El fiasco de la muliza: ¡A ti!

fiasco de la muliza A ti

Le decían el “Burro”, no porque le faltaran recursos e ingenio en el cacumen, sino porque tenía un extraordinario parecido con el astro nacional del cuadrilátero al que apodaban el “Burro” Icochea, boxeador que por su pegada fulminante recibió el apodo. Por aquellos años había matado de un contundente gancho de derecha a su oponente, un novel boxeador panameño negro.

Alberto Icochea, el recio peleador limeño y Mariano B. Collao, el notario cerreño, eran dos gotas de agua. Por ese parecido excepcional, el apodo de uno trascendió al otro y a ambos les quedó la chapa: “Burro”.

Al “Burro Collao”, el pueblo lo conocía como un excelente y cumplido notario y por su potente voz que resonaba vibrante en las comparsas carnavalescas. Por nada más. No se le conocía ninguna otra habilidad especial. Por eso es que la noche del 22 de febrero de 1925, cuando se abrió el sobre que contenía el nombre del compositor que con el seudónimo de “Nítsuga” había ganado el concurso de mulizas promovida por el Club Vulcano, todos quedaron boquiabiertos, sorprendidos, anonadados. Claramente, como autor de los versos se leía: Mariano B. Collao. No quedaba duda.

A partir de entonces, los comentarios sotto voce se multiplicaron. Pasados algunos años, con el ánimo de descubrir la verdad del asunto realicé una encuesta entre los que lo habían conocido. Estas fueron sus respuestas.

Don Pedro Santiváñez, amigo íntimo y copartícipe de sus noches de juerga y alegría, casi como un hermano, me dijo: “No, no creo que Mariano sea el autor. La calidad de sus versos no se condice con su capacidad creadora que jamás la había puesto de manifiesto, porque nunca la tuvo. No, no puede ser él”.

Don Juanito Arias Franco, excelente guitarrista y miembro infaltable en la bohemia de aquellos años, aseguraba: “Ese cojudo era incapaz de escribir siquiera una carta de amor, menos va hacer una muliza tan linda como ésa. Lo que pasa es que se lo ha pirateado a alguien”.

Don Gerardo Patiño, nuestro patriarca, afirmaba: “Me resisto a creer que él sea el autor de esta bella muliza. Jamás le hemos conocido como compositor ni visto escribir un solo verso. No, no creo que él sea el autor. Lo que sospecho es que, Francisco N. de Castillo, el magistrado de la Corte Superior que con él trabajaba en las cuestiones legales y había  publicado varios versos muy hermosos,  se lo ha entregado para que  lo presente al concurso sin mencionar su nombre. Esto, lógicamente, fue aprovechado por Collao. Es posible también que el que fuera dedicado a la reina de la ciudad, Srta. Lucila Arias, atenuara la curiosidad y los comentarios de los cerreños. No querían incomodar a Su Majestad”.

El caso es que la duda acerca del autor se mantuvo por mucho tiempo. Nada menos que siete décadas. Lo único que sí podía asegurarse es que la música le pertenecía al cholo Graciano Ricci.

Hubo de transcurrir setenta años para que el periodista, Daniel De la Torre Tapia, descubriera la farsa. Los versos habían sido plagiados del poemario de la exquisita poeta sevillana, Mercedes de Velilla y  Rodríguez –colaboradora que siempre enviaba sus creaciones al diario cerreño-. Estaban publicados en la página literaria de uno de los números de EL MINERO de 1898. Hace más de cien años.

¡Cuánta razón tenían los viejos cerreños! Todos, unánimemente se resistían a creer que Collao hubiera creado semejante belleza. Era un secreto a voces: las letras no eran de su inspiración. Por setenta años vivimos en el engaño. La calidad de las letras es de tal envergadura que lo hemos mantenido como un “himno” de nuestra tierra. Ahora que han transcurrido catorce lustros del acontecimiento, queremos que nuestros lectores, conozcan la totalidad de los versos de la artista, Mercedes de V. Rodríguez, una dama cuya obra, al decir del mejor poeta cerreño, Luis Pajuelo Frías, “Constituye un logro de notable virtuosidad compositiva y acusa una rara, como finísima sensibilidad poética. Totaliza treinta y cuatro estrofas, escritas en cuartetas, todas unidas por un tema: el sufrimiento. Cada estrofa, independientemente, presenta una forma particular de asumir ese tema. Así, su estructura se asemeja a la de un extenso como atrayente collar: un cintillo que une, una a una, treinta y cuatro cuentas, de tamaños y brillo diferentes”.

De todas maneras, para que puedan apreciarlo en toda su magnitud, nos es grato transcribir la totalidad de versos de Cantares.

CANTARES

Mercedes de V. Rodríguez.

                             I                                                    XVIII

Cuando una flor se marchita,                  Si las lágrimas que vierto,

            otra flor brota en la tierra;                      las fuera llevando el mar,

            cuando una pena se acaba,                       acaso el mar las volviera

            nace en el alma otra pena.                       menos amargas que van.

                             II                                                            XIX

            Ligeras y oscuras nubes,                           Estrellas del firmamento

            que vais a la mar por agua;                     no os ocultéis a mi vista;

            si no queréis ir tan lejos,                         ¿Podéis vosotros decirme,

            tomad de mis ojos lágrimas.                  si se ha perdido la mía…?

