fin de que él pueda dictar disposiciones a favor de vuestro bienestar” (6)

El comisionado, pregunta, investiga y recoge pruebas siempre con ayuda de un intérprete, pues el no habla quechua. Con toda la investigación elabora un extenso informe de 400 o 450 páginas. El miedo al informe es el miedo a la verdad, Y el mas asustado es Bernardino Arias Echenique, hacendado de Azángaro y Diputado por puno, quien es sindicado como responsable de las matanzas.

LA investigación de una persona respaldada por el gobierno es todo un problema para el Gamonal Bernardino y para los de su posición, la política de gobierno hacia el interior del país es una buena razón para querer derrocar a ese gobierno. Hay muchas causas para un golpe de estado, el informe fue una de ellas, Guillermo Billinghurst, refiriéndose al golpe de estado, que le harían, declaró: “El joven Prado (El que estuvo detrás del golpe de estado que lideró Benavides.), en un extenso y patético discurso, me dio los detalles y motivos del golpe: todos ellos reconocieron mi patriotismo, integridad y capacidad de gobernar. Sin embargo, mi único y más grave error fue hacer el curso de mi política hacia el interior del país…” (7)

El informe Elaborado por el comisionado fue entregado al todavía presidente Billinghurt en diciembre de 1913 y el 4 de febrero de 1914 fue el golpe de estado. Por lo que el informe posiblemente ni fue examinado y, para tranquilidad de los hacendados, fue desaparecido. (Continúa)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s