INDOLENTE ACTITUD DE DEL GOBIERNO CENTRAL FRENTE A LA AGONÍA DE NUESTROS NIÑOS

letreroCuando en dolorosa Marcha de Sacrificio, hombres y mujeres de Simón Bolívar (Pasco), llegaron a Lima pidiendo atención para sus niños, lograron esperanzados promesas para solucionar el problema de salud originado por los metales pesados en la sangre, todo el pueblo creyó que éstas se cumplirían pero, hemos comprobado, con dolor, que esta vez tampoco han cumplido.

Ante tamaña indolencia, 84 padres trajeron a sus hijos y, encadenados a las rejas de ingreso del Ministerio de Salud pidieron a gritos –con justa razón- que el Gobierno solucione este dramático problema que está matando a nuestros niños. Durante una semana ellos persistieron en su actitud hasta lograr se declare en emergencia sanitaria al Cerro de Pasco. Esta es una medida inmediata para paliar tanto sufrimiento.

Hasta 1957 en que se inician los trabajos a “Tajo Abierto”, las únicas víctimas del horroroso polvo envenenado fueron los obreros de los socavones. Con los pulmones completamente destrozados por el polvo letal murieron miles de hombres. Quienes vivían sobre la superficie de aquellas malditas galerías, todavía no conocían la mortal acción de esos polvos nocivos. Cuando comenzó el “Tajo Abierto”, con sus diarias explosiones, envenenó el aire que atacaba a los más débiles: nuestros niños y madres gestantes. Es más, con una indolencia asesina fueron acumulando deshechos minerales en cerros artificiales que fue rodeando la población; es decir a partir de aquellos tiempos los hicieron respirar el veneno metálico que ha ido minando su precaria salud. Ahora esos metales pesados en la sangre de nuestros niños los está matando. Muchos tienen leucemia, es decir cáncer, y es más que seguro que no podrán seguir viviendo. ¿Hasta ese extremo ha llegado la indolencia de  nuestros gobernantes? Primero mataron a sus abuelos y padres y ahora a nuestros niños. Este es un genocidio organizado con la permisibilidad del gobierno cómplice e indolente.

No es posible contemplar tanta indolencia. La minería ha ido matando a miles de personas. Reclamamos que de todos los ingentes aportes del Cerro de Pasco en cinco siglos ininterrumpidos, se invierta lo que se debe para salvar a nuestros niños.

El periodista Beto Ortiz ha acogido este pedido de nuestro pueblo y, en su programa televisivo, está haciendo conocer a nuestro país de las miserias  gubernamentales para solucionar nuestro inmenso problema. Vean el programa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s