                            III                                                               XX

          Volved al nido, avecillas;                            Cuando una dicha se alcanza,

            que ya avanza la tormenta;                     dura tan solo un momento;

            volved, que se pone el cielo,                     aunque la dicha se acabe

            tan negro como mis penas.                      no tiene fin el  recuerdo.

                             IV                                                              XXI

            Árbol triste a quien el viento,                  Tronchadas quedan las flores,

            dejo sin ramas ni flores,                           aunque pase la tormenta;

            tú te pareces a un alma,                            el alma queda abatida

            sin ventura ni ilusiones.                            aunque se acabe una pena.

                             V                                                               XXII

            En el cielo de mi vida,                               Muchas veces he llorado

            no luce ninguna estrella,                         sin tener por qué llorar,

            que todas las han nublado,                      y acaso cuando no lloro,

            las sombras de mi tristeza.                      me está matando el pesar.

                            VI                                                               XXIII

            Dicen que la vida es sueño,                      Quejarme puedo del mundo

            y todos quieren soñar;                              y puedo al par bendecirlo;

            ¡sueño yo cosas tan tristes                       muchas veces he gozado,

            que quisiera despertar !.                          muchas veces he sufrido.

                            VII                                                             XXIV

            Suspiros al viento daba,                            Huyendo van las estrellas,

            y el viento vino y me dijo,                        del alba que ya aparece;

            que marchitaba las flores,                        ya van huyendo los sueños

            lo ardiente de mis suspiros.                     de la realidad que vuelve.

                          VIII                                                               XXV

            Se viste de luz el mundo                           Iba triste al cementerio,

            cuando aparece la aurora;                       y luego cuando volvía,

            ¡Pero cuántos corazones                          vine pensando en el mundo,

            se irán vistiendo de sombras !.               más triste que cuando iba.

                              IX                                                     XXVI

            Ilusiones y esperanzas,                             Alguna vez te diré,

            que mueren una por una,                       lo mucho que estoy sufriendo,

            en el alma tienen vida                             si es que no entiendes ahora

            y en el alma tienen tumba.                     cuanto dice mi silencio.

                             X                                                               XXVII

           Horas de penas y llanto,                            Pienso a veces que es de noche,

            en volver no han de tardar;                     mirando la luz del día,

            pero las horas felices,                                y es, cuando estoy despierto

            ¿Quién sabe si volverán…?                      que sueño más que dormido.

                             XI                                                             XXVIII

            Adiós, si por otra senda,                            Flores hay para la tierra,

            quieres tú seguir marchando;                 aunque el calor las abrase,

            si encuentras la de la dicha,                    venturas hay para el alma,

            no volveremos a hallarnos.                     aunque el tiempo las acabe.

                            XII                                                             XXIX

            En el mar de los pesares,                         Porque mata el sentimiento,

            en que sin rumbo navego,                      se deja alegre la vida,

            llegar quisiera algún día                         que fuera horrible dejarla,

            a la playa del consuelo.                            si nos matara la dicha.

                            XIII                                                    XXX

            No sé qué flor es la flor,                            Con la risa de mis labios,

            que da más hermoso aroma;                   voy ocultando mis penas;

            mas sé qué pena es la pena                      porque he visto que en el mundo,

            que causa herida más honda.                  nadie al que sufre se acerca.

                            XIV                                                    XXXI

            De la vida en el camino,                            Siempre que un bien se desea,

            muchas veces encontramos,                     parece un sueño alcanzarlo;

            al placer que va de prisa,                          siempre que un bien se consigue,

            al dolor, que va despacio.                         parece un sueño el pasado.

                           XV                                                              XXXII

            Fijo en el cielo mis ojos                            En otro tiempo, llorando

            y al bajarlos no me atrevo;                     daba consuelo a mis penas;

            ¡Se halla la tierra tan triste,                    hoy, que ni aún lágrimas tengo,

            después de mirar el cielo!.                        ni ese consuelo me queda.

                            XVI                                                  XXXIII

            Dicen que no hay en el mundo,              Al dejar un alma en sombras

            ni ternuras ni alegrías,                             a otra da luz la esperanza,

            y acaso los que lo dicen,                          que huyendo del desengaño,

            son los que hallaron más dicha.            volando va de alma en alma.

                            XVII                                                            XXXIV

            La soledad voy buscando,                         Al mundo de mi alegría,

            y yo no puedo encontrarla;                      estoy yendo a cada instante;

            en mi soledad más grande,                      mis esperanzas me llevan,

            siempre el dolor me acompaña.             y mis recuerdos me traen.

 

 

 

 

Anuncios

Don Andrés Urbina Acevedo

andres-urbina-acevedo-2Su llegada al mundo fue coincidentemente premonitoria. Nació el 10 de noviembre de 1902, en la calle Parra, frente a la colonial, “Fundición de Barras de Plata del Cerro de Pasco”. ¡Quién lo diría! Andando el tiempo, llegó a convertirse en el más notable orfebre de nuestros sentimientos. No era para menos. La savia de su prolífica inteligencia, la heredó de su padre, don Silverio Urbina; su finísima sensibilidad, de su madre, doña Quintina Acevedo.

Cuando su inédito talento descubre -a sus doce años- el fascinante mundo del periodismo, ya nunca más podrá dejarlo. Llevado de la mano de su padre, el Director del periódico, sus primeros pasos los da en el cálido ambiente de “Los Andes”. Precoz laborero como todos los niños cerreños, no va a elegir como éstos la ruda escogencia de metales en la Picking – Plant de la Compañía. No. Animado por el acompasado traqueteo de las máquinas de prensa, va a crecer en ese mundo de papeles y tintas, de foliadoras y tipos, de rótulas y columnas, de monotipias y moldes. Cumplidos los veinticinco años, es ya Editor- Administrador del periódico que fue su poderosa barricada de lucha por las reivindicaciones ciudadanas. Sus editoriales cargadas de pasión son vívidos testimonios de su entrega a la causa minera reivindicativa. Hay que  leerlos para comprender su talento y aquilatar su grandeza.

Iniciado -por ejemplo- el cierre de las minas y el consecuente despido masivo de obreros a raíz de la quiebra de valores de la bolsa de Nueva York, su voz es enérgica en la protesta. Es lapidaria. A partir de aquel infausto octubre de 1929, sus páginas heroicas -banderas de reivindicación- no tendrán sosiego. Su indignación llega a límites extraordinarios cuando la mañana del domingo 7 de setiembre de 1930, la policía riega de muertos y heridos la subida de Santa Rosa y La Esperanza, tras salvaje masacre contra obreros cerreños; o cuando el 12 de noviembre de aquel año turbio, la homicida represión gubernamental cercena la vida de una treintena de mineros en el Puente de Malpaso.

En la Dirección de “Los Andes”, alienta la creación de los Sindicatos mineros del Cerro de Pasco, Goyllarisquizga, La Oroya, Casapalca, Morococha. Su apostólica pertinacia determina su persecución y la amargura del destierro en aquellos años de oscurantismo y tiranía; época heroica de lucha de sus hermanos de clase como Gamaniel Blanco Murillo, Washington Oviedo, Miguel de la Matta, Augusto Mateu Cueva, Gayoso, Marmanillo y muchos más.

Autodidacta como era, jamás dio tregua a su inquietud de aprender. Para cultivar su alma siempre acuciosa, hizo desfilar ante sus ojos, severos tratados de Gramática, temas periodísticos, doctrinas religiosas, teorías políticas, pero sobre todo, poesía, novela, historia, crítica. Nada dejaba de leer. Era un lector voraz e insatisfecho. Pero lo más saltante de todo es que, a medida que cultivaba su erudición, desarrollaba su sencillez y humildad. Cuanto más grande, más modesto.

Sus ojos pulidos por mil literaturas habían perdido la agudeza visual de los aciertos, y en su miopía cada vez más creciente, conservaba impresas inolvidables imágenes de la vida minera que, aliñado y emotivo, las volcó en los cordajes del pentagrama popular.

Por singular destino pudo formarse con los mejores poetas de su tiempo: Ambrosio Casquero Dianderas, Lorenzo Landauro, Felipe Germán Amézaga, Arturo Mac Donald, Enrique Ferrari, Eugenio Chocano, Oswaldo Robles…con todos ellos se puso a develar los misterios de la literatura. A todos ellos les abrió las puertas de su diario. De todos ellos publicó sus trabajos.

No obstante la fuerza de su carácter, de su indestructible espíritu de lucha, podemos hallar, en sus versos, una delicadeza de sentimientos tiernos y testimoniales.

Toda su fuerza expresiva radica en la elocuencia de su poder creador; de su experiencia directa en los hechos cotidianos que inspiraron sus composiciones. La poesía de don Andrés, ya contemplativa, ya testimonial, ya premonitoria, ya erótica, ya graciosa o plañidera, es hija legítima de sus más recónditos pensamientos. Como nadie, en sus versos, deja traslucir su preocupación por el destino de la tierra que tanto amó y, sin ser testigo directo de la destrucción que el “Tajo Abierto” ha perpetrado, premonitoriamente escribió sus versos

Es cantor libre y sincero como los pajarillos de nuestros campos serranos. Emite todas las notas del alma, desde la atronadora y rugiente del bardo rebelde, hasta la dulce y suave que vibra en la serenata de una noche de luna.

Había que verlo cuando se inspiraba. Un enigmático silencio lo rodeaba respetuoso, sumergido en ese mundo misterioso de su astro. Los dedos de su mano izquierda -ábaco de vida- contaba los versos de su inspiración en el golpe pendular de las sílabas. La derecha, deslizándose con gracia decoradora, iba dibujando las letras de prolongadas colas y artísticos remates. ¡Caligrafía hermosa! Más tarde, en el pulido final de orfebrería, tarjaría sílabas y frases, mientras sus ojos entreabiertos, buscaba sinónimos sonoros para encuadrar sus rimas. Estaba creando. ¿Por qué la lente  de un Mariño, Hurtado, Ordoñez, León o Lavado, -fotógrafos de entonces- no perennizaron esos momentos?  No lo sé. Tal vez porque era pobre, humilde y humano, es decir: poeta; artífice de la palabra enjoyada, galana y hermosa; acertado pintor de vivencias mineras y, vaticinador de tiempos que se están cumpliendo.

Desde entonces, el tiempo ha transcurrido implacable. Las nieves -albeando los días- han ido sucediéndose. No una sino muchísimas canciones han ido quedando grabadas en el alma minera. Los padres las cantaron y los hijos engolando la voz con orgullo, las entonaron. Es más, ese mismo sentimiento engendrado por su pluma, ha circulado en sus venas, transmitido por la materna leche vivificadora.

No puede ser para menos. En sus versos encontramos los agoreros avatares mineros, en justa medida, fruto de sus personales experiencias; querendonas endechas a la esquiva mujer desdeñosa y cruel; retratos palpitantes de las rúas pueblerinas, de sus encantos, de sus misterios, de su grandeza; acertados vaticinios que predican el final de la querencia; “Hoy en ruinas convertido//mañana nada serás”, saudades encomiásticas de la laguna de Patarcocha, instantáneas precisas de la apremiante convocatoria de los “pilones”, donde las cerreñas chismeaban de lo lindo; alabanza de las chaposas almorceritas que transportaban, en portaviandas el diario yantar de picantes, guisos, locros, chupes rubicundos, para su cholo “japiri”; Cantares que constituyen ecuaciones mineras de trabajo y amor, alegría y tragedia. Nadie como él para cantarle al Cerro de Pasco, tierra minera de su cuna.

Las melodía que vistieron tan hermosos versos fueron trabajadas por el “Chacha” Portillo, Adrián Galarza Gallo, Nicéforo Bravo, Armando Paredes Ugarte, Aurelio Romero Pizarro, Glicerio Galarza, Juan Hinostroza, Darío Yacolca, Adrián Rojas Quiñonez, Jorge Yacolca, Santiago Alvarado, Pancho Azcárate, Bernardino Ramos, “Pico” Romero; pero fue con Jesús Enciso con quien creó las más hermosas joyas de nuestro cantar: ¡Ay mi cholita! y ¡Ay, mi Lourdes!

Ameno conversador, disfrutaba del respetuoso cariño de numerosos amigos. Donde fuera en misión periodística, siempre fue bienvenido. Pero era en los salones del Club Juventud Esperanza, a donde llegaba cumplida su misión del día, con el flamante diario en la mano para reunirse con sus más íntimos amigos. Fundado en 1909, en la parte baja del entarimado ferrocarrilero de la Esperanza, el Club que precisamente recibió el nombre de Juventud Esperanza había logrado nuclear a una bullanguera juventud trabajadora. Su prestigio, a fuerza de empeño y coraje, había elevado a la enseña aurinegra, a la cima del éxito. Entre otros, los hombres que cimentaron su fama, estaban don “Pancho” Valdivia, Roberto Arauco, Leoncio Ascencios, “Chino” Campoa, “Togro” Rojas, Manuel Shiraishi, “Patas a la Oreja”, “Rogromanca”, “Agra” Llanos, “Rachi” Casas, “Cura” Suárez, Pablo Inza, “Bacalito” Suárez y tantos otros que dejaron una enorme estela de recuerdos.

Como sede social, el “Club Juventud Esperanza”, había elegido una vieja casona de la calle Dos de Mayo, cuyo amplio balcón daba frente al Concejo Provincial. La umbrosa intimidad del aposento colonial, tenía un encanto muy particular. Accesible por una puerta pequeña, sus escalones erigidos sobre una base de piedras, conducían al segundo piso en una pendiente muy pronunciada, cuyos pasamanos siempre brillantes, descansaban sobre unos sólidos balaustres de pino blanco. Necesariamente había que auxiliarse con esas guarniciones laterales, tanto para subir como para bajar. Llegado al rellano, a la mano izquierda, se penetraba en la primera estancia, amplia y confortable, destinada a la sala de sesiones con numerosas sillas y sillones de Viena; enormes vitrinas donde lucían los trofeos ganados a lo largo de su vida deportiva, de diplomas, reconocimientos, condecoraciones y fotografías históricas. Una segunda estancia, tan amplia como la primera, con sillas muy cómodas y una mesa de billar continuamente en uso por los socios y amigos. En el aposento del fondo, donde funcionaba el amplio y surtido bar, había una estufa de hierro, rodeada de sillas con acogedores cojines y pellejos. En ellas, los viejos contertulios, pasaban sus horas amenas jugando animosos, briscán, rocambor, tresillo, póker o, simplemente conversando, al calor de la estufa siempre fogosa y vigente, constantemente atizada por los socios.

Así llegamos a la aciaga noche del 26 de septiembre de 1947. Noche de su trágica muerte.

Después de haber compartido gratos momentos de comunión espiritual, don Andrés se despidió de sus amigos y, al llegar al rellano,  tropieza y cae aparatosamente hasta el quicio empedrado de la entrada. Cuando los amigos llegaron a la puerta, encontraron su cuerpo encajado entre el umbral y el quicio de la puerta y, mudos de espanto, vieron unos hilillos de sangre que manaba de sus oídos, de su nariz, de su boca. Trasladado a la Asistencia Pública, pese a la desesperada atención de su compadre Pedro Santiváñez, murió sin recobrar el conocimiento.

El pueblo se resistió a creerlo cuando la noticia se expandió como un relámpago por todo el ámbito minero.

Las dos noches de su velorio constituyeron profundas manifestaciones de duelo general. Allí estuvieron todas las autoridades sin excepción, sus colegas periodistas, los músicos, compositores, poetas, delegados de clubes citadinos, los mineros en sus más variados oficios: lamperos, perforistas, timbreros, wincheros, tareadores, capataces, enmaderadores, troleros, wachimanes…todos. No faltaron las humildes y chaposas mujeres del pueblo. No faltaba nadie. El dolor lo había hermanado. Los únicos ausentes fueron los explotadores.

Un río negro de gente contrita acompañaba el féretro el día de los funerales. Mineros, maestros, periodistas, poetas, gente del pueblo se turnaron para llevar el ataúd. En el camposanto las oraciones fueron hermosas y nutridas. Ya cuando estaba anocheciendo fue bajado a su última morada, al corazón de la tierra bendita que tanto había amado. La estela de gratitud que dejó tras de sí, es el perenne y más brillante cirio que arde en su tumba.

 

Ramiro Ráez Cisneros “El Pescador de Perlas”

ramiro-raezEl año de 1919 llegaba al Cerro de Pasco, un artista cuyo nombre engalana el añoso cancionero de nuestra tierra minera. Contaba entonces con floridos y hermosos dieciocho años. Había concluido brillantemente sus estudios secundarios en el Colegio Particular Santo Tomás de Aquino y su profesión de Contador Mercantil en las Escuelas Americanas de la ciudad de Lima. Llegaba no en busca de aventuras extrañas ni el logro de fáciles fortunas, sino a ocupar su cargo de Cajero en la Compañía Recaudadora de Impuestos del Cerro de Pasco. Había nacido en Huancayo el 18 de abril de 1901; hijo del ilustre sabio huancaíno don Nemesio Ráez Gómez, prolífico escritor, notable maestro y autor de la “Historia de Huancayo” y de la distinguida dama, doña Guadalupe Cisneros Morón.

Su arribo a nuestra ciudad constituyó todo un acontecimiento. Por su simpatía, sus notabilísimas dotes intelectuales y su bonhomía, pronto se ganó el aprecio y el respeto de las gentes más connotadas del pueblo. Se convirtió en el obligado contertulio de los más exigentes grupos cerreños; su talento comenzó a hacerse conocido a través de sus numerosísimos artículos periodísticos que se publicaron en los más importantes diarios de la ciudad de los que más tarde va a llegar a ser su Director: “La Voz del Cerro de Pasco”, “El Pueblo”, “El Esfuerzo” y, el inolvidable “Hipo”.

El año de 1922, es llevado al Concejo Provincial de Pasco por su primo hermano don Herminio Cisneros Zavaleta, a la sazón, Secretario General. Su desempeño como auxiliar en la Secretaría es tan brillante que ante el retiro de don Herminio a la ciudad de Ambo, es nombrado Secretario General titular. Es entonces que su vena literaria reforzada por un talento especial, alcanzó logros sin precedentes y sin continuadores notables en el campo humorístico. Comenzó redactando los famosos “Bandos Carnavalescos” que, cargados de humor y sátira, enfocaba los principales problemas de la vida ciudadana y de los personajes más notables de la historia cuotidiana y risueña de la ciudad, la gente fiestera reía a más no poder y aplaudía las genialidades de don Ramiro, un humorista punzante y acertado que se había ganado ya el corazón del pueblo. En esta faceta interesantísima y saturada de verdadera genialidad, la redondeó con creces al publicar “El Hipo” que se editaba “cuando a su Director le venía en gana”, como decía en su presentación.

Si como escritor serio fue extraordinario, como humorista fue único. Sus creaciones populares como mulizas, huaynos, cachuas y chimaychas que ha cantado y sigue cantando el pueblo con especial delectación y regocijo, estaban cargados de sentimientos delicados y aliñados, acertadamente versificados que preferentemente estaban destinados a celebrar la belleza de la mujer cerreña de la que indudablemente fue su más alto y notable cantor. Tal es el caso de la inolvidable muliza “Calla Corazón”, que en 1924 la dedicara a la más hermosa de las  reinas que haya tenido el carnaval cerreño, señorita Isabel Ravelli Malpartida.

Como todos saben, el Cerro de Pasco fue el pueblo que con más entusiasmo acogió los carnavales que entre serpentinas, máscaras, chisguetes, confetti y alegría, celebraba con gran algarabía la fiesta de Momo. En el carnaval de 1925, le dedica a la soberana de entonces, señorita Lucila Arias, S.M. Lucila I, su hermosa muliza “Flor en Capullo”. Desde entonces, el pueblo minero comenzó a llamarle cariñosamente “El Pescador de Perlas”.

Cuando en 1926, el Colegio Americano implanta la sección secundaria en sus aulas, don Ramiro es contratado para desempeñar el cargo de Profesor de los cursos de Redacción Comercial, Matemáticas y Preceptiva Literaria; simultáneamente ejercería la enseñanza de Esgrima en sus modalidades de sable, espada y florete.

Cada año, los clubes carnavalescos cerreños,  se disputaban las creaciones de este admirable poeta del pueblo, que desde 1922 hasta 1948 estuvo regalando las primicias de su genio.

En plena racha de éxitos contrae matrimonio con la distinguida dama cerreña, doña Rebeca Malpartida Durán, que se alegró con la llegada de sus cinco vástagos: Olga, Ramiro, Ernesto, César, Haydeé, Luis, Gustavo y Sidy.

Su creación poética fue el oasis de las diarias labores que como Secretario General del Concejo Provincial de Pasco. (En una conversación que tuvimos con el doctor Alberto Benavides, Alcalde del Cerro de Pasco de 1945 a 1950, me aseguró que don Ramiro le ayudó enormemente a llevar adelante el gobierno de la ciudad). Fue también Juez de Paz, periodista activo y  miembro de la Compañía de Bomberos.

Alternó con los mejores músicos en la creación de huaynos, mulizas, chimaychas y cachuas de carnaval.

Su maestría de ameno conversador y bromista fino, inesperadamente es cortada por el aciago destino. Ante el estupor y congoja del pueblo cerreño, fallece en la sala de operaciones del Hospital Carrión el 29 de febrero de 1948.

El dos de marzo a las cuatro de la tarde, todos los cerreños unidos como un solo hombre sin hacer caso de la vigilancia policial de la tiranía de entonces, acuden a poner sus hombros para conducirlo a su última morada. Los guardianes de la dictadura de turno, desde lejos, con los seños fruncidos, torvos, fusil en ristre “vigilaban” el sepelio. Los soplones miraban boquiabiertos la impresionante manifestación de dolor del pueblo minero. Veían cómo, en respetuoso silencio, llevaban a su tumba a un hombre bueno; a un periodista extraordinario, a un poeta popular dulce y galano, a un hombre ejemplar, a un bohemio risueño y jovial que tanto había alegrado a nuestra tierra…¡Qué recogimiento el de la gente cerreña!…¡Qué  veneración de un pueblo para un hombre admirable!…Aquella tarde, acongojada y fría, la tierra minera que tanto había amado, le abrió sus amorosos brazos y lo cobijó entre sus entrañas de plata, como su veta más preciada.

Acaecido su deceso a las ocho de la noche del 29 de febrero de 1948, en el quirófano del Hospital Carrión,  el inolvidable periodista ambino don Herminio Cisneros Z. con el que había compartido innumerables horas de trabajo, dice en las páginas de EL DIARIO, periódico en el que ambos habían trabajado, lo siguiente:

El preclaro, “Pescador de Perlas”, el bohemio exquisito y sugestivo que tan brillantemente cultivara la prosa y el verso en las páginas de EL MINERO, primero y en el HIPO después -órganos periodísticos de perenne memoria en el Cerro de Pasco- ha muerto,

La ágil labor intelectual de Ráez Cisneros tuvo facetas múltiples y magníficas. La prestancia de su personalidad singular, alcanzó justos relieves de superior jerarquía cívica en las vastas regiones del Mantaro y el Huallaga, en los que gozaba de profundas y cordiales simpatías.

Conocí a Ramiro en una mañana clara de diciembre de 1922 en la Opulenta ciudad del Cerro de Pasco. Dirigía ya entonces, el diario LA VOZ DEL CERRO DE PASCO y llegó a mi mesa de trabajo con la franca sonrisa que le era habitual y sin preámbulos, formamos amistad que, transcurriendo el tiempo, llegó a constituirse en el culto de la sincera fraternidad. Durante 15 años trabajamos hermanadamente. En la Comuna Cerreña, ya como empleados, ya como concejales. En el periodismo, en la función pública, en el deporte; en actividades sociales y culturales actuamos inseparablemente. En1937 al retirarme del Cerro de Pasco por motivos de salud, Ramiro me sucedió en el importante cargo de Secretario General del Concejo Provincial, puesto que ha desempeñado, hasta su fallecimiento, con el propio brillo de su talento fecundo.

La súbita noticia del deceso de Ramiro ha lacerado mi corazón muy hondamente. Dolor profundo, angustia suprema por el hermano ausente para siempre.

Los restos mortales de Ramiro reposan en las tierras de la urbe cerreña a la que tanto amamos y a la que ofrecimos en todo momento, el fruto de nuestro intelecto, el cariño de nuestro corazón, el calor de nuestro entusiasmo y el fervor de nuestros idealismos.

Desde aquí o donde el destino quisiera llevarme, a tu tumba haré llegar Ramiro, mientras viva, las flores de recuerdo imperecedero y de mi afecto infinitamente fraterno.

Ambo, 2 de marzo de 1948. Herminio Cisneros Z.

Otro de los hombres, talentoso y extraordinario, amigo entrañable de Ramiro, el yanahuanquino, Sebastián G. Benavides, en las páginas de EL MINERO, dice lo siguiente:

SE NOS FUE RAMIRO….!

Ramiro Ráez ha muerto. Tal la frase dolorida, la que los labios trémulos repiten sin poder escrutar los acervos infinitos.

Ha muerto sí, porque en sus labios se extinguió la palabra y en su cerebro, la luz que iluminara la ruta de su existir, más si la muerte es la negación de todo lo material, queda, supervive, la estela refulgente de sus obras.

Ramiro Ráez, sin almibaramientos, fue un valor intelectual que honra la bella y digna tierra huanca lugar de su nacimiento.

Lo conocí hace más de 25 años y a través de la trayectoria de su vida, lo encontré siempre bueno, siempre íntegro y siempre atento; bohemio de finos quilates, porque es preciso distinguir al bohemio prosaico del bohemio intelectual que es el auténtico bohemio. Su vida fue una eterna quimera como quimérica, ese azuloso cielo, que al decir del poeta, no es cielo ni es azul.

Bohemios como Ramiro Ráez Cisneros fueron, Felipe Germán Amezaga y Ambrosio Casquero Dianderas, que también pagaron tributos a la tierra después de haber saboreado en esta gélidas tierras andinas, como por mágico contraste, el calor, la inquietud enseñoreada, de una vida de ensueños y de ilusiones, que se agota ante la escalofriante realidad de vivir, para renacer luego en un rictus de abstracción de todo lo convencional y prosaico.

Hoy cumpliendo misteriosos designios, formarán una inseparable trilogía en el más allá, en donde acaso no existan tierra, egoísmos maldicientes, ni burdos convencionalismos.

Desde entonces, han pasado muchos años y, agradecidos, repetiremos nosotros, las palabras de don Gerardo Patiño López, quien con el corazón en los labios, al ver la gran cantidad de flores que cubrían su tumba, dijo:

Gracias Ramiro; gracias por todo lo que nos has dado. Estas flores que cubren tu losa, así lo proclaman; porque al fin y al cabo, son las mismas flores que estuviste cultivando toda tu vida”.

 

Las almorceritas

las-almoceritas

En la fotografía que les presentamos, vemos el impactante paisaje humano conformado por una bulliciosa ringla de mujeres del pueblo: “Las almorceritas” (Mujeres de los mineros que entregaban sus “portaviandas” a los encargados para que las hicieran descender a los socavones donde sus esposos degustaban del vivificador yantar). Este era un cotidiano acontecer en la mina de Lourdes de la compañía norteamericana Cerro de Pasco Corporation que tuvo  vigencia hasta 1956 en que se inició la apertura del monstruoso “Tajo Abierto” que esta engullendo a nuestro pueblo heroico.

Hay un huaino de Andrés Urbina Acevedo –el vate de nuestro pueblo- cuya  inspiración, producto de mimetismo y folclore, el pueblo lo ha hecho suyo, cantándolo generación tras generación. Nos habla del castillo de “Lourdes” -otrora monumento de la minería nacional- a la que cada mañana, una interminable fila de chaposas paisanitas hacía la cola para dejar la “porta vianda” con el magro yantar para su amor que está trabajando en las profundidades de las galerías. Entretanto, mientras esperaban su turno, surcían  medias o tejían chompas o “puchkaban” kilométricas chalinas –nunca estaban  quietas- comentando y “rajando” de lo que acontecía en la vida diaria. Las mantas y pañolones de vivos colores le daban una policromía hermosa que, con arte, la pluma de don Andrés describía. Nos hablaba de la “jaula”, metálico ascensor, donde “subía  y bajaba” la vida de los mineros; de la “lamparita de carburo”, compañera necesaria en su diaria brega, la que con su fulgor iluminaba sus caminos, pero también con sus parpadeos y cambios de color, le prevenía de los peligros acechantes. Esta joya tuvo su correlato artístico en la fina sensibilidad del músico Jesús Enciso –heredero de la magia de Graciano Ricci, su padrastro- que lo acunó en querendonas melodías, siguiendo los cánones impuestos por el maestro. Cuando este huaino se actualiza en los temblorosos labios de los “expatriados” cerreños, más de una lágrima colofona viejos recuerdos y perdidas vivencias.

 

            ¡¡Ay mi Lourdes!!

 

¡Ay, mi Lourdes, Ay mi Lourdes!           

se parece a un paraíso,

a las diez de la mañana,

pintadito de colores,

con sus lindas cerreñitas.

 

            Lamparita, lamparita,

            lamparita de carburo,

            tú no más estás sabiendo

            la vida que voy pasando.

 

            En el castillo de Lourdes,

            hay una jaula de acero,

            donde sube, donde baja,

            la vida del pobre obrero.

 

                        ESTRIBILLO

 

            El trabajo de la mina,

            no me gusta, no me agrada,

            la pobreza me cautiva,

            para seguir trabajando.

 

            (Música de Jesús Enciso)

 

LA CUCARACHITA

la-cucarachita

El tamaño y el aspecto de esta locomotora son engañosos. Cumple parecida misión que en el mar ejecuta el remolcador. Tiene una misión muy especial en la colocación de coches, cabuses y plataformas de carga. Efectúa cambios de rieles dejando expeditas las plataformas para que, cuando la locomotora gigantesca llegue, lo enganche a la fila y pueda jalarlos a caravana.

En la fotografía se puede ver al maquinista al interior de la cucarachita signada con el simbólico número uno. Los hombres que lo acompañan (Todos tenían que ser ágiles, emprendedores y muy eficientes) son los encargados de efectuar los cambios utilizando debidamente unas herramientas especiales. Forman un equipo muy eficaz y poseen el respeto de todos los hombres que trabajan en la “Casa Redonda” zona central de la ferrocarrilera Railway Company.

Por largos años, el jefe y “Mandamás” de este pequeño gigante fue el diminuto “Panchito” Venegas que con sus metro cincuenta de estatura, hacía estrago y medio en equipos rivales. Jugaba en el “Sport Ideal”, cantera de grandes valores de nuestro fútbol.

Quienes desde niños hemos vivido en este espectacular mundo ferroviario (Mis abuelos y mi padre trabajaron allí) no podemos olvidar los hermosos momentos que nos hicieron vivir estos héroes de nuestra niñez.

 

DESDE LA MORGUE

torre-del-hospital-carrion-1Vista de la Torre del Hospital Carrión entre las agónicas ramas de un viejo quinual en un lúgubre atardecer cerreño. La fotografía fue tomada justo desde la ventana de la morgue. Lugar completamente helado en donde convergían los ramalazos de aire frío en todas las épocas del año.

Las ventanas, en lugar de vidrios, tenían un enmallado protector. No hacía falta más. Las tres o cuatro mesas adhoc donde se colocaban -completamente desnudos-  los cadáveres, están ubicadas estratégicamente en derredor de la mesa central donde se efectuaban las necropsias.

Los cadáveres que eran depositados tras los accidentes, permanecía muchas veces por cuatro o cinco días. El intenso frío ambiental, los mantenían “refrigerados” por así decirlo. Casos muy raros de viruela, tifus exantemático u otras enfermedades infecciosas, era solucionado inmediatamente.

Sólo una vez se presentó un caso alarmante. Un desconocido que había llegado de la selva se abandonó a su suerte en uno de los “Tambos” de Santa Rosa, víctima de: escalofríos, fiebre elevada, dolores de cabeza, con fuerte decaimiento y con los ganglios linfáticos muy inflamados. Los médicos hicieron todo lo posible por salvarlo, no lo consiguieron. Sacado del Lazareto donde estaba alojado y llevado a la morgue, cuando lo desnudaron hallaron unas gigantescas bubas purulentas formadas en sus ingles. Esta es la “Peste Bubónica” sancionó el doctor Leopoldo Colina. Inmediatamente hicieron todo lo posible para evitar su propagación. Fue llevado al cementerio general en donde se abrió una sepultura profunda donde se amontonó abundante cal viva y, sobre ella, depositaron el cadáver.

Por otra parte, periódicamente se realizaban campañas contra el tifus exantemático que muy a menudo se producía por culpa de los pijos. En otros casos, el hospital Carrión y, generalmente Rotary, realizaban campañas de vacunación para prevenir las enfermedades en los niños de las escuelas.

torre-del-hospital-carrion-2

En frente de la morgue –como puede verse en la foto- estaba ubicado el LAZARETO PORTAL para entender casos peligrosos e infecciosos. En la fotografía puede verse el frío ambiente que rodeaba al hospital.

Cuando se realizaban las autopsias, el encargado de manipular y abrir el cadáver era don Pedrito Santiváñez que, a lo largo de su desempeño como jefe de enfermeros, dejó una escuela de destacados discípulos. Zósimo Angulo, Pepe Bravo, el último fue “El cojito” Cárdenas.

Hubo muchas anécdotas el respecto. Una vez por ejemplo, cando llegué al hospital a ver la autopsia de los comuneros de Rancas, me encontré con Jesús Pomalaza. Cuando quiso ir conmigo le pregunté si alguna vez había visto una autopsia y, su respuesta fue, “Si tú puedes ir, por qué yo no. El caso es que, cuando abrieron el tórax del cadáver, Pomalaza cayó sin sentido. Tuvimos levantarlo en brazos para sacarlo del recinto. Nunca más se atrevió a ver una autopsia.

 

LOS PASTORES DE PASCO

los-pastores-de-pasco

Esta es un verdadera estampa cerreña, ajena a la minería. En medio de su milenaria soledad de enormes campos silenciosos, se puede ver, aún hoy en día, estos corrales ganaderos a las afueras de la ciudad. Una hermosa estampa plasmada por el lente de nuestro gran amigo Saavedra que, durante su estada en nuestra ciudad, nos ha dejado lindas imágenes como la que contemplamos

Al centro, la casa habitación del ganadero. La rodean numerosos corrales de muros constituidos por piedras debidamente pircadas, es decir adecuadamente amontonadas, una sobre otra, sin ninguna ligazón, sólo con la maestría de la colocación. La abundancia de piedras en la zona permite este tipo de construcción que, con el pasar del tiempo, muestran su resistencia.

Notamos que es entrada la mañana y el pastor, acompañado de sus perros,  ha sacado a sus ovejas para pastarlas por aquellas soledades.

Al respecto queremos remarcar que, al promediarse el primer cuarto de siglo pasado, don Eulogio Fernandini advirtió que su ganado, muy bien cuidado y debidamente controlado sanitariamente, no sólo aumentaba sino que su carne era más sabrosa y abundante. El análisis científicos de sus pastizales arrojo como resultado que eran altamente alimenticio para los animales y que éstos –los pastos- era de inmejorable calidad. Así las cosas, con amplio sentido empresarial, don Eulogio trajo a cinco ganaderos escocesas para que se encarguen de dirigir la crianza de sus animales en sus propiedades.

El resultado fue óptimo. En poco tiempo comenzó a ganar los primeros premios ganaderos en cuanto certamen se realizara en el Perú y el extranjero. Los que tuvimos la suerte de conocer su famosos ganado Merino, no podemos menos de admirar su carne, no sólo abundante sino enormemente deliciosa. Estos ovinos se expendían en la Mercantil de la compañía norteamericana con el consiguiente contento de los usuarios. Como si fuera poco, las ovejas estaban cubiertas de una hermosa, abundante y fina lana.

Con una visión notabilísima, aprovechando la experiencia de los escoceses, realizó un cruzamiento de razas hasta conseguir el nacimiento de una nueva, resistente, prolífica y excelente en todos los sentidos: La raza JUNIN. Esto en homenaje a los terrenos de nuestra tierra que, entonces, era capital del Departamento de Junín. Este ganado de extraordinaria calidad pastaba feliz en campos del Negociación Fernandini en las haciendas “Huanca”, “Andachaca” y “Quisque” fundamentalmente.

En conclusión, uno de los renglones que bien utilizados pueden significar enormes ingresos para la economía pasqueña está dado por su ganadería.